Home BALONCESTO ¿Por qué no ganan los lakers?

los-angeles-lakers-v-york-20121213-182823-998

Con la voz tan hosca como el estado de ánimo de los vestidores después de otra derrota, Steve Nash resumió los sentimientos de todos los que han quedado desconcertados por lo que ha sucedido hasta ahora con Los Angeles Lakers.

“Uno mira la grandeza de este plantel y [se pregunta], ¿por qué no lo es?”, dijo Nash.

Ese “por qué” se ha convertido en un enigma que ha sido la aventura más convincente en lo que va de la temporada. En otras palabras: ¿Cuándo una obviedad realmente se convierte en una obviedad?

En una temporada baja llamativa, los Lakers lograron hacer algunos movimientos que ni ellos mismos podían creer. Ahora, ante una marca de 9-14 — después de una derrota por 116-107 ante los New York Knicks el jueves — tal vez se estén preguntando si deberían haber creído.

Pregúntale a cualquier ejecutivo de la liga: Si Nash llama y dice que quiere ir a su equipo, daría la orden de llegar a un acuerdo rápidamente. Los Lakers lo hicieron, por nada más que picks de draft de escaso valor y una miserable excepción de intercambio. Una obviedad.

Pregúntale a cualquier gerente general si hubiera canjeado a Andrew Bynum y su historial de problemas de rodilla por Dwight Howard, cirugía de espalda o no, y también aceptaría en un segundo. Otra obviedad.

Digamos que eres Mike D’Antoni y estás sentado en tu sofá después de una operación de rodilla, cuando llaman los Lakers y te ofrecen el puesto de entrenador. A pesar de que sientes la falta de un verdadero campo de entrenamiento y de tiempo para aplicarte a nuevos jugadores conducidos al fracaso la temporada anterior con los Knicks, saltas a los Lakers sin pensarlo, sin ningún campo de entrenamiento, y tratas de organizar todo en un período de tiempo más ridículo que la temporada de lockout.

“Tienes que hacerlo”, dijo D’Antoni. “Es uno de esos trabajos que no puedes rechazar”.

Otra obviedad. Todo lo que debería haber sido es sencillo, pero lo que debería ser está resultando más espinoso.

Los Lakers no están ganando en este momento porque tienen lesiones, porque no encajan demasiado bien como equipo, y porque no han encontrado una simbiosis con su entrenador. Una de estas cosas no está bajo su control. Las otras dos sí, pero fueron echadas a un lado para hacer movimientos que parecían demasiado lógicos como para dejarlos pasar.

Los Lakers creen que cuando regresen Nash y Pau Gasol, y cuando Howard empiece a moverse como un jugador de 27 años en vez de como uno de 37, todo caerá en su lugar.

“Tenemos algunas piezas clave que están afuera, y cuando regresen, vamos a estar preparados”, dijo Kobe Bryant.

Eso tiene sentido, al igual que los intercambios del verano, ¿pero es realmente lógico? Por cómo va todo esto, sería curioso que todas estas obviedades confluyan.

Lo que ha ocurrido en la cancha habla por sí mismo. Ahora piensa en lo que todos están diciendo al respecto. Todas estas cosas se dijeron durante un breve lapso de tiempo el jueves por la noche:

Howard: “Todavía debemos trabajar en nuestras rotaciones defensivas. Eso es algo en lo que debemos que trabajar durante las prácticas”.

D’Antoni: “Los esquemas están en su lugar”.

Dejar un comentario

[fbcomments width="700"]