Home BALONCESTO Westbrook y Harden, estrellas que brillan por sí solas en la NBA

ESPN/ Martin Bater — El triple-doble está de moda en la NBA. Ya no es una proeza reservada para unos pocos que lo logran en ocasiones que podías contar con una mano hace no mucho tiempo, sino que algo increíble convertido en cotidiano por dos extraterrestres de la mejor liga de básquetbol del planeta: Russell Westbrook y James Harden.

Un doble-doble es bastante común cada noche y lo puede conseguir cualquier jugador inspirado que consiga dobles dígitos en dos de estos rubros: Puntos, rebotes, asistencias, robos y/o bloqueos. El triple-doble, por otro lado, es muchísimo más difícil de obtener ya que debes triplicar tus esfuerzos con, por ejemplo, más de 10 puntos, rebotes y asistencias en un mismo partido. Para que se den una idea, el líder absoluto en triples-dobles obtenidos en toda la historia de la NBA es Oscar Robertson con un total de 181, seguido por Magic Johnson con 138 y Larry Bird con 107.

El jugador activo con la mayor cantidad de triples-dobles en su carrera es Westbrook con 53, 16 de ellos esta temporada. Harden lo escolta en la actual campaña con nueve, incluyendo el más bestial de todos los tiempos con 53 puntos, 17 asistencias y 16 rebotes durante 42 minutos extenuantes en cancha que posibilitaron una victoria por 129-122 sobre los New York Knicks el 31 de diciembre del año pasado.

Así que ellos dos se ven sumidos en una lucha titánica por ser considerado el “Jugador Más Valioso” de la NBA mientras a la misma vez persiguen el objetivo supremo: Salir campeones por primera vez en su carrera y cementar su legado en el panteón de grandes jugadores no solo de esta temporada, sino que de la historia de la liga.

Inexorablemente, esos dos objetivos van de la mano ya que ninguno de los dos cuentan con un Stephen Curry o un Kyrie Irving para ayudarlos a soportar el peso de los reclamos de su afición. El Thunder se hundiría hacia la lotería del Draft sin Westbrook y los Rockets apenas rasguñarían la ventana para llegar a la postemporada.

Si debemos compararlos, es inevitable apuntar que Westbrook no solo cuenta con más triple-dobles que Harden esta temporada, sino que se perfila para ser el primero en promediar uno durante toda una campaña desde que Robertson lo logró en 1962 y que él lidera a la NBA en puntos por partido como el único que arrancó el 2017 superando la barrera de los 30. Harden va cuarto en ese rubro con 28,4.

Además, el base de Oklahoma City defiende con más ferocidad que su ex compañero. En el caso de Harden, el esfuerzo en defensa fluctúa entre “adecuado” y “Homero Simpson en la planta nuclear de Springfield”.

Sin embargo, esa misma ferocidad de Westbrook que intimida al rival es capaz de convertirse en una explosión nuclear basquetbolística que consume a su equipo entero. Por algo Kevin Durant se fue a Golden State.

Si Westbrook es una bomba letal, Harden es como un tornado al que ves venir pero no puedes detener.

La calma que a veces puede exhibir exteriormente se transforma en una avalancha de pasión más controlada que la de Westbrook. Es por eso que él lidera a la liga en asistencias y promedia más rebotes por partido que nuestro otro protagonista en esta historia, por eso cuenta con un porcentaje de tiros de campo y de triples superior a su rival a pesar de lanzar tres triples más que él en cada juego. Ojo, Westbrook también intenta cinco tiros más que Harden, pero la cantidad no siempre se traduce en calidad.

La pasión de Harden se internaliza, y al contar con una cabeza fría combinada con su corazón caliente sale a relucir una precisión más aguda que la de un Westbrook que primero te dispara y luego te hace las preguntas.

Falta más de media temporada para que se dé a conocer al MVP de la NBA, pero que no le sorprenda a nadie si es uno de estos dos gladiadores el que termina llevándose los honores ante los ojos del mundo entero.

Dejar un comentario

[fbcomments width="700"]