Home BALONCESTO Stephen Curry aniquila a triples a los Hornets

Si había alguna duda sobre la capacidad de sentenciar partidos de Stephen Curry, las últimas semanas las han disipado por completo. El base de los Warriors mostró otra vez su versión más dominadora en la visita de los Hornets a Oakland, resuelta con un marcador de 126-111 que acabó bastante maquillado en los minutos basura finales.

Tres cuartos de bombardeo

Sin necesidad alguna de jugar el último cuarto (el partido estaba ya más que sentenciado), Stephen Curry terminó con 39 puntos, 8 asistencias, 5 rebotes y 3 robos en poco más de 30 minutos de partidos. Todo gracias a un impresionante 11/15 en lanzamientos de tres, aumentando cuenta de partidos NBA con al menos 10 triples anotados a 8 (su compañero Klay Thompson, con 4, es el jugador más cercano en la lista histórica).

Al final del primer cuarto, Golden State ganaba ya por 41-21, y Stephen Curry se había sacado 6 triples de su chistera. Los Hornets, actualmente en el octavo y último puesto del Este que da acceso a los Playoffs, dejó de presentar bien pronto batalla viendo que Kemba Walker (7 puntos y 5 asistencias en 25 minutos) no tenía su mejor noche. Los reservas Frank Kaminsky (24 puntos) y Marco Belinelli (16 en su vuelta a su primer hogar en la NBA) buscaron aprovechar para reivindicar más minutos, pero fue el único atractivo de Charlotte.

Un ataque históricamente letal

Con Klay Thompson (29 puntos y 6/10 en triples) sumándose a la fiesta triplista de Curry, y Kevin Durant aportando 18 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias como lujoso secundario, el partido tuvo poca historia incluso ante las relajaciones defensivas de Golden State. Permitiéndose incluso el debut de Damian Jones (su primera ronda de 2016) en el Oracle Arena, el partido terminó con 12 minutos de rutina en los que Charlotte pudo al menos quedarse con una digna derrota.

Con un balance de 41-7, Golden State sigue como indiscutible líder de la NBA promediando 118,0 puntos por partido. Una cifra inalcanzable para cualquier equipo desde los propios Warriors en 1991-92, en plena era del baloncesto atrevido y vertiginoso de Don Nelson. Pero si aquel proyecto nunca fue una alternativa realista a las potencias de la época, los Warriors actuales son otra cosa: hoy por hoy, el equipo más temido de la NBA.

Dejar un comentario

[fbcomments width="700"]