Home BALONCESTO Los Warriors despertaron a tiempo en San Antonio

Salvo catástrofe, Golden State terminará la temporada como el equipo con mejor balance de la liga. El equipo de Steve Kerr dejó casi asegurado el factor cancha durante todos los playoffs tras recuperarse de un terrible inicio de partido ante su mayor rival, San Antonio. Como en los duelos anteriores, Stephen Curry lideró al equipo californiano para llevarse la meritoria victoria de la cancha de los Spurs por 98-110.

Mal inicio, impecable continuación

Un final muy diferente de lo que presagió el arranque de partido. El equipo de Gregg Popovich salió como una exhalación ante unos Warriors lentos de salida. Un brutal parcial de 23-3, con los triples de Danny Green como principal remate y con los rebotes ofensivos como arma extra, colocaban a San Antonio en disposición de mantener el acoso al primer puesto de la liga. Pese a esta salida, Gregg Popovich nunca sonrió en el banquillo, quizás intuyendo que no iba a ser tan fácil.

En efecto, Golden State no perdió la calma. Con Stephen Curry llevando con seguridad el mando de sus Warriors (29 puntos, 11 asistencias y solo 2 pérdidas), y con un juego más “tradicional” y menos dependiente del triple, el partido se equilibraba pronto. Ya en el segundo cuarto los Spurs vieron como su rival igualaba el partido, con Kawhi Leonard (19 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 5 pérdidas) bien defendido por Andre Iguodala, y sin ningún jugador supliendo su productividad en ataque.

A la cabeza de la NBA

Para colmo, la defensa tejana también mostraba signos de permeabilidad. Klay Thompson aportaba 23 puntos, y dos veteranísimos como David West (15 puntos y 5 asistencias para el ex-Spur) y Andre Iguodala (14 puntos) rejuvenecían minuto a minuto.

Tras el descanso, los 22 puntos de ventaja de los que llegó a disponer San Antonio habían quedado en el olvido, y Golden State, entrenado por un discípulo de Popovich como Steve Kerr, seguía abusando de los puntos débiles de su rival.

Los Spurs acabarían rindiéndose en el último cuarto, conscientes de haber dejado casi sellado su destino como segundo del Oeste y, con toda seguridad, tomando nota sobre unas hipotéticas finales del Oeste ante Golden State. Un camino tortuoso al campeonato que los Warriors se habrán sentido más confiados en iniciar en unas semanas, ganando sin Kevin Durant a Houston y San Antonio, a domicilio, en noches consecutivas. Dudas aparte, Golden State rubricó con merecimiento su condición de mejor equipo de la NBA en esta temporada regular.

Dejar un comentario

[fbcomments width="700"]