Home BALONCESTO Cavaliers contra la pared

Era el partido que tenían que ganar. Era el que les daba la esperanza de llevar esto, al menos a un quinto partido. Era la inyección de motivación ante su público. Era el título el que estaba en juego.

Cleveland jugó al máximo nivel posible, presentó su mejor versión en estas Finales y perdió.

Tan cerca…

Al final del tercer cuarto, Cavaliers no solamente había ganado por primera ocasión el tercer periodo en las Finales sino que logró llevar el partido al punto de tener la mayor ventaja para ellos en esta serie (94-87). Estaban muy cerca de ganar el primero; de repetir lo del año pasado donde en el tercero de la serie despertaron para ganar el título y regresar de un 1-3 en contra.

Estaban a poco menos de tres minutos de cerrar una gran victoria en casa y dejar a un lado lo ocurrido en Oakland con el dominio de Warriors. Era la noche para #DefendTheLand (Defender el Territorio) y la ventaja. Pero en un abrir y cerrar de ojos, los Guerreros de la Bahía lanzaron un último ataque y fue letal. Once puntos sin respuesta. Golden State se puso 3-0.

…Y tan lejos

En minutos la arena se enmudeció. Una vez más Kevin Durant el villano. Por tercera ocasión el camino al vestidor para los Cavs fue con la mirada al suelo con las interrogantes de lo que había pasado, de cómo detenerlos, qué había fallado, de qué se tiene que decir en el vestidor después de un gran juego y una derrota más.

Las respuestas las pueden encontrar en la teoría, pero no las pueden llevar a la práctica. No pueden ejecutar el plan de juego diseñado, y no por que no quieran, sino porque el equipo que está enfrente es mejor, es superior, tiene más armas. Se podrá dar pelea, se podrá ganar una batalla, pero no la guerra. No hay como se pueda Defender el Territorio ante estos Guerreros con un arsenal de miedo.

Camino a la perfección…

Un año atrás fueron 73 victorias en la temporada regular, pero su paso a las Finales tuvo errores, pequeños, pero suficientes para ver desfilar a los Cavaliers con el trofeo. El mensaje y la lección fue clara y contundente. Quieren un título inmaculado. Perfecto.

Ligaron su victoria 15 en estos playoffs sin derrota (la racha más larga en la historia de la NBA). Han superado a sus rivales por una diferencia promedio de 16.1 (están en camino a que sea un récord en la historia). Han ganado 6 partidos de playoffs por 20 puntos o más (empatados con la mayor cantidad de todos los tiempos en playoffs).

Ataque ráfaga…

Ha sido una de las claves para que Warriors tenga la serie a su favor. La ofensiva en transición ha sido letal para Cleveland. En el tercer juego, Golden State anotó 40 puntos. Su promedio en casa es de 25 y de visita de 18, en ambos son de los mejores en la Liga.

Fue así de rápido como los Guerreros atacan a sus enemigos. En cuestión de 2 minutos con 45 segundos pueden anotar 11 puntos sin respuesta del adversario. En un abrir y cerrar de ojos Durant tomó el balón, recorrió unos metros y detrás de una línea sumó tres puntos para su equipo… “splash”… Los Guerreros de la Bahía tenían moribundos al ejército contrario.

Dejar un comentario

[fbcomments width="700"]