Home BEISBOL Lucharon y lo Lograron

LOS ANGELES — Hubo un momento en el que George Springer, el jardinero de los Astros y ahora Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, pensó que el huracán Harvey había destruido su casa. Al estar en la carretera junto a sus compañeros durante aquellos días de finales de agosto, simplemente no sabía lo que estaba pasando.

La incertidumbre consumía a Springer, pero también a varios de sus compañeros. El venezolano José Altuve se le acercó al manager A.J. Hinch por esos mismos días y le habló con franqueza.

“¿Cuánto tiempo más voy a tener que jugar en esta situación?”, le preguntó Altuve.

La esposa y el bebé recién nacido de Altuve estaban en Houston. Estaban bien, y secos, pero atrapados en su casa debido a las inundaciones. Altuve ama a su equipo de pelota, pero sabía que su deber era estar en casa mientras Harvey devastaba la ciudad.

“No es fácil pedirle a tus peloteros, ‘José, sal y pega tus dos o tres hits de siempre. Sé nuestro tercer bate. Juega duro. Danos otra victoria'”, dijo Hinch.

Este equipo -y este Campeonato- estarán siempre ligados con el huracán Harvey, y esa conversación entre Altuve y su manager resonó de todas las formas posibles la noche del miércoles cuando los Astros ganaron la primera Serie Mundial en la historia de la franquicia al vencer 5-1 a los Dodgers en el Juego 7.

“Si quieres humanizar al béisbol, mira esa historia”, dijo Hinch. “Eso te muestra lo que estos tipos pasan día a día con sus vidas personales para poder llevar su vida profesional. Y además de todo eso, fuimos capaces de mantener en perspectiva lo que estaba pasando en Houston”.

Los Astros sabían que no podían curar a la ciudad por arte de magia. Nunca pretendieron algo distinto. Simplemente querían hacer algo. Esto es lo que la gente buena hace en estos momentos. Ofrecen una mano. Además, esta también es su ciudad. Eran sus vecinos, sus amigos, los que necesitaban ayuda.

Cuando los Astros regresaron a casa varios días después, trabajaron en refugios y contribuyeron con su tiempo y su dinero. Pero sabían que al final del día, lo más importante que podían hacer era algo mucho más simple.

Los Astros podían jugar pelota. Podían jugar con energía y alegría. Podían seguir ganando y aportando unas pocas horas de distracción cada día para palear todo el dolor y el sufrimiento.

“Esto significa muchísimo”, dijo el abridor Dallas Keuchel. “Nosotros sabíamos eso, así que realmente queríamos apoyarlos. Esta es nuestra forma de darles algo, jugar pelota”.

Y eso fue lo que hicieron. Cuando regresaron a Minute Maid Park el 2 de septiembre, el alcalde de Houston Sylvester Turner declaró que aquello marcaba el inicio de la reconstrucción de la ciudad.

“Estamos muy felices por la ciudad”, dijo el propietario de los Astros, Jim Crane. “La ciudad estaba realmente mal. Queda mucho trabajo por hacer, pero estoy feliz por los aficionados, la ciudad y la región. No podría estar más orgulloso de esto, y no veo la hora de volver con el trofeo”.

Los Astros ganaron porque son un equipo construido con inteligencia y muy bien manejado. Ganaron porque Springer tuvo la mejor semana de su vida.

Houston ganó porque Springer, el campocorto puertorriqueño Carlos Correa, el tercera base Alex Bregman y Altuve forman quizás el mejor núcleo de peloteros jóvenes de todo el béisbol.

Ganaron también porque Hinch, el tipo que alguna vez se preguntó si volvería a recibir una oportunidad tras ser despedido por los D-backs en el 2010, presionó todos los botones indicados. Y también celebraron porque el gerente Jeff Luhnow es un tipo de avanzada.

Pero al final, a pesar de todo eso, la historia de este equipo no podrá separarse nunca de la reconstrucción de Houston y también del esfuerzo de muchos de sus peloteros para dar una mano a Puerto Rico tras el trágico episodio del huracán María.

“Nunca perdimos la perspectiva de lo realmente importante”, dijo Hinch. “Yo vi a estos muchachos ayudando de verdad a la gente. Y pienso que por eso es que la ciudad se volvió a enamorar con el equipo, lo que a su vez nos empujó a nosotros hasta aquí”.

Dejar un comentario

[fbcomments width="700"]