Yadier y Contreras se tiran en redes

La rivalidad entre los Cardenales de San Luis y los Cachorros de Chicago en la División Central de la Liga Nacional tiene un nuevo ingrediente por el intercambio en las redes sociales entre los receptores titulares de ambos equipos.

El venezolano Willson Contreras, prometedor receptor de los Cachorros, publicó en Instagram una foto suya con una atrevida leyenda: “Sé que voy a ser mejor que Yadi (Yadier Molina) y Buster (Posey)”.

La respuesta del puertorriqueño Molina, enmascarado de los Cardenales, fue implacable.

“Respeten los rangos NOVATOS!! aqui con los q si han probao que son los duros!!”, escribió el Yadi junto a una fotografía en la que aparece junto a Posey, de los San Francisco Giants, y el también venezolano Salvador Perez, de los Kansas City Royals, tomada durante el Juego de las Estrellas del 2015 en Cincinnati.

Cada mensaje, tanto el de Contreras, como el de Molina, generaron decenas de mensajes de apoyo o críticas a ambas posiciones.

El venezolano está aún lejos de alcanzar la maestría de Molina o Posey, hombres con una carrera tan sólida que podría terminar en Cooperstown.

Pero no está nada mal que el muchacho quiera mirarse en el espejo de estos jugadores e incluso quiera superar sus hazañas en el terreno.

El querer ser mejor que los mejores es un reconocimiento tácito a la grandeza de Molina o Posey, aunque el mensaje traiga una dosis de arrogancia que molestó al boricua.

“Yo sé que voy a ser mejor que…”

No, eso nadie lo sabe. Está bien querer, trazarse metas, trabajar duro, pero afirmar semejante cosa con tanta seguridad puede resultar peligroso.

Del dicho al hecho hay un largo trecho.

“Los Marlins acaban de firmar a un futuro miembro del Salón de la Fama”. Esa fue la frase de un arrogante Josh Beckett cuando fue escogido por los peces en la primera ronda del draft amateur de 1999.

Beckett, segunda selección de todo el draft, detrás de Josh Hamilton (Devil Rays de Tampa Bay), sucumbió bajo el peso de sus palabras.

Si bien tuvo una carrera más que digna, con récord de 138-106 y efectividad de 3.88 y dos títulos de Series Mundiales, se quedó cortísimo en los números que le garantizarían colgar una placa en el Templo de los Inmortales de Cooperstown.

Será divertido ver cuando Contreras y Molina se vean las caras en el primer juego entre Cachorros y Cardenales, el 16 de abril en Wrigley Field, donde las cámaras seguirán cada movimiento de ambos.

Por lo pronto, esta escaramuza en las redes sociales no deja de ser entretenida y ayuda a calentar un poco las bajas temperaturas de estos días.