Lo más insólito de los entrenamientos

Casi que no hace falta repetirlo, pero en caso de que alguien necesite un recordatorio, aquí va: Las estadísticas de los entrenamientos primaverales casi nunca deben tomarse en serio. Los jugadores muchas veces utilizan los juegos de primavera para experimentar, probar nuevos pitcheos y swings.

Una vez hecha la aclaratoria, es momento de adentrarnos en la página de estadísticas de MLB.com y maravillarnos con algunas actuaciones personales que realmente alucinan:

Clayton Kershaw, Dodgers: 0.00 de EFE en 21.1 innings
La velocidad de la recta Kershaw en su última presentación de la primavera estuvo rondando las 90 millas por hora, lo que debería causar pavor en los bateadores de la Liga Nacional. Kershaw también parece estar emocionado con la estabilidad de su espalda, así que quizás ésta pueda ser una de esas actuaciones primaverales a las que deberíamos prestar atención de cara a la temporada regular.

Aroldis Chapman, Yankees: 10 de sus 13 outs por la vía del ponche
El cubano es dueño de tres de las 10 mejores proporciones de ponches en una temporada desde que se llevan esos registros y ha lanzado rectas de 105 millas por hora, así que no deberíamos sorprendernos al verlo acumular ponches. Sin embargo, cada vez que un pitcher poncha a la mitad de los bateadores que ha visto (como Chapman contra sus 20 rivales esta primavera), vale la pena mencionarlo, y Chapman está tratando de retomar su nivel tope tras un 2017 de altos y bajos.

Chapman fans Flores

Daniel Vogelbach, Marineros: .900 SLG, 13 de 20 hits han sido extra bases
Hasta esta primavera, el notable poder de Vogelbach no se había reflejado en sus números en Grandes Ligas, pues tenía un solo extrabase en 40 turnos. Bueno, el poder regresó al bate del prospecto número 11 de Seattle. El slugging de .900 de Vogelbach encabeza a todos los bateadores con los turnos suficientes para optar por los lideratos por un gran margen. En sus 64 visitas al plato sumaba 13 extrabases, 13 boletos y 10 ponches.

Reid Brignac, Nacionales: .179/.467/.179, 15 boletos en 45 visitas al plato
Brignac, quien encabezaba a los bateadores en boletos a pesar de haber sido dejado en libertad durante el fin de semana por los Nacionales, no pudo negociar base por bolas alguna en sus 29 visitas al plato más recientes en las Grandes Ligas con los Bravos en el 2016, así que quizás pueda ser su mejorada vista para encontrar trabajo con un nuevo equipo.

Willie Calhoun, Rangers: Un ponche en 37 turnos
Calhoun, el prospecto número 2 de los Rangers, tiene poder y un bate bien rápido. Pero no se trata del típico prospecto que viva ponchándose. Durante las últimas dos temporadas, en Doble-A y Triple-A, Calhoun mantuvo su proporción de ponches en 11.5% (el año pasado la proporción promedio de ponches en Grandes Ligas fue de 21.6%). Aunque la disciplina en el plato no es nada nuevo para Calhoun, una actuación así contra una buena cantidad de lanzadores de Grandes Ligas seguramente elevará las expectativas alrededor del toletero, quien iniciará la temporada en Triple-A Round Rock.

Roman Quinn, Filis: Nueve robos en sólo 17 veces en base
Las lesiones han afectado a Quinn (el 17mo mejor prospecto de los Filis) últimamente, pero es uno de apenas cuatro prospectos en la lista de los 30 Mejores de MLB Pipeline en recibir el máximo puntaje de 80 por su velocidad en la escala de 20-80 de los scouts. Quinn tiene cuatro temporadas en las menores con más de 30 robos a pesar de las lesiones, y su actuación en los entrenamientos pareciese sugerir que su velocidad sigue siendo su gran arma.

Estevan Florial, Yankees: Siete hits, tres triples
“Atlético” es una palabra que suele usarse para describir al haitiano-dominicano, y a pesar de que todavía debe poncharse menos (12 ponches en 32 turnos esta primavera), el prospecto número 2 de los Yankees demostró destellos de su talento en la Liga de la Toronja. MLB Pipeline le dio a Florial una calificación de 70 en la escala 20-80 por su velocidad y de 55 por su poder, y dejó claro en este último mes y medio que puede poner en práctica ambas habilidades contra lanzadores de Grandes Ligas.

Florial's triple to left-center

Jakob Junis, Reales: 20 ponches y un boleto
Junis fue uno de los puntos luminosos para los Reales en el 2017, cuando dejó récord de 9-3 en su temporada de novato. Pero una proporción de 20 ponches y un pasaporte marca un nuevo nivel de dominio para el joven derecho, quien tuvo una proporción de lo más normal (3.2 a 1) el año pasado con Kansas City. El dominio de la zona mostrado por Junis, además de su efectividad de 1.88 esta primavera, puede que no sea algo sustentable con el tiempo, pero sin duda es una señal de mejoría.

Chris Volstad, Medias Blancas: 4.6 lanzamientos por entrada
Volstad estuvo casi perfecto en los ocho juegos que lanzó en la primavera, permitiendo sólo tres hits con un boleto otorgado en 14.0 innings en blanco. Una primavera sin permitir carreras no es algo nuevo, pero la eficacia de Volstad merece ser destacada. El derecho consiguió que casi la mitad de los bateadores que enfrentó le conectasen rodados. Sin duda, hizo todo lo posible para quedarse en el roster del equipo grande hasta que fue bajado a Triple-A.

Ryan Schimpf, Rays/Bravos: .000/.143/.000, 19 ponches en 30 turnos
Hasta ahora, la carrera de Schimpf ha sido una historia de extremos (16 de sus 26 hits con los Padres el año pasado fueron extrabases, y también se ponchó o negoció boleto en casi el 50% de sus visitas al plato). Su línea ofensiva de esta primavera no fue la excepción. El infielder tendrá la oportunidad de recuperarse en Triple-A Gwinnett, donde empezará la temporada.