Suiza empata con Costa Rica y clasifica a Octavos

Suiza y Costa Rica empataron, y tan contentos. Los primeros, a octavos junto a Brasil tras una más que meritoria fase de grupo. Los segundos, se despidieron de Rusia con buen sabor de boca y puntuando, tras las dos derrotas iniciales que le dejaron sin opciones en la última jornada.

El partido empezó con Costa Rica desatada. Liberada de la presión de jugarse la clasificación tras su prematura eliminación y con la ilusión de despedirse del Mundial con un triunfo, el conjunto de Óscar Ramírez sorprendió a Suiza. Presionó arriba y se desplegó en ataque con claridad y peligro. Pero Costa Rica se estrelló con el meta Sommer, espléndido en varias intervenciones con las que permitió que Suiza saliese indemne del arreón costarricense. Sacó una mano imposible en un disparo de Campbell, otra en un cabezazo de Borges y una más en otro tiro de Oviedo. Por si fuese poco, se alió con el larguero en un nuevo remate de Colindres.

Costa Rica se quedaba sin premio en sus mejores minutos, posiblemente, del Mundial. Se impuso con claridad a Suiza en los minutos iniciales del primer tiempo pero volvió a chocar con su falta de pegada. Y claro, si tú perdonas, llega el rival y te castiga a la mínima que puede. Eso ocurrió. La primera jugada buena que fabricó Suiza la convirtió en gol. Gran centro de Lichtsteiner, Embolo que asiste de cabeza al punto de penalti y allí llegó como un avión Dzemaili para ‘fusilar’ a Keylor. Minuto 29′ y Suiza se adelantaba en el marcador en su primera ocasión clara. Y un minuto después pudo poner el 2-0 en una jugada casi idéntica. El gol dio confianza a Suiza, que se metió de lleno en el partido y frenó el empuje de Costa Rica.

Todo lo que se le resistió en el primer tiempo a los hombres de Óscar Ramírez, lo encontraron a las primeras de cambio en el segundo tiempo a balón parado. Un córner sirvió para que Waston cabeceara a la red y empatara el partido en el 55′. El gol dio alas a Costa Rica, que aprovechó que Suiza miraba a lo que ocurría en el Serbia-Brasil. Con la Canarinha mandando en el marcador, Suiza podía vivir tranquila. Y eso hizo: dejar pasar los minutos y sujetar los deseos de Costa Rica de despedirse de Rusia con un triunfo.

Aún así, pudo llevarse el partido después de que Drmic pusiese el 2-1 en el 87, pero un penalti en la prolongación a favor de Costa Rica selló el empate final tras metérselo en su propia meta Sommer al golpearle el balón en su espalda después que Bryan Ruiz lo estrellara en el larguero. Lo dicho, empate y tan contentos.

 

Nota tomada del diario Marca.com