Vladimir Jr debe estar en las mayores?

Si usted por casualidad está esta semana cerca del área de New Hampshire, en el noreste de Estados Unidos, acepte un consejo y acérquese al Northeast Dental Stadium de Manchester, el hogar de los Fisher Cats, la sucursal Doble-A de los Azulejos de Toronto.

Lo decimos porque existe la posibilidad de que ésa termine siendo una de las últimas veces en las que se podrá ver jugar al dominicano Vladimir Guerrero Jr. en ligas menores. Aunque el hijo del miembro del Salón de la Fama tiene apenas 19 años, los pedidos para que los Azulejos lo suban de una vez a las Grandes Ligas están aumentando por minuto. El muchacho está casi listo para ascender, si es que ya no está listo.

El joven cañonero batea para .410 en 35 juegos, en los que ha dado 15 dobles, un triple, siete jonrones y ha empujado 40 carreras. Oh, y tiene .453 de porcentaje de embasarse y .683 de slugging.

Todo esto nos lleva al equipo al que se estaría uniendo: los Azulejos han sido uno de los mejores clubes de la Liga Americana en los últimos años, alcanzando la Serie de Campeonato en el 2015 y el 2016. La novena del 2015 era particularmente imponente, llena de talentosos veteranos como David Price y los dominicanos José Bautista y Edwin Encarnación. Pero fueron despachados por los Reales ese año y por los Indios al año siguiente, y luego terminaron perdiendo 86 compromisos en el 2017.

En una temporada en la que muchos equipos han empezado a pensar más en el futuro que en el presente, los Azulejos creen que pueden competir en el 2018. Toronto ha mantenido en sus filis a piezas de cambio como Josh Donaldson, potencial agente libre al final de la temporada, con la esperanza de volver a buscar esa Serie Mundial a la que no pudieron llegar en el 2015 y el 2016. Bautista y Encarnación ya no están y ésta podría ser la última temporada de la vieja guardia, debido a la presencia de Guerrero y de otros prospectos brillando en las menores. Es, indiscutiblemente, un año de transición.

Pero con esa transición viene el dilema de esta temporada. Por un lado, está claro que los Azulejos decidieron no ir con todo en el 2018. No firmaron a ningún agente libre importante, ni cambiaron a ninguna de esas promesas por jugadores listos para el presente. Pero el equipo tampoco se desmanteló. Mantuvieron a Donaldson y sumaron a Curtis Granderson, al venezolano Yangervis Solarte, al cubano Aledmys Díaz y a Randal Grichuk sin hacer mucho ruido. Toronto no se despedirá de Donaldson sin luchar y eso incluye tratar de ganar en el 2018. El equipo no quiere cerrar la puerta de una vez.

Entonces, por eso lado, el plan está funcionando. Los Azulejos tienen récord de 22-22 estando en la División Este de la Liga Americana, probablemente la más fuerte de Grandes Ligas. Y en el contexto de su propia realidad, ése es el problema: los Azulejos están teniendo el año que necesitaban tener el año pasado. Los Mellizos ganaron el segundo comodín de la Americana en el 2017 con 85 triunfos. Eso no será suficiente esta vez. Los Yankees y los Medias Rojas llevan ritmo para terminar con 109 victorias, por lo que ahí básicamente se irá un comodín. Y la lucha por el segundo no será nada fácil, con Angelinos y Marineros mucho más reforzados.

Guerrero Jr. takes BP

Pero si alguien podría sumarse a esa lucha, podrían ser los Azulejos. Y considerando todo lo que podría cambiar el equipo en el invierno- Donaldson, el mexicano Marco Estrada y J.A. Happ podrían declararse agentes libres- Toronto necesita empezar a darse la mejor oportunidad para ganar la mayor cantidad de juegos posibles ya mismo, o empezar a ofrecer a Donaldson. Los Azulejos (y los Marineros) son la única posibilidad de que tengamos una carrera competitiva por la postemporada en la Liga Americana. Pero cada victoria cuenta, y las cosas podrían escabullírsele a los Azulejos si no tienen cuidado. Después de todo, están a 3.0 juegos de los Angelinos. Necesitan victorias ya.

Guerrero Jr. on keys to hitting

Todo esto significa que Toronto necesita a Vladimir Jr. Si el equipo va a luchar por última vez durante la era de Donaldson en el club, requiere de sus mejores jugadores en el roster ya. Poner a Vladi en el lineup no será fácil. Donaldson es el patrón de la tercera base y los Azulejos tienen al cubano Kendrys Moralescomo bateador designado a tiempo completo. Pero Morales está bateando .152. Y el reloj está avanzando.

Los Azulejos tienen una oportunidad más para colarse a los playoffs con esta generación antes de que Vladi Jr., Bo Bichette y compañía asuman el mando. Para eso necesitarán cada victoria posible, lo que significa subir a Guerrero antes de que sea demasiado tarde. Toronto tiene razones para mantenerlo en las menores, como el hecho de que tiene apenas 19 años. Pero si el equipo de verdad quiere ganar este año, llegó el momento de subirlo.

Polanco se viste de héroe en victoria Pirata

 

 

DETROIT — Mucho antes de que Gregory Polanco se convirtiera en el héroe del juego, los Tigres pensaron que tenían el triunfo en el bolsillo.

Nicholas Castellanos se deslizó en el plato, el cátcher venezolano Francisco Cervelli lo tocó, el umpire marcó safe y los peloteros de Detroit entraron en el terreno para celebrar una victoria sobre Pittsburgh en su partido inaugural de la campaña.

Cobertura completa del partidoPero los Piratas esperaron pacientes mientras se revisaba la repetición en video.

“Pensábamos que teníamos una oportunidad legítima de que se revocara a nuestro favor la decisión. Fue así, porque el tiro había sido suficientemente bueno para ponerlo out antes de que tocara el plato”, relató el manager de los Piratas, Clint Hurdle. “Al final del día, uno simplemente espera haber visto lo mismo que verán en Nueva York”.

Efectivamente, se marcó out a Castellanos en esa décima entrada. Y una hora después, Polanco sacudió un jonrón de tres carreras en la 13ra, para que los Piratas se impusieran el viernes 13-10 a los Tigres.

“No podía creer que ocurriría esto en extra innings, pero lo puse out”, dijo Cervelli. “Pensé que iban a dejar la decisión así”.

El garrotazo del dominicano Polanco, entre el jardín derecho y el central a un lanzamiento de Alex Wilson(0-1) dio a los Piratas finalmente una ventaja cómoda, si es que eso podía existir en una jornada enloquecida en la que ambos equipos anotaron cuatro veces en la novena entrada.

Detroit embasó a dos hombres en el 13er capítulo, pero Steven Brault (1-0) logró evitar el daño y finalizó un relevo de tres innings, en el que no toleró anotación.

Para el momento en que concluyó el maratón de cinco horas y 27 minutos, quedaban sólo tres umpires y un manager. Mike Everitt, el umpire del plato, abandonó el duelo en el octavo episodio por una conmoción cerebral, luego de ser golpeado en la careta por un lanzamiento.

Y Ron Gardenhire, en su primer juego como manager de los Tigres, fue expulsado tras protestar la anulación de la carrera en el décimo episodio.

Por los Piratas, los dominicanos Polanco de 5-3 con tres anotadas y cuatro producidas, Starling Marte de 5-2 con una anotada. El venezolano Cervelli de 6-2 con una anotada y tres impulsadas.

Por los Tigres, los cubanos Leonys Martín de 6-1 con una anotada, José Iglesias de 6-1 con dos anotadas y una impulsada. Los venezolanos Miguel Cabrera de 6-2 con una anotada y dos producidas, Víctor Martínez de 4-0, Dixon Machado de 6-2 con tres remolcadas.

José “Cafecito” Martínez ayudó a Yairo Muñoz a hacer el equipo de San Luis

NUEVA YORK – La amistad entre el dominicano Yairo Muñoz y el venezolano José “Cafecito” Martínez comenzó durante los primeros días de Muñoz en el campamento de los Cardenales. El quisqueyano llevaba tan poco tiempo con el club que algunos de sus útiles aún estaban en una bolsa de los Atléticos.

Su primera conversación surgió, como es de esperarse, en las jaulas de bateo. Muñoz quedó maravillado ante lo lejos que volaban las bolas que salían del bate de Martínez.

“No lo conocía”, dijo Muñoz acerca de Martínez. “Estaba viendo batear a José, le hice par de preguntas y él me dijo, ‘Ven conmigo'”.

El resultado fue el tipo de ajuste que la mayoría de los bateadores demora en completar. En torno, el cambio generó una producción que los Cardenales no pudieron ignorar.

El club valora la versatilidad defensiva de Muñoz y, más que nada, fue su habilidad para jugar en distintas posiciones lo que le valió un puesto en el roster del Día Inaugural de San Luis. Pero su swing fue lo que al final lo convirtió en una revelación en la pretemporada.

“Es difícil llegar a los entrenamientos y de una vez empezar a batear”, expresó Martínez. “Él hizo un gran trabajo para demostrar que merece estar [con el equipo grande]”.

Siguiendo un consejo de Martínez, Muñoz ajustó la trayectoria de su bate como lo han hecho muchos otros bateadores en los últimos años: nivelando su swing con el fin de darle a la parte trasera de la bola. El objetivo era generar líneas que caminaran más lejos, afirmó Muñoz.

“Esperar más y luego darle a la bola usando la mano de abajo”, dijo Martínez. “Para mí, los batazos por el suelo están prohibidos”.

Se trata del mismo concepto que Martínez empleó durante los entrenamientos del 2017, cuando se ganó un puesto en el roster de San Luis con una producción espectacular. Este año, Martínez fue mentor de Muñoz, dándole consejos y ayudándolo a comunicarse con los coaches John Mabry y Bill Mueller. Muñoz bateó .323 en la Liga de Toronja y conectó 20 imparables, uno más de los que tuvo Martínez en la pretemporada hace un año.

“El estudiante superó al maestro”, manifestó Martínez.

Fue con dos objetivos que los Cardenales hicieron el cambio con los Atléticos durante el invierno en el que adquirieron a Muñoz y al intermedista Max Schrock. Primero, San Luis quería despejar la congestión en sus jardines y a la vez darle a Stephen Piscotty la oportunidad de estar cerca de su madre enferma. Pero el equipo también buscaba agregar profundidad a su sistema de liga menor. En ese sentido, Muñoz llegó en calidad de refuerzo.

“Cuando comenzó la primavera, no era favorito para colarse en el roster”, dijo el gerente general de San Luis, Michael Girsch, acerca de Muñoz. “Pero luego de verlo batear 60 veces, te empieza a llamar la atención”.

Los Marlins listo para salir al terreno con su presidente ejecutivo Derek Jeter

MIAMI — Las ganas de tomar un bate y una pelota desaparecieron hace tiempo para el presidente ejecutivo de los Marlins, Derek Jeter, pero los estándares que se coloca siguen siendo los mismos que durante su destacada carrera de 20 años como pelotero activo.

Los Marlins se embarcarán en un nuevo inicio el jueves cuando abran la temporada contra los Cachorros desde las 12:40 p.m. ET en el Marlins Park.

Jeter, quien jugó por última vez con los Yankees en el 2014, vivirá su primer Día Inaugural como ejecutivo y copropietario.

Y al igual que hizo como pelotero, Jeter ha colocado muy alta la barra de sus expectativas como directivo.

“Uno quiere que la gente responda por sus acciones”, dijo Jeter. “Todo el mundo tiene que responder por el trabajo que hace, bien sea en el terreno o en la directiva. Tenemos una responsabilidad. La forma en la que uno se comporta es extremadamente importante. Eso no es sólo cuando tienes el uniforme puesto, o cuando estás en la oficina. Es 24 horas al día y siete días a la semana.

“Tendremos gente buena como parte de esta organización. Si eso no cuadra contigo, entonces ésta es la organización equivocada para ti”.

Bajo el mando del grupo de propietarios encabezados por Bruce Sherman y Jeter, los Marlins estarán empezando de nuevo en el 2018.

“Just Gettin’ Started”, o “Apenas estamos comenzando”, es el lema de la organización, y también ha sido llevado a la música.

La semana pasada, la canción “Just Gettin’ Starded” fue lanzada y está siendo interpretada por DJ Khaled y Poo Bear.

Antes del primer lanzamiento el jueves, DJ Khaled y Poo Bear ofrecerán un concierto a las 11:30 a.m. ET en el Marlins Park.

Vladimir Guerrero Jr. le da con todo y deja en el terreno a los Cardenales

MONTREAL– Vladimir Guerrero Jr. sacudió un jonrón dos outs en el noveno inning para llevar a los Azulejos de Toronto a la victoria el martes por 1-0 ante los Cardenales de San Luis en el mismo estadio en el que su padre cumplió la mayor parte de una carrera que lo llevó al Salón de la Fama.

Guerrero dejó a los Cardenales tendidos en el Estadio Olímpico de Montreal. Fue el último juego de exhibición de los Azulejos previo al inicio de la temporada regular.

El hijo de 19 años de Vladimir Guerrero desapareció el pitcheo de Jack Flaherty por encima del muro del bosque izquierdo-central, haciendo rugir a los 25.816 fanáticos presentes.

Fanáticos con indumentaria de los Expos brincaron y gritaron desde las gradas.

Guerrero — con el número 27 de su papá — soltó el caso antes de saltar ante el círculo de compañeros que le esperaron en el plato. Uno de los fanáticos se puso a agitar una camiseta de los Expos con el apellido Guerrero.

“No se ven muchos festejos en juegos de pretemporada”, dijo el manager de Toronto John Gibbons. “Fue de lo más simpático”.

El padre de Guerrero subió a Twitter el video que captó del jonrón en su teléfono, cerca de la caseta de los Azulejos.

Guerrero hijo nació en Montreal y solía estar en el estadio de párvulo, pero no recuerda casi nada, excepto la máquina de helados en el camerino de los Expos.

“Estos dos días han sido increíbles para mí”, dijo Guerrero. “Han sido un sueño hecho realidad. Haber ayudado a la victoria es algo que siempre recordaré”.

Guerrero padre bateó 234 jonrones en ocho campañas con Montreal. Su hijo es uno de los mejores prospectos del momento, pero iniciará la campaña en las menores.

Este es el quinto año que Toronto cierra su temporada de exhibición en el Estadio Olímpico.

Cardenales en busca de una corona en el 2018

Los Cardenales de San Luis son un equipo de la clase media de las Grandes Ligas inmune al declive.

Nada más que hay revisar sus resultados desde que comenzó el actual siglo: sólo una vez tuvieron una temporada con saldo negativo de victorias y derrotas. La excepción fue en 2007, la campaña que siguió a uno de los dos campeonatos de la Serie Mundial que el equipo ha conquistado desde el 2000.

Pero afrontan la nueva temporada con mayor presión por parte de sus fanáticos tras finalizar detrás de los Cachorros de Chicago y los Cerveceros de Milwaukee en la División Central de la Liga Nacional y quedar fuera de los playoffs por segundo año seguido, algo que no sucedía desde 2007-08.

San Luis es una plaza donde la lealtad de la afición es inquebrantable, con 13 temporadas consecutivas superando los 3 millones de espectadores en el Busch Stadium.

“Nos pagan por estar en la Serie Mundial”, dijo el manager Mike Matheny. “Es lo que nuestros fanáticos exigen de nosotros”.

A Matheny no hay necesidad de recordarle que sus Cardenales no se coronan campeones del Clásico de Otoño desde que tomó las riendas de club para la campaña de 2012, al año siguiente que la obtuvieron bajo la dirección del legendario piloto Tony La Russa y los batazos de Albert Pujols.

LA BÚSQUEDA DE UN CUARTO BATE

Cuando Pujols firmó con los Angelinos de Los Ángeles como agente libre tras salir campeón, San Luis perdió a un bateador de poder y desde entonces ha estado buscando el sustituto ideal en la parte medular del orden defensivo.

La trágica muerte del jardinero dominicano Oscar Taveras en un accidente vial en 2014 les privó de un prometedor talento. Después adquirieron a Jason Heyward, pero el jardinero nada más pudo permanecer un año al dejarse seducir por los Cachorros en la agencia libre.

Creyeron que la búsqueda había terminado cuando los Marlins de Miami, en su desmantelamiento, pusieron a disposición a Giancarlo Stanton, el jardinero que acababa de recibir el premio al Jugador Más Valioso.

Otro contratiempo entorpeció los planes del gerente John Mozeliak cuando Stanton vetó el canje y prefirió que lo enviaran a los Yanquis.

Sin claudicar, los Cardenales se conformaron con otro integrante de los Marlins.

Se trata de Marcell Ozuna, un jardinero izquierdo que tendrán bajo control por dos temporadas. El dominicano de 27 años no tendrá la misma fama de Stanton, pero su producción está cerca del nivel de su excompañero. Viene de su segunda campaña seguida en la que fue seleccionado para el Juego de Estrellas, al redondear un promedio de .312, 37 jonrones, 124 impulsadas y un Guante de Oro.

Sus totales de jonrones e impulsadas superaron por 12 y 42, respectivamente, a los líderes de los Cardenales en 2017.

Y San Luis puede presumir de tener a un trío de guardabosques de alta calidad defensiva en Ozuna, Tommy Pham y Dexter Fowler. Alinean básicamente a tres jardineros centrales.

“Me gusta es organización. Es un equipo con siempre llena su estadio”, dijo Ozuna. “Así me gusta trabajar fuerte, con casa llena para buscar un anillo. Jugar por una recompensa”.

NUEVOS ROSTROS

Aparte de Ozuna, los Cardenales adquirieron al relevista Luke Gregerson y al abridor Miles Mikolas, éste último importado desde Japón, para cubrir la vacante dejada cuando Lance Lynn firmó con Minnesota. Gregerson arranca como el cerrador, tratando de recuperar el nivel que le permitió conseguir 35 salvados en 2015.

También cuentan con un nuevo coach de lanzadores en Mike Maddux, procedente de Washington.

Más adelante aguardan el retorno de Alex Reyes, su lanzador prospecto más destacado. El derecho dominicano se perdió la pasada campaña cuando tuvo que someterse a una cirugía Tommy John en febrero. Reyes tuvo efectividad de 1.57 con 52 ponches en 46 innings en su breve debut en 2016.

DAR BATALLA

Para romper su “mini” sequía de playoffs, el plan de los Cardenales gira en torno la aportación de Ozuna, el liderazgo del receptor Yadier Molina y el trabajo de Carlos Martínez al frente de su rotación abridora. También de los progresos de Pham (23 jonrones y .520 de slugging en 2017) y del torpedero Paul DeJong(segundo en la votación del Novato del Año).

Igual de esencial serán repuntes de Adam Wainright en el montículo y de Matt Carpenter en el plato, luego de sus peores campañas. Con 36 años, Wainwright entra a la última temporada de su contrato y viene de una campaña con efectividad de 5.11. Jugador que puede desempeñarse en tres posiciones del cuadro interior, Carpenter bateó .241.

Asimismo conviene que el jardinero derecho Fowler se cuide de lesiones, luego que fuera limitado a 118 juegos en su primer año con el club.

Los Cardenales se han tenido que acostumbrar a una nueva realidad en su división, la de perseguidores de los Cachorros, sus clásicos rivales que en 2016 ganaron la Serie Mundial. Hasta se duda que puedan con el empuje de los ascendentes Cerveceros.

“Hay gente en todo el país que nos toma en cuenta para ganar la División Central”, dijo Matheny. “Para mí, ese es un reto”.

Alex Rodríguez afirma estar sorprendido con ofensiva de los Yankees

TAMPA, Florida — Alex Rodríguez cree que la “deslumbrante” ofensiva de los Yanquis de Nueva York podría romper récords esta temporada.

Rodríguez llegó al campo primaveral el lunes y elogió a la alineación que encabezan Giancarlo StantonAaron Judge, el dominicano Gary Sánchez y Didi Gregorious. A-Rod es asesor especial del equipo y ha trabajado con algunos de los jugadores más jóvenes de Nueva York.

“Estoy contento de volver y ver tanto talento”, dijo Rodríguez la noche del lunes. “Es deslumbrante”.

Los Yanquis sumaron a Stanton, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional después de conectar 59 jonrones y remolcar 132 carreras la campaña anterior, en un canje con Miami en diciembre pasado. Judge pegó 52 jonrones con 114 producidas y ganó el Novato del Año de la Liga Americana. Sánchez sumó 33 vuelacercas y Gregorius se voló la barda 25 veces.

“No recuerdo haber visto una alineación así del primero al noveno bate”, dijo Rodríguez.

Rodríguez y el socio gestor de los Yanquis, Hal Steinbrenner, llegaron a un acuerdo para mantener al extoletero involucrado con el equipo.

“Me encanta pasar el resto de mi vida como miembro de los Yanquis”, dijo Rodríguez.

 

Marte luce bien en la segunda de los D-backs

TEMPE, Arizona – Antes del martes, había pasado más de una semana desde la última vez que el dominicano Ketel Marte había iniciado un juego de pretemporada como segunda base, y nueve de sus 12 presentaciones como titular en la Liga del Cactus habían sido como campocorto. Pero lo que más le beneficiaría ahora mismo a Marte es aprender a jugar y adaptarse a la intermedia en los D-backs, tal como estuvo alineado el martes para el partido contra los Angelinos.

Marte, de 24 años de edad, ha hecho 222 de sus 229 presentaciones como titular en la Gran Carpa en las paradas cortas. El quisqueyano ya ha arrancado juegos en el jardín central, y el año pasado inició un par de encuentros en la antesala, pero no ha cubierto la segunda base desde el 2015, su temporada como novato en los Marineros.

Eso debe de cambiar para el Día Inaugural.

“Estoy listo para la segunda base”, exclamó Marte. “Practico todos los días y para cuando ellos me den la oportunidad de jugar en la segunda base, estaré perfecto allí”.

Marte's RBI single

Ver a Marte teniendo más acción en la segunda base es uno de los objetivos del timonel Torey Lovullo de aquí al inicio de la temporada regular, aunque el capataz todavía está hablando de Marte como uno de los candidatos que compiten por el puesto de campocorto, posición en la que Nick Ahmed ha sido titular todos sus compromisos en la Liga del Cactus.

“Si deseamos verlo más en la segunda base, podemos comenzar a acumular juegos ahí rápidamente”, dijo Lovullo la semana pasada. “Todavía estamos observando a estos muchachos competir en el campo corto. Pero sentimos que tenemos a tres o cuatro buenos jugadores para el medio del cuadro que nos van a ayudar a completar las jugadas, y todavía seguimos observándolos”.

El capataz parece estar decidido a esperar hasta cerca del final del proceso para solidificar la combinación de doble-matanza, pero basándonos en el trabajo que se ha hecho en los campos aledaños, luce altamente probable que Marte y Ahmed terminen adueñándose de la segunda base y el campo corto, respectivamente.

Marte afirma que su mayor reto es acostumbrarse a completar los doble-plays desde el otro lado de la segunda base, pero durante todos los ejercicios que el dominicano ha realizado como intermedista, siempre ha tenido al mismo compañero en el shortstop.

“Nicky Ahmed”, dice Marte, mientras identifica a su compañero en el medio del cuadro interior. “Cada vez que practico en la segunda base, él está cubriendo el campo corto. Estamos tratando de tener una buena relación en el terreno y sentirnos bien jugando juntos.

“Hemos estado trabajando duro para tratar de mejorar al momento de realizar las dobles-matanzas. Es un poco diferente. He jugado en el shortstop toda mi carrera, y ahora estoy tratando de jugar en la segunda base, así que estoy llevando esto poco a poco y tratando de hacer las cosas pequeñas”.

Marte viene trabajando extra bajo la tutela del coach del cuadro Tony Perezchica, y asegura que gracias al trabajo consistente se ha sentido cómodo en su nueva posición.

“Completar los doble-plays y conectar con el torpedero son jugadas que no ha perfeccionado aún, pero estamos trabajando en ello”, indicó Lovullo. “Queremos ver todo ese trabajo en situaciones reales de juego, y en algún momento lo veremos. Nos sentimos confiados en que ahora mismo puede cubrir [la intermedia] si lo necesitamos allí y hacer las jugadas. Pero, sabemos que ésta es todavía una obra en progreso”.

A Marte le sobra la confianza, y aunque inició más juegos en el campo corto que cualquier otro jugador de los D-backs en el 2017, el dominicano está dispuesto a jugar en cualquier lado del cuadro interior o incluso en los jardines si eso le va a ayudar al equipo a ganar un título.

“Estaré listo para jugar donde sea”, enfatizó Marte. “Sólo tengo que prepararme mentalmente. Todo es mental”.

El reto de asumir una nueva posición no le ha afectado a Marte en la caja de bateo. Sus números a la ofensiva esta primavera siempre han sido buenos, pero tras irse de 3-2 con una carrera producida ante Rojos el domingo, el oriundo de Nizao, República Dominicana, ahora batea .414, con porcentaje de embasarse de .500 y slugging de .552.

Marte no vio acción la noche del lunes en la derrota de Arizona ante los Medias Blancas.

“Es un jugador fascinante y tiene otros atributos más allá de su gran habilidad para embasarse”, elogió Lovullo. “El muchacho entiende bien nuestros conceptos y los aplica en el juego. Siempre sale a toda velocidad en cada batazo y en ocasiones logra convertir un sencillo de rutina en un doblete. Su defensa es magnífica.

“Es un pelotero bien dinámico que está encajando muy bien en el esquema que queremos implementar aquí. Es divertido verlo jugar. Es un muchacho especial”.

Eloy Jiménez es enviado a liga menores

El cotizado prospecto dominicano Eloy Jiménez estuvo entre seis jugadores que fueron enviados a ligas menores por los White Sox de Chicago el miércoles.

Jiménez, considerado el prospecto número 4 de Grandes Ligas por MLB Pipeline, estuvo fuera a principios de los entrenamientos por tendinitis en la rodilla izquierda. Tras volver a la acción el fin de semana pasado, se fue de 7-4 con dos jonrones y un triple.

Adquirido por los Medias Blancas en el canje que envió al abridor colombiano José Quintana a los Cachorros, Jiménez podría integrarse a los Patipálidos durante la temporada. Por ahora, comenzará la campaña en Doble-A Binghamton.

Beltré y Colón únicos peloteros activos con 20 años

SURPRISE, Arizona — Cuando empiece la temporada de Grandes Ligas, los dominicanos Adrián Beltré y Bartolo Colón serán los únicos jugadores activos con 20 años de servicio en las mayores.

Los dos peloteros, ambos de los Rangers de Texas, “en primer lugar, son sumamente duraderos”, opinó Clayton Richard, pitcher de los Padres de San Diego.

“Segundo, tienen que tener mucho talento porque al tener una carrera tan extensa, tienen que haber empezado a una edad muy temprana y eso significa que tienes que tener suficiente talento para jugar con los mejores peloteros del mundo. Entonces combinar esas dos cosas y jugar por tanto tiempo es una de las coas más impresionantes en el deporte profesional”.

De los 19.183 jugadores que según el website baseballreference.com han participado en un partido de las mayores, sólo 156 han jugado al menos 20 temporadas. Eso es una milésima de un por ciento de todos los jugadores.

Carlos Beltrán, al igual que Beltre y Colón, jugó su vigésima temporada el año pasado. Pero el jardinero puertorriqueño de 40 años de edad se retiró tras participar finalmente en una Serie Mundial con los Astros de Houston.

Beltrán fue el 13er jugador desde el 2010 que concluyó su carrera tras estar activo ese número de años, y Beltré y Colón son los únicos que podían llegar a esa meta antes del 2020. Es la menor cantidad de jugadores con 20 años de trayectoria que terminan sus carreras en una misma década desde que Hank Aaron, Brooks Robinson, Willie Mays y Al Kaline estaban entre los nueve que lo hicieron en la década de 1970.

“Pues 20 años es mucho tiempo. Creo que los niveles de condición física y de actuación deportiva un año tras otro lo desgastan a uno más que en el pasado”, dijo el gerente general de los Mets de Nueva York Sandy Alderson. “Cuando se habla de jugadores de posición, se habla casi exclusivamente de la Liga Americana por su capacidad para jugar como bateadores designados. En cuanto a los pitchers, ellos tienen una vida profesional corta de todas maneras. Alguien como Bartolo es único”.

Nolan Ryan lanzó un récord de 27 temporadas antes de retirarse en el 1993, casi un siglo después de que Cap Anson fuera el único otro en lograr esa hazaña entre 1871 y 1897. Tommy John pitcheó 26 temporadas de 1963 a 1989, aunque no jugó en 1975 porque se lesionó y fue el primero en ser sometido a reconstrucción del ligamento ulnar en su codo, una cirugía que hoy lleva su nombre.

Beltre y Colón están entre 44 jugadores de dos décadas de trayectoria que jugaron su último partido en la década de 1980 o de 1990: Hubo 22 jugadores en cada una de esas décadas. Rickey Henderson, el único jugador de posición de la era moderna en trabajar 25 temporadas, es uno de apenas 27 jugadores que finalizaron sus carreras de por lo menos 20 temporadas en la década que siguió al año 2000.

——
El corresponsal de la AP Mike Fitzpatrick contribuyó a esta nota desde Port St. Lucie, Florida.