Moustakas regresa y Bonifacio suspendido

SURPRISE, Arizona — En el mismo día que los Reales de Kansas City abrieron otra vez las puertas a Mike Moustakas, se enteraron que Jorge Bonifacio se perderá la mitad de la temporada.

El jardinero dominicano fue suspendido 80 juegos por Grandes Ligas el sábado tras dar positivo por una sustancia para mejorar el rendimiento. La sanción fue por un control que arrojó positivo por Boldenone. La suspensión entrará en vigencia el primer día de la campaña.

“Es algo que realmente me hizo sentir mal”, dijo el piloto de los Reales Ned Yost.

Bonifacio, de 24 años, debutó en las mayores el año pasado y bateó para .255 con 17 jonrones y 40 impulsadas en 113 juegos.

Su suspensión abrió el espacio en el roster a Moustakas, quien volvió a firmar con los Reales esta semana tras declararse agente libre el pasado otoño.

Moustakas fijó un record de los Reales con 38 jonrones la pasada campaña, y luego rechazó una oferta calificada de 17,4 millones. Pero el tercera base nunca recibió el tipo de ofertas que esperaba.

Correa va por MVP

WEST PALM BEACH, Florida – El listado de cosas que ha logrado el puertorriqueño Carlos Correa es extraordinario, especialmente para alguien que jugará la mayoría de esta venidera temporada con 23 años de edad. Correa ya ganó el premio Novato del Año, inició el Juego de Estrellas en el campocorto y levantó el trofeo de la Serie Mundial.

Y de no ser por la lesión en un pulgar que requirió de cirugía a mediados de la temporada pasada -perdió siete semanas- Correa hubiese estado en la pelea por el Jugador Más Valioso, un honor que terminó recayendo en uno de sus compañeros, el venezolano José Altuve.

Ahora que se prepara para su tercera temporada completa en las Grandes Ligas, Correa tiene la mirada puesta en ese trofeo de JMV.

“El JMV es algo que no quiero retirarme sin haber ganado”, dijo Correa. “Será un sueño hecho realidad. Ya gané el Novato del Año. Fui al Juego de Estrellas. Ganamos la Serie Mundial. Es algo fantástico. No sé si será este año, pero en algún momento me gustaría ganar el JMV. Sólo tengo que seguir mejorando mi juego día a día para tratar de lograrlo”.

Correa ciertamente estaba en la lucha por el JMV en la primera mitad del 2017. Llegada la pausa del Juego de Estrellas, estaba bateando .325 con 20 jonrones y 65 carreras empujadas en 81 juegos. Jugó a pesar de la lesión del pulgar durante algunos juegos antes de someterse a la operación que lo dejó fuera por 42 cotejos.

Terminó con unos números muy buenos -.315 de promedio con 24 jonrones y 84 empujadas- y cerró con cinco bambinazos en la postemporada, incluyendo un par en la Serie Mundial. Sin embargo, Correa no se sintió completamente satisfecho.

“Siento que estuvo una tremenda temporada el año pasado, pero sigue habiendo suficientes hoyos en mi juego que puedo arreglar para poder mejorar”, dijo. “Obviamente mis expectativas son mayores que el año pasado. Con la experiencia que gané y las cosas que he aprendido en estos dos años y medio que he estado jugando en las Grandes Ligas, estoy pensando en convertirme en mejor jugador este año, y sé lo que necesito hacer para poder lograr eso”.

Correa dijo que puede hacer un mejor trabajo al momento de seleccionar lanzamientos, lo que siempre es una batalla constante para cualquier bateador. También quiere mejorar con su primer paso defensivamente y como corredor.

“Yo no quiero ser uno de los mejores peloteros, quiero ser el mejor”, dijo Correa. “Eso es lo que quiere hacer todo el mundo. Para eso es que uno juega, para tener una bonita carrea y poder retirarte y disfrutar de tu familia. Para mí, este es el momento de sacrificar muchas cosas y trabajar, para después poder relajarme”.

A.J. Hinch, el manager de los Astros, dijo que para un jugador como Correa el cielo es el límite.

“Él puede hacer lo que quiera en este juego”, dijo Hinch. “Es uno de los peloteros más talentosos y trabajadores de las Grandes Ligas”.

Ganar el JMV de la Liga Americana este año no será fácil. Altuve todavía está en la cúspide de su carrera y el ganador del JMV de la Liga Nacional, Giancarlo Stanton, ahora pertenece a los Yankees. Aaron Judge, el slugger de los Yankees que terminó por detrás de Altuve en la votación del JMV y ganó el Novato del Año, también apunta para estar en la pelea.

“Hay mucho talento, no hay dudas de eso”, dijo Correa. “No será fácil, pero al mismo tiempo, uno tiene que hacerlo lo mejor que pueda, y los números te dirán quién va a ganar. Yo tengo que preocuparme por lo que yo puedo controlar”.

Iván Nova es número 1

DUNEDIN, Florida – El diestro dominicano Iván Nova abrirá por los Piratas en el Día Inaugural, anunció el manager Clint Hurdle. Jameson Taillon está programado para abrir el primer juego de los Piratas en casa en el PNC Park.

Nova, de 31 años de edad, hará su primera apertura en un Día Inaugural el 29 de marzo ante los Tigres en el Comerica Park. En el 2017, su primera temporada completa con los Bucaneros luego de haber pasado al club en un canje con los Yankees en el 2016, el quisqueyano tuvo marca de 11-14 con efectividad de 4.14 en 187 innings de labor.

Taillon se medirá a los Mellizos el 2 de abril en Pittsburgh. El derecho de 26 años de edad registró foja de 8-7 con promedio de carreras limpias de 4.44 en 25 aperturas la temporada pasada. El serpentinero fue diagnosticado con cáncer testicular a principios de mayo, pero regresó a la lomita a las cinco semanas.

¿El bate de Andújar hará que nos olvidemos de su defensa?

El prospecto dominicano Miguel Andújar ha llamado bastante la atención en los entrenamientos de los Yankees, por obvios motivos. En sus primeros cinco partidos de la Liga de la Toronja ha pegado cuatro jonrones y un doblete. Es importante destacar que las estadísticas de pretemporada no son tan importantes y sobre todo cuando se trata de apenas cinco juegos. También vale la pena indicar que sus jonrones no fueron contra lanzadores de calidad de Grandes Ligas.

Aunque se debe aclarar que se trata de simplemente de los entrenamientos primaverales, de todas maneras, no se puede descartar el gran bate de Andújar. El quisqueyano ha bateado .315, con porcentaje de embasarse de .352 y slugging de .498 entre dos niveles de ligas menores el año pasado y ha causado un impacto en apenas ocho turnos en la Gran Carpa. Uno de sus cinco hits fue un sencillo con una velocidad de salida de 112.1 millas por hora; sólo el 15% de los bateadores (sin incluir lanzadores) con cinco turnos alcanzaron dicha cifra al menos una ocasión. Nadie le pega así de fuerte a una bola por accidente. Se necesita talento. Y Andújar lo tiene.

Sin embargo, es posible que no tenga las capacidades para jugar en la tercera base, donde ha recibido calificaciones mixtas. “Todavía necesita pulirse en la defensa”, indicó MLB Pipeline, que también señala que “no cuenta con la movilidad ni la precisión en sus tiros”.

Mientras tratan de aclarar la situación en la segunda y tercera base — que incluye una competencia entre Andújar, Brandon DruryTyler Wade, los venezolanos Ronald Torreyes y Gleyber Torres, además de Danny Espinosa y Jacer Peterson, quienes son invitados a los Entrenamientos de Primavera — surge la siguiente interrogante: ¿Qué tan excelente deberá ser la ofensiva de Andújar para compensar su pobre defensa?

Es algo difícil de resolver porque no hay información fiable sobre un jugador que no ha visto acción en la defensa al nivel de Grandes Ligas (ha jugado como suplente un total de nueve entradas). Por eso, se podría observar el desempeño de antesalistas con excelentes bates pero que no sobresalen con su guante y calcular qué han necesitado para mantenerse en la Gran Carpa.

Si su defensa es un poco debajo del promedio

Mientras continúe mejorando con el guante, menos presión habrá sobre su ofensiva.

El desempeño del cubano Yunel Escobar en el 2015 presenta una afortunada comparación. El infielder de los Reales tuvo WAR de 2.1 y bateó .314/.375/.415. Las estadísticas de Nicholas Castellanos no fueron tan buenas (.272/.320/.490) y su WAR también (1.7). Rápidamente se puede ver qué tipo de bate se necesita para compensar una defensiva por debajo del promedio.

Este pareciese es el escenario más probable, uno en el que Andújar sea un guante deficiente, pero no atroz, y un bateador bueno, pero no de élite. Si combina su guante con la línea ofensiva de Corey Dickerson el año pasado (.282/.325/.490), sería un pelotero promedio. Y eso es mucho mejor de lo que podría sonar.

Si es un defensor promedio en tercera base

No vamos a pretender que Andújar se va a convertir en un defensor sobre el promedio en la tercera base, al menos no de una vez. El viernes cumplió 23 años, por lo que queda mucho tiempo para mejorar. Pero en lo que a 2018 respecta, el mejor escenario posible es que sea un defensor promedio.

En ese caso, estamos hablando de un jugador como David Freese en el 2014, el dominicano Aramis Ramírez esa misma temporada, o Todd Frazier en el 2016. Cada uno termino siendo un jugador promedio, con un WAR de 2, y una producción ofensiva similar.

Freese en 2014: .260/.321/.383
Ramírez en 2014: .285/.330/.427
Frazier en 2016: .225/.302/.464

Un equivalente sería si Andújar batea como el Kyle Seager (.249/.323/.450) o el Adam Jones(.285/.322/.466) del 2017, peloteros sólidos con años aceptables, pero no más allá de eso.

Andújar puede batear, de eso estamos bastante seguros. Pero tendrá que fildear al menos un poquito para que la inversión de ponerlo a jugar a diario le funcione a los Yankees. Después de todo, tienen otras opciones, y esperar que batee como Stanton para que justifique su defensiva es probablemente poco razonable.

Tatis Jr. Está brillando con los Padres

Si el prospecto dominicano de los Padres, Fernando Tatis Jr, tenía la intención de dejar una impresión imborrable en los directivos de los Padres durante su estadía en el campamento del equipo grande, ya se puede decir que tuvo éxito. Incluso aunque falten más de tres semanas para el inicio de la temporada.

Tatis tiene sólo 19 años, pero al ser considerado el 8vo mejor prospecto de todo el béisbol, ya ha recibido su buena dosis de atención. Y el domingo siguió aumentando la expectativa al irse de 4-4 con cinco carreras empujadas como campocorto durante un juego de escuadras divididas ante los White Sox.

Tatis, que pegó un doble y se robó una base, aumentó su promedio de bateo esta primavera a .381 y su OPS a 1.125.

Nada malo para un muchacho destinado a arrancar la temporada en las ligas menores.

“Se siente grandioso, hermano”, dijo Tatis tras su gran juego del domingo, que además terminó en victoria 7-6 para los Padres. “He estado trabajando duro todos los días con mi coach de bateo (Mark McGwire). Y me está dando resultados. Me han estado diciendo que me mantenga un poco más consistente y calmado con mi swing, esperando la bola. Es el mismo swing, pero con un poco más control”.

Tatis, hijo del veterano de 11 temporadas en las Mayores, Fernando Tatis, fue adquirido por los Padres en junio del 2016 como parte del cambio de James Shields. El año pasado, el torpedero se convirtió en el primer jugador de 18 años en la historia de la Midwest League con una temporada de al menos 20 jonrones y 20 bases robadas.

Se espera que en el futuro Tatis se consolide como un bateador de poder, con un cañón por brazo en el campocorto. Además ha demostrado una disciplina inusual para un pelotero de su edad, liderando el año pasado a la Midwest League con 75 boletos.

Estar en el campamento del equipo grande puede servir para potenciar la confianza de un pelotero, incluso si no tiene una posibilidad realista de quedarse con el equipo grande. El sólo hecho de enfrentar a competidores de mayor nivel puede ser una gran prueba, una que hasta ahora Tatis está pasando con honores.

“Obviamente aquí la pelota es un poquito mejor”, dijo Tatis. “Los pitchers tienen más control. Se parecen bastante, pero con mucho más control”.

¿Y qué puede hacer este éxito tempranero con la confianza de un niño?

“Me ayudado muchísimo saber que puedo batear sin importar dónde este”, dijo Tatis.

El dominicano Miguel Andújar está encendido en los entrenamientos

CLEARWATER, Florida — Ahora mismo, el dominicano Miguel Andújar bien podría ser el mejor bateador de la Liga de la Toronja, y su mirada sigue puesta en convencer a los Yankees de que debería ser el tercera base del equipo para el Día Inaugural.

Andújar conectó jonrones en sus dos primeros turnos del juego del jueves contra los Filis en el Spectrum Field, aporreando el primer lanzamiento de Nick Pivetta en el segundo inning y el primer ofrecimiento de su compatriota Pedro Beato en el tercer acto.

“Uno tiene que salir a batear con un plan, prestar atención y ver cómo te están lanzando, y tratar de hacer ajustes para tu siguiente turno”, dijo Andújar a principios de semana.

Los jonrones fueron los números tres y cuatro en la primavera para Andújar, que ha dado seis hits en sus primeros 12 turnos. Llegó al campamento como uno de los principales candidatos para quedarse con la antesala antes de que los Yankees obtuviesen al más experimentado Brandon Drury en un cambio a finales de febrero.

El gerente general Brian Cashman dijo en su momento que Druty tenía “una pierna” de ventaja sobre Andújar. Los scouts creen que el dominicano está listo para batear ante pitchers de Grandes Ligas, pero tienen dudas sobre su defensiva.

Considerado como el 4to mejor prospecto de los Yankees por MLB Pipeline, el joven de 22 años compartió la temporada pasada entre Doble-A Trenton y Triple-A Scranton/Wilkes-Barre, bateando .315/.352/.498 con 16 jonrones y 82 carreras empujadas en 125 juegos. En cinco duelos en las Grandes Ligas bateó de 7-4.

Colón tirando strike en los entrenamientos primaverales

SURPRISE, Arizona — El manager de los Rangers de Texas Jeff Banister no olvida la primera vez que vio a Bartolo Colón, en Clase A en 1995.

“Era un jovencito y parecía que tiraba a millón”, dijo Banister sobre la recta del dominicano. “Los bateadores se ponían incómodos cuando se presentaban en la caja”.

Colón ya no llega a rectas en las 95 mph, pero con 44 años sabe sacar outs. El corpulento derecho está en el campamento de los Rangers con un contrato de ligas menores y con una recta que promedió las 87.8 mph la pasada temporada.

En su debut primaveral el jueves, Colón tiró strikes en 23 de 32 lanzamientos en dos innings contra los Padres de San Diego. Ponchó a Chase Headley con un strike cantado, no dio boletos y solo permitió un jonrón a Wil Myers y un doble a Luis Urías. Su recta osciló en las 85 mph.

“Creo que Bartolo sabe aprovechar su precisión, poniendo los lanzamientos donde quiere”, indicó Banister. “Es más eficiente cuando tiene menos margen”.

Colón registró una foja de 7-14 con 6.48 de efectividad en 28 aperturas la pasada temporada con Atlanta y Minnesota. Una victoria fue un juego completo contra los Rangers. Con sus 44 años y 72 días de edad, Colón fue el lanzador más veterano en conseguir la victoria en un juego completo desde Nolan Ryan, que tenía 45 años y 155 días el 4 de julio de 1992.

“Sabe engañar, magníficos instinto con sus pitcheos y control con la recta para ponerla donde quiere”, señaló Banister. “En el primer día, se presentó para una práctica de bateo y los bateadores más jóvenes salieron rascándose la cabeza. No podían detectarla”.

Colón ganó el Cy Young de la Liga Americana de 2005 con los Angelinos. Si consigue meterse en el roster de los Rangers, será su octavo club en la Americana y recibirá un contrato de 1,75 millones de dólares por un año, más la oportunidad de devengar 1,3 millones en bonos por rendimiento en base a innings lanzados.

“Es fenomenal, poder hacerlo a esa edad”, dijo Banister. “El mero hecho de querer hacerlo a esa edad y hacerlo lo suficiente bien para poder continuar, eso es increíble”.

Colón, quien fue el jugador más longevo en las mayores el año pasado, suma 240 victorias, cifra que es la segunda más alta para un pitcher nacido en la República Dominicana, por detrás de las 243 de Juan Marichal. Le faltan cinco más para igualar al nicaragüense Dennis Martínez por el record de victorias de un latinoamericano. Admite que superar a esos dos es lo que lo motiva para seguir activo.

“Son objetivos personales que busco y tengo la esperanza que el equipo me permita lograrlo”, dijo Colón. Tiró strike en el primer lanzamiento ante los primeros ocho bateadores que enfrentó.

“Me siento fuerte y tirando strikes”, dijo. “Me siento contento. Lo único que necesito es seguir trabajando fuerte y la decisión queda en manos de ellos”.

Con Mets de Nueva York, el 26 de mayo de 2016, Colón fue el jugador más veterano en batear su primer jonrón en Grandes Ligas, con 42 años y 349 días. Al firmar con un club de la Americana, Colón no tendrá muchas oportunidades para batear.

“Quería estar en la Liga Americana porque no tengo que batear o correr”, señaló Colón, soltando una carcajada.

Con una estatura de 1,56 metros (5,11 pies) y un peso de 280 libras (127 kilogramos), Colón exhibe un físico que pocos asociarían con una dilatada en el béisbol.

“Hay muchos obsequios de Navidad y cumpleaños que cuando los abres, pues de repente el empacado no se ve tan bien, pero adentro te encuentras con un bonito regalo esperando que sea abierto”, dijo Banister.

Nelson Cruz y Robinson Canó llegan en optimas condiciones a los entrenamientos

PEORIA, Arizona – El manager de los Marineros, Scott Servais, conoce bien a Nelson Cruz desde hace muchos años, siendo uno de los protagonistas que ayudaron en liga menor de los Rangers al dominicano a cambiar su estilo de bateo la década pasada y convertirlo en la clase de toletero que ha dado 323 jonrones a nivel de Grandes Ligas.

Y llegando a su tercera temporada frente a la novena de Seattle, Servais sabe de la calidad y la entrega del también dominicano Robinson Canó, uno de apenas tres jugadores en la historia de las Mayores con más de 300 cuadrangulares como intermedista y, de lo más seguro, un futuro Salón de la Fama.

A sus 37 y 35 años, respectivamente, Cruz y Canó saben que a esta altura de sus carreras, es de suma importancia mantenerse trabajando fuerte durante el invierno. Canó es famoso por ello con su terreno de juego en San Pedro de Macorís que atrae a un sinnúmero de ligamayoristas de su país. Y Cruz, como siempre, se ve bien activo en la Florida y en Montecristi, R.D.

De esa forma, ambos llegaron a los entrenamientos con claras muestras de su empeño durante la temporada baja.

“Ambos son líderes en nuestro clubhouse”, dijo Servais. “Llevan cierto nivel de respeto a esta altura de sus carreras y es bueno ver cómo esos muchachos se preparan para una temporada, llegando a los entrenamientos en esa clase de forma”.

Cruz se ve más esbelto que en años anteriores. Después de un 2017 que jugó 155 partidos de temporada regular-en la que fue líder de la Liga Americana con 119 empujadas, además de sus 39 jonrones y OPS de .924-y también participó en el Clásico Mundial de Béisbol en marzo, el toletero se dedicó a perder algo de peso como parte de su régimen invernal.

“Fue algo que hago todos los años, pero a excepción de otros años decidí perder un poco de peso”, expresó Cruz, quien aún no conecta de hit en seis turnos de la Liga del Cactus. “Ya no tengo la edad de antes y sería bueno darle un poco de descanso con par de libras menos al cuerpo. Tomé la decisión porque decidí rebajar par de libras y me siento muy bien”.

En el caso de Canó, el segunda base luce un poco más fornido, después de producir 23 cuadrangulares y 97 impulsadas en el 2017, tras su propia participación en el Clásico con Dominicana. En esta pretemporada, batea 6-2, con par de boletos intencionales.

“Siempre quieren agregar algo”, dijo Servais acerca de Cruz y Canó. “Nelson perdió algo de peso este año y Robbie agregó algo de masa muscular. Eso habla de lo que vienen haciendo y cómo afrontan sus entrenamientos personales.

“Siempre se habla de ‘mantener la ventaja abierta’ y a lo mejor Nelson representa eso más que nadie. Robbie quiere hacer lo mismo, para mantenerse a un nivel bien alto por mucho tiempo. No es fácil cuando uno tiene más edad, pero ellos (lo logran) debido a sus regímenes personales y sus dietas…lo ven todo”.

Canó está por jugar la quinta campaña de su mega-contrato de 10 años y US$242 millones, así que se verá al petromacorisano en las filas de Seattle por mucho tiempo. Pero cuando se trata de Cruz, el jardinero estará en la última temporada de su pacto de cuatro años y US$57 millones.

A nivel colectivo, podría estar acabándose el tiempo para ver los frutos de este dúo juntos en la columna de ganados y perdidos en un equipo de los Marineros que no clasifica para los playoffs desde el 2001.

“No solamente yo. Creo que toda la fanaticada de Seattle”, dijo Cruz al tocar el tema. “Es una sequía de muchos años y el equipo está consciente del compromiso que tiene. Y como jugadores también, sabemos el compromiso que tenemos por delante. Con relación a eso, estamos enfocados en hacer todo en nuestro poder para llevar esa anhelada postemporada a la ciudad de Seattle”.

Dicho compromiso conlleva mucha responsabilidad en el ataque ofensivo de Seattle, como ha sido el caso en los últimos años.

“Nosotros necesitamos que ellos sean los que impulsen el tren aquí, en el medio de nuestro lineup”, dijo Servais. “No han hecho nada que nos haga pensar que vayan a frenar el paso”.

Sanó luce bien en la antesala

FORT MYERS, Florida — El tercera base dominicano de los Mellizos, Miguel Ángel Sanó, bateó de 2-0 en su debut de la Liga de la Toronja, pero realizó una buena jugada que borró algunas de las interrogantes sobre su salud después de que se sometió a una cirugía en noviembre para ponerle una vara de titanio en la espinilla izquierda.

Sanó jugó cinco episodios en la antesala y en sus turnos pegó dos elevados de out. El quisqueyano avanza lentamente en los Entrenamientos de Primavera mientras trabaja en su acondicionamiento después de la operación que limitó su movilidad a comienzos de la temporada muerta.

“No nos preocupan los turnos al bate, se trata más de mantenerlo sobre los pies por cinco innings”, explicó el coach de la banca de los Mellizos, Derek Shelton. “Lo vimos hacer una buena jugada a mano pelada que probablemente sólo hacen pocos antesalistas. Pero realizó la jugada fácilmente y se sintió bien después. Es su primer paso en estos entrenamientos”.

Ortiz seguirá siendo pieza clave en los Red Sox

El puertorriqueño y manager de los Medias Rojas, Alex Cora, cree que el recién incorporado cañonero J.D. Martínez podría ser uno de los peloteros que más se beneficie con la estadía esta semana como coach asistente del ex pelotero dominicano David Ortiz.

Martínez, que recientemente oficializó su firma con los Medias Rojas, está en el proceso de convertirse en bateador designado la mayoría del tiempo, lo mismo que tuvo que hacer Ortiz cuando se incorporó a Boston en el 2003.

“Creo que sería bueno que hablase con J.D. Pienso que eso podría ayudar”, dijo Cora. “Que hablen un poco del rol de designado, de cómo prepararse. Por otro lado, yo hablé con David hace unas dos o tres semanas en Miami, y le dije que cuando quisiese hablar con los muchachos, no sintiese que estaba metiéndose en el terreno de otra gente. Él (Ortiz) una parte muy importante de lo que queremos lograr”.

Ortiz, por su parte, dijo estar feliz con la llegada de Martínez.

“Necesitábamos poder”, dijo Ortiz. “Ustedes saben lo que yo pienso de contar con poder en el medio del lineup. Si quieres competir en esta división, tienes que tener trueno. Ya vieron lo que hicieron los Yankees. Esa gente no anda jugando. Tenemos que tratar de mantenerle el paso a esa ofensiva de ellos y yo sé que estos muchachos son capaces de hacerlo”.

Ortiz, que fue dejado libre por los Mellizos en el 2002 antes de que se transformase en una estrella con los Medias Rojas, encontró paralelismos entre él y Martínez, a quien los Astros dejaron en libertad durante los entrenamientos del 2014 para luego convertirse en un estelar con Tigres y D-backs.

“Su carrera es básicamente como la mía”, dijo Ortiz. “Pasas de ser alguien que no se nota mucha a una súper estrella, pero sin olvidarte de dónde vienes. Y yo creo en ese tipo de peloteros. Yo sé que esos jugadores siempre dan lo mejor que tienen. Así que sí, me gusta tener a J.D. aquí”.