Manny era un genio en la caja de bateo

¿Quiénes son los únicos tres peloteros en la historia en batear 500 jonrones y 500 dobles con un promedio de bateo de .310 o más?

Respuesta: Babe Ruth, Ted Williams y el dominicano Manny Ramírez.

¿Cuántos peloteros han anotado 1,500 carreras y empujado 1,800 en menos de 10,000 viajes al plato?

Respuesta: Williams, Jimmie Foxx, Gehrig, Al Simmons y Ramírez.

¿Cuántos peloteros batearon .310 con .410 de promedio de embasarse y .510 de slugging, y además crearon (promedio RC) 2,000 carreras?

Respuesta: Son ocho, una lista conformada por Ruth, Williams, Ty Cobb, Gehrig, Stan Musial, Rogers Hornsby, Foxx y Ramírez.

¿Cuántos jugadores dieron 500 jonrones, tuvieron .400 de promedio de embasarse y sacaron 20 jonrones con las bases llenas?

Respuesta: El único e inimitable Manny Ramírez.

Es divertido hacer este tipo de ejercicios con Ramírez, porque su carrera fue la tormenta perfecta, la espectacular coincidencia entre un genio del bateo y la mejor época para bateadores de los últimos 75 años. Sus números de por vida son absurdos. Son muy divertidos.

Y eso es bueno, porque no es muy divertido hablar de las posibilidades de que Manny Ramírez entre al Salón de la Fama. En este momento, son básicamente cero por ciento. Ramírez dio positivo en un par de ocasiones, lo que incluso es difícil de asimilar para aquellos de nosotros dispuestos a votar por peloteros que utilizaron sustancias para mejorar el rendimiento físico antes de la llegada de las pruebas antidopajes a MLB. Ramírez recibió menos del 25% de los votos el año pasado, y es poco probable que ese porcentaje se mueva mucho. Lo más probable es que se mantenga en el purgatorio de la boleta al Salón por los próximos ocho años, al menos que algo cambie sustancialmente en el proceso de votación o en la forma de pensar de los votantes.

Pero como toda la discusión sobre las sustancias prohibidas está totalmente agotada, y no parece haber forma de hacerla progresar, vamos a hablar mejor de Ramírez como el sabio del bateo que fue, porque es probable que no volvamos a ver a otro como él.

“Nunca he visto a nadie batear una pelota como Manny Ramírez”, escribí el día de su retiro en el año 2011. “Y le pegaba a la bola con aquella fuerza sin ninguna señal de nada que se pareciese a disciplina, trabajo o dedicación. Puede que a la gente no le gustase Barry Bonds, pero nadie podía dudar de su compromiso por ser un pelotero sensacional. A Manny parecía que no le importaba nada”.

“Sólo puedo asumir que su carrera le importaba mucho, y que trabajaba muy duro en su bateo. No parece posible, de ninguna manera, que alguien pueda llegar a ser tan bueno en algo sin una determinación tremenda. Pero sí, Manny hizo un trabajo fantástico escondiendo esa parte de él”.

Claro que a Ramírez le importaba su bateo. Sus sesiones de bateo en la jaula son legendarias. Se dice que estudiaba muchos videos. Pero uno se queda con la idea de que, al final del día, lo suyo era algo natural. Ver la pelota, batear la pelota.

Ramírez nació en República Dominicana, pero se mudó a Nueva York cuando tenía 13 años. En su último año en la preparatoria George Washington jugó sólo 22 encuentros debido al mal tiempo. Bateó .650 con 14 jonrones. Cleveland lo tomó en la primera ronda del draft de MLB en 1991.

Ramírez empezó a batear desde el primer día. A los 21 años, ya había acumulado una línea ofensiva de .333/.417/.713 con 44 dobles y 31 jonrones en 129 juegos en las ligas menores. Cleveland lo llamó enseguida.

En su primera temporada completa, bateó .308/.402/.558 con 31 jonrones y 107 carreras empujadas.

Esa fue la base de los números de su carrera, pues se parecen mucho a los que puso de por vida. Oh, tuvo mejores años. En 1999 empujó 165 anotaciones, la mayor cantidad para pelotero alguno desde 1938.

En el año 2000, Ramírez bateó .351 con .457 de promedio de embasarse y .697 de slugging. Fue sólo el tercer bateador de la Liga Americana desde 1969 en batear .350/.450/.650 en una temporada. Los otros fueron George Brett y Frank Thomas.

En el 2002, Ramírez ganó el título de bateo de la Liga Americana con .349 de promedio y también encabezó a su circuito en promedio de embasarse. En el 2004, lideró al circuito en jonrones y slugging.

En el camino hizo cosas tontas, simpáticas y exasperantes. Volvió locos a los Medias Rojas, pero es probable que sin él hubiesen ganado la Serie Mundial en 2004 y 2007. Se ganó la reputación de ser un pelotero egoísta, que siempre ponía a su equipo en segundo lugar, pero sus equipos siempre ganaron. En los primeros 15 años de su carrera, sus conjuntos fueron 11 veces a la postemporada y los otros cuatro años tuvieron récord positivo. Ganaron cuatro campeonatos de liga y dos Series Mundiales.

Y todo eso lo logró siendo siempre un genio del bateo. Hay muchas historias sobre ello. Los pitchers decían que Ramírez pretendía lucir engañado por un pitcheo en los entrenamientos primaverales para que después se lo volviesen a lanzar en la temporada. También cuentan que dejaba pasar un lanzamiento con las bases vacías con la esperanza de que se lo tirasen otra vez con las bases llenas. (bateó 30 puntos más de por vida con gente en base).

Mi historia favorita sobre enfrentar a Ramírez me la contó mi amigo Brian Bannister, que ahora es coach de pitcheo asistente para los Medias Rojas y a quien Manny le dio el que probablemente es el batazo más duro de la historia del béisbol.

“Tiene una personalidad bien ambigua”, dijo Bannister. “No te muestra nada de lo que está pensando. No tienes idea de cómo se siente en el plato. Puede estar en el medio de un slump o en la mejor racha de su carrera, pero su expresión siempre es la misma”.

“Es algo bien loco. Muchas veces deja pasar un pitcheo como si no le importase. Si tienes la suerte de poncharlo (Bannister lo ponchó en un par de oportunidades), se va caminando al dugout, como si no le importase. Y uno se queda en el montículo pensando, ‘¿Qué está pasando aquí? ¿Me está poniendo una trampa para agarrarme más adelante? ¿Qué está pensando en esa cabeza suya?'”

Bueno, eso era algo que uno siempre se preguntaba con Ramírez. ¿Qué está pensando? Más allá del bateo, el resto de lo que hacía en el terreno no era muy impresionante. Era generalmente un corredor lento y sin muchos instintos. La defensa le importaba poco, aunque tenía un buen brazo y en dos ocasiones lideró a los jardineros de su liga en asistencias. Y en el clubhouse era tal las distracciones que creaba que los Medias Rojas lo pusieron en waivers cuando todavía era un bateador impresionante.

Eso fue, un bateador impresionante. Si necesitabas un extrabase contra un pitcher dominante para ganar el juego, es posible que Ramírez no fuese tu primera elección, pero seguro estaba en la lista. Y si estaba en su día, quizás sí sería tu primera escogencia para salir a batear.

Jugadores con proyecciones de convertirse en Salón de la Fama

En menos de una semana se conocerán los nuevos integrantes del Salón de la Fama de Cooperstown.

Chipper Jones, Jim Thome, Vladimir Guerrero, Edgar Martínez y Trevor Hoffman van hasta ahora por encima del 75 por ciento de los votos requeridos para ser inmortalizados, mientras que Mike Mussina se acerca a la frontera, con 73.5, después de contabilizados los votos de 181 miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA).

Si Jones (98.4%), Thome (93.5%), Guerrero (94.6%), Martínez (81.1%) y Hoffman (78.4%) consiguen entrar, sería la segunda vez en la historia que cinco exjugadores son exaltados el mismo año por el voto de la BBWAA.

Si Mussina levanta en las preferencias de los votantes y se suma al quinteto de Chipper, Jim, Vladi, Edgar y Trevor, entonces estaríamos en presencia de un hecho histórico, sin precedentes.

Y mientras esperamos por el anuncio del miércoles 24 de enero, hagamos un ejercicio y exploremos los rosters actuales de los 30 equipos, para tratar de determinar qué jugador, uno por cada franquicia, podría tener posibilidades en el futuro de ver su placa colgada en el Templo de los Inmortales.

Ojo: Algunos en esta selección ya tienen los números suficientes para entrar a Cooperstown, una vez que pasen los cinco años después de retirados para ser elegibles.

Pero la mayoría aún tiene un largo camino por recorrer y el ejercicio se basa en el tramo andado y lo que podría pasar, de seguir el ritmo actual. Vamos allá.

1.- Bravos de AtlantaFreddie Freeman

El primera base de los Bravos tiene a su favor el haber empezado muy joven su carrera en las Mayores, apenas con 20 años, lo cual le permitirá, si la salud lo acompaña, acumular buenos números al final de su trayectoria.

Tras ocho años en MLB promedia 26 vuelacercas y 93 carreras impulsadas por campaña. Necesita apretar un poco el paso antes de que entre en la curva descendente de su rendimiento.

2.- Mets de Nueva YorkNoah Syndergaard

¿Syndergaard o Jacob deGrom? El rubio de larga cabellera es cuatro años más joven que deGrom e igualmente de talentoso.

Ya se perdió casi todo el 2017 y necesita de salud en ese brazo tan poderoso para poder tener una estadía longeva.

3.- Marlins de MiamiChristian Yelich

Ha sido un buen jugador en sus primeras cinco campañas, y con 26 años recién cumplidos, parece no haber alcanzado todavía el clímax de su carrera, por lo que todavía le queda por crecer.

4.- Filis de FiladelfiaRhys Hoskins

Solamente tiene 50 partidos en Grandes Ligas, pero en ese tiempo pareció un pelotero salido de un videojuego, repartiendo jonrones casi a diario.

Es prematuro tratar de anticipar qué tipo de carrera tendrá, pero al menos el arranque ha sido de los más explosivos que se recuerden.

5.- Nacionales de WashingtonMax Scherzer

Bryce Harper a la fila, detrás de Scherzer. El derecho de los ojos de colores diferentes está en el pico de su carrera.

Ya tiene tres premios Cy Young en su vitrina, dos de ellos de manera consecutiva en la Liga Nacional (2016 y 2017).

6.- Cachorros de ChicagoKris Bryant

El cielo parece ser el límite para Bryant, quien en poco tiempo lo ha ganado todo, desde el béisbol amateur colegial hasta las Grandes Ligas, pasando por las Menores.

En tres campañas ya está cerca de los 100 bambinazos y acaba de cumplir 26 años.

7.- Cerveceros de MilwaukeeZach Davies

No, no es Ryan Braun, por razones obvias. El derecho Davies ya acumula 31 triunfos en sus primeras tres temporadas y sólo tiene 24 primaveras.

Veremos cómo resiste con un físico endeble los rigores del duro trabajo por años y años.

8.- Rojos de CincinnatiJoey Votto

El canadiense Votto ha hecho un arte de dominar la zona de strike, al punto de tener casi la misma cantidad de bases por bolas (996) que ponches (1,087) en 11 años de carrera.

9.- Piratas de PittsburghJosh Bell

Con los canjes de Andrew McCutchen y Gerrit Cole a los Gigantes y los Astros, respectivamente, Bell queda como el pilar de los Piratas.

Tercero en la votación de Novato del Año de la Liga Nacional en el 2017, parece destinado a una larga y exitosa carrera en la primera base de Pittsburgh.

10.- Cardenales de San LuisMarcell Ozuna

Recién llegado de los Marlins, Ozuna va mejorando año tras año y viene de una campaña digna de MVP.

¿Yadier Molina? Sus ocho Guantes de Oro, igual cantidad de participaciones en Juegos de Estrellas y dos coronas en Series Mundiales no son suficientes, pues tiene unos números ofensivos que no impresionan a nadie y no le alcanzarán para la grandeza suprema.

11.- Dodgers de Los ÁngelesClayton Kershaw

¿Alguna duda? ¿Hace falta argumentar esta elección?

12.- Gigantes de San FranciscoMadison Bumgarner

A Bumgarner lo favorece la edad sobre su compañero de batería Buster Posey. Con 28 años ya superó el centenar de victorias, aunque se perdió la mitad del 2017 por una lesión que sufrió en un accidente.

A Posey no le alcanzará el tiempo para poner los números necesarios para ser inmortalizado.

13.- Padres de San DiegoWil Myers

Del lobo, un pelo. Es lo mejorcito de los Padres, el que más lejos puede llegar, aunque tendría que multiplicar considerablemente su producción ofensiva.

14.- Rockies de ColoradoNolan Arenado

Cuando arranque la temporada, Arenado todavía no habrá cumplido los 27 años y ya suma 148 jonrones y 506 remolques en sus primeras cinco campañas.

En los tres últimos años promedia 40 bambinazos y 130 empujadas, aparte de llevarse el Guante de Oro en cada ocasión desde que debutó en el 2013.

15.- Diamondbacks de ArizonaPaul Goldschmidt

Goldschmidt es el jugador de Arizona con mejor proyección hacia el Salón de la Fama y ahora mismo está en el pico de su carrera.

Tiene en su contra que ya cumplió los 30 años. En esta temporada debe llegar a los 200 bambinazos y sobrepasar las 700 remolcadas.

16.- Yankees de New YorkGiancarlo Stanton

El toletero recién adquirido por los Yankees está a la mitad del camino hacia Cooperstown.

Con 28 años ya suma 267 jonrones y debe superar los 500. ¿O quién sabe si los 600?

17.- Medias Rojas de BostonCraig Kimbrel

Posiblemente el mejor cerrador de la actualidad, Kimbrel promedia 41 rescates por campaña y ya suma 291, sin llegar aún a los 30 años.

Además de los números que consiga al final de su carrera, estará pendiente de lo que pase con Trevor Hoffman y Mariano Rivera, pues ya sabemos que los votantes de la BBWAA tienen reservas con los relevistas.

18.- Orioles de BaltimoreManny Machado

El Ministro de la Defensa empezó a los 19 años a pavimentar su camino hacia la inmortalidad. En las últimas tres temporadas ha acumulado 105 de los 138 cuadrangulares que suma hasta ahora y sólo tiene 25 añitos.

19.- Ray de Tampa BayCorey Dickerson

Con Evan Longoria rumbo a San Francisco, Dickerson es el pelotero con mejor proyección en los Rays, suponiendo que ahora es que empieza a entrar en sus mejores temporadas.

20.- Azulejos de TorontoMarcus Stroman

En su momento parecía que Troy Tulowitzki estaba destinado a colgar su placa en Cooperstown, pero su ritmo se frenó en las últimas campañas y con 35 años en sus costillas, se quedará corto en el intento.

Lo mismo le ocurre a Josh Donaldson, de 32 años, quien ha bajado sus números desde que en el 2015 ganó el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Entonces Stroman, de 26, parece tener el tiempo a su favor.

21.- Indios de ClevelandEdwin Encarnación

El dominicano mejora con el tiempo, burlándose del paso de los años.

Ya superó el millar de impulsadas y debería sobrepasar los 500 vuelacercas.

Pero para ello necesita mantenerse saludable para que cuando expire su actual contrato en el 2020, algún equipo o los propios Indios, lo firmen para completar la meta.

22.- Medias Blancas de ChicagoYoan Moncada

El camino apenas ha comenzado, pero los primeros pasos han sido sólidos.

Moncada une a su caudal de talento, una edad (22) que podría permitirle jugar muchos años, algo que difícilmente conseguirá su compatriota y compañero de equipo José Abreu (a punto de cumplir 31), a pesar de su arranque con cuatro campañas de lujo.

No hay mucho más de donde escoger en los Medias Blancas.

23.- Tigres de DetroitMiguel Cabrera

¿Alguna duda? ¿Hace falta argumentar esta elección?

24.- Reales de Kansas CitySalvador Pérez

El venezolano es uno de los mejores receptores de todo el béisbol, con sólidos números ofensivos para una posición tan exigentemente física y a sus 27 años ya acumula cuatro Guantes de Oro.

25.- Mellizos de MinnesotaMiguel Sanó

El dominicano Sanó ha visto retrasado su desarrollo, por lesiones en cada una de las tres temporadas que ha jugado.

Pero solamente tiene 24 años y un talento inmenso, aunque depende de estar saludable.

Joe Mauer se va a quedar corto. Después de ser uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas en sus siete primeras temporadas, las lesiones frenaron lo que parecía una carrera grandiosa y que ya entró en la pendiente descendente.

26.- Astros de HoustonJosé Altuve

El pequeño gigante venezolano es hoy la cara de todo el béisbol. Lleva cuatro campañas seguidas con 200 o más imparables y es fuerte candidato, con 27 años de edad, a superar la barrera de los 3,000 hits, que prácticamente le asegurarían un puesto en Cooperstown.

27.- Angelinos de Los ÁngelesAlbert Pujols

Mike Trout, siéntate a esperar tu turno, que primero va ‘La Máquina’. ¿Alguna duda? ¿Hace falta argumentar esta elección?

28.- Atléticos de OaklandKhris Davis

Empezó un poco tarde, a los 25 años, pero en cada temporada se supera a sí mismo.

Entra a su sexta campaña en las Mayores, con una progresión de jonrones de 11 (2013), 22 (2014), 27 (2015), 42 (2016) y 43 (2017).

29.- Marineros de SeattleRobinson Canó

Con los números que ya ha acumulado, Canó clasifica entre los mejores intermedistas de la historia.

Tiene 35 años y le quedan seis de contrato, en los que debe disparar los 624 hits que le faltan para los 3,000.

Félix Hernández parecía encaminado hacia Cooperstown, pero aparentemente ha entrado demasiado temprano (31 años) en la curva descendente de su rendimiento.

30.- Rangers de TexasAdrián Beltré

¿Alguna duda? ¿Hace falta argumentar esta elección?

Esto es sólo un ejercicio. Muchos, quizás la mayoría, se queden en el camino. El tiempo dirá.

Yadier y Contreras se tiran en redes

La rivalidad entre los Cardenales de San Luis y los Cachorros de Chicago en la División Central de la Liga Nacional tiene un nuevo ingrediente por el intercambio en las redes sociales entre los receptores titulares de ambos equipos.

El venezolano Willson Contreras, prometedor receptor de los Cachorros, publicó en Instagram una foto suya con una atrevida leyenda: “Sé que voy a ser mejor que Yadi (Yadier Molina) y Buster (Posey)”.

La respuesta del puertorriqueño Molina, enmascarado de los Cardenales, fue implacable.

“Respeten los rangos NOVATOS!! aqui con los q si han probao que son los duros!!”, escribió el Yadi junto a una fotografía en la que aparece junto a Posey, de los San Francisco Giants, y el también venezolano Salvador Perez, de los Kansas City Royals, tomada durante el Juego de las Estrellas del 2015 en Cincinnati.

Cada mensaje, tanto el de Contreras, como el de Molina, generaron decenas de mensajes de apoyo o críticas a ambas posiciones.

El venezolano está aún lejos de alcanzar la maestría de Molina o Posey, hombres con una carrera tan sólida que podría terminar en Cooperstown.

Pero no está nada mal que el muchacho quiera mirarse en el espejo de estos jugadores e incluso quiera superar sus hazañas en el terreno.

El querer ser mejor que los mejores es un reconocimiento tácito a la grandeza de Molina o Posey, aunque el mensaje traiga una dosis de arrogancia que molestó al boricua.

“Yo sé que voy a ser mejor que…”

No, eso nadie lo sabe. Está bien querer, trazarse metas, trabajar duro, pero afirmar semejante cosa con tanta seguridad puede resultar peligroso.

Del dicho al hecho hay un largo trecho.

“Los Marlins acaban de firmar a un futuro miembro del Salón de la Fama”. Esa fue la frase de un arrogante Josh Beckett cuando fue escogido por los peces en la primera ronda del draft amateur de 1999.

Beckett, segunda selección de todo el draft, detrás de Josh Hamilton (Devil Rays de Tampa Bay), sucumbió bajo el peso de sus palabras.

Si bien tuvo una carrera más que digna, con récord de 138-106 y efectividad de 3.88 y dos títulos de Series Mundiales, se quedó cortísimo en los números que le garantizarían colgar una placa en el Templo de los Inmortales de Cooperstown.

Será divertido ver cuando Contreras y Molina se vean las caras en el primer juego entre Cachorros y Cardenales, el 16 de abril en Wrigley Field, donde las cámaras seguirán cada movimiento de ambos.

Por lo pronto, esta escaramuza en las redes sociales no deja de ser entretenida y ayuda a calentar un poco las bajas temperaturas de estos días.

San Luis motivado con incorporación de Reyes

SAN LUIS — Aunque los Cardenales siguen observando el mercado de agentes libres y de cambios para reforzar su grupo de lanzadores, el equipo sigue recalcando lo que ya tienen. Y eso comienza con Alex Reyes.

Calificado como uno de los prospectos de pitcheo más cotizados en el béisbol hace un año, Reyes no tuvo la oportunidad de validar dicha etiqueta. Antes de que tirara su primera sesión del bullpen en los Entrenamientos de Primavera, Reyes se vio buscando los motivos por el dolor en su codo. Pocos días después, se sometió a la cirugía Tommy John.

Reyes se perdió todo el 2017 tras el procedimiento, pero eso no opacó las expectativas a largo plazo del derecho de 23 años de edad que el conjunto de San Luis señala como un futuro as. Mientras que existen interrogantes de cómo lanzará tras la operación al codo derecho, Reyes descendió solamente algunos puestos en la lista de los mejores prospectos de MLB Pipeline.

Llega al 2018 en el 7mo lugar entre los lanzadores prospectos, pero algunos de los compañeros de Reyes indican que el posible candidato al Novato del Año en la Liga Nacional es subestimado.

“Cuando me fijo en lo que se informaba de todas las negociaciones de canje, siempre imploraba que no cambiaran a Alex Reyes”, expresó el abridor veterano Adam Wainwright. “Ese muchacho puede ser una superestrella en este juego. Pienso que tiene un enorme talento. Creo que puede ser uno de los mejores pitchers en todo el béisbol”.

Reyes todavía debe completar su trabajo de rehabilitación antes de que cumpla con aquella expectativa. Regresará a la Florida esta semana para comenzar a tirar desde la lomita. Para la próxima semana, Reyes espera enfrentar a bateadores. Los Cardenales serán cautelosos con el volumen de trabajo durante los Entrenamientos de Primavera y han fijado el 1ro de mayo como la fecha tentativa para que vuelva a lanzar en un juego.

Cuando esté listo, es probable que Reyes se integre al grupo de serpentineros del equipo grande, donde estaba cuando concluyó la temporada del 2016. Y aunque San Luis pretende emplearlo como abridor a largo plazo, es posible que Reyes tire algunas de sus primeras entradas del 2018 como relevista. Eso le permitirá al club seguir de cerca su volumen de trabajo.

Desde aquel punto, lo emplearían según lo necesite el equipo.

“Se siente bien el brazo. Y el cuerpo se siente excelente”, declaró Reyes. “Pienso que aprendí bastante durante este último año al poder observar a los bateadores. También pude aprender a analizar mejor los videos. Veremos cómo salen las cosas de ahora en adelante”.

¿Los cerradores en el salón de la fama?

Aunque he pasado incontables horas estudiando el Salón de la Fama -los jugadores que están allí, las tendencias, las grandes elecciones, las elecciones raras, las razones de ciertos votos- todavía no tengo idea de qué hacer con los relevistas. Ni la menor idea.

Pero por razones que no están enteramente claras, los relevistas han sido adorados por escritores y analistas desde los años 70.

Los cerradores, específicamente, han recibido mucho mejor trato que los bateadores designados (cero miembros del Salón de Fama, cero Jugadores Más Valiosos) por parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA), aunque su cargo es todavía más especializado que el del designado. Los cerradores tienen entre la mitad y un cuarto de los innings que tiran los abridores. Y sin embargo, los relevistas han ganado nueve premios Cy Young desde 1969, además de tres JMV.

Además, cuatro relevistas desde 1969 han sido exaltados al Salón de la Fama. Si buscan a los lanzadores en Cooperstown con menos innings lanzados, encontrarán a tres de ellos:

1. Bruce Sutter: 1,042
2. Rollie Fingers: 1,701
3. Rich “El Ganso” Gossage: 1,809

El cuarto, Dennis Eckersley, fue un abridor bueno, pero no grandioso, que en el camino acumuló 2,500 innings iniciando juegos. Pero fue su trabajo como relevista lo que lo llevó a Cooperstown, a pesar de que tiró menos de 800 entradas como taponero.

Todo hace que uno se pregunte cómo grandes cerradores como Trevor Hoffman y Billy Wagner pueden armar un argumento viable para el Salón de la Fama.

Consideren a dos lanzadores en la boleta de este año.

Uno es Hoffman. Lanzó 1,089.1 capítulos en su carrera, dejando EFE+ de 141 y una proporción de 3.7 ponches por cada boleto. Encabezó su liga en salvados dos veces y terminó segundo en la votación del Cy Young un año.

El otro lanzador sumó 2,025.2 entradas -casi el doble de Hoffman- con 131 de EFE+ y una proporcicón de 3.5 ponches por boleto. Lideró su liga en efectividad tres veces, en juegos iniciados dos veces, en innings lanzados dos veces, tres en ponches, tres en EFE+, cuatro en WHIP y tres veces en menor cantidad de hits recibidos por cada nueve innings. Ganó dos veces el Cy Young. Y se retiró con casi el doble de victorias sobre un jugador reemplazo (WAR) que Hoffman.

Hoffman será electo este año, me parece.

El venezolano Johan Santana, el otro lanzador, probablemente salga de la boleta al no recibir el 5% necesario.

Díganme si para ustedes eso tiene sentido.

Por eso es que evaluar a los relevistas es tan difícil. Todo el mundo sabe que un cerrador es una pieza muy importante para un equipo ganador. Todo el mundo sabe que los managers y los relevistas los valoran muchísimo. Esta temporada muerta los Rockies acordaron pagarle US$17 millones al año a Wade Davis. Pero ninguno de estos súper cerradores de los que estamos hablando hoy – Hoffman y Wagner- llegó a lanzar 100 innings en una temporada. Ninguno tuvo un WAR (versión Fangraphs) mayor de 4.5.

Kevin Brown, David Cone, Dave Stieb y Rick Reuschel tuvieron cada uno siete temporadas con WAR de 4.5 o más, y ninguno de ellos pasó del primer año en la votación al Salón de la Fama.

Entonces, ¿cuáles son los argumentos a favor de los relevistas? Bueno, lo que se esgrime es que los relevistas son unos pitchers especiales y que el WAR no captura bien su valor. Sí, lanzan menos innings, pero casi todos son en situaciones críticas.

Es por eso que tanto Hoffman como Wagner están muy bien ubicados en la lista de todos los tiempos de una estadística llamada Win Probability Added (Probabilidad de Victoria Añadida, o WPA). Para explicarlo brevemente, el WPA añade o sustrae el aporte individual de un jugador a las probabilidades de que su equipo gane el juego. En otras palabras, si un cerrador sale de una situación de bases llenas sin outs en el noveno inning de un juego cerrado, aumentó mucho las probabilidades de ganar de su equipo, lo que aumentará su WPA. Y debido a que los equipos que llegan a los últimos episodios con la ventaja tienen probabilidades muy altas de ganar, los cerradores pierden un buen tajo de WPA si desperdician el salvado.

Para darles una idea de cuán importantes son esos innings de los cerradores, Hoffman sumó 34 victorias de acuerdo con WPA, 21ero de todos los tiempos. Está ubicado entre Nolan Ryan y Robin Roberts, que lanzaron miles de innings más. El WPA de Wagner es 29, que lo coloca en el sitio 34, por delante de miembros del Salón de la Fama como Steve Carlton.

Por cierto, yo considero que Hoffman y Wagner fueron muy parecidos, y que incluso Wagner fue más dominante. Tuvo 2.31 de efectividad, comparada con 2.87 de Hoffman. Hay muchas otras estadísticas en las que Wagner está mucho mejor ubicado que Hoffman, pero mi número favorito de Wagner es 0.998. Ese fue su WHIP de por vida. Es el mejor WHIP para cualquier lanzador desde la época de la bola muerta.

Pero Hoffman se ha convertido en el favorito de la BBWAA, particularmente debido a sus salvados. Hoffman es sólo uno de dos pitchers -el incomparable panameño Mariano Rivero es el otro- en salvar 600 juegos. Wagner salvó 422 duelos. Hoffman tuvo nueve temporadas con 40 o más. Wagner sólo lo hizo dos veces.

Pero incluso tomando en cuenta eso, sus carreras fueron muy similares. Ambos fueron siete veces al Juego de Estrellas. Ambos fueron excelentes cerradores desde mediaos de los 90 hasta el 2010. Finalizaron casi con el mismo valor. Es extraño que Hoffman probablemente vaya a ser electo al Salón de la Fama, quizás este año, mientras que Wagner apenas tenga el 10% de apoyo y esté perdiendo soporte. Pero hay mucha gente que les da un montón de valor a los salvados.

Mencioné más arriba que Rivera es incomparable. Pienso que es importante decirlo porque hay fanáticos de Hoffman que argumentan que fue el Mariano de la Liga Nacional. Cada año me escribe muchísima gente a decir que fue mejor que Mariano. Miren, yo valoro muchísimo lo hecho por Trevor Hoffman. No pude incluirlo este año porque no tenía más espacio en mi boleta, pero me alegraré mucho cuando sea electo.

Pero no es Mariano Rivera. Nadie lo es. Hay una razón para que el WAR de Rivera (56.6) sea más que el doble del de Hoffman. La efectividad de Rivera (2.21) y su histórica EFE+ (205, un récord), además de su WHIP de 1.000, se comparan mucho más con Wagner que con Hoffman.

La gran diferencia entre Rivera y el resto, incluyendo a Hoffman, es su dominio en postemporada. Mariano lanzó 141 innings en los playoffs, tuvo 0.70 de efectividad, salvó 42 juegos y tuvo un WHIP absurdo de 0.759. Ese tipo de dominio es único.

La experiencia de Hoffman en postemporada fue extremadamente limitada, y no le fue bien en la única Serie Mundial en la que lanzó.

Ahora bien, hay que preguntarse lo siguiente: ¿Es necesario que un relevista sea tan fantástico como Rivera para ser considerado un Salón de la Fama? La respuesta es no, claramente. Eso es bueno, porque de lo contrario no habría ni un cerrador en el Salón de la Fama… Hasta el año que viene.

Ozuna contento en San Luis

SAN LUIS — Para el jardinero dominicano Marcell Ozuna, el domingo fue un día de primeras impresiones. En su primera participación en el festival de los Cardenales, Ozuna pudo compartir con los fanáticos de San Luis. Por su parte, los aficionados fueron recibidos con la brillante sonrisa del guardabosque.

¿Qué concluyó Ozuna del evento?

“Le doy gracias a Dios por traerme aquí”, expresó Ozuna después de una sesión de autógrafos. “Para mí lo más importante es ser feliz, divertirme, disfrutar de los fanáticos y que ellos disfruten de mí. Eso me hace sentir bien”.

La reacción no fue diferente a la de hace un mes cuando Ozuna se enteró que fue adquirido por los Cardenales en un cambio con los Marlins por cinco jugadores. En aquel momento, también hubo tranquilidad.

“Lo primero que escuché fue que me enviarían a los Atléticos”, manifestó Ozuna. “Le pedí a Dios que me dejara donde estaba. Luego me enteré que me enviaron a los Cardenales y dije ‘muy bien, gracias'”

Machado se queda en Baltimore para este 2018

El antesalista Manny Machado y los Orioles de Baltimore han acordado un contrato de un año y US$16 millones para el 2018, una fuente le informó a Mark Feinsand de MLB.com.

Machado se perfila como uno de los agentes libres más cotizados después de la temporada del 2018.

El tercera base de 25 años de edad devengó US$11.5 millones en el 2017.

Machado ha sido convocado al Juego de Estrellas tres veces en sus seis temporadas como ligamayorista, en las que ha ganado dos Guantes de Oro. En el 2017, bateó .259 con 33 jonrones y 95 remolcadas por los Orioles.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

Nelson Cruz no se olvida de sus raices

LAS MATAS DE SANTA CRUZ, Montecristi.-El jugador Nelson Cruz, de los Marineros de Seattle, a nombre de su fundación Boomstick23, realizará hoy y mañana varias obras caritativas en su comunidad Las Matas de Santa Cruz, Montecristi, donde incluye la donación de un destacamento policial, entrega de medallas, placas y trofeos a los mejores estudiantes del liceo secundario Pedro Antonio Pimentel y un operativo médico.

En el primer picazo para la construcción del destacamento estará presente el director general de la Policía Nacional, Mayor General Ney Aldrin Bautista Almonte.

“Considero que es muy importante que nuestra comunidad tenga un destacamento en excelentes condiciones para que los policías puedan hacer un mejor trabajo”, resaltó Cruz.

Añadió que se siente muy alegre por hacer una tradición el reconocimiento a los mejores estudiantes de su comunidad como una forma de incentivarlos a cada vez ser mejores.

“Los pueblos avanzan cuando sus jóvenes enarbolan la bandera del saber con esfuerzo y disciplina”, dijo Cruz.

Cruz cerrará la jornada caritativa el sábado con un operativo médico, que incluye exámenes de la vista y medicina general.

fuente: eldia.com.do

 

Cómo luciera un equipo con los Agentes Libres

Los entrenamientos primaverales abrirán dentro de aproximadamente cuatro semanas, y sin embargo más de 120 agentes libres siguen sin firmar. Los 30 equipos de Grandes Ligas los sumarán a sus filas en algún momento. Pero, ¿qué pasaría si dichos jugadores se juntaran para armar una novena de expansión?

¿Sería un equipo competitivo? Vamos a darle un vistazo, formando el club exclusivamente con peloteros disponibles en la agencia libre.

NOTA: Está incluido Jay Bruce, quien tendría un acuerdo aún no confirmado para renovar con los Mets.

Lineup abridor C: Jonathan Lucroy 
Lucroy retrocedió ofensivamente en el 2017, aunque su OPS de .865 durante su pasantía de 46 juegos en Colorado hace pensar que el jugador de 31 años todavía tiene algo en el tanque. En un mercado no muy profundo para receptores, es lo mejor que hay.

1B: Eric Hosmer 
Ha sido convocado al Juego de Estrellas, tiene un anillo de Serie Mundial, cuatro Guantes de Oro y una fama de líder en el clubhouse.

2B: Neil Walker 
Walker ha sido un bateador por encima del promedio en su posición, pero perdió un promedio de 50 juegos en cada una de las últimas dos temporadas, lo que hace dudar de su durabilidad.

SS: Eduardo Núñez
El dominicano es la clase de jugador que les encanta a los equipos en estos días, alguien capaz de jugar en segunda, short, tercera e incluso en los jardines. Lo ubicamos en el campo corto porque es la posición que más ha jugado y es la mejor opción en el mercado.

3B: Mike Moustakas 
Moustakas, dos veces convocado al Juego de Estrellas, viene de dar 38 jonrones, pero se ha visto afectado por los rumores de cambio de otros antesalistas como Manny MachadoJosh Donaldson y Evan Longoria.

LF: Carlos González
Hablando de pactos por una temporada, a CarGo le convendría algo así para restablecer su fama como jugador productivo. Tuvo una terrible primera mitad en el 2017, pero en los últimos 62 juegos tuvo .921 de OPS.

CF: Lorenzo Cain 
Cain puso buenos números en su temporada de agente libre (.300/.363/.440), y aunque cumplirá 32 años en abril, es el mejor jardinero central disponible.

RF: Jay Bruce
Bruce atormenta a los derechos (.883 de OPS en 2017), y su producción contra zurdos (.718 de OPS) sigue siendo respetable. Además, ha sido uno de los bateadores de poder más consistentes durante la última década, promediando 28 jonrones con .790 de OPS por temporada desde que llegó a las Grandes Ligas en el 2008. Todo luce indicar que seguirá en los Mets con un contrato de tres años.

BD: J.D. Martínez
Martínez es técnicamente un jardinero derecho, pero lo estamos colocando como designado porque ahí es donde jugaría en Boston. Los Medias Rojas siguen siendo la opción más lógico para el cañonero de 30 años, quien dio 45 jonrones el año pasado.

Banca

1B: Logan Morrison
3B: Todd Frazier
Utility: Howie Kendrick
OF: Jon Jay
C: Alex Avila

Morrison, quien dio 38 jonrones en el 2017, aportaría poder desde la banca, al igual que Frazier, quien además es una tremenda pieza para el clubhouse. Kendrick puede jugar varias posiciones, mientras que Jay brinda una sólida defensa en los tres jardines. Ávila, por su parte, tiene buen bate y es un receptor defensivo por encima del promedio.

Rotación LD Yu Darvish 
Su mala actuación en la Serie Mundial podría asustar a potenciales compradores, pero no lo suficiente como para evitar que sea uno de los brazos más buscados en el mercado. Al menos cinco equipos están detrás de él y el derecho debe de conseguir el pacto más lucrativo entre los lanzadores.

LD Jake Arrieta 
Arrieta no estará muy por detrás de Darvish, pues tiene algunos pergaminos -como un Cy Young de la Liga Nacional y mucho éxito en postemporada- que el japonés no posee.

LD Lance Lynn 
Ha promediado 14 victorias y 3.39 de efectividad por año en sus cinco temporadas completas con los Cardenales. Muchos equipos han mostrado interés en Lynn, quien podría esperar a que firmen Arrieta y Darvish antes de tomar una decisión.

LD Alex Cobb 
Al igual que Lynn, Cobb está un escalón por detrás de Darvish y Arrieta, pero el derecho es una pieza atractiva para aquellos equipos que quieran mejorar su rotación sin tener que gastar más de US$100 millones. Cobb demostró estar sano tras someterse a una operación Tommy John en el 2015, lanzando 179.1 innings el año pasado con 3.66 de efectividad.

LD Jaime García
El mexicano sigue siendo una buena carta para la parte trasera de una rotación, alguien capaz de sumar innings y mantener a su equipo en juego. El pitcher de 31 años todavía es capaz de inducir rodados con regularidad.

Bullpen

Cerrador: Greg Holland
Preparador: Addison Reed
LZ Tony Watson
LD Matt Albers
LZ Brian Duensing
LZ Fernando Abad

Con Wade Davis en Colorado, Holland -ex cerrador de los Rockies- es el mejor taponero disponible en el mercado de agentes libres. Reed ha demostrado ser capaz de cerrar, y por eso es tan valioso para el séptimo y el octavo innings. Watson sería el especialista contra zurdos, mientras que Duensing y el dominicano Abad balancean el bullpen. Albers, quien tuvo 1.62 de efectividad con los Nacionales el año pasado, es otra pieza bien versátil.

En resumen

¿Cuánto terminaría constando un equipo así? Bueno, ahí es donde se complica el asunto. Tratar de armar un conjunto con puros agentes libres costaría cerca de US$300 millones para esta temporada. ¿Es realista pensar que algo así pase alguna vez? No, claro que no. Pero sin dudas, es divertido.

Martínez será número 1 en la temporada 2018

SAN LUIS — Renovar la rotación abridora no estaba entre las prioridades de los Cardenales para este invierno, pero de todas maneras el grupo lucirá bastante diferente en el 2018.

Ya no está ni Mike Leake ni Lance Lynn, dos abridores veteranos que se combinaron para hacer un tercio de las aperturas de San Luis en el 2017. En su lugar estará Miles Mikolas, quien vuelve a Grandes Ligas luego de lanzar en Japón durante tres años, y una de las estrellas jóvenes del club. Luke Weaver, quien brilló por los Cardenales en la recta final del 2017, es el favorito para el rol de quinto abridor.

Faltando seis semanas para que comiencen los entrenamientos, les damos un vistazo a los planes de los Cardenales para su rotación:

LA ROTACIÓN SI LA TEMPORADA COMENZARA HOY
Carlos Martínez, LD
Michael Wacha, LD
Adam Wainwright, LD
Miles Mikolas, LD
Luke Weaver, LD

FORTALEZA
Aunque Martínez no alcanzó el nivel que algunas personas le proyectaron en el 2017, al dominicano se le sigue considerado uno de los abridores élite de Grandes Ligas. Sus problemas defensivos lo perjudicaron el año pasado, al igual que sus dificultades en el primer inning. Pero si logra eliminar ambos problemas, Martínez–quien terminó en el segundo lugar de la Liga Nacional con 205 innings lanzados–podría dar el próximo paso hacia convertirse en un as formidable.

La profundidad también podría ser una ventaja para los Cardenales. Aunque Weaver tiene el carril de adentro, probablemente tenga competencia de otros abridores en ascenso. El dominicano Alex ReyesJack Flaherty y Dakota Hudson también podrían colarse en la rotación en algún momento de la temporada.

LAS INTERROGANTES
Hay varias, empezando con Wainwright. El derecho, quien en su apogeo llegó a ser uno de los mejores abridores de Grandes Ligas, se sometió a otro procedimiento durante el receso de temporada para “limpiarle” el codo derecho y viene de dos temporadas por debajo de su estándar. Su promedio de carreras limpias de 4.81 entre las últimas dos temporadas lo coloca en el 59no lugar entre los 61 abridores de Grandes Ligas que han tirado por lo menos 300 entradas en ese tramo.

También hay interrogantes sobre los innings. Lynn y Leake se combinaron para lanzar 37% de las entradas que trabajaron los abridores de San Luis en el 2017. Los Cardenales esperan que Mikolas tenga una transición fácil a Grandes Ligas y que ayude en ese sentido. También se le pedirá mucho a Weaver, quien ha hecho apenas 18 aperturas como ligamayorista.

LO QUE PODRÍA CAMBIAR
Aunque el presidente de operaciones de béisbol de San Luis, John Mozeliak, dijo hace poco que el equipo estaría a gusto comenzando la temporada con los abridores que tiene en sus filas ahora mismo, los Cardenales no han perdido de vista al mercado. Un informe reciente los vinculó al agente libre Jake Arrieta, con quien los Cachorros siguen tratando de renovar. La posibilidad de que Arrieta y otros agentes libres se vean obligados a mermar sus expectativas contractuales podría mantener el interés de los Cardenales.

Los entrenamientos primaverales también podrían cambiar el semblante de la rotación. Aunque el éxito de Weaver en el 2017 le da una ventaja, Flaherty podría representar una fuerte competencia si se luce en la pretemporada. Los Cardenales también tienen que decidir dónde encajará Reyes, quien se está rehabilitando de una cirugía Tommy John a la que se sometió en febrero del 2017. Ahora mismo, el club tiene previsto ponerlo a lanzar a principios de mayo desde el bullpen, pero las circunstancias podrían obligar un cambio de plan.