Listo el logo del Juego de Estrellas 2018

El logo oficial del Juego de Estrellas 2018 fue revelado el miércoles en el Nationals Park de Washington.

La rueda de prensa fue el inicio oficial de los preparativos para el Clásico de Media Temporada de la próxima temporada, que será 10 de julio del 2018.

El 89 Juego de Estrellas será el primero en la capital de los Estados Unidos desde 1969. En total, será la quinta ocasión en que Washington recibe el evento, pero la primera en el Nationals Park como los Nacionales como equipo anfitrión.

Iván Rodríguez ingresa a Cooperstown

Las banderas de Puerto Rico se vieron en el Clark Sports Center seis horas antes de que Iván Rodríguez se subiera al escenario el domingo.

Las banderas ondearon sin parar todo el día.

Camisas de Rodríguez como miembro de los Rangers, Marlins, Tigres, Nacionales y Yankees se vieron por todas partes y todos las vestían con orgullo. De hecho, hombres, mujeres y niños con uniformes de la selección de Puerto Rico no podían contener su alegría.

Rueda de prensa de I-Rod

El domingo fue el momento de los miembros del Salón de la Fama, que oficialmente le dio la bienvenida a Rodríguez al club más exclusivo en el béisbol. Rodríguez como sus compatriotas en el Salón de la Fama antes que él, Roberto Clemente, Roberto Alomar y Orlando Cepeda, no entró solo. Una isla también tomó su lugar: su amada Isla del Encanto.

El Día de Pudge en Coopertown también fue el Día de Puerto Rico en Cooperstown. El orgullo de Vega Baja nunca ha olvidado sus raíces. Le recordó a todos los que escuchaban su discurso que está consciente de donde viene y lo lejos que ha llegado.

“En mi hogar en Puerto Rico, no había un mejor momento que el día en que podíamos ver béisbol por televisión”, dijo Rodríguez. “Mi equipo favorito eran los Rojos de Cincinnati porque mi héroe jugaba con ellos. Mi héroe está aquí hoy, Johnny Bench”.

Pero Rodríguez habló sobre más que béisbol en su discurso. Dijo que sus padres son los verdaderos Salón de la Fama. Le dijo al mundo cómo lo guiaron y lo amaron para hacerlo la persona que es hoy. Le agradeció a su hermano Tito por ser su primer coach. Siempre ha hablado de su amor por Puerto Rico y compartió su pasión por la isla.

“Noté todas las banderas puertorriqueñas y ayer también las vi en el desfile”, manifestó el ex receptor. “Fue un gran momento, el poder ser el cuarto boricua en el Salón. Es una isla de tres millones de personas, eso demuestra lo bueno que somos y el respeto que le tienen a esta isla. Trabajamos fuerte en el béisbol. Si vas a Puerto Rico, en cada esquina puedes ver a los niños jugando pelota”.

El nuevo inmortal también habló sobre la primera vez que trabajó con otro Salón de la Fama.

“La primera vez que fui el receptor de Nolan Ryan en 1991, me senté en la sala de los coaches”, recordó Rodríguez. “Platicamos con el coach de pitcheo Tom House. Nos conocimos y yo no hablaba el idioma. Lo único que Nolan me dijo fue, ‘No tienes que hacer mucho muchacho. Sólo muéstrame los dedos y yo te tiro la bola'”.

El discurso de Rodríguez tuvo varios momentos graciosos. Compartió la historia de cuando se colgaba de un árbol porque se sentía muy corto y pensaba que el ejercicio le ayudaría con su estatura. Se paró al lado del podio y dijo que medía “un 5-9 bastante alto”.

Todos comenzaron a reírse. Pero cuando habló de su isla, fueron palabras del corazón.

“Veremos mucho más”, declaró Rodríguez. “En estos momentos hay superestrellas boricuas en las Grandes Ligas. Pienso que Edgar Martínez se está acercando y estará aquí un día. Carlos Beltrán, cuando se retire, sería otro. Como puertorriqueño fue algo especial ver todo este apoyo. Cuando vuelvo a Puerto Rico y recibo todo ese apoyo, me motiva para hacer todo esto que hago por la isla. Siempre haré todo lo posible”.

Beltré “Una Leyenda”

Adrián Beltré afianza su puesto entre las leyendas

Sus compañeros lo adoran. Los managers lo admiran. Y en cuanto al resto de nosotros, pues somos los afortunados que hemos tenido el honor de ver al dominicano Adrián Beltré jugar pelota los últimos 20 años.

Su imparable 3,000 es una oportunidad para celebrar todo lo que ha hecho en su carrera y tratar de entender por qué tanta gente le tiene tanto cariño.

Pero primero, algo de contexto.

Emperecemos con lo importante: Adrián Beltré va a entrar al Salón de la Fama. Sólo 16 antesalistas han tenido tal honor, y se espera que Chipper Jones sea el 17mo en el grupo del 2018.

Beltré mejoró un poco más su currículum la tarde del domingo al convertirse, con un doble por el jardín izquierdo ante el zurdo de los Orioles Wade Miley, en el 31er miembro del club de jugadores con 3,000 hits.

Es el cuarto defensor de la tercera base en llegar a 3,000 hits, uniéndose así a tres otros miembros de Cooperstown: Paul Molitor, George Brett y Wade Boggs. Su WAR de 92.4 es el 42do de todos los tiempos, de acuerdo con Baseball Reference, justo entre los inmortales Al Kaline (92.5) y Boggs (91.1). Sólo Mike Schmidt (106.5) y Eddie Matthews (96.4) tienen un mejor WAR que Beltré entre los jugadores de su posición.

Sí, ese es el tipo de compañía con la que anda Beltré. Pero los números son sólo eso, números. Para la gente que lo conoce bien, su carrera no puede definirse estrictamente con cifras. Ni tampoco por los cinco Guantes de Oro, los cuatro premios Bate de Plata, las cuatro convocatorias al Juego de Estrellas o las seis veces que ha terminado entre los 10 primeros al premio Jugador Más Valioso.

“Adrián es todo lo que te puedes imaginar que sea un líder”, dijo David Murphy, ex compañero de Adrián en los Rangers.

Murphy puede hacer una lista: como Adrián hacía sentir bienvenidos a los nuevos peloteros, lo generoso que era con su tiempo con los jugadores jóvenes.

Como ha jugado encuentros con tanto dolor que tenía problemas para subir y bajar las escaleras del dogout. Una vez, jugando para los Marineros, un trainer le dijo al manager que Beltré no podía jugar ese día.

“No hagas eso más nunca”, le dijo Beltré. “Yo sé si puedo jugar o no”.

La historia retrata a un pelotero que, al final del día, exige que lo principal sea enfocarse en ganar juegos de pelota y representar a la franquicia de la forma correcta.

Y después están los managers, que tienen a Beltré en una especie de pedestal.

“Adrián mantiene al clubhouse unido y se asegura de que el ambiente sea el adecuado”, dijo el piloto de los Rangers, Jeff Banister. “Es el ingrediente principal en eso. Es un increíble ser humano y a la vez uno de los mejores peloteros de todo el béisbol. El hombre tiene un humildad y un clase increíble”.

El ex piloto de los Rangers, Ron Washington, ahora un coach con los Bravos, dijo: “Todo lo que hace gira en torno a prepararse para ganar. Y también asegurarse de que los demás también estén preparados. Lo único que le importa es ganar”.

Beltré se encoge de hombros cuando se le pregunta por ese tipo de cosas. Él no decidió ser un líder. Él decidió, simplemente, jugar de cierta forma. Eso es lo que él hace.

En tercera base, hace ver rutinarias las jugadas extraordinarias y como mundanas las de rutina.

“Es el mejor que he visto en mi vida”, dijo Washington. “Todo lo hace con las manos. Esas son el tipo de cosas que no le quieres enseñar a otros jugadores. Pero él lo hace con precisión, sabe lo que está haciendo. Es un pelotero poco ortodoxo con unas tremendas manos. Unas manos grandiosas, realmente”.

¿Liderazgo? Washington recuerda una vez cuando cierto pelotero hizo una jugada con flojera.

“Empecé a caminar para hablar con él y ya Beltré estaba ahí. Ese es Adrián. Yo nunca he visto a alguien más comprometido con su equipo y sus compañeros”.

Washington dice que sólo puede comparar a Beltré con alguien en términos de liderazgo: el miembro del Salón de la Fama Kirby Puckett.

“No es algo que uno hace conscientemente”, dijo Beltré. “Uno ha jugado por un buen tiempo y quieres asegurarte que tu equipo esté haciendo las cosas de la forma correcta. Uno quiere que sus compañeros hagan lo que se necesita para estar preparados para el juego”.

“En este equipo nos llevamos bien y nos aseguramos que todo el mundo siga las reglas y esté listo para jugar. Nos aseguramos que todo el mundo tenga claro que la meta principal aquí es ganar la Serie Mundial, no sólo venir a jugar un juego”.

“Yo he conseguido un par de cosas. He ganado buen dinero. Disfruto este juego. Pero quiero ganar un campeonato. Eso es lo que me motiva todos los días, ganar la Serie Mundial”.

Beltré firmó con los Rangers antes de la temporada 2011 después que el veterano cazatalentos Don Welke, que ahora trabaja para los Padres, convenció al entonces presidente del equipo, Nolan Ryan, al gerente general Jon Daniels y Washington de ir a Las Vegas a hablar con Beltré.

“Yo sabía que iban a quedar encantados”, dijo Welke. “Es una de esas personas especiales y cuando pasas un poco de tiempo él lo entiendes”.

Beltré ayudó a transformar a los Rangers. En sus primeras seis temporadas, fueron a los playoffs seis veces.

Beltré creció en República Dominicana, un país donde se respira béisbol. Sólo dos dominicanos -Juan Marichal y Pedro Martínez- están en el Salón de la Fama.

Beltré dijo que poder unírseles haría aún más especial llegar a Cooperstown, pero aclaró que todavía falta mucho para ese momento.

“Vladimir Guerrero probablemente va a entrar el próximo año”, dijo Beltré. “David Ortiz entrará pronto. Hay muchos peloteros que son ídolos en mi país”.

“Yo creo que poder ser uno de ellos, alguien que los haga sentir orgullosos con lo que he hecho en mi carrera, sería algo especial. Se siente bien que le gente me respete por todo lo que he hecho en este deporte”

Novato de los Dodgers los lleva a su octava victoria seguida

LOS ÁNGELES — Un doble de dos carreras de Kyle Farmer en el 11mo, en su primer turno al bate en las mayores, dio a los Dodgers de Los Ángeles su octava victoria seguida, un triunfo 3-2 el domingo sobre los Gigantes de San Francisco.

Puig's game-tying single in 9th

Corey Seager sumó un doble por la línea del jardín derecho con un out, en su tercer hit del juego, mientras que Justin Turner recibió boleto intencional. Entonces, Farmer bateó de línea un lanzamiento de 3-2 de Luis Suárez (0-1) por la línea del jardín derecho, impulsando a los dos corredores en la 31ra victoria de remontada de los Dodgers.

Joe Panik había puesto a los Gigantes 2-1 arriba en la parte alta del inning con un sencillo por el centro del jardín en el que anotó Kelby Tomlinson desde tercera.

Los Dodgers ganaron su 39no juego en 45 y completaron su 14ta barrida esta temporada. Los Ángeles logró cinco doble plays, la cifra más alta de la temporada, y mejoró a 26-3 en casa desde el 7 de junio.

El dominicano Pedro Báez (3-1) firmó los dos últimos outs en la parte alta del 11mo.

Por los Gigantes, el venezolano Gorkys Hernández de 4-1. El dominicano Miguel Gómez de 1-0.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Enrique Hernández de 3-1. Los cubanos Yasiel Puig de 5-2 con una impulsada; Yasmany Grandal de 1-0.

Severino más afianzado

NUEVA YORK – A estas alturas del año pasado, Luis Severino acababa de reintegrarse al equipo grande de los Yankees tras una estancia en Triple-A, a donde pronto volvería, y fungía como relevista luego de un pésimo comienzo como abridor. Pero en cuestión de meses, el dominicano ha dado un giro de 180 grados y hasta ha demostrado dotes de as.

Severino, de 23 años de edad, puso a soñar a los Bombarderos en el 2015, su primera temporada en Grandes Ligas, en la que registró récord de 5-3 con efectividad de 2.89 en 11 aperturas. Pero en el 2016, tuvo marca de 0-8 en sus primeras nueve salidas, por lo que pasó tiempo puliéndose en ligas menores y fue asignado al bullpen.

El cambio le asentó a Severino — tuvo promedio de carreras limpias de 0.39 en 23.1 entradas como relevista por Nueva York — pero el derecho siempre dejo en claro que prefería ser abridor. Los Yankees le dieron la oportunidad de volver a la rotación esta temporada y, hasta el momento, el quisqueyano los ha hecho quedar bien. Severino, quien fue convocado a su primer Juego de Estrellas este año, lleva foja de 7-4 con promedio de carreras limpias de 3.03 en 20 aperturas por la novena del Bronx en el 2017. En tres salidas en la segunda mitad, ha registrado foja de 2-0 con efectividad de 0.43.

“Yo sentía que yo podía ser abridor y gracias a Dios eso es lo que estoy encontrando ahora”, dijo Severino, quien no ha permitido carrera limpia alguna en sus últimos 18 innings de labor.

El manager de los Yankees, Joe Girardi, considera que la experiencia en el bullpen ayudó a Severino en cuanto al comando se refiere.

“Ha descubierto que tiene que localizar su recta abajo en la zona al igual que arriba, que tiene que ser más consistente con su slider y que debe tener un mejor cambio”, dijo el capataz al respecto. “Y ha logrado esas tres cosas. Es por eso que puede enfrentarse a un lineup tres veces y mantener su material en la cuarta ocasión”.

Severino también ha llamado la atención últimamente por su velocidad. El 20 de julio, el quisqueyano tiró una recta de 101.2 millas por hora, el pitcheo más veloz que ha efectuado un pitcher abridor este año. El derecho atribuye ese aumento en su velocidad al trabajo que hizo durante el receso de temporada.

“Trabajé mucho en lo físico, en los hombros, mucha pierna”, dijo Severino. “Pienso que eso ha sido la diferencia”.

La actuación de Severino ha ayudado a los Yankees a llegar al sábado como punteros del Este de la Liga Americana, con ventaja de medido juego. Incluso se ha comentado que el oriundo de Hato Mayor podría ser considerado el as de Nueva York ahora mismo. Pero el serpentinero no cree ser digno de esa distinción a estas alturas de su carrera.

“Sería un orgullo, pero como he dicho, hay muchos pitchers aquí y tengo que llegar al nivel de ellos para ser un abridor como CC Sabathia [por ejemplo], que tiene muchísimos años en Grandes Ligas y [ha lanzado] mil y pico de innings”, expresó Severino. “Masahiro Tanaka tuvo un año excelente el año pasado. Son muchas cosas que influyen. Pienso que me falta más para llegar a ese nivel”.

Beltré llega a los 3,000 inatrapables

El dominicano Adrián Beltré conecta su hit número 3,000 en las Mayores en el día del Padre Dominicano.

3️⃣0️⃣0️⃣0️⃣ #Beltre3k

Una publicación compartida de MLB ⚾ (@mlb) el

Dominicano Rafael Devers debuta hoy

Los Medias Rojas de Boston han tenido dificultades para encontrar la producción necesaria en la tercera base durante la temporada de béisbol de 2017, pero pronto tendrán una nueva cara en la esquina caliente.

Por segunda temporada consecutiva, los Medias Rojas subieron a un prospecto estelar en medio de la batalla por alcanzar la postemporada.

Al igual que Andrew Benintendi el año pasado, el dominicano Rafael Devers fue ascendido oficialmente por Boston ayer para unirse al equipo para la serie ante los Marineros. Utilizará el número 11.

Devers, de 20 años, es el prospecto número 12 de todo el béisbol de acuerdo con MLBPipeline.com.

El manager de los Medias Rojas, John Farrell, dijo que Devers abrirá su primer juego en la antesala hoy por la noche ante el venezolano Félix Hernández.

En un principio, Devers, bateador zurdo, jugará mayormente ante abridores derechos, mientras que Deven Marrero lo hará ante los zurdos.

Devers, quien es considerado un fenómeno, se fue de 4-3 el domingo con Pawtucket y bateó .400/.447/.600 en sus nueve juegos en Triple-A.

Venía de lograr .300 con .575 de slugging en sus primeros 77 encuentros con Doble-A Portland esta temporada. El prospecto sumó 20 jonrones y 60 empujadas en 322 turnos este año en las menores.

Dominicano Magneuris Sierra es subido por los Cardenales

Los Cardenales de San Luis mandaron al guardabosques Stephen Piscotty a la lista de lesionados de 10 días debido a una lesión en la ingle derecha.

Los Cardenales informaron la decisión antes del inicio del partido del sábado contra los Piratas de Pittsburgh.

La novena de San Luis tuvo que llamar al guardabosques dominicano Magneuris Sierra de la Double-A Springfield.

Piscotty, de 26 años de edad, estaba bateando para promedio de .236 con seis jonrones en lo que va de la temporada.

Bartolo Colón comienza a ponderar el retiro del béisbol

Bartolo Colón está considerando el retiro y su desempeño en su próxima salida ante los Dodgers de Los Ángeles podría ser un factor determinante al tomar una decisión.

El veterano abridor dominicano reveló a ESPN Digital que aunque se sentía muy agradecido de la nueva oportunidad que le están ofreciendo los Mellizos de Minnesota de ser parte de su rotación, los pobres resultados que está teniendo este año lo están haciendo pensar en retirarse.

Lo único que mantiene a Colón en una lomita de Grandes Ligas es una promesa que le hizo a su madre, la señora Adriana Morales Cruz, quien falleció en agosto de 2014 cuando el lanzador estaba en el primero de sus tres años en la rotación de los Mets de Nueva York.

“Ahora mismo el único trabajo que uno tiene es éste, la pelota, y siempre me ha gustado seguir jugando porque le prometí a mi vieja antes de irse que quería jugar hasta los 45 años”, dijo Colón a ESPN Digital tras su salida del martes, donde permitió cuatro carreras en cuatro entradas en la derrota 6-3 ante los Yankees de Nueva York. “Pero vamos a ver porque cuando vienes a ver no le voy a cumplir”.

El derecho de 44 años destacó que intentar alcanzar la marca de 243 victorias del Salón de la Fama Juan Marichal no será un factor determinante en su decisión, la cual estará basada por completo en los resultados. Colón ha sumado 235 victorias en sus dos décadas en Grandes Ligas.

“He tenido esos pensamientos (de retirarme). Los he tenido y vamos a ver”, admitió Colón. “Me está yendo este año malísimo y te llegan muchas cosas a la mente, que es mejor guindar el guante, como dice uno, pero vamos a ver la próxima salida”.

Gary Sánchez da de comer mangú en Manhattan

El poder del receptor dominicano de los Yankees, Gary Sánchez, se esconde detrás de una expresión tranquila, detrás del bate que descansa en el hombro derecho antes de un lanzamiento, detrás de la careta azul, cuando se agacha detrás del plato y cuando su brazo derecho descansa en la rodilla. Sólo en aquel último instante antes del tiro o cuando el corredor comienza a acelerar en las almohadillas es que demuestra dicho trueno.

Luego todo es evidente: el quisqueyano tiene un poder innato en su bate y su brazo que lo hace un cátcher con dos de las herramientas más devastadoras en las Grandes Ligas.

Statcast™ puede medir aquel poder de doble filo. Sánchez le pega y tira la bola con una de las mayores potencias para un receptor. Desde que ascendió a las Mayores en agosto del año pasado, el 47% de los pitcheos los ha bateado con fuerza – por encima del promedio de Statcast™ de 95 millas por hora – cifra que lo coloca entre los mejores 10 de 307 bateadores con al menos 250 bolas bateadas desde el 2016 y la mayor cantidad para su posición. Cuando los corredores intentan robarse una base, la velocidad promedio de los tiros de Sánchez hacia la segunda base es de 85.9 millas por hora, la mayor velocidad en la Gran Carpa. Es una combinación que marca la diferencia y que pocos receptores podrían igualar.

Sánchez no ha defraudado. Mientras su corpulento compañero en los Bombarderos, Aaron Judge, ha llamado la atención con una primera mitad digna del premio al Jugador Más Valioso, Sánchez siguió su campaña de novato con 20 jonrones en el 2016 con su primera convocatoria al Juego de Estrellas este año.

“Es impresionante. Cuando observas a Aaron Judge junto a los demás, todos lucen pequeños. Pero Gary también es un muchacho acuerpado”, señaló el capataz de Nueva York, Joe Girardi. “Es muy fuerte, tiene gran velocidad en su swing y una capacidad de ajustarse a los lanzamientos. No nos podemos olvidar de lo que ha hecho”.

Sánchez llegó a la acción del miércoles con 14 jonrones, segundo entre los receptores de Grandes Ligas pese a pasar tiempo en la lista de incapacitados. Todos sus bambinazos han sido descomunales — con el último pasando por encima del Monstruo Verde del Fenway Park el viernes pasado. Entre los 145 toleteros con al menos 10 vuelacercas, Sánchez es primero en distancia promedio: 426 pies. También es segundo en velocidad de salida: 109.8 millas por hora, por debajo de las 110.9 millas por hora de Judge.

“No me había enterado de aquellas estadísticas”, declaró Sánchez. “Pero lo que te puedo decir es que no son de mucha importancia, porque lo único en que piensas es en dar un buen swing”.

Apenas un jonrón de Sánchez caminó menos de 400 pies — un cañonazo hacia la banda contraria en el Yankee Stadium con el punto más alto alcanzando los 52 pies. La mayoría de los bateadores no tiene lo suficiente fuerza para volarse la cerca con aquella clase de swing; la mayoría no conecta batazos de 111.9 millas por hora hacia la banda contraria.

Ese swing impulsó a Sánchez en la primera ronda del Festival de Jonrones, para sorprender a todos y eliminar a Giancarlo Stanton. Sánchez sacudió 10 bambinazos de más de 450 pies y aunque se cansó en la segunda ronda, pegó el más largo a 485 pies, según Statcast™.

Los jonrones de Sánchez están cobrando más distancia que antes. En su marcha histórica como novato, promedió 407 pies de distancia — casi 20 menos que en el 2017 — y el más largo fue de 437, distancia que ya ha superado cuatro veces, fijando una marca personal de 450 pies. Su contacto también ha sido más fuerte: Sánchez ocupa el quinto lugar con un contacto promedio de al menos 110 millas por hora (12.6%) y es uno de seis jugadores con múltiples batazos de al menos 115 millas por hora, acompañando a Judge, Stanton, Joey GalloMark Trumbo y Manny Machado.

Todo esto ha sido mientras que Sánchez ha retirado a los corredores como pocos pueden. Gracias a su potente brazo, en intentos de robo de la segunda base, Sánchez ha promediado 1.91 segundos en su brinco — el tiempo en que el cátcher atrapa la bola y el infielder recibe el tiro — uno de los tres mejores en las Grandes Ligas. Sánchez sorprendió a Trevor Plouffe en 1.82 segundos, que fue el segundo más rápido después de los 1.81 del venezolano Salvador Pérez.

“Siempre me enfoco en ejecutar todo de la misma manera”, explicó Sánchez. “Cada vez que tiro a la segunda, quiero hacer un buen tiro y trato de que llegue lo más pronto posible”.

La diferencia entre Sánchez y los demás receptores es enorme. Este año, en la Gran Carpa el promedio de brinco en intentos de robo de la segunda base es de 2.00 segundos. Los lanzamientos promedian 79.4 millas por hora, muy por debajo de las 85.2 millas por hora de Sánchez. Los únicos receptores con tiros más fuertes que la máxima velocidad de Sánchez de 86.1 millas por hora para sorprender a los corredores en intento de robo son del puertorriqueño Martín Maldonado y del venezolano Willson Contreras.

Al preguntársele a Jorge Posada en el Día de las Leyendas en el Yankee Stadium qué le impresionaba más de esta nueva generación en la receptoría de los Yankees, el boricua dijo lo siguiente: “Su brazo. Y obviamente lo fuerte que es”.

Los tiros y los hits surgen del mismo lugar. El hecho de que Sánchez pueda producir ambos es lo que lo hace una gran amenaza, la combinación de un receptor élite.

“La clase de números que ha conseguido demuestra que tiene la capacidad de entrar en aquel grupo”, agregó Posada.