Girardi orgulloso de su equipo

HOUSTON – Al fin y al cabo, el fuerte de los Yankees en estos playoffs-el buen béisbol que jugaron en casa-fue su talón de Aquiles en lo inverso, ya que el equipo de Nueva York perdió cada uno de los cuatro partidos de la Serie de Campeonato de la Liga Americana fuera del Bronx, cayendo por 4-0 en el Juego 7 en Houston para ser eliminado y ver esfumarse su sueño de alcanzar la Serie Mundial por primera vez desde el 2009.

En total, los Yankees tuvieron marca de 1-5 en la ruta en estos playoffs.

“Hubo algunas derrotas difíciles”, dijo el manager de Nueva York, Joe Girardi. “Sé que la gente va a decir que no ganamos muchos juegos en la ruta. Pero hubo otros conjuntos que tampoco ganaron mucho fuera de casa. Resulta que chocamos con un equipo bien bueno que nos venció”.

La realidad es que los Yankees, con la camada de jóvenes que incluye a Aaron Judge, el dominicano Gary Sánchez, Greg Bird y el quisqueyano Luis Severino, llegó más lejos de lo que la mayoría esperaba para el 2017. Tras una victoria en el Juego del Comodín sobre los Mellizos, los Yankees sorprendieron a todos al ganarle a Cleveland en la ronda divisional después de perder los primeros dos choques de la serie.

Y contra los Astros, los Bombarderos del Bronx estuvieron a ley de una victoria para alcanzar la 41ra Serie Mundial de la ilustre historia de la franquicia. Pero Nueva York fue blanqueado en los últimos dos encuentros en Houston. En cuatro partidos de la serie en el Minute Maid Park, los Yankees anotaron apenas dos carreras.

“Pudimos ganar el (decisivo) Juego 5 (en Cleveland) y me sentía bien con nuestras posibilidades de ganar un partido aquí, pero no pudimos hacerlo”, expresó Girardi, cuyos pupilos cayeron víctimas de Dallas KeuchelJustin VerlanderCharlie Morton y Lance McCullers Jr. en los choques en Houston. “Hay que darles crédito. Lanzaron muy bien y lo primordial es que nos ganaron”.

Al arrancar esta temporada, los Yankees habían disputado un solo partido de playoffs desde el 2012, que fue justamente una derrota ante los Astros en el Juego del Comodín hace dos años. Pero en el 2017, los Baby Bombers lograron un progreso impresionante, ganando 91 encuentros en la campaña regular, eliminando a los Indios en la Serie Divisional y dándoles un enorme susto a los Astros en la Serie de Campeonato.

“Es bastante especial lo rápido que vino esto”, dijo Girardi. “Creo que hay más y más talento (en liga menor) que va a continuar retando a (los jugadores del equipo grande).

“Fue bien divertido manejar este grupo. Estoy tan orgulloso de este grupo como de cualquiera que he dirigido”.

Nicaragua Inaugura estadio de béisbol

MANAGUA — Más de 15.000 personas ocupaban el viernes las butacas del nuevo estadio de béisbol de Managua cuando la pantalla electrónica mostró al jardinero central de los Expos de Montreal, Marquis Grissom, atrapando el out 27 aquel 28 de julio de 1991. Acto seguido se escuchó “Juego perfecto” y los presentes estallaron en júbilo.

Desde la tribuna principal, viendo ese instante, Dennis Martínez tenía los ojos llorosos. El expitcher de Grandes Ligas recordaba uno de los momentos más grandes de su vida junto al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, mientras inauguraban el nuevo Estadio Nacional de Béisbol de Nicaragua, que lleva su nombre.

El nuevo recinto abrió sus puertas 69 años después que el dictador Anastasio Somoza García cortara la cinta del primer y único gran coloso que había tenido éste país centroamericano.

“Nunca pensé que esto (el estadio) podría hacerse realidad, me siento que estoy volando”, dijo Martínez.

Martínez es conocido como “El Presidente” en las Grandes Ligas y lanzó el juego perfecto frente a los Dodgers de Los Ángeles cuando era uno de los estelares en los Expos de Montreal. Además es, hasta ahora, el lanzador latinoamericano con más victorias en las Ligas Mayores con 245.

“Gracias por apoyar al deporte al ciento por ciento”, dijo el deportista al presidente Ortega mientras recibía la ovación del público. Alrededor de ambos se ubicaban las selecciones de béisbol de Taiwán y Nicaragua, que desde este viernes y hasta el domingo realizarán una serie de tres juegos.

Por su parte, el mandatario ofreció un discurso inaugural en un acto transmitido por la televisión oficial. Durante el acto se excluyó de la cobertura a los medios locales independientes y a la prensa extranjera.

El nuevo estadio contrasta con otras edificaciones de Managua, capital donde las calles se inundan fácilmente debido a su desfasado sistema de drenaje pluvial. Nicaragua es el segundo país más pobre de América Latina.

El gobierno de Taiwán fue el que impulsó la construcción del coloso al donar 30 millones de dólares a finales de 2015 para su construcción. Sin embargo, ésta se retrasó debido a una emergencia provocada por inundaciones derivadas de las lluvias; el dinero fue utilizado para erigir casas de damnificados con el visto bueno de Taipéi.

A su vez, el gobierno de Ortega se comprometió a conseguir fondos para el estadio y lo hizo con la banca privada, que desembolsó unos 36 millones de dólares, lo que generó cuestionamientos entre algunos nicaragüenses.

“Para nadie es un secreto que en un país como el nuestro hay muchas otras necesidades que un estadio, pero tampoco nadie puede negar que es un edificio que era necesario para el deporte rey en Nicaragua, que es el béisbol”, dijo a The Associated Press el analista político Cairo Amador.

Por su parte, Jaime Wu, embajador de Taiwán en Managua, aseguró a la prensa local que para su país ver concluido el estadio “es también un motivo de regocijo que fortalece los lazos de amistad entre ambas naciones”.

El nuevo coloso se sitúa en el centro de Managua y su construcción fue supervisada por la Major League Baseball (MLB). Su estructura, elegancia y lujos desentonan con las necesidades de los nicaragüenses que, según el último sondeo de la local firma encuestadora M&R, en más de 75 %, se declaran con problemas económicos, pobreza y desempleo.

Las opiniones generales sobre el estadio son contrastantes.

“Los nicaragüenses merecíamos tener éste logro”, afirmó Ángela Rodríguez, trabajadora del área de comunicación de una empresa constructora capitalina cuando salía regocijada de las instalaciones del nuevo estadio.

Sin embargo, el veterinario Róger Bravo piensa distinto: como miles de habitantes de Managua, se quedó esperando a que un autobús del transporte colectivo lo llevara del trabajo a su casa debido a que el gobierno ocupó un buen porcentaje de la flota para trasladar a sus simpatizantes al estadio.

“Aquí hay otros problemas más importantes que resolver, como la carestía de la vida, generar más empleos y la pobreza, además de combatir la corrupción enfocarnos”, indicó para luego tomar un taxi que no estaba en su presupuesto.

El nuevo estadio será la sede principal de los XI Juegos Centroamericanos a celebrarse en Managua del 2 al 17 de diciembre próximo.

“Qué importa lo viejo que uno sea, lo emocional nunca caduca”, escribió emocionado en su columna de El Nuevo Diario, Edgard Tijerino, el cronista deportivo más conocido de Nicaragua, quien dice que jamás pensó ver a sus 74 años otro parque de pelota distinto al que construyó el padre de la dinastía somocista.

Sabathia listo para darlo todo

HOUSTON — CC Sabathia está acostumbrado a lanzar en partidos decisivos de postemporada.

El 11 de octubre de este mismo año, el zurdo veterano puso el tono en el montículo con 4.1 buenas entradas de dos carreras para ayudar a los Yankees a ganar el Juego 5 de la Serie Divisional sobre los Indios en Cleveland. En el 2012, tiró un juego completo de una sola anotación para llevar a Nueva York al triunfo en el Juego 5 de la ronda divisional contra los Orioles.

El sábado, a sus 37 años, Sabathia tratará de volver a dar la cara por los Yankees en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el Minute Maid Park contra los Astros de Houston.

El ganador del partido disputará la Serie Mundial 2017 desde el martes en Los Angeles, contra los Dodgers.

“Va a ser emocionante tener la oportunidad de ir a la Serie Mundial…un solo partido”, expresó Sabathia. “Estoy emocionado. Nunca dejas de valorar estas oportunidades. Por eso es especial lanzar y jugar en octubre”.

El lunes en el Juego 3 de esta serie, con los Yankees abajo dos victorias por cero, Sabathia emocionó al público del Bronx al tirar 6.0 entradas en blanco para derrotar a los Astros y darle nueva vida a Nueva York, que ganaría los siguientes dos encuentros para colocarse a un triunfo del Clásico de Otoño.

Ahora, en un partido de “todo o nada”, Sabathia volverá a cargar con una responsabilidad titánica.

“Lo hemos visto muchas veces”, dijo el manager de los Yankees, Joe Girardi, acerca de la confianza en Sabathia en partidos de magnitud. “Vamos a necesitar que dé la cara (el sábado)”.

Sabathia, con promedio de carreras limpias de 2.30 en tres salidas de esta postemporada, se ha visto de lo más cómodo en esta clase de juegos.

“Lo ha hecho par de veces en estos playoffs y en el transcurso de la temporada”, dijo Girardi. “Creo que le encanta lanzar en este tipo de situaciones. Necesitaremos que lo haga bien”.

Despierta el criollo y guía a Yankees a su tercera victoria

HOUSTON — El martes por la tarde en el Yankee Stadium, Gary Sánchez rompió una cadena de 18 turnos seguidos sin conectar de hit, dando un doble productor de dos carreras que al final fue la diferencia en una victoria de los Yankees sobre los Astros en el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

El miércoles en el Juego 5, el dominicano siguió con el buen impulso al batear de 4-2 con un jonrón y dos empujadas para ayudar a Nueva York a tomar una ventaja de 3-2 en la serie al mejor de cinco, con el sexto choque programado para el viernes en Houston.

En total, Sánchez ha impulsado cinco vueltas en los últimos dos partidos, saliendo en grande del bajón que lo tenía limitado desde la última parte de la primera ronda de estos playoffs.

“La clave ha sido no hacerle swing a pitcheos malos, buscar pitcheos altos en la zona y hacer buen contacto”, dijo Sánchez acerca del giro que ha dado con el madero. “Sólo trato de ir al terreno a ganar, no importa lo que yo haga. Si ganamos el juego, me siento bien”.

Sánchez, autor de 33 cuadrangulares y 90 empujadas en 122 partidos de la campaña regular, ha sido, junto a Aaron Judge y otros nombres conocidos de los Yankees, parte de la bujía que ha impulsado a los neoyorquinos a borrar una desventaja de 0-2 en las hostilidades con los Astros.

De hecho, Sánchez, Judge y Greg Bird-todos de 25 años o menos–han dado tres bambinazos cada uno en esta postemporada, igualando la cantidad de toleteros de esa juventud que habían logrado tal hazaña en toda la ilustre historia de los Yankees: Lou Gehrig (cuatro en 1928), Charlie Keller (tres en 1939) y Mickey Mantle (tres en 1956).

“Es algo grande para nosotros”, dijo Judge acerca de lo hecho por Sánchez. “Gary fue nuestro hombre principal cuando subió el año pasado y produjo bien, y ha producido todo el año como uno de los principales bateadores en nuestro lineup. Está en medio del orden y cuando están produciendo los muchachos en el medio del orden, los demás se inspiran con eso.

“El buen bateo es contagioso. Cuando Gary sale a hacer lo suyo, el resultado es más producción de los demás. Ha sido crucial contar con lo que ha hecho Gary en el último par de días”.

En total, Sánchez-pese a una línea ofensiva de .200/.213/.444 en la postemporada-ha disparado tres vuelacercas y ha remolcado ocho vueltas en la causa de los Bombarderos del Bronx, que se encuentran a una victoria de alcanzar su primera Serie Mundial desde el 2009.

“Después de que firmé con los Yankees, una de las metas era que quería jugar en Grandes Ligas y en una situación como ésta”, expesó Sánchez. “Estamos trabajando duro para ganar los juegos.

“Nosotros nunca bajamos la cabeza. Cuando perdemos, perdemos un solo juego. Nos mantenemos positivos y ahora tenemos que enfocarnos en la serie en Houston, a ver si ganamos uno”.

Cachorros tienen la esperanza en Quintana

CHICAGO — Los Cachorros evitaron una barrida en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional el miércoles con un triunfo por 3-2 sobre los Dodgers en el Juego 4. Ahora los pupilos de Joe Maddon buscan otro triunfo para obligar que la serie se defina en Los Ángeles. El señalado para la misión es el colombiano José Quintana.

El zurdo hará la apertura más importante de su carrera el jueves, jornada en la que se medirá al as de Los Ángeles, Clayton Kershaw, en el Juego 5. Los Dodgers tienen ventaja de 3-1 en la serie al mejor de siete juegos.

Quintana, de 28 años de edad, ha hecho dos aperturas y una presentación como relevista en esta postemporada, en la que lleva efectividad de 1.59 en 11.1 innings de labor. En ese tramo ha otorgado cuatro boletos y no ha permitido cuadrangular alguno.

“Quintana es simplemente bueno. Su material viene mejorando, su velocidad ha subido, su curva se ha visto mejor”, señaló Maddon. “Lo que sé con certeza es que estará listo para lanzar [el jueves por la noche]”.

En el Juego 1 de la SCLN en el Dodger Stadium, Quintana salió sin decisión al permitir dos carreras en 5.0 episodios, en las que efectuó 89 lanzamientos. El oriundo de Arjona espera ser más eficiente esta vez.

“Hay que atacar la zona de strikes”, dijo Quintana acerca de su estrategia. “Tienen una alineación muy buena y ven muchos pitcheos….quiero tratar de llegar más lejos esta vez, pero mi enfoque no cambiará”.

Quintana, quien pasó de los Medias Blancas a los Cachorros en un canje en julio, está disfrutando de su primera postemporada. Y en sus manos está prolongarla.

“Tengo otra oportunidad [el jueves] de seguir haciendo mi trabajo y continuar esta increíble experiencia”, dijo.

Cubs se rehúsan a morir

CHICAGO — Javier Báez conectó dos jonrones para cortar una racha de 0 hits en 20 turnos, Wade Davis logró un rescate con seis outs y los Cachorros de Chicago evitaron una barrida al imponerse 3-2 el miércoles a los Dodgers de Los Ángeles en el cuarto juego de su serie por el campeonato de la Liga Nacional.

Sendo bambinazo de Contreras

Jake Arrieta lanzó pelota de tres hits hasta el séptimo inning para ayudar a los defensores del título de la Serie Mundial a reducir a 3-1 su déficit en la serie. El mánager Joe Maddon fue expulsado por segunda ocasión en la serie en el octavo, y un abarrotado Wrigley Field vio cómo Davis retiraba a Cody Bellinger en una doble matanza que puso fin al juego.

Maddon fue muy criticado por no haber utilizado a Davis en el segundo juego, que Chicago perdió 4-1. En esta ocasión, el cerrador de los Cachorros lanzó 48 veces para completar el trabajo.

Willson Contreras también jonroneó para los Cachorros. Bellinger y Justin Turnerconectaron para los Dodgers, que habían ganado seis juegos seguidos de postemporada, un récord para el equipo.

El quinto juego se disputa el jueves, cuando José Quintana abrirá para Chicago en un duelo con el as de los Dodgers Clayton Kershaw.

Turner guía a Dodgers a segunda victoria consecutiva

LOS ANGELES — Justin Turner disfrutó de cada una de sus zancadas, al seguir el célebre recorrido por Kirk Gibson en el Dodger Stadium hace casi tres décadas.

Nacido en el sur de California, Turner se sabe de memoria la historia.

En el 29no aniversario del mítico cuadrangular de Gibson como emergente y que estremeció a Oakland en el primer juego de la Serie Mundial de 1988, Turner añadió otro batazo emblemático en los anales de postemporada de los Dodgers de Los Ángeles.

Con dos outs en la parte baja de la novena entrada, el toletero pelirrojo disparó un jonrón de tres carreras y los Dodgers vencieron el domingo 4-1 a los Cachorros de Chicago para ponerse en ventaja de 2-0 en la serie por el campeonato de la Liga Nacional.

“Uno de mis primeros recuerdos beisboleros fue que estaba en la casa de mi abuela mirando ese juego en el ’88 y ver a ‘Gibby’ conectar ese jonrón”, quien entonces estaba por cumplir los cuatro años de edad. “Así que se siente espectacular. Me dieron ganas de agitar el puño por las bases, pero vamos a esperar hasta que llegamos a la Serie Mundial, ojalá”.

Los Dodgers están a dos victorias de ello, luego que Turner remolcara todas las cuatro carreras en el segundo partido, manteniendo a Los Ángeles invicto en esta postemporada.

La primera impulsada de Turner fue con un sencillo por banda contraria que sirvió para empatar el partido, y después con el cuadrangular que salió despedido por todo el centro ante el lanzador John Lackey en el último capítulo.

Para coronar lo poético del momento, un aficionado que llevaba puesta una camisa azul de los Dodgers logró atrapar con maestría la pelota cerca de una barandilla.

“Fue un momento muy especial y lo estaba comentando con JT (las iniciales de Turner) tras el juego”, señaló el manager de los Dodgers Dave Roberts. “Justo en el día que se cumplen 29 años”.

Otra generación de fanáticos de los Dodgers ya pueden atesorar su propio jonrón trascendental, y estos Dodgers empiezan a palpitar de que finalmente podrán disputar su primera Serie Mundial desde 1988.

Turner fue recibido en el plato por otro pelotón de extasiados compañeros, como le ocurrió a Gibson.

Pero a diferencia de Gibson, Turner se sacó el casco al pasar por tercera, mostrando su cabellera rojiza.

¿Qué es lo que no se debe disfrutar?”, se preguntó Turner. “Tenemos una oportunidad de darle un campeonato a Los Ángeles. Ha pasado muchísimo tiempo”.

El tercer partido se disputará el martes en la noche en el Wrigley Field en Chicago. El equipo que gane cuatro de siete encuentros se alzará con el triunfo.

Yu Darvish, adquirido por los Dodgers a media temporada, será el abridor contra Kyle Hendricks.

Yasiel Puig recibió su tercer boleto del juego al abrir el noveno, y Charlie Culberson dio un toque de sacrificio para que el cubano avanzara a la intermedia. Luego que el pitcher derrotado Brian Duensing ponchó al emergente Kyle Farmer, el manager de Chicago Joe Maddon decidió traer a Lackey, el derecho de 38 años que lanzó en días seguidos por primera vez en su carrera de 15 temporadas.

Tras recibir el llamado en lugar del estelar cerrador Wade Davis, Lackey expidió un boleto a Chris Taylor.

Maddon explicó que prefirió reservar a Davis para un posible salvado fuera de casa, y que Lackey también hubiera lanzando en el décimo si los Cachorros no se iban al frente.

“No tenemos a nadie con amplio dominio contra Turner, así que fue algo que no funcionó”, dijo Maddon.

Addison Russell jonroneó en el quinto por los Cachorros, abajo en esta reedición de la serie de campeonato del año pasado. Chicago la ganó en seis juegos tras una repartición de victorias en los primeros dos.

El cerrador de los Dodgers Kenley Jansen se llevó la victoria con un noveno innings sin permitir hits. Pero le propinó un pelotazo a Anthony Rizzo con out, lo que puso fin a una impresionante racha del bullpen de Los Ángeles al retirar a 22 bateadores seguidos de los Dodgers en el comienzo de la serie.

Jon Lester toleró tres hits y cinco boletos, sin poder lanzar más allá del quinto inning. Fue la salida más corta del zurdo en una larga trayectoria en la postemporada.

Rich Hill recetó ocho ponches en cinco excelentes innings por los Dodgers, pero el abridor zurdo fue sacado para que Curtis Granderson bateara como emergente en el quinto.

Por los Cachorros, el venezolano Willson Contreras de 4-0.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Enrique Hernández de 1-0.

Dos ex Yankees listos para recibirlos en Houston

HOUSTON — Carlos Beltrán y Brian McCann pasaron la mayor parte de las anteriores tres temporadas como compañeros con los Yankees de Nueva York y en ese tiempo pudieron ser testigos del surgimiento de los denominados “Baby Bombers” que ahora enfrentarán en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

“Es medio loco”, dijo McCann, el receptor de 33 años que fue canjeado por los Yankees a Houston el pasado invierno. “Estando tras bambalinas, pude ver jugar a esos chicos, lo que rendían y lo que hizo (Aaron) Judge este año, pues no es ninguna sorpresa que estén en esta posición”.

Beltrán y McCann son ahora los más longevos en otro equipo repleto de talento joven — los Astros. Ambos veteranos confían tener una nueva oportunidad para conseguir su primer anillo de campeones de la Serie Mundial.

El primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana se escenifica el viernes por la noche en Houston.

Nueva York decidió desprenderse de McCann con la aparición de Gary Sánchez. El receptor dominicano, de 24 años, sacudió 33 jonrones esta temporada y lleva 53 en 177 juegos. Judge, el jardinero derecho, lideró la liga con 52 cuadrangular esta campaña.

Beltrán, el bateador designado que con 40 años de edad cumple su 20ma temporada en las Mayores, admite que le sorprendió un poco lo rápido que los nuevos Yankees han progresado.

“Da gusto verlos jugar, es refrescante”, dijo Beltrán, transferido de Nueva York a Texas en la fecha límite de canjes el año pasado y que luego firmó con Houston como agente libre.

Muchos le dan crédito al puertorriqueño por la progresión de Didi Gregorius, el campocorto que reemplazó al legendario Derek Jeter y que disparó dos jonrones en el duelo decisivo de la Serie Divisional, la victoria 5-2 de los Yankees el miércoles, luego de perder los primeros dos juegos ante Cleveland.

“Me alegro por él, y también me alegro por Judge y Gary Sánchez y todos los demás jóvenes peloteros que tienen. Han podido afianzarse”, dijo Beltrán. “Yo le impartí algo de enseñanza (a Gregorius en cuanto a ajustes). No asumo el crédito por ello. Él fue quien se encargó de hacerlo”.

Beltrán acumula una experiencia de 58 partidos de postemporada con cinco equipos distintos. Acudió a una Serie Mundial, en 2013, cuando sus Cardenales de San Luis perdieron ante los Medias Rojas de Boston en seis juegos. También fue integrante del equipo de Houston, entonces en la Liga Nacional, que en 2004 perdió una Serie de Campeonato en siete partidos, luego de llegar en un canje con Kansas City esa campaña.

El único juego de postemporada que Beltrán y McCann disputaron con los Yankees fue una derrota ante los Astros en el juego de wilcards de la Liga Americana en 2015.

Esta es la sexta vez que McCann llega a los playoffs, y la primera en una Serie de Campeonato. El cátcher pasó sus primeras nueve temporadas de Grandes Ligas con los Bravos antes de firmar como agente libre con Nueva York tras la campaña de 2013.

McCann dijo que enfrentar a los Yankees en su primera Serie de Campeonato de liga no hace más especial la oportunidad.

“Ambos equipos están cargados de talento joven, así que será una serie bien emocionante”, indicó McCann. “Dos equipos jóvenes que están jugando al tope”.

Y con un par de veteranos que también se han sumado a la diversión.

Juego de vida o muerte en la Capital

Los Nacionales de Washington reciben en casa a los reinantes campeones de las Grandes Ligas, los Cachorros de Chicago, para disputar un duelo de vida o muerte en la Serie Divisional de la Liga Nacional.

El partido tomará lugar en el Nationals Park de la capital estadounidense y contará con el zurdo Gio González en la lomita por los locales, mientras que Kyle Hendricks abrirá por los visitantes.

La novena de Chicago espera que Hendricks tenga una presentación similar a la del Juego 1 de esta serie, en la que permitió apenas dos imparables y otorgó tres boletos en siete entradas en blanco para guiar a los Cachorros a la victoria.
Además, el abridor colombiano José Quintana estará disponible desde el bullpen.

Esta Serie Divisional ha sido protagonizada más que todo por el dominio que han tenido los serpentineros, pues el grupo monticular de los capitalinos lleva efectividad de 1.64 y los Cachorros llevan promedio de carreras limpias de 2.57.

DETALLES DEL ENCUENTRO:
• Los Nacionales han sido eliminados en la primera ronda de la postemporada en tres ocasiones en los últimos cinco años.

• Los Cachorros llegan con la confianza de ganar juegos cruciales como visitantes. El mejor ejemplo fue lo que demostraron en los Juegos 6 y 7 de la Serie Mundial del año pasado en la que salieron victoriosos.

• El inicialista Anthony Rizzo bateó de 3-0 en el Juego 4 en el Wrigley Field, terminando en nueve su racha de juegos consecutivos con al menos un imparable en la postemporada.

• Los Nacionales han anotado 12 carreras en esta serie frente a los Cachorros y nueve de dichas vueltas han sido en el octavo episodio y la misma cantidad ha sido por la vía del jonrón.

Pedro el “Grande” Martínez siempre brilló en el bailongo de Octubre

¿Abridor o relevista? Bueno, la historia dice que un lanzador dominicano con un cabello al estilo Sergio Vargas, llamado Pedro Martínez, era efectivo en cualquier rol. Así lo certificó al son de rectas y lanzamientos rompientes el 11 de octubre de 1999, cuando ‘El Grande’ salió a relevar en el Juego 5 de la Serie Divisional de dicho año con los Medias Rojas de Boston ante los Indios de Cleveland.

El resultado fue uno sin precedente al lanzar seis entradas sin hits ni carreras. ‘Pedrito’ regaló tres bases por bolas y recetó ocho ponches a unos Indios que estaban repletos de estrellas como Omar Vizquel, Jim Thome, Manny Ramírez y su actual compañero en el Salón de la Fama en Cooperstown, Roberto Alomar. Acto seguido, Martínez se adjudicó la victoria y los Medias Rojas pasaron a la Serie de Campeonato ante 45,114 fanáticos que se dieron cita en el Jacobs Field (actual Progressive Field) y fueron testigos de la historia que escribía Pedro Martínez.

Por esta y muchas razones más, Pedro Jaime es un orgullo para todos los latinos.