Juego de vida o muerte en la Capital

Los Nacionales de Washington reciben en casa a los reinantes campeones de las Grandes Ligas, los Cachorros de Chicago, para disputar un duelo de vida o muerte en la Serie Divisional de la Liga Nacional.

El partido tomará lugar en el Nationals Park de la capital estadounidense y contará con el zurdo Gio González en la lomita por los locales, mientras que Kyle Hendricks abrirá por los visitantes.

La novena de Chicago espera que Hendricks tenga una presentación similar a la del Juego 1 de esta serie, en la que permitió apenas dos imparables y otorgó tres boletos en siete entradas en blanco para guiar a los Cachorros a la victoria.
Además, el abridor colombiano José Quintana estará disponible desde el bullpen.

Esta Serie Divisional ha sido protagonizada más que todo por el dominio que han tenido los serpentineros, pues el grupo monticular de los capitalinos lleva efectividad de 1.64 y los Cachorros llevan promedio de carreras limpias de 2.57.

DETALLES DEL ENCUENTRO:
• Los Nacionales han sido eliminados en la primera ronda de la postemporada en tres ocasiones en los últimos cinco años.

• Los Cachorros llegan con la confianza de ganar juegos cruciales como visitantes. El mejor ejemplo fue lo que demostraron en los Juegos 6 y 7 de la Serie Mundial del año pasado en la que salieron victoriosos.

• El inicialista Anthony Rizzo bateó de 3-0 en el Juego 4 en el Wrigley Field, terminando en nueve su racha de juegos consecutivos con al menos un imparable en la postemporada.

• Los Nacionales han anotado 12 carreras en esta serie frente a los Cachorros y nueve de dichas vueltas han sido en el octavo episodio y la misma cantidad ha sido por la vía del jonrón.

Pedro el “Grande” Martínez siempre brilló en el bailongo de Octubre

¿Abridor o relevista? Bueno, la historia dice que un lanzador dominicano con un cabello al estilo Sergio Vargas, llamado Pedro Martínez, era efectivo en cualquier rol. Así lo certificó al son de rectas y lanzamientos rompientes el 11 de octubre de 1999, cuando ‘El Grande’ salió a relevar en el Juego 5 de la Serie Divisional de dicho año con los Medias Rojas de Boston ante los Indios de Cleveland.

El resultado fue uno sin precedente al lanzar seis entradas sin hits ni carreras. ‘Pedrito’ regaló tres bases por bolas y recetó ocho ponches a unos Indios que estaban repletos de estrellas como Omar Vizquel, Jim Thome, Manny Ramírez y su actual compañero en el Salón de la Fama en Cooperstown, Roberto Alomar. Acto seguido, Martínez se adjudicó la victoria y los Medias Rojas pasaron a la Serie de Campeonato ante 45,114 fanáticos que se dieron cita en el Jacobs Field (actual Progressive Field) y fueron testigos de la historia que escribía Pedro Martínez.

Por esta y muchas razones más, Pedro Jaime es un orgullo para todos los latinos.

Hoy se define ¿Indios o Yankees ?

CLEVELAND — No se percibió nada de pánico o presión. Este no es el momento para delatar una debilidad.

Con los Indios de Cleveland preparándose para su partido más importante de la campaña, un quinto juego de vida o muerte ante los Yankees de Nueva York, todo parecía normal.

Antes de responder preguntas en una rueda de prensa, el manager de los Indios Terry Francona expresó curiosidad sobre la nueva alineación de los Cavaliers de Cleveland, el equipo de la NBA. También se colgó el collar de diamantes del estelar torpedero Francisco Lindor, uno con valor de 30.000 dólares.

La atención se enfocó en el toletero Edwin Encarnación, quien podría reaparecer el miércoles tras el esguince en el tobillo que sufrió el viernes.

Lo que está en juego es la temporada y los Indios, que no han perdido tres en fila desde el 1 de agosto lo saben. “El que pierda se va a casa”, sintetizó el as Corey Kluber.

Incapaces de liquidar a los Yankees en el Bronx, los Indios, que buscan conquistar su primer título de la Serie Mundial desde 1948, tendrán otra oportunidad de avanzar el miércoles — y una cita con Houston en la serie de campeonato de la Liga Americana — contra un entonado equipo de Nueva York tras sus dos victorias.

Respaldados por una afición que hizo estremecer el Yankee Stadium en cada pitcheo, los ganadores del wildcard doblegaron a los Indios por 1-0 en el tercer juego y luego aprovecharon cuatro errores de uno de los mejores equipos defensivos de las mayores para imponerse por 7-4 en el cuarto duelo el lunes. Luego que los Yankees dilapidaron una ventaja de cinco carreras al perder el segundo partido en 13 innings el viernes, todo indicaba que tenían los días contados.

Pero reaccionaron. CC Sabathia sabía que lo harían.

“Este es un equipo del equipo que en todo momento en la temporada, en momentos difíciles o contra la pared, hemos respondido bastante bien”, dijo Sabathia, quien enfrentará a Kluber en el quinto partido. “Por eso sabía que podíamos ir a casa, jugar bien y regresar acá”.

Y aquí están, estos Yankees que han esquivado la eliminación tres veces en la última semana, y con la posibilidad de destronar a los vigentes campeones de la liga.

Para el manager de los Yankees Joe Girardi, es la oportunidad de redimirse.

Su decisión de no perder una repetición en el segundo juego provocó que los aficionados de Nueva York abuchearon con todo a su manager, y a duras penas contuvo el llanto tras la victoria el lunes.

Kluber, también, busca redimirse. El derecho apenas lanzó no pasó del tercer inning en el segundo juego, algo inesperado para el candidato al Cy Young.

¿Qué necesita hacer mejor en el quinto juego? “Todo”, respondió a la pregunta.

Aunque han perdieron cinco partidos consecutivos para sentenciar una serie, remontándose el Clásico de Otoño del año pasado, los Indios se entusiasman con Kluber en la lomita. Tiene marca de 15-2 con 1.62 de efectividad desde el 1 de junio, y no ha tenido salidas malas consecutivas en todo el año. Francona fue criticado por no poner a Kluber en el primer juego, pero tuvo sus motivos.

“Tratamos de prepararnos para cada circunstancia posible y creo que nos sentimos muy cómodos sobre cómo todo ha salido y queríamos contar con Kluber si llegábamos a este partido”, dijo Francona.

Los Indios podrían recuperar al dominicano Encarnación. El cuarto bate de Cleveland ha evolucionado bien al tratamiento y puso a prueba a su tobillo trotando en los jardines.

La presencia de Encarnación transforma a los Indios.

“Sabemos cuán peligroso es”, dijo Girardi. “Es uno de los mejores productores de carreras en nuestra liga de los últimos tres o cuatro años. Es alguien que revoluciona su alineación”.

Chapman esta listo para todo

NUEVA YORK – Minutos después de conseguir un salvamento de cinco outs y 34 lanzamientos para preservar el primer triunfo de los Yankees de Nueva York en las Series Divisionales, el taponero cubano Aroldis Chapman se declaró elegible para lanzar en el juego 4, el lunes, en Yankee Stadium.

“Estoy listo para lanzar. No hay más nada, aquí hay que ganar”, dijo Chapman a ESPN Digital, luego de ponchar cuatro bateadores y permitir dos his contra los Indios de Cleveland para atrapar el quinto salvamento de postemporada de su carrera.

Chapman, quien firmó un contrato por cinco años y $86 millones de dólares para regresar a los Yankees (que lo cambiaron a los Cachorros de Chicago, eventuales campeones de Grandes Ligas, el año pasado) empató su salvamento más trabajado del año. El 18 de agosto, contra los Mellizos de Minnesota, también laboró una entrada y dos tercios.

Solamente en un juego, el 7 de mayo contra los Cachorros, tuvo más lanzamientos, 36, en una aparición anterior. En el quinto encuentro de la Serie Mundial del año pasado, Chapman logró el rescate sacando ocho outs.

“Este era un juego de vida o muerte, el más importante, todo o nada. Me dieron la oportunidad de salir y traté de hacer el trabajo, mantener la ventaja mínima”, dijo Chapman, quien no ha permitido carreras y tiene seis ponches en 3.2 entradas en dos apariciones en la postemporada.

El lanzallamas llegó a perder su puesto como cerrador de los Yankees durante la temporada, debido a su pobre desempeño.En el 2017 tuvo su menor cantidad de salvamentos (22) y la segunda peor efectividad (3.22) desde que llegó a las ligas mayores.

El manager de los Yankees, Joe Girardi, quien ha criticado en más de una ocasión lo que él considera fue un mal uso de Chapman por parte de los Cachorros durante los playoffs del año pasado, dijo que espera que “El Misil Cubano” pueda estar disponible para el lunes. “Eso espero. Veremos”, dijo Girardi. “Obviamente, él es muy fuerte y veremos lo que tiene”, agregó.

Es el momento para brillar de Rick Porcello

BOSTON — La buena noticia para los Medias Rojas a la hora de enviar a Rick Porcello al montículo para el Juego 4 de la Serie Divisional de la Liga Americana, a realizarse el lunes en el Fenway Park, es que el derecho lanzó por lo menos 6.0 entradas en 26 de sus 33 aperturas durante la campaña regular del 2017.

La mala noticia es que Porcello, quien ganó el Premio Cy Young de la Liga Americana en el 2016, cayó a récord de 11-17 con efectividad de 4.65 este año, encabezando su liga en hits permitidos (256) y jonrones concedidos (38) en un total de 203.1 innings lanzados.

Con los Medias Rojas aún al borde de la eliminación, abajo 1-2 en la serie, Porcello tratará de reivindicarse el lunes.

“Definitivamente, quiero esta oportunidad de darnos la opción de disputar un (decisivo) Juego 5 en Houston (que sería el miércoles)”, dijo Porcello. “No podría pedir una mejor oportunidad y saldré a hacer lo mío”.

En su única apertura de la temporada regular frente a Houston este año, Porcello permitió 10 hits (incluyendo dos cuadrangulares) y siete carreras en 6.0 episodios el 17 de junio en el Minute Maid Park, cargando con la derrota. El jueves pasado, lanzó 1.0 capítulo en blanco durante la derrota de Boston frente a Houston en el Juego 1 de esta serie.

“Fue bueno exponerme al ambiente de playoffs y al menos tirar algo”, dijo Porcello sobre su intervención en el primer choque de la serie en Houston. “Siempre es diferente en la postemporada, así que fue bueno tener un inning de trabajo”.

De por vida en postemporada, Porcello lleva promedio de carreras limpias de 5.43 en 10 juegos (tres aperturas) con los Tigres y los Medias Rojas.

El lunes, Porcello se estará midiendo a un equipo de Houston que ha anotado 19 carreras en los primeros tres partidos de esta serie, con promedio colectivo de .343 y seis jonrones. Dichos números incluyen lo hecho por el venezolano José Altuve, quien lleva de 11-8 (.727) con porcentaje de embasarse de .786 y tres jonrones.

“Hemos visto lo potentes y agresivos que pueden ser”, dijo Porcello acerca del ataque ofensivo de los Astros. “Dan buenos swings desde el primer pitcheo de un turno hasta el último.

“No hay forma de seguir sólo con rectas o sólo con lanzamientos rompientes, porque ellos saben hacer mucho daño con eso. Estamos conscientes de lo que son capaces, lo hemos visto y tenemos que contrarrestarlo haciendo buenos pitcheos”.

Yankees se niegan a morir

Yankees se llevan duelo de pitcheo para seguir con vida en la SDLA contra Indios

NUEVA YORK — Sin amilanarse tras una debacle en Cleveland, los Yankees de Nueva York siguen con vida en los playoffs y también le dieron respiro a su asediado manager.

Un descomunal jonrón de Greg Bird, la suerte de contar un gigante en los jardines comoAaron Judge para robarle un cuadrangular a Francisco Lindor y una magistral apertura deMasahiro Tanaka llevaron el domingo a Nueva York a una victoria por 1-0 que impidió a los Indios consumar una barrida en la serie divisional de la Liga Americana.

En unos playoffs marcados por atroces actuaciones de los pitchers abridores, algo gratificante se produjo en una noche calurosa de otoño en el Bronx: un verdadero duelo monticular. Los protagonistas fueron el japonés Tanaka y el venezolano Carlos Carrasco.

“Tal vez la victoria más grande que he conseguido desde que estoy aquí”, dijo Tanaka, fichado antes de la temporada de 2014 por los Yankees con contrato de 155 millones de dólares por siete años, más un desembolso de 20 millones a su club en Japón. “Yo vine para lanzar esta clase de juegos y ayudar a que el gane esta clase de juegos”.

De rendimiento irregular durante la campaña, Tanaka maniató a Cleveland con su variado repertorio de rectas cortadas, sliders, splitters y sinkers. El derecho cubrió siete innings, lanzando pelota de tres hits, con siete ponches.

Chapman sella la victoria

Y sobrevivió a un susto en el sexto, cuando el puertorriqueño Lindor fue a batear con un corredor en circulación y pegó una línea hacia al jardín derecho. Judge, el gigante de 2,04 metros (6 pies y 7 pulgadas), apeló a toda su estatura para engarzar la pelota sobre el muro, incluso junto a un fanático que estiró su guante.

“En un principio no pensaba que se iba”, dijo Lindor. “Pero empezó a tomar vuelo y ahí me puse a pedir que fuera. Bien por Judge, la midió bien. Hizo una gran atrapada”.

Carrasco, por su parte, brilló en sus cinco innings y dos tercios de trabajo en blanco, permitiendo tres hits con tres boletos.

El derecho venezolano dejó las bases llenas en el sexto, pero el relevista zurdo Andrew Miller sofocó la amenaza al retirar a Starlin Castro con un elevado al bosque central.

Judge le roba un vuelacercas a Lindor

De vuelta para el séptimo, Miller sirvió una recta de 95 mph que Bird, un toletero zurdo, depositó en el segundo nivel de las tribunas del bosque derecho. Bird fue el primera base que se perdió 2016 por una lesión en el hombro y luego buena parte de 2017 por una dolencia que originalmente se diagnosticó en el tobillo derecho y que al final requirió una operación en el pie. No fue hasta el 26 de agosto que pudo reaparecer.

“Creí en mí mismo”, dijo Bird. “Sabía que iba a volver y ser parte de esto. Somos un gran grupo”.

Jonrones de bateadores zurdos contra Miller es algo que ocurre con poca frecuencia. Solo cuatro lo han hecho desde 2015 y solo uno lo había conseguido en esta campaña. Ese fue Cody Bellinger, el novato de los Dodgers.

“Es algo que yo siempre he dicho sobre Greg Bird: creo que nadió para batear en este parque”, dijo el manager de los Yankees Joe Girardi.

El 1-0 fue el margen suficiente para Nueva York, defendido por su cerrador Aroldis Chapman con un relevo de cinco outs que no estuvo exento de apuros.

Chapman permitió que dos rivales se embasaran, pero retiró al dominicano Carlos Santanamediante un elevado al jardinero central Aaron Hicks, para el out 27.

La serie proseguirá este lunes en el Yankee Stadium. Luis Severino, el as Yanqui que fue apaleado en su salida durante el juego de comodines, lanzará por Nueva York. Cleveland tendrá Trevor Bauer, quien ganó el primer juego y lanzará con sólo tres días de descanso.

La victoria debe aplacar algo el aluvión de críticas sobre el piloto Joe Girardi, muy cuestionado por un par de decisiones que le pasaron factura en el segundo partido. Los Yankees se dejaron remontar una ventaja 8-3 en ese duelo y acabaron perdieron 9-8 en 13 innings.

Girardi recibió un abucheo estruendoso del público en el Yankee Stadium durante la presentación de jugadores y coaches previo al tercer juego.

Al día siguiente, Girardi reconoció que cometió un error al no pedir la repetición de video para revisar un pelotazo que precedió al grand slam de Lindor en el sexto inning y que redujo la diferencia a 8-7.

El cubano Chapman se disculpó el sábado con Girardi, tras dar “me gusta” en Instagram a la publicación de un usuario que había tachado de “imbécil” a Girardi. Durante el juego del domingo, Chapman hizo algo más por reparar la relación con su piloto, al cumplir una labor en la que realizó 34 lanzamientos y repartió cuatro ponches. Veinte y ocho de sus 34 pitcheos alcanzaron las 100 mph o más, incluyendo uno tope de 104 mph que José Ramírez bateó de foul.

En momentos en que los Yankees trataban de evitar la barrida en casa, Girardi debió responder a preguntas sobre si actuación en el segundo juego podría costarle el empleo. Girardi cumple su décima campaña al mando de los Yankees, pero su contrato expira al final de la temporada.

“No todo te saldrá perfecto”, señaló Girardi. “Siempre intento hacer lo mejor posible. Es lo que procuro hacer. Pero no siempre será perfecto”.

Por los Indios, los puertorriqueños Lindor de 4-0, Roberto Pérez de 2-1. Los dominicanos José Ramírez de 4-1, Santana de 3-1. El colombiano Giovanny Urshela de 3-0.

Por los Yankees, los dominicanos Gary Sánchez de 4-1, Castro de 4-0.

Gurriel se adaptó más rápido de lo que esperabamos

BOSTON — En los últimos dos años, quien era conocido como Yulieski Gourriel ha eliminado la “o” en su apellido y ha acortado su primer nombre, para convertirse en “Yuli Gurriel”.

Pero ésos son los menores cambios que ha hecho Gurriel en ese lapso, ya que en los últimos 20 meses la vida del pelotero cubano ha dado un giro de 180 grados.

Hace dos años, Gurriel pertenecía a Industriales en la Serie Nacional Cubana, como parte de una gloriosa carrera en el béisbol de su país y la mayor figura de su selección nacional.

Ahora, el oriundo de Sanctí Spíritus es el primera base titular de los Astros de Houston, jugando en la postemporada con un equipo que aventaja a los Medias Rojas 2-0 en la ronda divisional y que aspira a ganar la Serie Mundial.

“Es diferente”, dijo Gurriel sobre su vida ahora. “No pensaba estar (aquí) dos años atrás. Ni me imaginaba estar en Grandes Ligas, ni mucho menos en playoffs. Pero gracias a Dios, ha sido una gran temporada y ahora a disfrutar de los playoffs”.

Cuando Gurriel desertó junto a su hermano menor Lourdes hijo (firmado posteriormente por los Azulejos) tras la Serie del Caribe del 2016 en Santo Domingo a los 31 años de edad, nadie sabía cómo rendiría en el béisbol de los Estados Unidos. Pero después de firmar un contrato de cinco años y US$47.5 millones con los Astros en julio del 2016, el infielder fue subido al equipo grande de Houston al mes siguiente.

Hasta ahora, los resultados han sido justo lo que esperaban los Astros. Gurriel terminó la temporada regular del 2017 con línea ofensiva de .299/..332/.486 (OPS de .817), 43 dobles, 18 jonrones y 75 empujadas en 139 partidos.

En la Serie Divisional de los Astros contra los Medias Rojas, ha bateado de 8-2 con una base por bolas y un ponche.

“Creo que le convino mucho hacer su debut el año pasado”, dijo el manager de los Astros, A.J. Hinch. “Estaba agotado al final de la temporada, con el número de partidos que tuvo que jugar, la práctica y las tantas horas que pasamos en el estadio”.

Efectivamente, uno de los temas a seguir con Gurriel ha sido un posible desgaste físico, y hasta mental, con el maratónico año de Grandes Ligas que empieza con los entrenamientos en febrero, un mes de pretemporada y una campaña regular de 162 juegos. Ni hablar ahora de los playoffs, que podrían extenderse hasta el mes de noviembre si los Astros logran pasar a la Serie Mundial.

“Es bien difícil”, dijo Gurriel, cuya temporada normal en Cuba era de poco menos de 90 partidos. “Hay que hacer muchos ajustes y es una de las cosas que más me han chocado, tener una temporada tan larga y no estaba adaptado a eso. Pero creo que la preparación fue buena y creo que eso es lo más me ha ayudado.

“Ahora hay que tener un poco más de energía en playoffs, porque es la parte más importante del campeonato”.

Los números de Gurriel indican que el cubano no ha aflojado en el transcurso del año. El ahora inicialista bateó .333/.378/.547 en septiembre/octubre, luego de registrar .323/.368/.485 en agosto y .304/.333/.565 en julio.

Para Hinch, al igual que el propio Gurriel, la clave ha sido lo hecho durante el invierno.

“Se pasó toda la temporada muerta en el sur de la Florida y llegó a conocer a mucha gente en nuestros programas de acondicionamiento”, dijo Hinch. “Llegó a los entrenamientos con un mayor conocimiento de lo que le íbamos a pedir”.

Lo que le ha pedido Hinch es jugar a diario, por la producción ofensiva que Gurriel ha brindado.

“He tenido mucha conciencia a la hora de darle días libres, pero es difícil porque él es tan bueno en la ofensiva”, comentó el dirigente. “No hay enfrentamiento (con el lanzador contrario) que sea malo para él. Y creo que él se está monitoreando muy bien, a la vez que ha aprendido una nueva posición.

“Este nivel no lo asustó”.

Encarnación quiere volver a participar del bailongo de Octubre

Edwin Encarnación espera volver a jugar este octubre pese a torcedura

NUEVA YORK — El toletero Edwin Encarnación espera volver a jugar con los Indios en esta postemporada, a pesar de lastimarse los ligamentos del tobillo derecho en el segundo partido de la serie divisional contra los Yanquis de Nueva York.

El manager de Cleveland, Terry Francona, dijo que el bateador designado dominicano probablemente no sea titular el domingo en el tercer encuentro en el Yankee Stadium, aunque podría jugar.

Encarnación tenía puesta una bota protectora y caminaba con muletas el sábado en el día libre de la serie, programada al mejor de cinco. Los Indios tienen ventaja de 2-0.

El dominicano señaló que no sufrió fractura del tobillo, y agregó que su situación será evaluada a diario.

La lesión ocurrió el viernes por la noche en el primer inning del partido, que Cleveland finalmente ganó por 9-8 en 13 episodios. Encarnación intentaba regresar a segunda base después de un batazo, y se torció el tobillo con la almohadilla.

Encarnación bateó 38 jonrones y remolcó 107 carreras en su primera campaña con los Indios.

Cleveland domina a los Yankees

CLEVELAND, Ohio — Trevor Bauer silenció a Aaron Judge y al resto de la ofensiva de Nueva York, y Jay Bruce produjo tres carreras para que los Indios de Cleveland inicien la búsqueda de su primer título de Serie Mundial en 69 años con un triunfo el jueves 4-0 sobre los Yankees al iniciar su Serie Divisional de la Liga Americana.

Bauer ponchó tres veces a Judge, dos de ellas sin hacer swing. Permitió apenas dos imparables en seis innings y dos tercios, antes de que el manager Terry Francona hiciera uso del mejor bullpen de Grandes Ligas, valiéndose de Andrew Miller y el cerrador Cody Allen para finalizar la blanqueada de tres hits.

Allen ingresó con dos hombres en base y dos outs en el octavo inning para enfrentar a Judge, quien se ponchó por cuarta ocasión y no ocultó su frustración al arrojar el bate. Allen trabajó el noveno capítulo para agenciarse el salvamento.

Bruce disparó jonrón de dos carreras en el cuarto episodio contra Sonny Gray y añadió un elevado de sacrificio en la quinta entrada, mientras los Indios inician su camino por intentar poner fin a la sequía de títulos más larga de Grandes Ligas.

Francona sorprendió al elegir a Bauer como el abridor del primer juego por encima del estelar Corey Kluber, y el derecho, tal vez mejor conocido cortarse el meñique mientras reparaba su dron durante la postemporada anterior, tuvo una actuación que inició la marcha de Cleveland con el pie derecho en estos playoffs.

Kluber, ganador de 18 paridos durante la campaña regular, será el abridor del segundo juego, el viernes, en contra de CC Sabathia.

Después de derrotar a Minnesota el martes en el duelo de comodines, juego en el que Judge pegó cuadrangular en su debut en postemporada, los Yankees llegaban con cierto ímpetu.

Bauer los detuvo en seco.

Ponchó a ocho y no permitió imparables hasta la sexta entrada, cuando Aaron Hicks bateó doblete con un out. Fue la actuación más larga para un lanzador de Cleveland sin permitir imparable en payoffs, superando lo hecho por los inmortales Bob Feller (1948) y Early Wynn (1954), quienes trabajaron cuatro innings sin hit.

Bauer no se anduvo con rodeos. Dejó viendo a Judge el tercer strike en la primera entrada antes de ponchar a Gary Sánchez con un lanzamiento muy lejos del plato.

Baur volvió a pasar a Judge por los strikes en el cuarto capítulo, pero el toletero se embasó con lanzamiento descontrolado. Sin embargo, Bauer se recompuso y dominó al dominicano Sánchez con rodado para doble matanza antes de dominar a Didi Gregorius con su sexto ponche.

Por los Indios, los dominicanos José Ramírez de 4-1 con una anotada; Carlos Santana de 3-1; Edwin Encarnación de 3-0 con una anotada. Los puertorriqueños Francisco Lindor de 2-0; Roberto Pérez de 2-0. El colombiano Giovanny Urshela de 3-1.

Por los Yankees, los dominicanos Starlin Castro de 4-2; Gary Sánchez de 4-0.

Altuve y Astros pegan primero

Rojas en Juego 1 de la SDLA

HOUSTON — El venezolano José Altuve bateó tres jonrones en un despliegue sin precedentes para el pequeño campeón de bateo de Grandes Ligas, y los Astros de Houston castigaron a Chris Sale al derrotar el jueves 8-2 a los Medias Rojas de Boston en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Con un coro de cánticos de “MVP” para cada una de sus apariciones al plato, Altuve, de tan solo 1,67 metros de estatura, disparó cuadrangulares en el primer y quinto innings en contra de Sale. Se volvió a volar la barda en el séptimo capítulo contra el relevista Austin Maddoxpara darle a Houston ímpetu al arrancar la serie al mejor de cinco partidos.

“Cuando cruzo esa línea de cal me siento del mismo tamaño que los demás”, dijo Altuve.

Fue la décima ocasión en que un pelotero batea tres jonrones en un juego de postemporada.

A pesar de su tamaño, Altuve se erigió como el gran líder de los Astros. Es uno de los pocos jugadores sobrevivientes del largo proceso de reconstrucción del equipo, en que hilvanaron tres campañas de al menos 100 derrotas entre 2011 y 2013, y posiblemente sea la principal razón por la que el equipo transitó sin problemas este año hacia el título de la División Oeste de la Liga Americana.

Justin Verlander lanzó seis efectivas entradas para permanecer invicto desde que Houston lo adquirió en un canje con Detroit. Sale, líder de ponches en Grandes Ligas, admitió siete carreras en poco más de cinco entradas de su debut en postemporada.

Por los Astros, los venezolanos José Altuve de 4-3 con tres producidas y tres anotadas; Marwin González de 4-1 con dos remolcadas. El cubano Yulieski Gurriel de 4-1. El puertorriqueño Carlos Correa de 4-0.

Por los Medias Rojas, los dominicanos Hanley Ramírez de 3-2; Rafael Devers de 3-0 con una producida; Eduardo Núñez de 1-0. El venezolano Sandy León de 4-2 con una producida.