Águilas solas en segundo lugar

Las Águilas Cibaeñas quedaron solas en la segunda posición del standing del round robin al superar 9-3 a los Leones del Escogido, gracias a un rally seis carreras en el octavo para romper un empate a dos, en un partido celebrado la noche de este miércoles en estadio Quisqueya Juan Marichal.

Esta es la sexta victoria para las Águilas (6-5) que ganan por segunda noche seguida para quedar sólo detrás del Licey, mientras que el Escogido (5-6) cae al tercer lugar en la tabla de posiciones de la serie de semi fondo.

Una gran labor monticular de los relevistas Samuel Deduno, Juan Grullón Jhan Maríñez y Roberto Gómez, que apenas permitieron una anotación al Escogido, fue clave en el partido. El ganador fue Maríñez (1-2) y perdió el también relevista Arquímedes Caminero (0-1).

El abridor de los Leones, Elih Villanueva trabajó cinco entradas de cuatro hits y dos carreras, con un boleto y un ponche, pero luego de su presentación, el pitcheo de relevo escarlata explotó en el octavo cuando los bateadores de las Águilas le hicieron 6 anotaciones, con cinco incogibles, incluyendo un triple y un doble.

Las carreras 
Los Leones del Escogido anotaron sus únicas dos vueltas en la cuarta entrada con un doblete de Ryan Court, avanzó a tercera por rodado de Wilkin Castillo, anotó por error del pitcher Samayoa, luego vino un sencillo empujador de Jordany Valdespín para que anotara, desde la intermedia, Arístides Aquino, para que los escarlatas se fueran al frente 2-0.

Las Águilas igualaron el marcador a dos vueltas en la parte alta del sexto, gracias a un boleto concedido por Villanueva a Christian Bethancourt, luego Jonathan Villar ejecutó un toque que se convirtió en hit, y el lanzador Villanueva fue sustituido por el debutante Juan Barron y Juan Carlos Pérez ejecutó un toque de sacrificio que el pitcher erró en el fildeo para que se llenaran las bases. Pérez tuvo que salir de juego por lesión y en su lugar entró a correr Héctor Gómez. Después vino fly de sacrificio de Danny Santana, para que anotara Bethancourt en pisa y corre, mientras que Villar y Gómez avanzaron a tercera y segunda, también por pisa y corre. Luego, Julior Lake bateó rodado por la inicial que fue atrapado por el primera base Matt Hague atrapó y pisó para el segundo out, pero en la jugada anotó Villar para empatar el partido a dos vueltas.

Los cibaeños tomaron ventaja de seis en el octavo con par de hits remolcadores bateados con las bases llenas por Edwin Espinal y Johan Camargo y un fly de sacrificio de Ronny Paulino y después un triple empujador de dos de Christian Betancourt y la sexta de la entrada entró por un balk del relevista Fisher para poner el partido de 8-2.

Las Águilas cristalizaron otra en el noveno con triple de Danny Santana y sencillo empujador de Luis Jiménez para poner el partido 9-2.

El Escogido reaccionó con una en el noveno con rodado de Matt Hague para que anotara desde tercera Valde spín con la tercera carrera escarlata.

Gigantes ganan segundo partido en linea

San Francisco de Macorís. – Con elevado de sacrificio del receptor Carlos Paulino en el cierre de la décimo primera entrada, los Gigantes del Cibao vencieron a los Tigres del Licey con marcador de 7 carreras por 6 en la continuación del Round Robin semifinal de Lidom.
Con su segunda victoria al hilo, los Gigantes mantienen vivas sus esperanzas con récord de 4-7 aun en el cuarto puesto, pero se acercan a dos juegos del segundo puesto clasificatorio, por su lado, Los Tigres ven su récord caer a 7-4 aun en la primera posición seguidos muy de cerca por las Águilas quienes ganaron su compromiso en Santo Domingo.
Los mejores al bate por los Gigantes fueron Leury García doble y dos inatrapables, José Siri cuadrangular y sencillo, Hanser Alberto doble y un imparable, Melvin Mercedes dos inatrapables, Reynaldo Rodríguez un doblete y Anderson Feliz y Carlos Paulino un sencillo cada uno.
Por los Tigres del Licey los más destacados a la ofensiva fueron Julio Borbón, Yamaico Navarro, tres imparables cada uno, Engels Beltre, Anderson Hernández, dos imparables, Yermin Mercedes un cuadrangular, Yeimer Candelario un doble, y Juan Francisco un inalámbrico.

Aguilas doblegan a los Tigres

DOMINICANA — Las Águilas Cibaeñas se apoyaron en una hermética labor de su cuerpo de lanzadores, y en un ataque de cuatro anotaciones durante la séptima entrada, para doblegar 6-1 a los líderes Tigres del Licey en la ronda de todos contra todos del béisbol dominicano.

Jhan Martínez (1-0) lanzó una entrada en blanco como relevista para apuntarse la victoria, mientras que el revés fue al registro del abridor de los Tigres Lisalverto Bonilla (1-1), pese a tolerar sólo dos carreras y seis imparables en cinco entradas.

Zoilo Almonte bateó de 3-2 con un cuadrangular, tres carreras producidas y tres anotadas, mientras que Juan Pérez conectó un doble remolcador.

En Santo Domingo, una sólida apertura de Evan McLane llevó a los Gigantes del Cibao a una victoria por 4-0 sobre los Leones del Escogido, para reanimar sus posibilidades en la ronda que otorga dos lugares a la serie final.

McLane (1-1) lanzó cinco episodios y dos tercios en blanco, de apenas cinco imparables, para llevarse la victoria. El revés fue al registro del refuerzo mexicano Marco Carrillo (0-1), tras tolerar dos anotaciones y cuatro imparables en cinco episodios.

A la ofensiva destacaron Rob Refsnyder, de 3-2 con un cuadrangular y dos carreras producidas, y el colombiano Reynaldo Rodríguez, con un sencillo remolcador.

Con ocho encuentros por disputarse en la ronda, Licey (7-3) se mantiene en el liderato, seguido por Leones del Escogido (5-5), Águilas Cibaeñas (5-5) y Gigantes del Cibao (3-7).

La temporada 2018 aún no empieza y ya tenemos a los favoritos

Algunos equipos ya no tienen asuntos que atender. En este mercado de agentes libres tan lento, esa parte de la historia no puede obviarse.

Pongamos a los Yankees como ejemplo. ¿En realidad necesita hacer algo el gerente general Brian Cashman?

Cuando usted abre su temporada muerta sumando al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, Giancarlo Stanton, y sus 59 jonrones, a un equipo que llegó hasta el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, ¿hay alguna urgencia?

Cashman ha hablado con los Orioles sobre el tercera base Manny Machado y con los Piratas en relación al derecho Gerrit Cole. También ha revisado los precios de los abridores agentes libres, incluyendo a Yu Darvish.

No se sorprendan si los Yankees hacen algo más, quizás algo impactante. Pero aun sin mayores contrataciones, tienen la mejor ofensiva de Grandes Ligas y posiblemente el mejor bullpen.

En cuanto a la rotación, podría ser muy buena, especialmente ahora que el derecho Chance Adams, de apenas 23 años, está tocando las puertas de las Grandes Ligas.

Pero los Yankees no son el único equipo que debe de sentirse bien con el equipo que ya tiene a estas alturas, y ésa pareciese ser otra razón por la que esta temporada muerta ha sido tan rara.

Aquí les dejamos un listado de cinco clubes listos para el Día Inaugural.

1. Yankees
Cashman tiene que al menos ponderar la posibilidad de que no hacer nada es su mejor opción, lo que colocaría a los Yankees en posición para sumar al dominicano Miguel Andújar y al venezolano Gleyber Torres al lineup a mitad de temporada. Cashman tiene espacio en la nómina para firmar a otro abridor y mantenerse igual bajo el límite del impuesto al lujo, lo que a su vez le permitiría ir por Bryce Harper o Machado (o alguien más) en invierno próximo.

2. Astros
Los campeones de la pasada Serie Mundial tienen una rotación profunda, un gran lineup y un amplio grupo de prospectos listos para luchar por un puesto en los entrenamientos primaverales. El gerente general Jeff Luhnow mejoró el bullpen firmando a Joe Smith y al venezolano Héctor Rondón. Al igual que Cashman, Luhnow podría sacudir el mercado obteniendo a Christian Yelich en un cambio con los Marlins o al cerrador dominicano Alexander Colomé desde los Rays. Con Dallas Keuchel y Charlie Morton en el último año de sus respectivos contratos, traer a Darvish también tendría sentido. Pero los Astros parecen ser lo suficientemente buenos en este momento como para volver a ganar sin hacer nada más.

3. Indios
Este equipo no está exento de interrogantes, como la salud de Michael Brantley y la posición que jugaría Jason Kipnis si no lo cambian. Pero eso es todo. Los Indios ganaron 102 juegos la temporada pasada y son sólidos favoritos para ganar el título de la División Central de la Liga Americana por tercer año corrido. Sin embargo, serán un equipo distinto. El primera base dominicano Carlos Santana firmó con los Filis, y el presidente del departamento de operaciones de béisbol, Chris Antonetti, trajo al cubano Yonder Alonsopara reemplazarlo. El preparador Bryan Shaw pactó con los Rockies, pero el bullpen sigue siendo de los mejores. Y la rotación es una de los dos o tres mejores también. Antonetti podría ir por un bateador derecho o un relevista, pero los Indios ya están lo suficientemente bien armados.

4. Nacionales
¿Le gustaría al gerente general Mike Rizzo firmar a otro abridor? Sin dudas. Por otro lado, es casi un hecho que este equipo va a ganar la División Este de la Liga Nacional por quinta vez en siete temporadas. Y con Max Scherzer y Stephen Strasburg, los capitalinos tienen a dos abridores que puedan llevar a un club hasta el título. También cuentan con pitcheo joven en las ligas menores. En cuanto a la ofensiva y el bullpen, son de los mejores. Si ésta es la última temporada de Harper en Washington, tiene el potencial de ser una bien especial.

5. Dodgers
Están detrás de uno o dos brazos para el relevo y de al menos otro abridor si el precio es el indicado. Más allá de eso, los Dodgers lucen como claros favoritos para ganar la División Oeste de la Liga Nacional por sexto año corrido, así no hagan nada más. La finca es lo suficientemente profunda como para añadir a un abridor vía un cambio durante la temporada si es que lo necesitan.

Vladi nos deleitó a todos durante su paso por las mayores

Siempre existe la desafortunada tentación, tras oír historia tras historia sobre los niveles de pobreza que muchos peloteros dominicanos experimentaron siendo niños, a hacerse indiferente ante esa situación.

Muchísimos jugadores hablan de pisos de tierra y largas jornadas trabajando en el campo, de que la única forma de escape era jugar pelota en la calle con guantes hechos de cartones de leche, pelotas de medias enrolladas y tubos de metal haciendo de bates.

Pero quizás, después de un tiempo, esas historias nos dejen de impactar. Quizás seguimos oyéndolas, pero dejamos de escucharlas con atención. Dejan de llegarnos.

El dominicano Vladimir Guerrero jugó a la pelota como nadie más lo hizo en su época, como nadie que yo haya visto jamás. Es adecuado decir que jugaba con alegría, divirtiéndose, pero había algo más que felicidad en su juego. Guerrero jugaba con una combinación de alegría y desesperación. Le hacía swing a todo. Hacía unos tiros espectaculares. Corría las bases como si estuviese corriendo por su vida. Y de cierta forma, supongo, lo estaba haciendo.

Hace muchos años -15, al menos- Dan Le Batard escribió una historia para ESPN sobre Guerrero y lo que recuerdo con más claridad es al toletero hablando de cómo solía tomar agua de los charcos cuando era un niño. Creció sin electricidad, sin agua corriente, en un rancho con piso de tierra donde dormía en la misma cama con tres o cuatro familiares, dependiendo de la noche. En los peores momentos, el agua de charco era la única opción.

Tuvo que retirarse de la escuela después del quinto grado para ayudar a su familia, pero aquello no fue un gran cambio. Para ese momento ya había perdido demasiados días de clase mientras trabajaba en el campo.

Los pocos rayos de esperanza sólo aparecían en los juegos de béisbol que jugaban en Nizao. Todos los muchachos del barrio compartían los nueve guantes de pelota que una vez llevó al pueblo el ex grandeliga José Uribe González. Y todos soñaban, pero nadie soñaba más que Vladimir Guerrero.

Y bueno, el especial del grupo era Vladimir. Tenía todo: tamaño, velocidad, un brazo impresionante y una coordinación vista-manos increíble. Uno de cada 20 millones sale así. La pregunta es, ¿qué tipo de pelotero quieres ser cuando tienes todo ese talento? ¿Quieres ser un bateador de poder? ¿Un campeón de bateo? ¿Alguien capaz de hacerlo todo?

Guerrero se convertiría en una maravilla de beisbolista, un jugador casi imposible de imaginar. No puedo pensar en otra forma de describirlo. Después de darle una probada a las Grandes Ligas, jugando nueve encuentros tras ser subido en septiembre, se estableció a los 22 años con los Expos y desde entonces empezó a hacer cosas impresionantes, absurdas. Ese año bateó .302 a pesar de básicamente hacerle swing a cada pitcheo. Bateó para poder. Fue agresivo corriendo las bases, convirtiendo con la misma confianza sencillos en dobles, y también en outs. Sacó a 10 corredores desde los jardines en media temporada, e hizo tiros por encima del hombre del corte otras tantas veces.

Vladimir Guerrero era un concentrado puro de pasión por el béisbol.

En su primera temporada completa se convirtió en una súper estrella. Ese año bateó .324 con 38 jonrones y 109 carreras empujadas. Su slugging fue de .589. Anotó 108 carreras. Al año siguiente hizo lo mismo, sólo que con más jonrones y bases robadas, y su slugging fue de .600. Un año más tarde repitió la dosis, sólo que ahora con un promedio de bateo de .345 y .664 de slugging.

Al año siguiente, decidió robar más bases, así que se estafó 37. El año entrante robó 40, quedándose a un jonrón de unirse al exclusivo club de los 40-40. El año próximo volvió a tener una temporada grandiosa, pero se lesionó. El año siguiente encabezó a su liga en carreras anotadas y bases alcanzadas. El otro año…

Guerrero siguió produciendo y produciendo. Bateó .300 o más en 11 temporadas, y por encima de .324 en siete ocasiones, la misma cantidad del venezolano Miguel Cabrera y del puertorriqueño Roberto Clemente. Era un bateador de cualquier lanzamiento, un hombre que una vez pegó un hit ante un pitcheo que rebotó en el suelo y que en otra oportunidad sacó un doble contra un envío a la altura de su cara. Pero con ese estilo era capaz de poner las mismas estadísticas año tras año, un torbellino que todos los años promediaba cerca o muy cerca de 100 anotadas, 100 empujadas, 35 jonrones y 35 dobles.

Y por impresionante que fuese todo aquello, algo más grande existía alrededor de Vladimir, una especie de aura. Era un natural. Había nacido para hacer esto. A Guerrero no le gustaba ver muchos videos. Tampoco se apoyaba mucho en los informes de los escuchas. Y día tras día, hacía algo que lucía imposible. Compañeros y oponentes quedaban siempre con la boca abierta. Su propio manager, un señor pelotero llamado Frank Robinson, dijo lo siguiente: “Cada día me encuentro a mí mismo diciendo, ‘No puedo creer que hizo eso.'”

Jugar aquel tipo de béisbol a toda máquina todo el tiempo tuvo sus efectos secundarios. Guerrero no era perfecto. Le tiraba a todo, así que pocas veces negociaba boletos, salvo que fuesen intencionales (encabezó su liga cinco veces en pasaportes intencionales, pero promedió sólo 34 boletos no intencionales por cada 150 juegos). Hizo algunos de los tiros más sensacionales de su época (tuvo 126 asistencias, cada una espectacular a su manera), pero también cometió 125 errores. Se robó 181 bases, pero lo sacaron robando 94 veces.

Ese era Vladimir Guerrero. Todo lo hacía a toda máquina. Hacía swing para sacarla todo el tiempo. Tuvo bajones grandes, pero su éxito fue aun mayor. Era un pelotero fantástico.

En cuanto a su caso para el Salón de la Fama, hay que decir que no entró en su primer año por dos factores. Uno, su carrera se quedó un poco corta. Se retiró a los 36 años y no acumuló algunos de los números mágicos, como 3,000 hits (2,590) o 500 jonrones (449). Pero incluso así, el dominio que demostró en el plato (.318 de promedio de bateo, 25to mejor de todos los tiempos con .553 de slugging, más 34to en OPS con .931) hubiese sido suficiente para entrar en su primera oportunidad en un año normal. Pero se vio en una boleta demasiado repleta.

Terminó con el 71.7% de los votos, a unos pocos del 75% requerido. Este año debe de terminar con más del 90%. Cooperstown será un sitio mucho más divertido cuando eso ocurra.

Latinos figuran cómo los pilares de los mellizos

MINNEAPOLIS – Después de que los abridores de los Mellizos tuvieran la peor efectividad en Grandes Ligas en el 2016, la rotación se vio mucho mejor el año pasado, terminando con 4.73.

La mejoría fue suficiente para que Minnesota volviera a la postemporada por primera vez desde el 2010, vía el Juego del Comodín de la Liga Americana.

Sin embargo, la profundidad del cuerpo de abridores sigue siendo un tema a seguir. Además, una excelente defensa de los Mellizos ayudó a sus abridores, que poncharon a la menor cantidad de bateadores en las Mayores en el 2017. Ese es uno de los grandes motivos por los que el equipo tiene interés en agentes libres como Yu DarvishLance LynnAlex Cobb y Jake Arrieta.

Es probable que los Mellizos agreguen a un abridor a su roster antes de los entrenamientos de primavera, Pero por el momento, así se ve la rotación de Minnesota ahora mismo:

Ervin Santana
Jose Berríos
Kyle Gibson
Adalberto Mejía
Phil Hughes

FORTALEZA
El dominicano Santana y el boricua Berríos son los pilares de la rotación. Santana viene de una temporada estelar en la que tuvo efectividad de 3.28 en 33 aperturas. De su parte, Berríos registró 3.89 y 139 ponches en 145.2 entradas. Gibson se vio sólido en la segunda mitad de la temporada, con promedio de carreras limpias de 3.76 y 70 ponches en 76.2 innings. El quisqueyano Mejía demostró potencial como novato y es uno de varios lanzadores jóvenes en los Mellizos, junto a Stephen Gonsalves y el dominicano Fernando Romero.

LAS INTERROGANTES
Gibson tendrá que lanzar de manera eficaz durante toda una temporada, a la vez que Mejía necesita ser más consistente y llegar más lejos en los juegos. Hughes viene de una segunda cirugía para aliviar los efectos del síndrome de la salida torácica, así que es difícil saber qué esperar de él-pese a que los Mellizos afirman que va bien su rehabilitación.

Gonsalves y Romero tendrán la oportunidad de enseñar su talento durante los entrenamientos, a la vez que Trevor May será preparado para abrir tras recuperarse de una cirugía Tommy John.

LO QUE PODRÍA CAMBIAR
La mayor prioridad para los Mellizos durante el invierno sigue siendo la adición de un abridor de calidad. Sería una sorpresa si llegaran a los entrenamientos sin haberlo hecho.

Darvish es el que más quisieran firmar, pero el mercado se ha movido de manera bien lenta, sin el fichaje de los nombres más sonoros entre los lanzadores. El gerente general de Minnesota, Thad Levine, conoce bien a Darvish desde los tiempos de ambos con los Rangers, algo que podría convenirle a la hora de negociar. Aparte del japonés, los Mellizos tendrían en la mira a Lynn, Cobb y, en menor grado, Arrieta. Ellos tres requerirían de una selección de recompensa en el draft, ya que recibieron ofertas calificadas de sus equipos anteriores.

Por supuesto, los Mellizos también podrían tratar de hacer un canje por un abridor, pero todo luce indicar que no están muy dispuestos a deshacerse de sus prospectos en ese proceso, prefiriendo la agencia libre. Con apenas dos jugadores firmados más allá del 2018, Minnesota tendría los recursos para fortalecerse en el mercado libre.

Francisco Mejía seguirá en la receptoria o debe emigrar a otra posición?

LEESBURG, Virginia — Francisco Mejía se hizo un nombre en el béisbol en el 2016, cuando entre Clase-A y Clase-A Avanzada dio hit en 50 juegos consecutivos, la cuarta racha más larga en la historia de ligas menores.

El prospecto dominicano de los Indios ha seguido con un tórrido bateo desde entonces, registrando .297/.346/.490 con Doble-A Akron el año pasado, con 21 dobles, 14 jonrones y 52 empujadas en 72 encuentros. Luego de participar en el Juego de las Futuras Estrellas en julio pasado, el receptor y bateador ambidextro fue convocado por primera vez al equipo grande de Cleveland en septiembre, conectando dos hits en 13 turnos, con una empujada.

Mejia's milestone RBI single

Ahora, cuando todo apunta a un inicio del 2018 en Triple-A, la interrogante para Mejía y para los Indios es si el oriundo de Baní será un cátcher a largo plazo, o si hallará otra posición. En la Liga Otoñal de Arizona al final del 2017, Mejía fungió como tercera base, con resultados mixtos a la defensa pero con el buen bateo de siempre: 365/.397/.476 con dos cuadrangulares en 15 partidos por Glendale Desert Dogs.

“Creo que al principio, los dos primeros juegos, no me sentí bien”, dijo Mejía sobre su experiencia en la antesala. “Pero me fui acomodando, porque el manager (Shawn Williams) me ayudó mucho en eso. Trabajé mucho. Me voy acostumbrando, pero no es mi primera posición, porque yo vengo jugando cátcher desde pequeño”.

Ha habido interrogantes sobre la defensa de Mejía en la receptoría a nivel de liga menor, desde su manejo de los lanzadores hasta el 30% de los corredores que sacó en intento de robo el año pasado. MLB Pipeline, que califica a Mejía como el prospecto número 1 de los Indios y el número 14 de todo el béisbol, estima que el quisqueyano podría llegar a ser un “defensor promedio detrás del plato”.

En la mayoría de los casos, eso sería suficiente con el nivel ofensivo de Mejía. Sin embargo, los Indios tienen firmados a largo plazo a dos receptores: El boricua Roberto Pérez (bajo contrato hasta el 2020, con opciones para el 2021 y el 2022) y el brasileño Yan Gomes (hasta el final del 2019, con opciones para los siguientes dos años).

Con eso en mente, Mejía sigue en disposición de tratar de dominar la tercera almohadilla.

“Estoy dispuesto, porque si es para ayudar al equipo, yo lo hago en esa situación”, afirmó el joven de 22 años durante su participación en el Rookie Career Development Program para jugadores cerca de establecerse en Grandes Ligas. “Yo sé que no va a ser fácil, pero tengo que aceptarlo. Si es algo que me ayuda a mí, lo haré.

“Mi preferencia sigue siendo ser cátcher. Sigo trabajando en eso mucho más”

Las críticas cesan y hoy Urueta sonríe con éxito Licey

Santo Domingo

Criticado con severidad durante el transcurrir de la serie regular, ahora Luis Urueta conduce la nave azul con la brisa muy a su favor.

Al frente de una franquicia, que aunque cuenta con 22 gallardetes, el ganar dos seguidos se ha convertido en algo más que una odisea, Urueta sintió en carne propia las presiones que sobre él se tildaron desde las primeras semanas de la serie regular cuando los Tigres nunca pudieron ir más distante de un cuarto puesto, con foja tan pobre que en los primeros 10 partidos ya presentaba rachas de tres y cinco fracasos.

Las redes fueron consistentes pidiendo su cabeza, con disparos desde diferentes direcciones, el gerente general del club, Junior Noboa tuvo en muchas ocasiones que salir al frente a preguntas sobre el porque no cesanteaba al piloto colombiano, cuya foja de 4-10 con la que inició el mes de noviembre hacia indicar que una vez más los parciales azules no celebrarían por segundo año seguido, algo que no consiguen desde su racha de tres coronas desde 1982 al 1985.

Urueta cuenta con foja de 7-1 en el Round Robin

Urueta se las arregló para propiciar la clasificación de unos Tigres que nunca en la ronda regular superaron la marca de .500 y que apenas en cuatro ocasiones estuvieron en ella, siendo la primera de estas cuando arribaron a la marca de 22 victorias, ya en la parte final del evento.

Para el estratega de 36 años el tiempo de tempestades ha pasado y ahora ha llegado el mismo para navegar de manera favorable para los bengaleses, como lo representa la marca de 7-1 que exhibe en la actualidad.

“Lo primero es que siempre estuve consciente de que debíamos jugar y mejor beísbol y que el buen momento de nosotros llegaría”, expresó el dirigente azul, a quien las críticas contrario a hacerle bajar la cabeza siempre lo mantuvieron estirando un pie hacia adelante.

Además señaló que “Sabíamos que la Liga era difícil y complicada, que para ganar deben unirse una serie de factores, interno y externo, entendía que cada día debíamos lidiar con los mismos, los resultados y la posición en el standing, no iniciamos para nada bien, pero ya puedes observar como se está escribiendo la historia actualmente”, agregó Urueta al Listín Diario.

Sobreviviente a un equipo que mantener al mismo estratega en la posición no ha sido su mejor costumbre durante los últimos años, Urueta con sus siete éxitos se mantiene hasta el momento alejado de la críticas de unos parciales que observan como su adorado Licey transita sin escombros hacia su visita número 35 en series finales.

“No ha sido fácil comandar al equipo, como dije, lidiar con muchos factores, con jugadores que entran y salen y que esto no afecte el manejar un roster competitivo, las lesiones, otro grupo impedido de jugar, también con algunos peloteros que tienen sus egos, pero los muchachos se comportaron con gran profesionalidad y esto nos ayudó que hoy podamos estar aquí”, agregó Urueta, dirigente campeón de Colombia en el 2015 con los Leones de Montería y en la Serie latinoamericana, compitiendo frente a Panamá, Nicaragua y Veracruz, México.

“Me preparé para poder enfrentar las críticas, se que si caíamos en un mal momento las mismas se producirían, eso es una costumbre en este béisbol, no pensaba en eso, me alejaba de las mismas”, externa Urueta, quien siempre confió en que los buenos resultados llegarían en cualquier momento.

Alejado de las redes, a veces las sigue para estar al día de informaciones generales, Ya el colombiano siente el alivio de que los Tigres desde diciembre han jugado el mejor béisbol de la pelota invernal.

Los cambios han sido drásticos en el Licey y esto se percibe hacia Urueta, cuyo buen momento lo tienen con un rostro más sonreído y con la firme disposición de conducir a los azules hacia la conquista de una anhelada corona 23.

Yanquis quieren a Machado, pero se fijan en Andújar

SANTO DOMINGO. Manny Machado continúa en la mira de los Yanquis de Nueva York. En la visión de la organización, la adquisición del antesalista dominicano es vista “todavía un largo intento”, según dijo una fuente al Daily News.

Las intenciones de los Yanquis por conquistar a Machado están claras. Pero en dado caso de que eso no se produzca, están cubiertos y es otro dominicano, Miguel Andújar, el que está llamado a competir por la esquina caliente. Él debutó en Grandes Ligas el pasado 28 de junio y cumple 23 años el próximo 2 de marzo.

Los Yanquis buscan adicionar más personal a su roster, luego de la figura de Giancarlo Stanton y eso puede dificultar, de momento, la adquisición de Machado.

Junto a Andújar está otro prospecto, Gleyber Torres. Ambos estarán en el cuadro de los Yanquis, y si bien el venezolano puede defender distintas posiciones, los dos se pueden disputar la tercera base.

La tarea difícil para Andújar es su defensa, no así su bate, aun cuando en el béisbol otoño-invernal de República Dominiana su ofensiva estuvo por debajo con un promedio de .185 en 18 partidos, producto de 12 indiscutibles en 65 turnos, un jonrón, cuatro empujada, cuatro boletos y nueve ponches. Lo básico, a la defensa sólo cometió un error. “Conocemos el jugador que es”, dijo Cashman al New York Post. “Lo vimos pasar de Doble A a Triple A, a Grandes Ligas el año pasado. Jugó tercera base en el Yankee Stadium. Él competirá. Se ha ganado el derecho de golpear la puerta, y tiene la oportunidad de derribarla. Si necesita más tiempo, lo obtendrá”, agregó.

El conjunto neoyorquino busca mantener su nómina bajo el umbral de impuestos de lujo de los 197 millones de dólares esta temporada, aun así también han mostrado interés en el derecho agente Yu Darvish, lo que complicaría ese límite económico. CSG

Antonio Guzmán vetó Expansión

Silvestre Antonio Guzmán Fernández, presidente de República Dominicana, devolvió sin promulgar al Senado de la República, el 8 de enero de 1982, el proyecto de Ley de Expansión (Caimanes del Sur y Azucareros del Este) de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional.

El primer mandatario objetó la pieza legislativa al cuestionar la constitucionalidad del proyecto y consideró que el circuito no tenía derecho a expandirse y en el “Oficio” de devolución marcado con el #342 considera que dicha Ley de Expansión, “es una violación a la libre asociación de empresas que consigna la Constitución.

El día anterior, 7 de enero 1982, el presidente de los Tigres de Licey, Monchin Pichardo, no firmó el documento apoyando a la Liga Dominicana (LIDOM), en rechazo a la expansión, pero manifestó en declaraciones a “La Noticia” que “no estoy tampoco de acuerdo con la expansión ya que el país no puede soportar seis franquicias”.

La Expansión del Béisbol Dominicano tuvo un nacimiento de mellizos taquicárdico en 1983 y los Caimanes del Sur le colocaron en San Cristóbal, el EPD definitivo al final de la temporada 1988-89. En sus cinco participaciones no lograron títulos.

Lamentable, la situación de los Gigantes del Cibao que apartaron del equipo por razones de indisciplina fuera del terreno a los siguientes jugadores: Maikel Franco, Moisés Sierra, Garabez Rosa y Eduardo De Oleo…El jugador profesional tiene que actuar como un profesional dentro y fuera del terreno…El Licey entregó ayer los anillos de campeones. Otro palo del glorioso… Jugar béisbol a las 2:00 pm en un palo. El fanático respondió a la cita y los elogios fueron favorables. El consumo de comida y bebida fue extraordinario… Moisés Alou sigue moviendo la coctelera y consigue jugadores debajo de la tierra.

Un día como hoy: 1977, con gran pitcheo de Tom Dettore, las Aguilas Cibaeñas blanquearon 2×0 a las Estrellas Orientales, en el estadio Tetelo Vargas, en un choque en el que perdieron por décimocuarta vez consecutiva. Miguel Diloné, de las Aguilas, robó su base 40 de la temporada, para empatar su propia marca. Ese año terminó con 44 estafas, récord sagrado de la pelota dominicana.

1989, las Aguilas Cibaeñas opacaron 6×4 a las Estrellas Orientales, en San Pedro de Macorís. Ganó José Román (2-2) y perdió Máximo del Rosario (2-5). El cerrador aguilucho Arturo Peña lanzó el noveno para anotarse su décimosexto salvamento de la temporada para empatar el récord en poder de Ken Howell en 1984-85. Perdió Máximo del Rosario. Para Arturo fue el rescate 30 de por vida, séptimo relevista en alcanzar esa cifra en el béisbol dominicano.