Noticias en el Slider principal

Los Yankees propinan paliza y ganan la serie a los Red Sox

NUEVA YORK — Aaron Hicks conectó tres jonrones, los Yankees tundieron de nuevo a David Price y Nueva York disparó cinco bambinazos en las primeras cuatro entradas para propinar el domingo una paliza de 11-1 a los Medias Rojas de Boston.

El dominicano Luis Severino se convirtió en el primer abridor que gana 13 partidos en las grandes ligas después de trabajar seis entradas dos tercios en la que concedió dos imparables sin anotación, gracias a la gran ventaja que le habían construido los Bombarderos del Bronx.

Cobertura completa del partidoDebido al intercambio de derrotas el fin de semana, los Yankees (54-27) ganaron dos de los tres partidos que disputaron a sus rivales de mucho tiempo para recuperar la mejor foja en el béisbol y el primer lugar en la división Este de la Liga Americana.

Como primero en el turno de bateo contra un zurdo, Hiks consiguió dos bambinazos desde su lado derecho del plato y otro por el izquierdo.

Conectó un cuadrangular de dos carreras que salió por el jardín derecho en la segunda entrada y uno solitario por el centro en la cuarta, que puso la pizarra 8-0 y propició la salida de Price (9-6).

Severino (13-2), que se llevó el triunfo y tiene el promedio de carreras limpias admitidas más bajo en la Liga Americana con 2.10, aumentó su foja de local a 8-0 esta campaña.

El dominicano se quitó la gorra para despedirse de la multitud que lo ovacionó de pie cuando salía del campo para convertirse en el primer serpentinero de los Yankees que será el abridor del Juego de Estrellas desde que Roger Clemens lo hizo en 2001.

Por los Medias Rojas, el venezolano Sandy León de 1-1, una anotada. El dominicano Rafael Devers de 4-0. El puertorriqueño Christian Vázquez de 3-0.

Por los Yankees, el venezolano Gleyber Torres de 4-1, una anotada, tres impulsadas. El dominicano Miguel Andujar de 5-2.

El dominicano Héctor Neris es bajado por segunda vez a AAA

FILADELFIA – Por segunda vez este mes, los Filis han enviado a Triple-A Lehigh Valley al dominicano Héctor Neris, quien comenzó la temporada como el taponero del club.

Para ocupar el puesto de Neris en el roster del equipo grande, los Filis subieron al derecho Mark Leiter Jr.En ocho innings de labor en Grandes Ligas esta temporada, Leiter tiene efectividad de 4.50.

El dominicano Danny Salazar se someterá a una cirugía exploratoria

OAKLAND – Danny Salazar no ha progresado en su intento por regresar de una lesión en el hombro derecho. Pero en unos días, los Indios esperan saber con certeza qué aflige al serpentinero dominicano.

La novena de Cleveland anunció que Salazar se someterá a una cirugía exploratoria el lunes. Posteriormente, el equipo espera poder proyectar cuánto tiempo necesitará Salazar para rehabilitarse y cuándo volvería a la acción.

Se esperaba que Salazar fuera una pieza clave de la rotación de la Tribu esta temporada, pero se lesionó el hombro en enero mientras entrenaba. En dos ocasiones en mayo, el diestro recibió inyecciones de cortisona y plasma rica en plaquetas, pero no le han dado resultados.

Colón a un paso de convertirse en el latino más ganador de las Mayores.

ARLINGTON, Texas, EE.UU. — Bartolo Colón tenía desde hace mucho tiempo dos hitos en su mente. Tarea completa.

El dominicano de 45 años superó el sábado un comienzo flojo para lograr el 245 triunfo de su carrera e igualó al nicaragüense Dennis Martínez con la marca de más partidos ganados por un pitcher latinoamericano cuando los Rangers de Texas derrotaron 13-4 a los Medias Blancas de Chicago.

Cobertura completa del partido

Colón ya era el dueño del récord de más partidos ganados por un lanzador nacido en República Dominicana tras superar a Juan Marichal en esa distinción con su triunfo 244 en Kansas City el 18 de junio, seis días antes de perder en Minnesota.

El sábado, Colón ganó en su primer partido como abridor en casa desde el 6 de junio para igualar a Martínez.

Cuando se le preguntó si podría poner en perspectivos sus logros, Colón dejó en claro que había dos metas que eran particularmente importantes para él.

“No todos”, dijo Colon. “Quería lo de Marichal y Dennis Martínez”.

Colón (5-5) completó su noche, después de que Matt Davidson abrió el sexto con un cuadrangular por el centro del diamante, con lo que los Medias Blancas se acercaron 5-3. Cuatro relevistas se encargaron del resto para Texas.

“Queríamos brindarle la oportunidad de acreditarle la victoria”, dijo el manager de los Rangers Jeff Banister. “Queremos que gane todos los partidos que podamos. Se trato de algo enorme para él, de gran impacto histórico y significado para el béisbol”.

Los primeros dos bateadores de Chicago le dieron hits, pero ninguno anotó. Colón procedió a emplear 42 de sus 79 lanzamientos en el segundo inning, en el que toleró tres imparables y concedi?? sus únicos dos boletos, con Chicago tomando la delantera por 2-0.

“En cierta forma, lo considero como mi héroe”, indicó el manager de Chicago Rick Rentería. “Se lo decía (al coach de pitcheo Don Cooper), miren su ejemplo. Ahí está dando batalla. Bien por él. Aunque permitió un par de carreras temprano, no se rindió. Sin pánico, tranquilo, no dejó de lanzar strikes”.

Colón retiró a 10 de 11 bateadores antes que Davidson conectara su jonrón. Colón también supo cubrir la primera base para sacar out a su veloz compatriota Leurys García, quien se tiró de cabeza cuando Joey Gallo le tiró la bola al pitcher. Colón sonrió al volver hacia la lomita.

“Pensaba que si no lo sacaba out, me iban a sacar del juego”, dijo Colón.

Rusia sorprende y deja a ESPAÑA fuera del mundial.

 
Todo se acaba. La edad dorada comenzó en el punto de penalti, con una tanda mágica ante Italia, y ahí finalizó, con una tómbola trágica ante Rusia, con los lanzamientos parados a Koke y Aspas. Fue el punto y final a un Mundialdisparatado desde el despido de LopeteguiEspaña hizo todo lo posible por aliarse con el caos. Ya lo cantó Manolo Tena: las olas rompen el castillo de arena, la ceremonia de la desolación.

Iniesta no quería mirar en lo que era la radiografía de un país, la despedida posible a un héroe. Desde el punto de penalti, el territorio de mitos y leyendas, la parcela de santos desde la que no se entienden los Mundiales, ni siquiera se pudo agarrar al portero, De Gea, roto desde el primer partido ante Portugal.

El dolor es más intenso porque a España, con más de un millar de pases, la echa la peor Rusia de los últimos 30 años, un equipo sin una estrella que tirar al mercado persa de fichajes. El equipo de Hierro lo buscó por todos los lados, con mucho balón y poco juego. La posesión fue infernal. En mitad de la tormenta, otra vez, lo más potable fue el esfuerzo descomunal de Isco.

Se pedía una revolución de Hierro. La hubo, con una decisión simbólica, la de dejar sentado a Iniesta para que entrara Asensio, preso de un ataque de timidez insólito durante toda la tarde. Con Koke de escudero de Busquets, la otra variación fue dar vuelo a Nacho en la banda derecha por Carvajal. El pluriempleado de la selección dio solvencia y provocó la falta del primer gol, la que le dejó maltrecho para el resto del partido.

Asensio no se contagió del efecto Mbappé, la cometa francesa que llamó al universo el sábado por la tarde delante de la barbilla de Messi. El mediapunta español optó por no arriesgar. Soltó pronto el balón y no intentó una diablura. El mundo se quedó sin verle en un día especial. A su lado, Silva, emperador de la Premier hasta febrero, desconocido desde entonces cuando perdió la forma por una cuestión familiar. Eso se nota en el campo. Eso se nota en España.

Ramos a Piqué, éste pasa a Busquets, que cede a Koke. Después el balón va hacia Nacho, que lo devuelve a Busquets, quien lo cede a Isco que baja a recibir, busca a Asensio que lo pasa al primer toque a Silva, que ve a Alba, éste pasa otra vez a Busquets, éste a Koke, que sin huecos devuelve a Piqué. Esta era el escáner del encuentro. Una portería de adorno y un delantero centro, Diego Costa, sin postre.

Rusia hizo una reverencia al equipo español, una especie de homenaje a la historia de la última década, con un ataque de fútbol rústico, de la época de las cuevas. Su única intención era ponerse la capucha y esperar el rondo español. Todo eso estaba en las casas de apuestas.

La ruleta giró de repente. Un atropello a Nacho terminó en una falta que sacó Asensio con un saco de cianuro hacia el segundo palo. Allí, esperaba Sergio Ramos en lucha grecorromana con Ignasevich, el último en tocar el balón hacia la red. Fue un gol en propia meta de antología.

España se dedicó entonces, en un extraño ataque de sobeo del balón, a animar a Rusia. Los españoles tenían el balón, pero no tenían el partido. La portería estaba en el olvido. El juego local consistía en buscar balones desde la estratosfera sobre Dzyuba, un hombre boya de casi dos metros. Rusia ganaba metros como en el rugby. No tenía el balón, pero generaba peligro con su estilo rocoso.

Primero lo intentó Golovin en un remate ajustado. A veces sucedía una falta que animaba el estadio. En un córner Dzyuba remató y Piqué despejó con la mano de espaldas como si fuera un central de voleibol. La tienda de regalos no había manera de cerrarla. El ariete aprovechó el obsequio y engañó de penalti a De Gea, al que no se le había visto la camiseta.

El plan ruso no se movió un fleco. Se defendía hasta con los aficionados. España, cansada de tocar el balón, encontró algo de chispa con Aspas y Rodrigo. Parecía tarde. Rusia ni se molestaba. Estaba encantada con la tómbola inevitable. Akinfeev, el portero, se encontraba con las musas. Él echó del Mundial a España, incapaz de encontrar su sitio desde el día que Luis Rubiales y Rubiales cambió de piloto un día antes del inicio.

Fue una España irreconocible desde el primer día, sin solidez, sin empaque, asustada y sin santos, algo necesario en un Mundial. Demasiados regalos se pagan. Todo pasa y todo queda. Toca vivir de los recuerdos.

Japón pasa a octavos por dos tarjetas amarillas de Senegal

A Japón le valía empatar contra Polonia para estar en sus terceros octavos de final de la historia y parece que hicieron todo lo posible por no clasificar. Para empezar, Akira Nishino sacó un once revolucionario sin Inui, sin Osako, sin Hasebe, sin Kagawa, sin Honda… y claro, lo notaron. Es cierto que en la primera parte fueron mejores que Polonia, pero en la segunda fueron barridos por los de Nawalka, que pudieron acabar ganando por una ventaja mayor.

El partido lo resolvió un gol de Bednarek que remató una falta botada por Kurzawa. Kawashima fue el mejor de Japón y el partido se acabó con una imagen sonrojante de los japoneses jugando andando y pasando el balón en defensa para acabar el tiempo. Estarán en octavos pero han jugado con fuego.

Tanto ha sido así que los nipones se han metido en octavos gracias a tener dos tarjetas amarillas menos que Senegal, pues en el resto de condicionantes estaban igualados.

De esta manera, África se queda sin representantes en octavos de un Mundial por primera vez desde España 1982.

Gol de Yerry Mina lleva a Colombia a los Octavos de Final

El héroe de Colombia es Yerry Mina. Sí, el central del Barça que tantos chistes ha soportado esta temporada. Fue él que dio la clasificación a Colombia con un golazo de cabeza en el minuto 75. Puso el balón en juego Quintero y remató como una bestia Mina, que saltó más que nadie y que mandó un misil con la cabeza a la portería de N’Diaye. Un golazo que gritó todo Colombia, presente en masa en el Samara Arena, teñido de amarillo para gritar que su selección estará otra vez entre las 16 mejores del mundo. Senegal rozó ese honor, pero se va entre lágrimas. Lo hace con la cabeza muy alta, demostrando que es la mejor africana ahora mismo, y lamentando su fortuna en este Mundial. Empatada a puntos con Japón, se va por las tarjetas.

Hasta el gol de Mina, Colombia caminaba por la cuerda floja del Mundial. Estuvo 60 minutos fuera de Rusia y se metió momentáneamente como segunda a la hora del partido gracias al gol de Polonia en el otro partido del grupo. Con el cabezazo de Yerry se aseguraba la primera plaza del grupo y se colaba en el lado más frágil del cuadro, si bien es cierto que en octavos debe pasar el escollo del grupo H: Inglaterra o Bélgica.

El primer tiempo fue de Senegal, mejor asentada sobre el terreno de juego y capaz de maniatar al equipo colombiano, que apenas se asomó al área rival. Sorprendió totalmente el conjunto africano al de Pekerman, que encima no pudo contar con James Rodríguez. El 10 fue titular y estuvo sobre el césped hasta el minuto 30, pero fue una sombra del extraordinario jugador que es. Lesionado muscularmente en la pierna derecha, se vio desde el inicio del partido que no estaba para jugar. La primera falta, al borde del área, perfecta para él, se la dejaba a Quintero. Y acostumbrado a monopolizar el juego, esta vez se alejaba de él por miedo a romperse.

James aguantaba sobre el césped buscando un milagro que era imposible que llegara. Golpeaba el césped con su maltrecha pierna derecha buscando buenas sensaciones, pero el paso de los minutos le pesaban cada vez más. Así que en el 29 se echó al suelo y casi también a llorar. Entró en lugar Muriel y Colombia, que no estaba cómoda sobre el césped, acusó todavía más el mazazo de perder a su estrella. En el tramo final del primer tiempo estuvo a merced de Senegal, que se asomaba al área de Ospina pero que no pegaba.

Sí que cortó la respiración a los 25.000 colombianos Sadio Mané, que cayó en el área cuando se disponía a rematar ante el meta colombiano. Sánchez rebañó el balón y el colegiado Milorad Mazic pitó penalti. Se hizo el silencio en el estadio, hasta que el árbitro recurrió al VAR.Entonces en la grada empezó la fiesta. Porque la revisión de las jugadas se ha convertido en la nueva salsa del fútbol. Le aporta justicia, emoción y la gente disfruta cuando el árbitro dibuja en el área el rectángulo. Efectivamente, el defensa de Colombia había tocado la pelota y el colegiado serbio se echó atrás en su decisión. Con 0-0 se llegó al descanso, con Senegal clasificada y con Colombia eliminada.

Los 15 minutos de refresco le vinieron muy bien a los colombianos, que saltaron al césped con otro ánimo. Mejor colocados, más seguros, se hicieron con la pelota y con el control del partido. No crearon grandes ocasiones a Senegal, de largo la mejor selección africana en este Mundial, pero al menos se mostraban vivos y rondaban el gol. Quintero fue otra vez el mejor de su selección. O al menos, el jugador que intentaba encontrar la rendija que filtrara el pase a Falcao, referencia en punta.Senegal, bien asentada en el césped, no decía.

Así que el tanto tenía que llegar a balón parado. Y llegó. Con Yerri Mina de protagonista y sus casi dos metros de altura (1,95). El centro de Quintero desde el lado derecho fue perfecto y el cabezazo de Mina también. Inapelable. El gol le daba un buen colchón a Colombia para estar en los octavos, pero lejos de jugar con más calma, gestionó mal el final del encuentro. Volvió a perder el control y dejó que Senegal le diera un par de buenos sustos. Ospina, perfecto toda la tarde, solventó todo el trabajo sin problemas. Colombia, en su campo, ya solo solía a la contra, pero Falcao y Muriel se equivocaron al elegir en dos contragolpes que hubieran llevado sello de gol si los hubiera conducido de James, la gran peocupación de Colombia ahora mismo. Tras perderse el primer partido por molestias y tener que abandonar ayer el césped da la sensación de que la selección cafetera se la tendrá que jugar sin su estrella.

Werth decide dar el siguiente paso y dejar la pelota

Después de 15 temporadas en Grandes Ligas, Jayson Werth ha decidido retirarse como jugador.

Werth, quien firmó un contrato de liga menor con los Marineros en abril, ha estado fuera de acción en Triple-A Tacoma desde el 8 de junio debido a un tirón en una corva.

El infielder veterano le dijo a Jon Heyman de MLB Network, “He terminado…llámenle como quieran”.

Werth, de 39 años de edad, bateó .267 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .816, 229 jonrones, 799 remolcadas y 132 estafadas como ligamayorista.

Werth tuvo cuatro temporadas memorables por los Filis, ayudando a la novena de Filadelfia a ganar la Serie Mundial en el 2008 y el banderín de la Liga Nacional en el 2009.

Después de la campaña del 2010, Werth firmó con los Nacionales por siete años y US$ 126 millones.

Luego de una temporada del 2017 en la que las lesiones lo limitaron a 70 juegos, Werth firmó un contrato de liga menor con los Marineros durante la primavera, pero bateó apenas para .206 en 145 visitas al plato por Tacoma antes de lesionarse.

Brandon Phillips firma con los Red Sox con un salario de liga menor

BOSTON – Aunque los Medias Rojas aún esperan que Dustin Pedroia se recupere a tiempo de la rodilla izquierda para aportar esta temporada, el club se reforzó el miércoles al darle un contrato de liga menor al intermedista veterano Brandon Phillips.

Phillips, veterano de 16 temporadas, no ha visto acción este año, ni en Grandes Ligas ni en ligas menores, pero tuvo números sólidos en el 2017, campaña en la que bateó .285 con 34 dobles, 13 jonrones y 60 remolcadas.

Pedroia se sometió a un procedimiento en octubre para reparar el cartílago de la rodilla izquierda y disputó apenas tres juegos por Boston antes de ingresar de nuevo a la lista de incapacitados por inflamación en dicha articulación.

El dominicano Eduardo Núñez y Brock Holt se han hecho cargo de la segunda base en Boston ante la ausencia de Pedroia.

Suiza empata con Costa Rica y clasifica a Octavos

Suiza y Costa Rica empataron, y tan contentos. Los primeros, a octavos junto a Brasil tras una más que meritoria fase de grupo. Los segundos, se despidieron de Rusia con buen sabor de boca y puntuando, tras las dos derrotas iniciales que le dejaron sin opciones en la última jornada.

El partido empezó con Costa Rica desatada. Liberada de la presión de jugarse la clasificación tras su prematura eliminación y con la ilusión de despedirse del Mundial con un triunfo, el conjunto de Óscar Ramírez sorprendió a Suiza. Presionó arriba y se desplegó en ataque con claridad y peligro. Pero Costa Rica se estrelló con el meta Sommer, espléndido en varias intervenciones con las que permitió que Suiza saliese indemne del arreón costarricense. Sacó una mano imposible en un disparo de Campbell, otra en un cabezazo de Borges y una más en otro tiro de Oviedo. Por si fuese poco, se alió con el larguero en un nuevo remate de Colindres.

Costa Rica se quedaba sin premio en sus mejores minutos, posiblemente, del Mundial. Se impuso con claridad a Suiza en los minutos iniciales del primer tiempo pero volvió a chocar con su falta de pegada. Y claro, si tú perdonas, llega el rival y te castiga a la mínima que puede. Eso ocurrió. La primera jugada buena que fabricó Suiza la convirtió en gol. Gran centro de Lichtsteiner, Embolo que asiste de cabeza al punto de penalti y allí llegó como un avión Dzemaili para ‘fusilar’ a Keylor. Minuto 29′ y Suiza se adelantaba en el marcador en su primera ocasión clara. Y un minuto después pudo poner el 2-0 en una jugada casi idéntica. El gol dio confianza a Suiza, que se metió de lleno en el partido y frenó el empuje de Costa Rica.

Todo lo que se le resistió en el primer tiempo a los hombres de Óscar Ramírez, lo encontraron a las primeras de cambio en el segundo tiempo a balón parado. Un córner sirvió para que Waston cabeceara a la red y empatara el partido en el 55′. El gol dio alas a Costa Rica, que aprovechó que Suiza miraba a lo que ocurría en el Serbia-Brasil. Con la Canarinha mandando en el marcador, Suiza podía vivir tranquila. Y eso hizo: dejar pasar los minutos y sujetar los deseos de Costa Rica de despedirse de Rusia con un triunfo.

Aún así, pudo llevarse el partido después de que Drmic pusiese el 2-1 en el 87, pero un penalti en la prolongación a favor de Costa Rica selló el empate final tras metérselo en su propia meta Sommer al golpearle el balón en su espalda después que Bryan Ruiz lo estrellara en el larguero. Lo dicho, empate y tan contentos.

 

Nota tomada del diario Marca.com