Noticias en el Slider principal

Brasil pasa a Octavos y va con México

Se pueden contar con la palma de una mano las ocasiones que le han hecho a Brasil en este Mundial: dos. Y de hecho, hasta el tímido remate de Mitrovic de cabeza en el minuto 60, costaba acordarse del último disparo entre palos que había recibido Alisson, espectador de lujo de una selección que es una roca y que ya está en octavos de final. Le espera México, en el lado del cuadro donde todo el mundo esperaba a Alemania. Lo festejó Brasil por todo lo alto, por la vendetta del último Mundial, no por tener que vérselas con la Tri.

Brasil estará en Samara el próximo lunes porque ante Serbia hizo lo que tenía que hacer: ganar. Sin tonterías, sin apenas concesiones a la incertidumbre. Los más nostálgicos echarán de menos el Jogo Bonito, pero en Brasil se frotan las manos con lo bien que le pinta este Mundial. Defensivamente es un equipo de hormigón y poco a poco va creciendo en el juego, sobre todo de la mano de Coutinho y de Neymar, al que el físico parece que al final le permite centrarse más en el fútbol que en la polémica. Jugó bien el 10 de la Canarinha, aunque el partido, como ante Suiza y Costa Rica, lo volviera a desequilibrar CoutinhoEsta vez no con un gol, sino con una pase extraordinario a ‘Llegador Paulinho ‘, que partió a la defensa serbia en dos con un desmarque vertical que culminó con un suave toque de puntera ante la salida de Stojkovic.

Era el minuto 36 y Brasil encarrilaba un partido que en el arranque fue raro, en el que Serbia no se asomaba mucho, pero en el que el 0-0 era para Brasil como caminar por la cornisa. Suiza ganaba a Costa Rica en el otro partido del grupo, así que un gol serbio les dejaba fuera del Mundial. La lesión de Marcelo en el minuto 9 por un problema en la espalda tampoco era un buen augurio, pero asentado en su buena defensa y con Neymar y Coutinho en un buen tono, Brasil fue ganando metros hasta que encontró el gol.

Gabriel Jesús tuvo otra gran ocasión en la primera parte para marcar tras un genial pase de Neymar, pero se perdió en recortes y mandó al limbo la ocasión. El del 9, dejando al margen las lesiones (que ya van tres) es uno de los principales problemas que tiene Brasil en este Mundial. Gabriel Jesús llegó a Rusia con vitola de crack y con unos números de garantía. El heredero de Ronaldo, decían. Pero su contador sigue a cero en el Mundial y son muchas las voces que en Brasil ya reclaman a Firmino. Sigue sin dar con la tecla Brasil en esta posición tras dos Mundiales en los que ni Luis Fabiano (Sudáfrica 2010) ni Fred (Brasil 2014) dieron la talla. Por ahora son los centrocampistas los que salvan la papeleta a Tite.

Porque es en el mediocampo donde Brasil está ganando la batalla a sus rivales. Casemiro es un coloso que lo rebaña absolutamente todo y Paulinho corre arriba y abajo sin descanso, como Willian y Coutinho, atacantes y solidarios. Y si el rival, como se le ocurrió a Serbia, se viene arriba en la segunda parte, pues más piernas frescas al equipo. La entrada de Fernandinho en el segundo tiempo, tras un par de buenos acercamientos del equipo balcánico, volvió a dar a los de Tite el equilibrio que habían perdido durante unos minutos.

Brasil, salvo por los detalles de Neymar y Coutinho, no es un equipo bonito de ver. No enamora, no te pone de pie como España cuando triangula, pero es probablemente la selección más completa del Mundial. Acaba el partido, repasas las estadísticas y ves que no la han rematado, que ha dominado la posesión del balón, que tiene un índice de acierto en el pase más elevado que el rival, que corre lo mismo o más que el equipo que tiene enfrente y que al final ha sumado no menos de diez ocasiones de gol. Números de un equipazo que va de menos a más y que aún tiene en pretemporada al tercer mejor jugador del mundo, un volcán humeante que asistió a Thiago Silva desde el córner en el 0-2 y que dejó buenas fintas, controles y regates.

El 10, que jugó el partido entero para seguir ganando en confianza, rozaría el gol en el tramo final en una jugada en la que intentó un sombrero al meta Stojkovic, que le adivinó las intenciones. Mucho más calmado que en los dos primeros partidos, no le importó demasiado a Neymar acabar el partido con el casillero a cero. Sonrío tras esa ocasión marrada, quizás pensando que el Mundial empieza a ahora de verdad para él y para Brasil, que pese a las dudas de los dos primeros partidos, cierra la primera fase como la candidata con mayúsculas a ganar en Rusia.

Nota tomada del diario Marca.com

Suecia primeo de grupo, Corea salva a México

EKATERIMBURGO (Rafael Ramos Villagrana | ESPN Digital) — Aquel tambor tricolor batiente ante Alemania y Corea del Sur quedó mudo. Suecia 3-0 sobre México, pero el Tri clasifica con la bendición de Corea del Sur: 2-0 ante Alemania. Los milagros ocurren, pero esta vez no en la Arena Ekaterimburgo, sino en Kazán, al amparo de terceros.

Suecia fue superior siempre. En la actitud de sus jugadores, y en la incapacidad de México para hacerle frente y superarlo. El 3-0 es un precio barato, pues Guillermo Ochoa fue de nuevo la figura, mientras que el árbitro Néstor Pitana despojó de una clara mano de Javier Hernández a los europeos.

Desaciertos defensivos, especialmente por un catálogo de errores de Edson Álvarez incluyendo un autogol que certificó el 3-0 para Suecia.

Ahora, México, con una imagen sombría, muy diferente de las insinuaciones ante Alemania y Corea del Sur, espera su rival en Octavos de Final.

Insólito: los 30 mil aficionados mexicanos en Ekaterimburgo terminaron olvidándose del juego, para dedicarse a vitorear a Corea del Sur, y a seguir el juego en sus celulares.

LE HICIERON AL SUECO…
Suecia marcó las diferencias y las distancias. México, titubeante, cedió ante el poderío atlético del adversario.

Imprecisiones en los pases, además el Tri sufría en la anticipación del adversario, que podía ordenar sus salidas con la comodidad de sólo un toque a las sociedades que armaba en defensa.

Pronto, Guillermo Ochoa siguió reclamando un homenaje. Tres disparos violentos, con esa letal saña de gol, pudo interrumpirlos con alarde de reflejos y seguridad, condiciones que faltaban a los otros diez mexicanos en la cancha.

En ese acoso, el árbitro Néstor Pitana, quien había amonestado a los 15 segundos a Jesús Gallardo, perdona a México, desde el conciliábulo del VAR. Una clara mano de Javier Hernández en el área, la lleva a revisión. De manera aún explicable el árbitro argentino decidió negarle el cobro a Suecia.

Desarticulado, obsesionado con insistir en atacar por el centro, por momentos olvidando al Chucky Loznao, el Tri pudo reordenar el juego al minuto 25, pero sólo por momentos. Por el lado derecho, donde Edson Álvarez era profanado como en tertulia de pueblo,, la desazón crecía.

Herrera se permitía lujos, pero Layún se confundía entre disparar o buscar un enlace, y generalmente elegía incorrectamente. Los mejores esfuerzos en ataque fueron de Chucky Lozano, pero encontró una formación tipo boliche, sin atajos en el área, mientras Carlos Vela ensayaba buscando hacia el centro el disparo sorpresivo de izquierda, pero quedó en intentos.

Con el 0-0 vigente, el descanso es una gentileza para ambos. El medio reconfortaría a unos suecos seguramente con un desgaste mayor, y la libreta de Osorio debería contener alguna solución.

DEBACLE…
México comenzó la segunda mitad en misión suicida. Y a Suecia le sedujo la propuesta, cuando encontró que la media cancha de México dejaba una pradera.

Y al minuto 50′ le puso precio a su esperanza: un rebote en el área toma fuera de posición a Edson Álvarez, y Augustinsson toma de volea el balón y el zapatazo entra a izquierda de Ochoa, quien apenas roza el balón. 0-1, silencio en Ekaterimburgo.

El gol es devastador. México se desordena, se asusta. La coherencia de media cancha en algunos momentos en el primer tiempo desapareció.

Y Suecia genera contragolpes con velocidad y verticalidad descarada. Uno de ellos, a los 62′, genera el 2-0. Marcus Berg penetra por el centro y Héctor Moreno lo barre. Pitana no duda. El cobro de Granqvist es impecable: arriba a la derecha, superando el lance de Ochoa.

Con Marco Fabián en la cancha, las condiciones de México no mejoran, por el contrario, la angustia crece, ante la formación sólida de Suecia en el fondo.

Y el tercer gol es un híbrido de la persistencia sueca y de los desatinos en el fondo, al grado que un balón sin riesgo, Edson Álvarez lo convierte en acto de suicida de autogol, para el 3-0 a los 72 minutos.

Tecatito Corona intenta inyectar una opción de ataque. Genera la mejor jugada, en un cambio de juego que recentra Guardado y que Vela, en segundo poste, desvía hacia afuera.

Para México la salvación llega de Corea del Sur. Clasifica como segundo del Grupo F. Destino: Samara.

Nota tomada de: espndeportes.com

Croacia gana con los suplentes

Croacia no cede ni con los suplentes. La selección balcánica ya estaba en octavos y selló su primera plaza con otra victoria. Tres de tres, sólo un gol en contra -de penalti- y buenas sensaciones juegue quien juegue. Con el primer puesto casi en el bolsillo, Dalic tiró de calculadora y reservó a los titulares. Apenas se permitió el lujo de mantener a Modric, al que sustituyó al poco de pasar la hora de juego. Pero fue suficiente. Aun así, venció a una Islandia más necesitada, pero a la que no le sirvió su habitual plan de empuje y juego directo.

El partido comenzó como si el punto fuera bueno para los islandeses, que se pertrecharon atrás y dejaron el balón a Croacia, que lo tocaba sin prisa y también sin verticalidad. De hecho, hasta mediada la primera parte no se rompió ese guión.Poco a poco, Islandia fue dando un paso adelante y rondando más el área rival, hasta el punto de acabar agobiando al rival. Un balón peinado por Magnusson, tras un saque de banda largo, fue el primer aviso, a los que siguieron varias ocasiones, entre ellas un remate de Finnbogason que salió rozando el palo.

Tras el descanso, Croacia tomó aire, dio un paso adelante y volvió a imponer su juego. Badelj, en el 51′, avisó con un disparo al larguero y en la jugada siguiente marcó llegando desde segunda línea tras una acción por la izquierda de Pivaric.

Las ilusiones islandesas parecían desvanecerse por completo, pero si hay algo que tenga esta selección es optimismo. Nada más encajar el gol, Ingason remató al larguero y animó a los suyos, que lograron el empate en el 74′ con un penalti transformado por Gylfi Sigurdsson, que había fallado uno ante Nigeria.

El gol dio esperanzas y avivó el empuje islandés, pero no le bastó. Tampoco tuvo fuerzas para ello. Volcados en los últimos minutos, dejaron huecos atrás y Perisic, llegando por la izquierda puso el punto y final. Pleno croata y desilusión islandesa.

Noticia tomada del diario la Marca

Argentina pasa a los octavos con las completas

Argentina estará en los octavos de final del Mundial. Ver para creer. Se clasificó tras un golazo de Marcos Rojo a cinco minutos del final, cuando la albiceleste rozaba el drama, cuando Nigeria acariciaba la clasificación como segunda de grupo, después de una segunda parte de locos en la que hubo de todo: consultas al VAR, un absurdo penalti de Mascherano, el clásico fallo de Higuaín que parecía que condenaría a su equipo… Pero esta vez el fútbol se puso del lado de Argentina, que tras una primera fase lamentable está en octavos de final. A la albiceleste, que jugó mal ante Islandia (1-1) y rematadamente mal ante Croacia (3-0), le bastó con creer en el triunfo ante Nigeria para seguir con vida en Rusia. Imposible sacar más rédito con tan poco.

Aparte de a Rojo por el gol, Argentina debe darle las gracias a Messi y a Nigeria, que fue la que le metió en el Mundial ganando a Islandia y que se mostró bastante inoperante en ataque. Buscaron el gol los africanos durante todo el partido, pero en un ejercicio ofensivo inútil que apenas le permitió crear ocasiones de gol. El penalti, una falta magistralmente lanzada por Obi Mikel y que casi entra por la escuadra, y un mano a mano fallado por Ighalo fue todo el peligro que creó el equipo africano. Probablemente, en esta ocasión fallada por Ighalo estuvo el pase, pero Armani demostró ahí que tenía que haber jugado los dos primeros partidos. Juega bien con los pies, no comete locuras y, por lo visto ante Nigeria, no le pesa la camiseta albiceleste.

El equipo de Sampaoli saltó al terreno de juego con un ánimo diferente al último partido. Empezando por Messi, que esta vez no agachó la cabeza al escuchar el himno nacional. Espoleado por una espectacular hinchada que convirtió el estadio del Zenit en una mini Bombonera, el equipo argentino salió a comerse el césped. Ahí sí que acertó Sampaoli en la previa cuando dijo que sus jugadores se dejarían el alma y que empezaba un nuevo Mundial. Así fue. Lo de jugar bien al fútbol es otra cosa, pero ante Nigeria a Argentina le importaba poco.

La clasificación parecía que la empezaba a encarrilar Leo Messi en el minuto 15, con un golazo marca de la casa. Vio Banega su desmarque en profundidad (sí, Messi se desmarcó) y luego vino lo que tantas y tantas veces ha hecho en su vida. El control de balón fue perfecto y el remate con la derecha también. Leo mandó el latigazo a la escuadra y llevó al delirio a los 30.000 aficionados que estaban en las gradas y a Maradona, que daba las gracias a Dios. Luego se quedó dormido.

El tanto le daba el pase a Argentina y le quitaba ansiedad al equipo de Sampaoli, que se dejó el alma detrás de cada pelota pero al que le falta muchísimo fútbol. Se aprovechó de que enfrente estaba Nigeria, pero en octavos estará Francia, que para esta Argentina se antoja como palabras mayores. La albiceleste mereció irse al descanso con más goles en su cuenta, lo que le hubiera ahorrado todo el suplicio de la segunda parte. Higuaín en el 26′ no acertaba a batir a Francis tras un gran pase entre líneas de Leo y el propio Messi mandaba una falta al palo en el 35′. Parecía tener Argentina el control del partido, pero llegó el descanso y…

Tras la reanudación, apareció Mascherano para meter a Nigeria en el partido y empujar a Argentina fuera del Mundial. El Jefecito se mantuvo en el once titular en el día clave y Argentina casi lo paga no caro, sino carísimo. Mascherano no ayudó en nada a su equipo y fue el culpable del empate nigeriano cometiendo un penalti absurdo en un córner. El clásico que nunca se pita, cierto. Pero penalti. Y a Cakir no le hizo falta ni ver el VAR. El agarrón existió y por eso fue imposible echarse atrás en su decisión. Probablemente, si no lo hubiera pitado de inicio, tampoco lo habría pitado tras ver el video. Pero el agarrón existió y no tiene motivos Argentina para quejarse. El culpable no es el árbitro turco y sí Mascherano. Lo marcó Moses y dejó KO a Argentina, que perdió el control del juego.

Nigeria, con el empate, no se replegó e intentó buscar el segundo. Hasta el minuto 75′ tuvo a Argentina contra las cuerdas y a punto estuvieron de sentenciar el pase. Ighalo falló un mano a mano y a los 35.000 argentinos que estaban en el estadio se les cortó la respiración cuando Cakir fue a consultar al VAR una mano de Rojo. La declaró involuntaria y dio una vida extra a Argentina, que la aprovechó. Higuaín fallaba su clásico gol cantado mandando al segundo anillo del estadio un remate franco al borde del área pequeña, pero Rojo sí acertaba con una volea a cinco minutos del final.

El partido ya estaba roto y el gol llegó cuando Argentina jugaba con Meza, Pavón, Agüero, Higuaín, Messí… Pero el tanto lo fabricaron Mercado con un centro espectacular desde la derecha y Rojo, que jugaba de central y que definió como el mejor de los delanteros. Se vino abajo el estadio de San Petersburgo y enloquecieron los jugadores argentinos, que probablemente pocas veces hayan celebrado así una clasificación para los octavos de final. Lo hicieron como si fueran campeones. Quién sabe si como dijo Sampaoli es verdad que empieza un nuevo Mundial para ellos, aunque parezca casi imposible con el fútbol que muestran en cada partido.

 

Noticia tomada del diario Marca.

Cueto y sus particulares gorras

La semana pasada, vimos al dominicano Johnny Cueto, lanzador de los Gigantes y maestro del Instagram, subir un video en el que salía él mismo vistiendo una gorra con un retrato de su propia cara. Sabiendo que la gente quería más, Cueto subió más fotos suyas el viernes y la mañana del lunes usando sus particulares gorras-retrato.

 

Pero en la madrugada del martes, Cueto puso otra foto, una que sin dudas va a cambiar el mundo del béisbol y de la moda para siempre:

 

Sí, damas y caballeros, ése que ve allí es Johnny Cueto, usando una gorra con una foto de él mismo usando esa misma gorra. ¡Son tres dimensiones de Johnny Cueto¡ Casi se marea uno pensando en esto.

Y lo mejor de todo esto es que Cueto sugirió que quizás las ponga a la venta, disponibles para todos. Dios bendiga a este hombre.

Yankees en busca de un abridor

Los Yankees buscan a un abridor en el mercado de cambios, le dijo el gerente general Brian Cashman a NBC Sports tras la salida del dominicano Domingo Germán del domingo en la que permitió seis carreras en 3.0 entradas vs. los Rays.

Sin embargo, el ejecutivo quisiera agregar a un lanzador de impacto sin tener que ceder a Clint Frazier. Con Brett GardnerAaron Hicks y Aaron Judge en los jardines y Giancarlo Stanton fungiendo como bateador designado, Frazier, de 23 años de edad, se ve bloqueado en el Bronx. Pero su potencial es innegable.

Los Indios adquirieron a Frazier, la selección número 5 del draft del 2013, de los Indios como parte del cambio en el que Andrew Miller pasó a Cleveland en julio del 2016. En ocho partido con el equipo grande de Nueva York, Frazier lleva OPS de .908 y en 38 encuentros con Triple-A Scranton-Wilkes/Barre, registra .947.

El dominicano Kelvin Herrera pieza importante en los Nacionales

Con un solo movimiento, los Nacionales han reforzado su bullpen y a la vez han impedido que los Filis hagan lo mismo.

La novena de Washington envió a tres prospectos a los Reales de Kansas City el lunes a cambio del relevista dominicano Kelvin Herrera, quien será una especie de lujo para los capitalinos. Por el momento, Herrera no fungirá como cerrador, sino que brindará profundidad en la parte trasera del bullpen.

El martes, Herrera debutó con un inning en blanco por los capitalinos en su victoria sobre los Orioles. A los Nacionales les hacía falta otro brazo, pero no urgentemente.

“Ahora mismo, contamos con un cerrador estelar [Sean Doolittle], por lo que a [Herrera] se le pedirá que haga otras cosas”, dijo el manager de Washington, Dave Martínez.

Dicho cambio no solamente hace mejores a los Nacionales, sino que hace más difícil que los Filis y Bravos — rivales en el Este de la Liga Nacional — se refuercen de la misma manera. Filadelfia no tiene una opción obvia para el noveno inning ahora mismo. De hecho, el lunes enviaron a Triple-A al diestro dominicano Héctor Neris, quien comenzó la campaña como el taponero del club. Los punteros Bravos cuentan con un cerrador sólido, el quisqueyano Arodys Vizcaíno, pero tienen muchas interrogantes a la hora de prepararle la mesa.

Sólo viéndolo de esa manera se puede apreciar en su totalidad el movimiento que hizo Washington. Es cierto que a los Nacionales les hacía falta otro brazo fiable, pero vale preguntar si, fuera de contexto, agregar a un relevista para el octavo inning justifica el precio.

¿Pero qué tal si dicho movimiento pone a sus rivales en desventaja? Entonces, sí es algo bien significativo.

Y aunque suele asignársele demasiado valor a tener un cerrador fijo, manejar un bullpen sin una opción automática para el último inning es difícil. El capataz de los Filis, Gabe Kapler, es inteligente y tiene muchas cosas a su favor, pero no contar con un taponero le complica las cosas aun más a un manager en su primera temporada en la cueva.

Por lo tanto, los Filis, quizás más que otros equipos contendientes, se beneficiarían de agregar un brazo al bullpen que simplificara el resto de las decisiones. Pero una de las mejores opciones disponibles acaba de pasar a sus rivales divisionales.

De su parte, Kapler dijo todo lo indicado.

“Considero que los muchachos que tenemos en este roster….pueden manejar situaciones de mucha presión”, manifestó Kapler. “Eso no significa que puedas poner a cualquiera en el juego en la novena entrada y que todos vayan a rendir de la misma manera. No creo eso para nada. Pero sí creo que tenemos muchachos capaces de manejar situaciones de mucha presión”.

Pero Kapler está aprendiendo a dirigir juegos de Grandes Ligas y empezando a conocer los puntos fuertes y débiles de sus relevistas en medio de una lucha divisional bien reñida. Reconociendo que a veces se les asigna demasiado valor a los cerradores, es fácil ver por qué una opción automática y confiable lo ayudaría.

En lugar de ello, serán los Nacionales los que se beneficiarán de la presencia de Herrera.

Mike Trout rompiendo la liga

ANAHEIM — No hay otro jugador al que los Angelinos habrían querido tener en el plato en esa situación.

Abajo por una carrera en el quinto inning del duelo de la noche del martes, los californianos llenaron las bases con un out ante el derecho de los D-backs, Matt Koch, lo que llevó al home a Mike Trout. El estelar patrullero central respondió conectando una línea de hit ante el primer pitcheo para barrer las almohadillas y poner arriba a los suyos.

“Tenemos que ser más que Mike”, dijo el manager Mike Scioscia, “pero créanme que en esa situación nos encanta tenerlo ahí haciendo swing”.

El batazo, que terminó siendo clave en la victoria de los Angelinos por 5-4, fue la guinda sobre el pastel en otra noche espectacular para Trout. El guardabosque se embasó en sus cuatro visitas al plato, gracias a dos boletos y a una interferencia del receptor.

Considerado por muchos como el mejor jugador del béisbol, la producción de Trout ha subido a un nivel de otro mundo en la última semana. En sus últimas 37 visitas al plato sólo lo han hecho out siete veces (.778 de porcentaje de embasarse), con .696 de promedio de bateo (de 23-16), cuatro jonrones, nueve empujadas, 11 boletos (cuatro intencionales) y un pelotazo recibido. Además de encabezar las Grandes Ligas con 23 jonrones y 1.158 de OPS, Trout tiene más boletos (64) que ponches (60) esta temporada.

Dos veces ganador del premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana, Trout, de apenas 26 años, lleva ritmo para terminar con 14.4 de WAR, lo que rompería el récord de Babe Ruth (14.1 en 1923) para una campaña.

“Este juego no es sencillo, pero él lo hace lucir más y más fácil cada año”, dijo el jardinero derecho Kole Calhoun. “Es un talento especial que no vamos a ver muchas veces, así que hay que disfrutarlo ahora”.

Jonron 22 de Ramírez

Jonron número 22 de José Ramírez, observalo aquí:

José Ramírez conecta su cuadrangular número 14

El dominicano José Ramírez  conecta un cuadrangular que impulsa 3 carreras y es el número 14 de la temporada.