Noticias en el Slider principal

Canó sufre lesión en la Corva

PEORIA, Arizona – Un análisis de resonancia magnética en la corva izquierda de Robinson Canó reveló que el segunda base de los Marineros tiene un tirón Grado 1. El estelar dominicano se perderá entre cinco y siete días.

El domingo, Canó fue sacado del partido de pretemporada de los Marineros contra los Rojos debido a una rigidez en la corva, luego de ir tras un batazo elevado jugando defensa. El veterano se vio frenado por un tiempo el año pasado por la misma dolencia y afirmó que la molestia de ahora tiene sus raíces en tejidos cicatrizales.

“Vengo trabajando en eso, pero me dijeron que es algo que no puedes controlar”, manifestó Canó, de 35 años de edad. “Siempre digo que Dios sabe por qué pasan las cosas. Ahora voy a salir a hacer que todo mejore”.

Latinos protagonistas en la división central de la Americana

10. Eloy Jiménez, Medias Blancas
El guardabosque dominicano probablemente no sea parte del equipo grande esta campaña, pero si lo logra, será por apenas unas semanas en septiembre.

9. Salvador Pérez, Reales
Con el desempeño del jardinero Alex Gordon descendiendo lentamente, Pérez es el único de alto nivel que queda de los buenos años de los Monarcas. El receptor venezolano está bajo contrato hasta el 2021, pero es posible que Kansas City tampoco sea contendiente en aquel año. Pérez tendrá apenas 31 años en dicha campaña — increíble que apenas tenga 27 años de edad — y es posible que firme un contrato similar al del puertorriqueño Yadier Molina con los Cardenales. Es posible que todos estén satisfechos tras ya tener un anillo de Serie Mundial.

8. Jorge Soler, Reales
El guardabosque cubano podría ser el rostro de la etapa de “será un momento de altibajos, entonces jugarán más los jóvenes” y eso no será nada divertido. El muchacho con el impresionante trueno en Chicago ha desaparecido, ahora volviendo al Soler con problemas de contacto y para embasarse. Pegó los suficientes jonrones en Triple-A (24) para seguir en los planes de Kansas City, pero no podemos olvidarnos de su línea ofensiva de .144/.245/.258 en las Grandes Ligas el año pasado.

7. Miguel Cabrera, Tigres
Este es un dato divertido: El año pasado fue el primero en toda la carrera del inicialista venezolano — incluyendo cuando jugó con los Marlins — que no recibió ni un voto para el premio al Jugador Más Valioso. Es difícil detener el tiempo, pero, ¿será éste el final del camino para el cañonero?

6. Danny Salazar, Indios
Una vez más, muchos piensan que éste será el año en que el dominicano se mantendrá en salud y alcanzará su potencial. Sin embargo, ya se anunció que el derecho no estará listo para el arranque de la temporada regular. Ahora con 28 años de edad, ya sería hora de que comience a enderezar su camino.

5. Fernando Rodney, Mellizos

Estos podrían ser los comentarios sobre el quisqueyano durante la temporada:
Abril: “No puedo creer que los Mellizos confíen en Rodney como su cerrador”.
Mayo: “No puedo creer que Rodney todavía sea el cerrojero de los Mellizos”.
Junio: “¿Hasta cuándo piensan los Mellizos tener a Rodney para la novena entrada?”
Agosto: “¿Cuánto aguantará Rodney?”
Septiembre: “¿Seguirá Rodney como el taponero de los Mellizos durante la recta final?”
Octubre: [Rodney encabeza la Liga Americana en rescates.]

4. Yoan Moncada, Medias Blancas
El cubano fue el jugador cuya promesa ayudó a que los seguidores de los Patipálidos depositaran su fe en El Gran Plan del equipo y que entusiasmó a todos. Ahora es hora de que el intermedista comience a dar la cara con el bate. En dos cortas estadías en la Gran Carpa con los Medias Rojas y los Medias Blancas, ha bateado .231 con tres estafadas en 218 turnos. Los ocho jonrones del año pasado fueron intrigantes, pero esta campaña no tendrá limitaciones. Cumplirá apenas 23 años de edad en mayo, entonces está por verse cuánto tardará para despegar.

3. Yonder Alonso, Indios
Tras la partida del dominicano Carlos Santana, la Tribu llenó la vacante en la inicial con un jugador que tuvo la mejor campaña de su carrera a los 30 años de edad. ¿Será el cubano otro producto del enfoque al ángulo de salida? ¿Será que su descenso en la recta final indica que sus oponentes lo volvieron a descifrar? Es posible que Alonso sea el quinto bate en la Serie Divisional de la Liga Americana, así que Cleveland espera que la revolución continúe.

2. Miguel Ángel Sanó, Mellizos
La incertidumbre en torno a una posible suspensión del dominicano llega en un momento en que el antesalista es una de las piezas más importantes para Minnesota. Logan Morrison trae buen trueno si está detrás de Sanó en la alineación, pero no sería una amenaza si es el único bate potente.

1. Francisco Lindor, Indios
El puertorriqueño dio un paso atrás en su promedio y porcentaje de embasarse la temporada pasada, aunque todavía pegó 178 imparables y registró un índice de pasaportes y ponches que hubiera sido decepcionante en 1986 pero no es un problema en el 2018. De todas maneras, el salto en trueno fue impresionante: En el 2017, el boricua sacudió más cuadrangulares que el dominicano Albert Pujols ha pegado en sus últimas dos campañas. Lindor, obviamente, hace lo demás de manera brillante y rápidamente se sigue estableciendo como una superestrella. El campocorto cumplirá 25 años de edad al final de la temporada y se sigue acercando a ser uno de los rostros de las Grandes Ligas. Lindor ya es una leyenda tras apenas tres años en la Tribu. Entonces, nos podemos imaginar cómo sería calificado si ayuda a los Indios a ganar una Serie Mundial.

Martinez en el juego inaugural

UPITER, Florida – No habrá un anuncio formal, porque el capataz de los Cardenales, Mike Matheny, considera que es obvio a quién le dará la bola para el Día Inaugural. Se trata del dominicano Carlos Martínez, quien estará en la lomita cuando San Luis inicie la temporada regular contra los Mets en Nueva York el 29 de marzo.

“No hay motivo para que espere lo contrario”, dijo Matheny acerca de Martínez.

Quedan pocos aces indiscutibles como Martínez, quien en el 2017 fue convocado al Juego de Estrellas a la vez que fijó marcas personales en aperturas, juegos completos, innings de labor y ponches.

Martínez abrirá en el Día Inaugural por segunda temporada consecutiva. El año pasado, el quisqueyano blanqueó a los Cachorros y ponchó a 10 bateadores en siete innings de labor en el Busch Stadium en la jornada inaugural.

Moustakas regresa y Bonifacio suspendido

SURPRISE, Arizona — En el mismo día que los Reales de Kansas City abrieron otra vez las puertas a Mike Moustakas, se enteraron que Jorge Bonifacio se perderá la mitad de la temporada.

El jardinero dominicano fue suspendido 80 juegos por Grandes Ligas el sábado tras dar positivo por una sustancia para mejorar el rendimiento. La sanción fue por un control que arrojó positivo por Boldenone. La suspensión entrará en vigencia el primer día de la campaña.

“Es algo que realmente me hizo sentir mal”, dijo el piloto de los Reales Ned Yost.

Bonifacio, de 24 años, debutó en las mayores el año pasado y bateó para .255 con 17 jonrones y 40 impulsadas en 113 juegos.

Su suspensión abrió el espacio en el roster a Moustakas, quien volvió a firmar con los Reales esta semana tras declararse agente libre el pasado otoño.

Moustakas fijó un record de los Reales con 38 jonrones la pasada campaña, y luego rechazó una oferta calificada de 17,4 millones. Pero el tercera base nunca recibió el tipo de ofertas que esperaba.

Correa va por MVP

WEST PALM BEACH, Florida – El listado de cosas que ha logrado el puertorriqueño Carlos Correa es extraordinario, especialmente para alguien que jugará la mayoría de esta venidera temporada con 23 años de edad. Correa ya ganó el premio Novato del Año, inició el Juego de Estrellas en el campocorto y levantó el trofeo de la Serie Mundial.

Y de no ser por la lesión en un pulgar que requirió de cirugía a mediados de la temporada pasada -perdió siete semanas- Correa hubiese estado en la pelea por el Jugador Más Valioso, un honor que terminó recayendo en uno de sus compañeros, el venezolano José Altuve.

Ahora que se prepara para su tercera temporada completa en las Grandes Ligas, Correa tiene la mirada puesta en ese trofeo de JMV.

“El JMV es algo que no quiero retirarme sin haber ganado”, dijo Correa. “Será un sueño hecho realidad. Ya gané el Novato del Año. Fui al Juego de Estrellas. Ganamos la Serie Mundial. Es algo fantástico. No sé si será este año, pero en algún momento me gustaría ganar el JMV. Sólo tengo que seguir mejorando mi juego día a día para tratar de lograrlo”.

Correa ciertamente estaba en la lucha por el JMV en la primera mitad del 2017. Llegada la pausa del Juego de Estrellas, estaba bateando .325 con 20 jonrones y 65 carreras empujadas en 81 juegos. Jugó a pesar de la lesión del pulgar durante algunos juegos antes de someterse a la operación que lo dejó fuera por 42 cotejos.

Terminó con unos números muy buenos -.315 de promedio con 24 jonrones y 84 empujadas- y cerró con cinco bambinazos en la postemporada, incluyendo un par en la Serie Mundial. Sin embargo, Correa no se sintió completamente satisfecho.

“Siento que estuvo una tremenda temporada el año pasado, pero sigue habiendo suficientes hoyos en mi juego que puedo arreglar para poder mejorar”, dijo. “Obviamente mis expectativas son mayores que el año pasado. Con la experiencia que gané y las cosas que he aprendido en estos dos años y medio que he estado jugando en las Grandes Ligas, estoy pensando en convertirme en mejor jugador este año, y sé lo que necesito hacer para poder lograr eso”.

Correa dijo que puede hacer un mejor trabajo al momento de seleccionar lanzamientos, lo que siempre es una batalla constante para cualquier bateador. También quiere mejorar con su primer paso defensivamente y como corredor.

“Yo no quiero ser uno de los mejores peloteros, quiero ser el mejor”, dijo Correa. “Eso es lo que quiere hacer todo el mundo. Para eso es que uno juega, para tener una bonita carrea y poder retirarte y disfrutar de tu familia. Para mí, este es el momento de sacrificar muchas cosas y trabajar, para después poder relajarme”.

A.J. Hinch, el manager de los Astros, dijo que para un jugador como Correa el cielo es el límite.

“Él puede hacer lo que quiera en este juego”, dijo Hinch. “Es uno de los peloteros más talentosos y trabajadores de las Grandes Ligas”.

Ganar el JMV de la Liga Americana este año no será fácil. Altuve todavía está en la cúspide de su carrera y el ganador del JMV de la Liga Nacional, Giancarlo Stanton, ahora pertenece a los Yankees. Aaron Judge, el slugger de los Yankees que terminó por detrás de Altuve en la votación del JMV y ganó el Novato del Año, también apunta para estar en la pelea.

“Hay mucho talento, no hay dudas de eso”, dijo Correa. “No será fácil, pero al mismo tiempo, uno tiene que hacerlo lo mejor que pueda, y los números te dirán quién va a ganar. Yo tengo que preocuparme por lo que yo puedo controlar”.

Cinco equipos que nos pueden sorprender este año

Me van a decir que las estadísticas de los entrenamientos primaverales no valen nada, ¿verdad? Yo sé que me van a recordar que no debería emocionarme por nada de lo que haya ocurrido en Florida o Arizona durante las últimas dos semanas.

La realidad es que lo que ocurra durante la primavera tiene importancia. Quizás no al momento de evaluar a Mike Trout o Max Scherzer. Pero en lo que respecta a algunos equipos, ya hemos aprendido bastante en lo que va de entrenamientos.

Todavía falta mucho por descifrar, pero basados en lo que hemos visto hasta ahora, ya podemos decir que para algunos equipos el 2018 podría ser un año diferente.

Analicemos entonces a cinco equipos que podrían sorprendernos:

1. Bravos
Esto es lo que sucede cuando llenas tus granjas con talento. Es inevitable que termines ganando. Para los Bravos, el asunto es cuándo será eso. Dado lo bien que han lucido esta primavera el venezolano Ronald Acuña, el dominicano Danny Santana y Ozzie Albies, que la remozada rotación se ha visto de maravilla, que tienen mucho más talento en camino y que están bajo el mando de un tremendo hombre de béisbol (Alex Anthopoulos), es fácil saber que será un verano muy divertido en Atlanta.

2. Padres
Y eso que todavía no han firmado a Jake Arrieta y/o Alex Cobb todavía. Quizás ningún equipo debería considerar esa posibilidad tanto como los Padres. La firma del agente libre Eric Hosmer fue un indicativo de que en San Diego creen que son capaces de dar un giro para mejor en el 2018, y estas primeras semanas de entrenamientos han servido para reforzar esa noción. Los Padres han bateado un montón de jonrones, con Austin Hedges encabezando el grupo con cuatro. Sin contar la jornada del sábado, tenían el mejor promedio de embasarse de la primavera (.373) y estaban empatados en el cuarto puesto con 14 bases robadas. Además, se trata de una organización con gran profundidad en el pitcheo. No obstante, esa profundidad está compuesta básicamente por jóvenes, y en una primavera con tantos superlativos, colocar a un veterano al frente de esa rotación sería un gran paso.

3. Rangers
Los abridores de los Rangers llegaron a la jornada del sábado con 3.47 de efectividad en los entrenamientos y ahora sumaron a Tim Lincecum a su bullpen. El pitcheo es la gran interrogante de un equipo que nadie ha escogido para terminar por encima del cuarto puesto en el Oeste de la Liga Americana. Están armando una rotación con un grupo de tipos tratando de revivir sus carreras, tipos que en su momento llegaron a ser abridores de calidad. Hasta ahora, el dominicano Bartolo Colón, Matt MooreDoug Fister han lucido efectivos, mientras que Matt Bush parece capaz de hacer la transición de relevista a iniciador.

4. Reales
Sí, habrá interrogantes, incluso con Mike Moustakas regresando para ocuparse otra vez de la tercera base. Pero no en tantas áreas como se podría pensar. Y más allá de los números, esta primavera ha proporcionado razones para creer que la reconstrucción delos Reales no tomará tanto tiempo como se pensaba. Hay suficientes brazos veteranos en la rotación, y suficientes jóvenes peleando por trabajos, para hacer las cosas interesantes. Y todavía cuentan con suficientes piezas importantes del equipo que ganó la Serie Mundial en el 2015. Más allá de eso, hay una cultura de optimismo y trabajo, empezando con el gerente general Dayton Moore y pasando por el venezolano y líder del clubhouse, Salvador Pérez. Esas cosas son importantes, y en una temporada en la que se probará qué tanto pueden aportar los jóvenes, el regreso de Moustakas podría ser determinante.

5. Rays
No estamos seguros de qué están haciendo exactamente. Me explico, no sabemos cómo van a encajar las piezas. Llámennos escépticos sobre la rotación de cuatro abridores. Pero los Rays, definitivamente, no están demoliendo su equipo. Si ese fuese el caso, hubiesen cambiado a Chris Archer y al dominicano Alex Colomé y no hubiesen firmado a Carlos Gómez. A pesar de todos los cambios, Tampa Bay sigue tiene un sólido staff de pitcheo y varias piezas ofensivas muy interesantes. ¿Son lo suficientemente buenos para ganar la División Este de la Liga Americana? Probablemente no. ¿Tienen talento suficientemente para batallar por uno de los dos puestos del Comodín? Posiblemente.

Iván Nova es número 1

DUNEDIN, Florida – El diestro dominicano Iván Nova abrirá por los Piratas en el Día Inaugural, anunció el manager Clint Hurdle. Jameson Taillon está programado para abrir el primer juego de los Piratas en casa en el PNC Park.

Nova, de 31 años de edad, hará su primera apertura en un Día Inaugural el 29 de marzo ante los Tigres en el Comerica Park. En el 2017, su primera temporada completa con los Bucaneros luego de haber pasado al club en un canje con los Yankees en el 2016, el quisqueyano tuvo marca de 11-14 con efectividad de 4.14 en 187 innings de labor.

Taillon se medirá a los Mellizos el 2 de abril en Pittsburgh. El derecho de 26 años de edad registró foja de 8-7 con promedio de carreras limpias de 4.44 en 25 aperturas la temporada pasada. El serpentinero fue diagnosticado con cáncer testicular a principios de mayo, pero regresó a la lomita a las cinco semanas.

¿El bate de Andújar hará que nos olvidemos de su defensa?

El prospecto dominicano Miguel Andújar ha llamado bastante la atención en los entrenamientos de los Yankees, por obvios motivos. En sus primeros cinco partidos de la Liga de la Toronja ha pegado cuatro jonrones y un doblete. Es importante destacar que las estadísticas de pretemporada no son tan importantes y sobre todo cuando se trata de apenas cinco juegos. También vale la pena indicar que sus jonrones no fueron contra lanzadores de calidad de Grandes Ligas.

Aunque se debe aclarar que se trata de simplemente de los entrenamientos primaverales, de todas maneras, no se puede descartar el gran bate de Andújar. El quisqueyano ha bateado .315, con porcentaje de embasarse de .352 y slugging de .498 entre dos niveles de ligas menores el año pasado y ha causado un impacto en apenas ocho turnos en la Gran Carpa. Uno de sus cinco hits fue un sencillo con una velocidad de salida de 112.1 millas por hora; sólo el 15% de los bateadores (sin incluir lanzadores) con cinco turnos alcanzaron dicha cifra al menos una ocasión. Nadie le pega así de fuerte a una bola por accidente. Se necesita talento. Y Andújar lo tiene.

Sin embargo, es posible que no tenga las capacidades para jugar en la tercera base, donde ha recibido calificaciones mixtas. “Todavía necesita pulirse en la defensa”, indicó MLB Pipeline, que también señala que “no cuenta con la movilidad ni la precisión en sus tiros”.

Mientras tratan de aclarar la situación en la segunda y tercera base — que incluye una competencia entre Andújar, Brandon DruryTyler Wade, los venezolanos Ronald Torreyes y Gleyber Torres, además de Danny Espinosa y Jacer Peterson, quienes son invitados a los Entrenamientos de Primavera — surge la siguiente interrogante: ¿Qué tan excelente deberá ser la ofensiva de Andújar para compensar su pobre defensa?

Es algo difícil de resolver porque no hay información fiable sobre un jugador que no ha visto acción en la defensa al nivel de Grandes Ligas (ha jugado como suplente un total de nueve entradas). Por eso, se podría observar el desempeño de antesalistas con excelentes bates pero que no sobresalen con su guante y calcular qué han necesitado para mantenerse en la Gran Carpa.

Si su defensa es un poco debajo del promedio

Mientras continúe mejorando con el guante, menos presión habrá sobre su ofensiva.

El desempeño del cubano Yunel Escobar en el 2015 presenta una afortunada comparación. El infielder de los Reales tuvo WAR de 2.1 y bateó .314/.375/.415. Las estadísticas de Nicholas Castellanos no fueron tan buenas (.272/.320/.490) y su WAR también (1.7). Rápidamente se puede ver qué tipo de bate se necesita para compensar una defensiva por debajo del promedio.

Este pareciese es el escenario más probable, uno en el que Andújar sea un guante deficiente, pero no atroz, y un bateador bueno, pero no de élite. Si combina su guante con la línea ofensiva de Corey Dickerson el año pasado (.282/.325/.490), sería un pelotero promedio. Y eso es mucho mejor de lo que podría sonar.

Si es un defensor promedio en tercera base

No vamos a pretender que Andújar se va a convertir en un defensor sobre el promedio en la tercera base, al menos no de una vez. El viernes cumplió 23 años, por lo que queda mucho tiempo para mejorar. Pero en lo que a 2018 respecta, el mejor escenario posible es que sea un defensor promedio.

En ese caso, estamos hablando de un jugador como David Freese en el 2014, el dominicano Aramis Ramírez esa misma temporada, o Todd Frazier en el 2016. Cada uno termino siendo un jugador promedio, con un WAR de 2, y una producción ofensiva similar.

Freese en 2014: .260/.321/.383
Ramírez en 2014: .285/.330/.427
Frazier en 2016: .225/.302/.464

Un equivalente sería si Andújar batea como el Kyle Seager (.249/.323/.450) o el Adam Jones(.285/.322/.466) del 2017, peloteros sólidos con años aceptables, pero no más allá de eso.

Andújar puede batear, de eso estamos bastante seguros. Pero tendrá que fildear al menos un poquito para que la inversión de ponerlo a jugar a diario le funcione a los Yankees. Después de todo, tienen otras opciones, y esperar que batee como Stanton para que justifique su defensiva es probablemente poco razonable.

Tatis Jr. Está brillando con los Padres

Si el prospecto dominicano de los Padres, Fernando Tatis Jr, tenía la intención de dejar una impresión imborrable en los directivos de los Padres durante su estadía en el campamento del equipo grande, ya se puede decir que tuvo éxito. Incluso aunque falten más de tres semanas para el inicio de la temporada.

Tatis tiene sólo 19 años, pero al ser considerado el 8vo mejor prospecto de todo el béisbol, ya ha recibido su buena dosis de atención. Y el domingo siguió aumentando la expectativa al irse de 4-4 con cinco carreras empujadas como campocorto durante un juego de escuadras divididas ante los White Sox.

Tatis, que pegó un doble y se robó una base, aumentó su promedio de bateo esta primavera a .381 y su OPS a 1.125.

Nada malo para un muchacho destinado a arrancar la temporada en las ligas menores.

“Se siente grandioso, hermano”, dijo Tatis tras su gran juego del domingo, que además terminó en victoria 7-6 para los Padres. “He estado trabajando duro todos los días con mi coach de bateo (Mark McGwire). Y me está dando resultados. Me han estado diciendo que me mantenga un poco más consistente y calmado con mi swing, esperando la bola. Es el mismo swing, pero con un poco más control”.

Tatis, hijo del veterano de 11 temporadas en las Mayores, Fernando Tatis, fue adquirido por los Padres en junio del 2016 como parte del cambio de James Shields. El año pasado, el torpedero se convirtió en el primer jugador de 18 años en la historia de la Midwest League con una temporada de al menos 20 jonrones y 20 bases robadas.

Se espera que en el futuro Tatis se consolide como un bateador de poder, con un cañón por brazo en el campocorto. Además ha demostrado una disciplina inusual para un pelotero de su edad, liderando el año pasado a la Midwest League con 75 boletos.

Estar en el campamento del equipo grande puede servir para potenciar la confianza de un pelotero, incluso si no tiene una posibilidad realista de quedarse con el equipo grande. El sólo hecho de enfrentar a competidores de mayor nivel puede ser una gran prueba, una que hasta ahora Tatis está pasando con honores.

“Obviamente aquí la pelota es un poquito mejor”, dijo Tatis. “Los pitchers tienen más control. Se parecen bastante, pero con mucho más control”.

¿Y qué puede hacer este éxito tempranero con la confianza de un niño?

“Me ayudado muchísimo saber que puedo batear sin importar dónde este”, dijo Tatis.

El dominicano Miguel Andújar está encendido en los entrenamientos

CLEARWATER, Florida — Ahora mismo, el dominicano Miguel Andújar bien podría ser el mejor bateador de la Liga de la Toronja, y su mirada sigue puesta en convencer a los Yankees de que debería ser el tercera base del equipo para el Día Inaugural.

Andújar conectó jonrones en sus dos primeros turnos del juego del jueves contra los Filis en el Spectrum Field, aporreando el primer lanzamiento de Nick Pivetta en el segundo inning y el primer ofrecimiento de su compatriota Pedro Beato en el tercer acto.

“Uno tiene que salir a batear con un plan, prestar atención y ver cómo te están lanzando, y tratar de hacer ajustes para tu siguiente turno”, dijo Andújar a principios de semana.

Los jonrones fueron los números tres y cuatro en la primavera para Andújar, que ha dado seis hits en sus primeros 12 turnos. Llegó al campamento como uno de los principales candidatos para quedarse con la antesala antes de que los Yankees obtuviesen al más experimentado Brandon Drury en un cambio a finales de febrero.

El gerente general Brian Cashman dijo en su momento que Druty tenía “una pierna” de ventaja sobre Andújar. Los scouts creen que el dominicano está listo para batear ante pitchers de Grandes Ligas, pero tienen dudas sobre su defensiva.

Considerado como el 4to mejor prospecto de los Yankees por MLB Pipeline, el joven de 22 años compartió la temporada pasada entre Doble-A Trenton y Triple-A Scranton/Wilkes-Barre, bateando .315/.352/.498 con 16 jonrones y 82 carreras empujadas en 125 juegos. En cinco duelos en las Grandes Ligas bateó de 7-4.