Entradas

Yadier Molina regresa a P.R. con ayuda a los damnificados

SAN LUIS – Luego de pasar dos semanas repartiendo agua y comida de puerta en puerta a los damnificados de los huracanes María e Irma en Puerto Rico en octubre, Yadier Molina se encuentra en la Isla del Encanto para seguir ayudando.

El receptor boricua de los Cardenales ha proporcionado asistencia mediante su fundación personal y ha ayudado a recaudar más de US$180,000 mediante una página Go Fund Me que estableció su esposa en septiembre. Las donaciones, dijo Molina, aún son bienvenidas y necesarias para una isla que necesita mucho más tiempo para recuperarse.

“Aún no hay electricidad en algunas partes, pero estamos mejorando”, dijo Molina. “Poquito a poco nos estamos levantando”.

Este viaje es una de varias iniciativas que ha emprendido Molina este invierno para ayudar a diversas comunidades.

Las labores de Molina en Puerto Rico comenzaron cuando llegó a la isla dos días después de que terminara la temporada de los Cardenales. Luego, en diciembre, Molina organizó una competencia de jonrones y un juego de softbol de celebridades que recaudó más de US$200,000 para los damnificados. Más de 20,000 aficionados asistieron al evento, que contó con la participación de varios jugadores de Grandes Ligas del presente y del pasado.

Los esfuerzos de Molina han ido más allá de Puerto Rico. Luego de insistirle a su compañero de equipo, el venezolano José “Cafecito” Martínez, que lo visitara en Venezuela, Molina viajó al país sudamericano pese a la inestabilidad política para trabajar con muchachos que aspiran a jugar en las Mayores. En el transcurso de tres días, les brindó conocimientos y consejos a jugadores jóvenes que esperan algún día llamar la atención de un escucha de Grandes Ligas.

“Muchos venezolanos no quieren ir a Venezuela en estos momentos”, dijo Molina. “Y el que él viniera, fue bastante especial, porque demuestra que nunca te puedes olvidar de tus raíces. Fue algo que dio vida”.

“Traté de ir y ayudar de cualquier manera que pudiera”, agregó Molina. “Me divertí con los niños y traté de instruirlos. Fue una buena experiencia para mí. Me alegro de haber tenido la oportunidad de ir. Esos muchachos tienen una gran pasión por el béisbol”.

Molina también halló tiempo este invierno para dirigir, ya que guio a la selección sub-23 de Puerto Rico a un récord de 6-3 y el tercer lugar en el Campeonato Panamericano de Béisbol Sub-23. Con dicha actuación, la selección calificó para la Copa Mundial de Béisbol Sub-23, que se realizará en octubre.

En el cuerpo de instructores de Molina estuvieron su hermano, José, y el coach de los Cardenales, José Oquendo. Dos prospectos de los Cardenales, Delvin Pérez y Yariel González, formaron parte del roster.

“Fue divertido”, dijo Molina acerca de dicha experiencia. “También fue difícil, tratar de complacer a 22 muchachos. Pero a la vez, aprendí mucho. Tienes que hacer muchas cosas distintas que cuando eres jugador”.

Molina agregó que es “demasiado pronto para decidir” si le gustaría ser manager cuando termine su carrera como jugador. El receptor veterano tiene previsto retirarse después de la temporada del 2020. Hace poco, Molina también se dirigió a un grupo de jugadores de liga menor de los Cardenales en el campamento instructivo que organiza el club todos los años. En dicho evento, habló de su experiencia como integrante del club y lo que significa jugar para un equipo con tanta historia y ofreció consejos sobre cómo aprovechar al máximo sus habilidades.

 

Hanley Ramírez entusiasmado con la temporada 2018

MASHANTUCKET, Connecticut – Un par de hombros saludables tiene al dominicano Hanley Ramírez con esperanzas renovadas de cara al 2018.

Por la manera en que Ramírez se siente ahora mismo, la mesa está servida para que el cañonero de los Medias Rojas tenga un año sólido en la caja de bateo – una temporada que podría terminar con un desfile en Boston.

“Podemos ser campeones mundiales”, exclamó Ramírez el sábado en un evento de los Medias Rojas. “Podemos ganar la Serie Mundial en 2018, esa es la meta. Sólo tenemos que mantenernos sanos y trabajar como equipo. Creo que en el papel contamos con uno de los mejores equipos en Grandes Ligas. Tenemos que hacer las cosas sobre el terreno de juego. Ustedes ven a los Astros. Ellos hacen el trabajo en el terreno. También cuentan con un par de jugadores de renombre, pero saben cómo hacer el trabajo sobre el terreno de juego. Eso es lo que nosotros tenemos que hacer – hacer el trabajo”.

Tras someterse a una cirugía en su hombro izquierdo y a un procedimiento de mantenimiento y mejora en su hombro derecho en la temporada baja, Ramírez se siente listo para emular el desempeño que tuvo con el madero en 2016 – a diferencia del año pasado, cuando bateó .242 con 23 jonrones y sólo 62 carreras empujadas.

“Sé que puedo batear”, enfatizó Ramírez. “Puedo remolcar 100 carreras y conectar 30 o más cuadrangulares si estoy en salud. Para eso estamos trabajando este invierno. No hay temporada muerta para mí, y los resultados están comenzando a darse”.

Sin duda alguna, Ramírez luce en mejor forma que el año pasado. El dominicano compara su estado físico actual con el de hace par de años, cuando tuvo un receso de temporada muy similar en cuanto a productividad se refiere y terminó despachando 30 vuelacercas y empujando 111 carreras.

“Pero este año, todo parece más rápido, me siento más rápido y más esbelto”, destacó Ramírez.

A menos de un mes de su cumpleaños número 34, Ramírez se siente rejuvenecido.

“Voy a volver a ser el Hanley de Miami y hare mucho daño en el plato”, manifestó.

Pero el paso prolífico de Ramírez en los Marlins no se ha traducido de la misma manera en Boston.

“Y pasar de la primera ronda (de playoffs), esa es la meta después de las últimas dos campañas”, indicó Ramírez. “Tenemos que ir más lejos, y tenemos el equipo para lograrlo. Esa es la clave. Primero tenemos que llegar a los playoffs, y luego avanzar a la siguiente ronda. Eso es lo que no hemos podido lograr, cruzar esa línea, y esa es nuestra principal meta esta temporada”.

Los Medias Rojas podrían mejorar aún más su lineup si logran contratar al cañonero agente libre J.D. Martínez. Pero, ¿impactaría dicha contratación en el tiempo de juego de Ramírez, dado que los jardines están repletos y Boston volvió a firmar a Mitch Moreland para jugar la primera base?

“No, sólo tienes que batear. Si bateas, vas a jugar. Eso es todo lo que tienes que hacer”, aseveró Ramírez.

En cuanto al futuro de Ramírez con los Medias Rojas, su opción condicionada para el 2019 se ejercería si el quisqueyano obtiene 497 visitas al plato en 2018.

“Sólo quiero ganar”, reiteró Ramírez. “Si ganamos, eso llegará por sí solo. No estoy pensando en esos 500 turnos al bate. Definitivamente deseo permanecer en Boston. Este es el equipo que me firmó cuando tenía 16 años de edad. Lo primero que tenemos que hacer es ganar y ya veremos qué sucede después”.

Aguilas derrotan a escogido y pasan a la Gran Final

Richelson Peña lanzó impecable durante siete entradas y fue apoyado por dos cuadrangulares de Danny Santana, para las Águilas Cibaeñas derrotar 7-0 a los Leones del Escogido, pasando a la Serie Final que comenzará el martes contra los Tigres del Licey.

Peña maniató totalmente los bates rojos durante siete entradas, llegando a retirar 17 bateadores en forma seguida, solamente permitió un hit que fue un doble en la primera entrada, su control estuvo perfecto sin transferencia y abanicó a tres de los 23 que enfrentó.

Santana que había estado ausente por razones de salud y que comenzó como segundo mejor bateador con 375, también pasó a Leury García en el departamento de hits con 26 en el Todos Contra Todos.
Para clasificar a las Águilas con sus triunfos de sábado y domingo, los abridores Francisley Bueno y Richelson Peña no permitieron carreras y tampoco el relevo para las dos lechadas.
El toletero Zoilo Almonte se despidió del equipo anoche aportando dos sencillos, ya que debe viajar a Japón donde jugará con los Dragones de Chunichi.
El resultado reedita la final del torneo pasado, entre Tigres del Licey y Águilas Cibaeñas en una esperada revancha entre los archirrivales de la pelota criollo, donde los cibaeños estarán por ocasión 39 en el último tramo.

La Victoria fue para Richelson Peña (2-0), con la derrota para Elih Villanueva (0-2).
Las Águilas comenzaron en el montículo con Richelson Peña, luego tiraron Jhan Mariñez (8) y Richard Rodríguez (9).

¿Los cerradores en el salón de la fama?

Aunque he pasado incontables horas estudiando el Salón de la Fama -los jugadores que están allí, las tendencias, las grandes elecciones, las elecciones raras, las razones de ciertos votos- todavía no tengo idea de qué hacer con los relevistas. Ni la menor idea.

Pero por razones que no están enteramente claras, los relevistas han sido adorados por escritores y analistas desde los años 70.

Los cerradores, específicamente, han recibido mucho mejor trato que los bateadores designados (cero miembros del Salón de Fama, cero Jugadores Más Valiosos) por parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA), aunque su cargo es todavía más especializado que el del designado. Los cerradores tienen entre la mitad y un cuarto de los innings que tiran los abridores. Y sin embargo, los relevistas han ganado nueve premios Cy Young desde 1969, además de tres JMV.

Además, cuatro relevistas desde 1969 han sido exaltados al Salón de la Fama. Si buscan a los lanzadores en Cooperstown con menos innings lanzados, encontrarán a tres de ellos:

1. Bruce Sutter: 1,042
2. Rollie Fingers: 1,701
3. Rich “El Ganso” Gossage: 1,809

El cuarto, Dennis Eckersley, fue un abridor bueno, pero no grandioso, que en el camino acumuló 2,500 innings iniciando juegos. Pero fue su trabajo como relevista lo que lo llevó a Cooperstown, a pesar de que tiró menos de 800 entradas como taponero.

Todo hace que uno se pregunte cómo grandes cerradores como Trevor Hoffman y Billy Wagner pueden armar un argumento viable para el Salón de la Fama.

Consideren a dos lanzadores en la boleta de este año.

Uno es Hoffman. Lanzó 1,089.1 capítulos en su carrera, dejando EFE+ de 141 y una proporción de 3.7 ponches por cada boleto. Encabezó su liga en salvados dos veces y terminó segundo en la votación del Cy Young un año.

El otro lanzador sumó 2,025.2 entradas -casi el doble de Hoffman- con 131 de EFE+ y una proporcicón de 3.5 ponches por boleto. Lideró su liga en efectividad tres veces, en juegos iniciados dos veces, en innings lanzados dos veces, tres en ponches, tres en EFE+, cuatro en WHIP y tres veces en menor cantidad de hits recibidos por cada nueve innings. Ganó dos veces el Cy Young. Y se retiró con casi el doble de victorias sobre un jugador reemplazo (WAR) que Hoffman.

Hoffman será electo este año, me parece.

El venezolano Johan Santana, el otro lanzador, probablemente salga de la boleta al no recibir el 5% necesario.

Díganme si para ustedes eso tiene sentido.

Por eso es que evaluar a los relevistas es tan difícil. Todo el mundo sabe que un cerrador es una pieza muy importante para un equipo ganador. Todo el mundo sabe que los managers y los relevistas los valoran muchísimo. Esta temporada muerta los Rockies acordaron pagarle US$17 millones al año a Wade Davis. Pero ninguno de estos súper cerradores de los que estamos hablando hoy – Hoffman y Wagner- llegó a lanzar 100 innings en una temporada. Ninguno tuvo un WAR (versión Fangraphs) mayor de 4.5.

Kevin Brown, David Cone, Dave Stieb y Rick Reuschel tuvieron cada uno siete temporadas con WAR de 4.5 o más, y ninguno de ellos pasó del primer año en la votación al Salón de la Fama.

Entonces, ¿cuáles son los argumentos a favor de los relevistas? Bueno, lo que se esgrime es que los relevistas son unos pitchers especiales y que el WAR no captura bien su valor. Sí, lanzan menos innings, pero casi todos son en situaciones críticas.

Es por eso que tanto Hoffman como Wagner están muy bien ubicados en la lista de todos los tiempos de una estadística llamada Win Probability Added (Probabilidad de Victoria Añadida, o WPA). Para explicarlo brevemente, el WPA añade o sustrae el aporte individual de un jugador a las probabilidades de que su equipo gane el juego. En otras palabras, si un cerrador sale de una situación de bases llenas sin outs en el noveno inning de un juego cerrado, aumentó mucho las probabilidades de ganar de su equipo, lo que aumentará su WPA. Y debido a que los equipos que llegan a los últimos episodios con la ventaja tienen probabilidades muy altas de ganar, los cerradores pierden un buen tajo de WPA si desperdician el salvado.

Para darles una idea de cuán importantes son esos innings de los cerradores, Hoffman sumó 34 victorias de acuerdo con WPA, 21ero de todos los tiempos. Está ubicado entre Nolan Ryan y Robin Roberts, que lanzaron miles de innings más. El WPA de Wagner es 29, que lo coloca en el sitio 34, por delante de miembros del Salón de la Fama como Steve Carlton.

Por cierto, yo considero que Hoffman y Wagner fueron muy parecidos, y que incluso Wagner fue más dominante. Tuvo 2.31 de efectividad, comparada con 2.87 de Hoffman. Hay muchas otras estadísticas en las que Wagner está mucho mejor ubicado que Hoffman, pero mi número favorito de Wagner es 0.998. Ese fue su WHIP de por vida. Es el mejor WHIP para cualquier lanzador desde la época de la bola muerta.

Pero Hoffman se ha convertido en el favorito de la BBWAA, particularmente debido a sus salvados. Hoffman es sólo uno de dos pitchers -el incomparable panameño Mariano Rivero es el otro- en salvar 600 juegos. Wagner salvó 422 duelos. Hoffman tuvo nueve temporadas con 40 o más. Wagner sólo lo hizo dos veces.

Pero incluso tomando en cuenta eso, sus carreras fueron muy similares. Ambos fueron siete veces al Juego de Estrellas. Ambos fueron excelentes cerradores desde mediaos de los 90 hasta el 2010. Finalizaron casi con el mismo valor. Es extraño que Hoffman probablemente vaya a ser electo al Salón de la Fama, quizás este año, mientras que Wagner apenas tenga el 10% de apoyo y esté perdiendo soporte. Pero hay mucha gente que les da un montón de valor a los salvados.

Mencioné más arriba que Rivera es incomparable. Pienso que es importante decirlo porque hay fanáticos de Hoffman que argumentan que fue el Mariano de la Liga Nacional. Cada año me escribe muchísima gente a decir que fue mejor que Mariano. Miren, yo valoro muchísimo lo hecho por Trevor Hoffman. No pude incluirlo este año porque no tenía más espacio en mi boleta, pero me alegraré mucho cuando sea electo.

Pero no es Mariano Rivera. Nadie lo es. Hay una razón para que el WAR de Rivera (56.6) sea más que el doble del de Hoffman. La efectividad de Rivera (2.21) y su histórica EFE+ (205, un récord), además de su WHIP de 1.000, se comparan mucho más con Wagner que con Hoffman.

La gran diferencia entre Rivera y el resto, incluyendo a Hoffman, es su dominio en postemporada. Mariano lanzó 141 innings en los playoffs, tuvo 0.70 de efectividad, salvó 42 juegos y tuvo un WHIP absurdo de 0.759. Ese tipo de dominio es único.

La experiencia de Hoffman en postemporada fue extremadamente limitada, y no le fue bien en la única Serie Mundial en la que lanzó.

Ahora bien, hay que preguntarse lo siguiente: ¿Es necesario que un relevista sea tan fantástico como Rivera para ser considerado un Salón de la Fama? La respuesta es no, claramente. Eso es bueno, porque de lo contrario no habría ni un cerrador en el Salón de la Fama… Hasta el año que viene.

Ozuna contento en San Luis

SAN LUIS — Para el jardinero dominicano Marcell Ozuna, el domingo fue un día de primeras impresiones. En su primera participación en el festival de los Cardenales, Ozuna pudo compartir con los fanáticos de San Luis. Por su parte, los aficionados fueron recibidos con la brillante sonrisa del guardabosque.

¿Qué concluyó Ozuna del evento?

“Le doy gracias a Dios por traerme aquí”, expresó Ozuna después de una sesión de autógrafos. “Para mí lo más importante es ser feliz, divertirme, disfrutar de los fanáticos y que ellos disfruten de mí. Eso me hace sentir bien”.

La reacción no fue diferente a la de hace un mes cuando Ozuna se enteró que fue adquirido por los Cardenales en un cambio con los Marlins por cinco jugadores. En aquel momento, también hubo tranquilidad.

“Lo primero que escuché fue que me enviarían a los Atléticos”, manifestó Ozuna. “Le pedí a Dios que me dejara donde estaba. Luego me enteré que me enviaron a los Cardenales y dije ‘muy bien, gracias'”

Machado se queda en Baltimore para este 2018

El antesalista Manny Machado y los Orioles de Baltimore han acordado un contrato de un año y US$16 millones para el 2018, una fuente le informó a Mark Feinsand de MLB.com.

Machado se perfila como uno de los agentes libres más cotizados después de la temporada del 2018.

El tercera base de 25 años de edad devengó US$11.5 millones en el 2017.

Machado ha sido convocado al Juego de Estrellas tres veces en sus seis temporadas como ligamayorista, en las que ha ganado dos Guantes de Oro. En el 2017, bateó .259 con 33 jonrones y 95 remolcadas por los Orioles.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

Aguilas y Tigres ganan sus juegos respectivamente

SANTIAGO – Con sencillo de Ronny Rodríguez en la entrada 11 las Águilas Cibaeñas dejaron en el terreno a los Leones del Escogido tras vencerlos 3 carreras por 2 en el estadio Cibao.

Los Leone se fueron arriba la primera entrada con sencillo impulsador de Matt Hague por el jardín central.

Las Águilas se acercaron 2-1 en la baja del quinto, con sencillo de Héctor Gómez por el RF.

Los cibaeños empataron el encuentro en el octavo inning con sencillo remolcador de  Bethancourt por el LF.

Jonathan Castellanos inicio por los Leones, trabajó seis entradas en la que permitió cinco imparables, una carrera, con un boleto y dos abanicados.

El abridor por las Águilas, Richelson Peña permitió cinco hits, dos carreras, un boleto, tres ponches en cinco entradas y un tercio.

SANTO DOMINGO – Donovan Solano conectó un cuadrangular, Jairo Asencio consiguió su sexto salvamento y los Tigres del Licey superaron la noche de este viernes 4-3 a los Gigantes del Cibao, en el encuentro celebrado en el estadio Quisqueya Juan Marichal.

Los Tigres cortan una mala racha de tres derrotas, ahora tiene marca de 8-4 y se mantienen en el primer lugar. Los Gigantes tienen registro de 5-8.

Empatado el encuentro 1-1 en la parte baja del segundo inning, Julio Borbón dio toque impulsador y Anderson Hernández.

Los Tigres anotaron otra carrera en la baja del cuarto, con sencillo de Yamaico Navarro por el RF.

Los Gigantes se acercaron con un cuadrangular de dos carreras de Adrián Nieto en el octavo episodio.

La victoria fue para, Pedro Echemendia (W, 3-0), lanzó cinco entradas, permitió cinco hits, una carrera, dos boletos y abanicó cuatro.

Cómo luciera un equipo con los Agentes Libres

Los entrenamientos primaverales abrirán dentro de aproximadamente cuatro semanas, y sin embargo más de 120 agentes libres siguen sin firmar. Los 30 equipos de Grandes Ligas los sumarán a sus filas en algún momento. Pero, ¿qué pasaría si dichos jugadores se juntaran para armar una novena de expansión?

¿Sería un equipo competitivo? Vamos a darle un vistazo, formando el club exclusivamente con peloteros disponibles en la agencia libre.

NOTA: Está incluido Jay Bruce, quien tendría un acuerdo aún no confirmado para renovar con los Mets.

Lineup abridor C: Jonathan Lucroy 
Lucroy retrocedió ofensivamente en el 2017, aunque su OPS de .865 durante su pasantía de 46 juegos en Colorado hace pensar que el jugador de 31 años todavía tiene algo en el tanque. En un mercado no muy profundo para receptores, es lo mejor que hay.

1B: Eric Hosmer 
Ha sido convocado al Juego de Estrellas, tiene un anillo de Serie Mundial, cuatro Guantes de Oro y una fama de líder en el clubhouse.

2B: Neil Walker 
Walker ha sido un bateador por encima del promedio en su posición, pero perdió un promedio de 50 juegos en cada una de las últimas dos temporadas, lo que hace dudar de su durabilidad.

SS: Eduardo Núñez
El dominicano es la clase de jugador que les encanta a los equipos en estos días, alguien capaz de jugar en segunda, short, tercera e incluso en los jardines. Lo ubicamos en el campo corto porque es la posición que más ha jugado y es la mejor opción en el mercado.

3B: Mike Moustakas 
Moustakas, dos veces convocado al Juego de Estrellas, viene de dar 38 jonrones, pero se ha visto afectado por los rumores de cambio de otros antesalistas como Manny MachadoJosh Donaldson y Evan Longoria.

LF: Carlos González
Hablando de pactos por una temporada, a CarGo le convendría algo así para restablecer su fama como jugador productivo. Tuvo una terrible primera mitad en el 2017, pero en los últimos 62 juegos tuvo .921 de OPS.

CF: Lorenzo Cain 
Cain puso buenos números en su temporada de agente libre (.300/.363/.440), y aunque cumplirá 32 años en abril, es el mejor jardinero central disponible.

RF: Jay Bruce
Bruce atormenta a los derechos (.883 de OPS en 2017), y su producción contra zurdos (.718 de OPS) sigue siendo respetable. Además, ha sido uno de los bateadores de poder más consistentes durante la última década, promediando 28 jonrones con .790 de OPS por temporada desde que llegó a las Grandes Ligas en el 2008. Todo luce indicar que seguirá en los Mets con un contrato de tres años.

BD: J.D. Martínez
Martínez es técnicamente un jardinero derecho, pero lo estamos colocando como designado porque ahí es donde jugaría en Boston. Los Medias Rojas siguen siendo la opción más lógico para el cañonero de 30 años, quien dio 45 jonrones el año pasado.

Banca

1B: Logan Morrison
3B: Todd Frazier
Utility: Howie Kendrick
OF: Jon Jay
C: Alex Avila

Morrison, quien dio 38 jonrones en el 2017, aportaría poder desde la banca, al igual que Frazier, quien además es una tremenda pieza para el clubhouse. Kendrick puede jugar varias posiciones, mientras que Jay brinda una sólida defensa en los tres jardines. Ávila, por su parte, tiene buen bate y es un receptor defensivo por encima del promedio.

Rotación LD Yu Darvish 
Su mala actuación en la Serie Mundial podría asustar a potenciales compradores, pero no lo suficiente como para evitar que sea uno de los brazos más buscados en el mercado. Al menos cinco equipos están detrás de él y el derecho debe de conseguir el pacto más lucrativo entre los lanzadores.

LD Jake Arrieta 
Arrieta no estará muy por detrás de Darvish, pues tiene algunos pergaminos -como un Cy Young de la Liga Nacional y mucho éxito en postemporada- que el japonés no posee.

LD Lance Lynn 
Ha promediado 14 victorias y 3.39 de efectividad por año en sus cinco temporadas completas con los Cardenales. Muchos equipos han mostrado interés en Lynn, quien podría esperar a que firmen Arrieta y Darvish antes de tomar una decisión.

LD Alex Cobb 
Al igual que Lynn, Cobb está un escalón por detrás de Darvish y Arrieta, pero el derecho es una pieza atractiva para aquellos equipos que quieran mejorar su rotación sin tener que gastar más de US$100 millones. Cobb demostró estar sano tras someterse a una operación Tommy John en el 2015, lanzando 179.1 innings el año pasado con 3.66 de efectividad.

LD Jaime García
El mexicano sigue siendo una buena carta para la parte trasera de una rotación, alguien capaz de sumar innings y mantener a su equipo en juego. El pitcher de 31 años todavía es capaz de inducir rodados con regularidad.

Bullpen

Cerrador: Greg Holland
Preparador: Addison Reed
LZ Tony Watson
LD Matt Albers
LZ Brian Duensing
LZ Fernando Abad

Con Wade Davis en Colorado, Holland -ex cerrador de los Rockies- es el mejor taponero disponible en el mercado de agentes libres. Reed ha demostrado ser capaz de cerrar, y por eso es tan valioso para el séptimo y el octavo innings. Watson sería el especialista contra zurdos, mientras que Duensing y el dominicano Abad balancean el bullpen. Albers, quien tuvo 1.62 de efectividad con los Nacionales el año pasado, es otra pieza bien versátil.

En resumen

¿Cuánto terminaría constando un equipo así? Bueno, ahí es donde se complica el asunto. Tratar de armar un conjunto con puros agentes libres costaría cerca de US$300 millones para esta temporada. ¿Es realista pensar que algo así pase alguna vez? No, claro que no. Pero sin dudas, es divertido.

La temporada 2018 aún no empieza y ya tenemos a los favoritos

Algunos equipos ya no tienen asuntos que atender. En este mercado de agentes libres tan lento, esa parte de la historia no puede obviarse.

Pongamos a los Yankees como ejemplo. ¿En realidad necesita hacer algo el gerente general Brian Cashman?

Cuando usted abre su temporada muerta sumando al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, Giancarlo Stanton, y sus 59 jonrones, a un equipo que llegó hasta el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, ¿hay alguna urgencia?

Cashman ha hablado con los Orioles sobre el tercera base Manny Machado y con los Piratas en relación al derecho Gerrit Cole. También ha revisado los precios de los abridores agentes libres, incluyendo a Yu Darvish.

No se sorprendan si los Yankees hacen algo más, quizás algo impactante. Pero aun sin mayores contrataciones, tienen la mejor ofensiva de Grandes Ligas y posiblemente el mejor bullpen.

En cuanto a la rotación, podría ser muy buena, especialmente ahora que el derecho Chance Adams, de apenas 23 años, está tocando las puertas de las Grandes Ligas.

Pero los Yankees no son el único equipo que debe de sentirse bien con el equipo que ya tiene a estas alturas, y ésa pareciese ser otra razón por la que esta temporada muerta ha sido tan rara.

Aquí les dejamos un listado de cinco clubes listos para el Día Inaugural.

1. Yankees
Cashman tiene que al menos ponderar la posibilidad de que no hacer nada es su mejor opción, lo que colocaría a los Yankees en posición para sumar al dominicano Miguel Andújar y al venezolano Gleyber Torres al lineup a mitad de temporada. Cashman tiene espacio en la nómina para firmar a otro abridor y mantenerse igual bajo el límite del impuesto al lujo, lo que a su vez le permitiría ir por Bryce Harper o Machado (o alguien más) en invierno próximo.

2. Astros
Los campeones de la pasada Serie Mundial tienen una rotación profunda, un gran lineup y un amplio grupo de prospectos listos para luchar por un puesto en los entrenamientos primaverales. El gerente general Jeff Luhnow mejoró el bullpen firmando a Joe Smith y al venezolano Héctor Rondón. Al igual que Cashman, Luhnow podría sacudir el mercado obteniendo a Christian Yelich en un cambio con los Marlins o al cerrador dominicano Alexander Colomé desde los Rays. Con Dallas Keuchel y Charlie Morton en el último año de sus respectivos contratos, traer a Darvish también tendría sentido. Pero los Astros parecen ser lo suficientemente buenos en este momento como para volver a ganar sin hacer nada más.

3. Indios
Este equipo no está exento de interrogantes, como la salud de Michael Brantley y la posición que jugaría Jason Kipnis si no lo cambian. Pero eso es todo. Los Indios ganaron 102 juegos la temporada pasada y son sólidos favoritos para ganar el título de la División Central de la Liga Americana por tercer año corrido. Sin embargo, serán un equipo distinto. El primera base dominicano Carlos Santana firmó con los Filis, y el presidente del departamento de operaciones de béisbol, Chris Antonetti, trajo al cubano Yonder Alonsopara reemplazarlo. El preparador Bryan Shaw pactó con los Rockies, pero el bullpen sigue siendo de los mejores. Y la rotación es una de los dos o tres mejores también. Antonetti podría ir por un bateador derecho o un relevista, pero los Indios ya están lo suficientemente bien armados.

4. Nacionales
¿Le gustaría al gerente general Mike Rizzo firmar a otro abridor? Sin dudas. Por otro lado, es casi un hecho que este equipo va a ganar la División Este de la Liga Nacional por quinta vez en siete temporadas. Y con Max Scherzer y Stephen Strasburg, los capitalinos tienen a dos abridores que puedan llevar a un club hasta el título. También cuentan con pitcheo joven en las ligas menores. En cuanto a la ofensiva y el bullpen, son de los mejores. Si ésta es la última temporada de Harper en Washington, tiene el potencial de ser una bien especial.

5. Dodgers
Están detrás de uno o dos brazos para el relevo y de al menos otro abridor si el precio es el indicado. Más allá de eso, los Dodgers lucen como claros favoritos para ganar la División Oeste de la Liga Nacional por sexto año corrido, así no hagan nada más. La finca es lo suficientemente profunda como para añadir a un abridor vía un cambio durante la temporada si es que lo necesitan.

Francisco Mejía seguirá en la receptoria o debe emigrar a otra posición?

LEESBURG, Virginia — Francisco Mejía se hizo un nombre en el béisbol en el 2016, cuando entre Clase-A y Clase-A Avanzada dio hit en 50 juegos consecutivos, la cuarta racha más larga en la historia de ligas menores.

El prospecto dominicano de los Indios ha seguido con un tórrido bateo desde entonces, registrando .297/.346/.490 con Doble-A Akron el año pasado, con 21 dobles, 14 jonrones y 52 empujadas en 72 encuentros. Luego de participar en el Juego de las Futuras Estrellas en julio pasado, el receptor y bateador ambidextro fue convocado por primera vez al equipo grande de Cleveland en septiembre, conectando dos hits en 13 turnos, con una empujada.

Mejia's milestone RBI single

Ahora, cuando todo apunta a un inicio del 2018 en Triple-A, la interrogante para Mejía y para los Indios es si el oriundo de Baní será un cátcher a largo plazo, o si hallará otra posición. En la Liga Otoñal de Arizona al final del 2017, Mejía fungió como tercera base, con resultados mixtos a la defensa pero con el buen bateo de siempre: 365/.397/.476 con dos cuadrangulares en 15 partidos por Glendale Desert Dogs.

“Creo que al principio, los dos primeros juegos, no me sentí bien”, dijo Mejía sobre su experiencia en la antesala. “Pero me fui acomodando, porque el manager (Shawn Williams) me ayudó mucho en eso. Trabajé mucho. Me voy acostumbrando, pero no es mi primera posición, porque yo vengo jugando cátcher desde pequeño”.

Ha habido interrogantes sobre la defensa de Mejía en la receptoría a nivel de liga menor, desde su manejo de los lanzadores hasta el 30% de los corredores que sacó en intento de robo el año pasado. MLB Pipeline, que califica a Mejía como el prospecto número 1 de los Indios y el número 14 de todo el béisbol, estima que el quisqueyano podría llegar a ser un “defensor promedio detrás del plato”.

En la mayoría de los casos, eso sería suficiente con el nivel ofensivo de Mejía. Sin embargo, los Indios tienen firmados a largo plazo a dos receptores: El boricua Roberto Pérez (bajo contrato hasta el 2020, con opciones para el 2021 y el 2022) y el brasileño Yan Gomes (hasta el final del 2019, con opciones para los siguientes dos años).

Con eso en mente, Mejía sigue en disposición de tratar de dominar la tercera almohadilla.

“Estoy dispuesto, porque si es para ayudar al equipo, yo lo hago en esa situación”, afirmó el joven de 22 años durante su participación en el Rookie Career Development Program para jugadores cerca de establecerse en Grandes Ligas. “Yo sé que no va a ser fácil, pero tengo que aceptarlo. Si es algo que me ayuda a mí, lo haré.

“Mi preferencia sigue siendo ser cátcher. Sigo trabajando en eso mucho más”