Entradas

Cristiano Ronaldo recibe su quinto Balón de Oro e iguala a Lionel Messi

El portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo recibió hoy su quinto Balón de Oro en una ceremonia que tuvo lugar en la parisiense Torre Eiffel, lo que le convierte en el jugador que más veces ha ganado el trofeo, empatado con el argentino del Barcelona Lionel Messi.

El jugador posó en la torre con el preciado galardón antes de asegurar que se sentía “muy feliz” por un premio que le gustaría “ganar cada año” y de agradecer a sus compañeros del Real Madrid y de la selección que le hayan ayudado a lograrlo.

Ronaldo estuvo acompañado de su madre, que dijo sentirse “muy orgullosa” del futbolista, y de su hijo Junior, que afirmó seguir el ejemplo de su progenitor.

“Estoy en un gran momento de mi carrera. El año pasado fue maravilloso y este año hemos podido repetirlo, he acabado como máximo goleador de la Liga de Campeones y tengo que agradecérselo a mis compañeros”, afirmó.

Se trata del segundo año consecutivo que gana el prestigioso galardón, que también se anotó en 2008, 2013 y 2014, mientras que Messi ganó los de 2009, 2010, 2011, 2012 y 2015.

Ronaldo agrega así su quinto Balón de Oro a otros dos galardones conseguidos esta temporada, el de mejor jugador de la UEFA y de la FIFA.

Este último premio se entregó conjuntamente con el Balón de Oro entre 2010 y 2015, antes de que la FIFA y la revista “France Football” decidieran disgregarse.

En la ceremonia, que tuvo lugar en el primer piso de la Torre Eiffel, estuvo también el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, además, de los exmadridistas Raúl González, Ronaldo Luiz Nazario, Fabio Cannavaro y Kaká, el último jugador en ganar el premio antes de que empezara la serie de Cristiano y Messi.

“Para todos los madridistas es un orgullo este premio y un reconocimiento. Cristiano tiene todos los valores del Real Madrid, el esfuerzo, el trabajo en equipo y solidaridad. Es el jugador más completo desde (Alfredo) Di Stefano, es su heredero, con el empezó una nueva etapa del Real Madrid”, afirmó Florentino Pérez.

El presidente aseguró que la ambición del equipo siempre es máxima y que “por eso jugadores del Madrid han ganado muchos balones de oro”.

“Hay una historia de amor eterna entre el Real Madrid y el Balón de Oro, al igual que hay una historia de amor con la Copa de Europa. Esta historia va a continuar, está en el corazón de todos los madridistas”, comentó durante la ceremonia, en la que .

La recta final de la pasada temporada, en la que fue decisivo para que el Real Madrid se convirtiera en el primer club que repetía triunfo dos años consecutivos en la Liga de Campeones, fue decisiva para que el portugués se anotara el galardón.

Con 12 tantos en esa competición, dos de ellos en la final, máximo goleador, Cristiano apareció en el momento definitivo para conducir a los de Zinedine Zidane a ese triunfo.

Tras haberse mostrado menos decisivo en la primera parte de la competición, el jugador también apareció en el tramo final de la liga para conducir al Madrid a su primer título doméstico en cinco años.

Este año su temporada ha sido más modesta, lo que no ha impedido al portugués convertirse en el primer jugador que marca en todos los partidos de la fase previa de la Liga de Campeones.

Con la selección lusa, el portugués marcó 11 goles en otros tantos partidos en la fase de clasificación para el Mundial de 2018, en el que Portugal será rival de España, Marruecos e Irán en la primera fase.

A sus 32 años, Ronaldo saborea un momento dulce de su carrera y el Real Madrid suma así su noveno Balón de Oro, uno menos que el Barcelona, mientras que la liga española llega a los 20, dos más que la italiana.

Cristiano Ronaldo, que ganó por vez primera el Balón de Oro en 2008 con la camiseta del Manchester United, sólo ha estado ausente del podium en una ocasión desde entonces, en 2010, cuando Messi superó a dos compañeros de equipo, los españoles Andrés Iniesta y Xavi Hernández.

El portugués ha sido cuatro veces segundo, siempre por detrás del argentino.

 

Fuente: Listin Diario

Sergio Ramos, capitán leyenda

Con la última Champions suma 18 títulos

Sergio Ramos ha experimentado de un tiempo a esta parte la indescriptible sensación de ser el que levante los títulos del Real Madrid como portador del brazalete que es. Sus brazos han aupado al cielo dos Champions, una Supercopa de Europa y un Mundial de clubes, a la espera de que la Federación entregue la Liga conquistada. Cinco títulos, que se suman a los 13 logrados con anterioridad y que le colocan en una posición de privilegio de cara a ser el madridista más laureado de la historia del club blanco.

Sus números

Quinto madridista que más ha ganado de la historia, está a sólo cinco del líder, Gento
Camacho, con 19, el siguiente que sería superado por el de Camas
Con seis títulos en juego con el Madrid en curso 17/18, el reto de Sergio pasa por batir también a Casillas y Sanchís, que tienen 21.
68 goles lleva el central en sus 12 temporadas con el Madrid. 11 de ellos en Europa.
522 partidos ha jugado el de Camas con la camiseta blanca. Está a tan sólo cinco de Roberto Carlos.
3.988 minutos ha disputado Ramos esta campaña entre LaLiga, la Champions, la Copa, el Mundialito y la Supercopa.
Porque Ramos tiene a tiro poder retirarse con un récord que le elevaría a lo más alto del Olimpo blanco… y por mucho tiempo. Ser el jugador con más títulos en su palmarés como jugador del Real Madrid, sumando los campeonatos de clubes y de selecciones. El capitán ha ganado cuatro Ligas, dos Copas, dos Supercopas de España, tres Champions, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de clubes, además de una otras dos Eurocopas y un Mundial con la selección. Esos 18 entorchados se quedan a cinco del récordman de los laureados, Francisco Gento, con 23.

Teniendo en cuenta que los blancos disputarán el próximo curso seis títulos y que Sergio tiene 31 años, el camero está muy cerca de acabar su carrera, dentro de unos años, porque le queda cuerda para rato, en lo más alto de los campeones blancos. Ramos ha completado 12 temporadas en el Real Madrid por las 18 de Gento. Aunque antes de cazar a Gento, el central debe adelantar antes a Sanchís, con 21, (18 ejercicios) y a su ex capitán, Casillas (21 en 16).

Tanto Ramos como Iker suman tres títulos con la selección a su palmarés con el Madrid que les benefician respecto a sus competidores en este hall of fame, ya que son los únicos de este club que han sido campeones dentro del gran ciclo triunfante de La Roja. Iker sumó nueve títulos en el Madrid antes de la llegada de su viejo compañero de capitanía en 2005. En España, dos Ligas y dos Supercopas; en Europa, dos Champions y una Supercopa, a lo que se suma la Intercontinental del 98.

Sergio, en su momento quizás de mayor plenitud futbolística y de madurez, ha enlazado dos Champions y un doblete (que el Madrid no conseguía desde 1959) en una temporada en la que ha ganado cuatro títulos, lo que le ha valido para adelantar a Camacho y Hierro, por ejemplo, que se quedaron ambos en 17 copas cada uno, y empatar con Chendo, que antes que delegado sumó 18 entorchados (17 temporadas). Cerca de Sanchís e IkerSi el Madrid logra encadenar las dos Supercopas y el Mundial de clubes, igualará a Sanchís e Iker y se quedará a dos de Gento. Un récord más para Sergio, que seguramente incluso antes de retirarse pueda convertirse en Mister títulos blanco.

Sergio está a punto de renovar hasta 2021: confirmado por FlorentinoLa temporada 2017-18 vendrá con un pan debajo del brazo para Sergio Ramos. Está apalabrada su ampliación de contrato con el Real Madrid, como confimó el presidente blanco, Florentino Pérez, durante una reciente entrevista en MARCA. El nuevo vínculo entre el capitán y el club de Chamartín llegará hasta el 30 de junio de 2021, es decir, un año más de lo que tenía firmado en su anterior renovación. El club quiere premiar así su trayectoria y su compromiso para con la entidad madridista, así como su innegable ascendente en el vestuario del equipo madridista, en el que ejerce de líder espiritual.

Sevilla tira de épica para tumbar la racha del ‘invencible’ Real Madrid

El Sevilla acabó con la racha triunfal del Real Madrid -40 partidos consecutivos sin conocer la derrota- y se llevó el triunfo en un partido épico. Cristiano Ronaldo hizo el primer gol de penalti, Sergio Ramos marcó en propia puerta en el 85′ y Jovetic, que entró en la segunda parte, anotó el gol definitivo para el cuadro de Sampaoli en el último minuto.

Veamos el video aca:

El barca se vacía y Messi decide ante el Athletic

El Barcelona guardó el altavoz, desconectó el micrófono y agarró el balón. Fue así como terminó de una vez por todas con el ruido y la polémica arbitral. El espectáculo se vio sobre el césped del Camp Nou y no en zona mixta. El Barça estará en cuartos de final. A los malos arbitrajes, buena cara… y mucho Messi.

Al gol mal anulado a Suárez respondió el uruguayo con un precioso tanto de volea. A la sequía y las críticas se rebeló Neymar con un penalti y su ansiado gol desde los once metros. Al gol de Saborit y la complacencia de Gil Manzano se alzó Messi desde el balón parado. Fue Leo, una vez más, el que dijo basta.

La agitación y el conflicto provocado por Piqué sirvió para ver a un Camp Nou en un estado de excitación pocas veces antes visto. Arropó a un Barça que definitivamente no pasa por su mejor momento. Por una razón u otra, el equipo de Luis Enrique ya no recuerda lo que es vivir un partido tranquilo. Una genialidad de Suárez y un regalo de Bóveda habían dejado la eliminatoria de cara pero la fragilidad defensiva volvió a jugar a los azulgrana una mala pasada y obligó a Messi a destapar el tarro de las esencias. El aroma se convierte en un tufo impresionante cuando el balón permanece parado cerca del área.

El Barça salió enrabietado, tapando las dudas futbolísticas con corazón, ímpetu y despliegue físico. Valverde se olvidó de Muniain y Aduriz y su presión adelantada fue tan ambiciosa como fugaz. Encontró el Barça el balón sin el acierto ni la profundidad de tiempos mejores. Ni siquiera eso le hace falta para marcar diferencias.

A los 26 minutos Neymar encontró el espacio y Suárez la definición. Gil Manzano, en el punto de mira, se equivocó en su primera gran decisión. Anuló un gol a todas luces legal. Para añadir más leña al fuego. Para apuntar otro dato en el cuaderno de bitácora de Gerard. En la siguiente nadie pudo echar por tierra el remate del uruguayo. En una volea excelsa a pase de Neymar, Suárez encontró el camino.

La jugada fue un alivio especialmente para el cuestionado Neymar, que pone una mejilla y la otra cuando vienen mal dadas. Nadie puede discutir el compromiso del brasileño, que lo intentó hasta que Bóveda le ofreció una oportuna solución a su falta de acierto. Regaló un penalti que Messi dejó a su compañero. Él lo necesitaba más.

La tranquilidad fue un lujo que pasó de puntillas por el Camp Nou. Cuatro minutos más tarde, Saborit remataba con un gran cabezazo un centro medido de Elustondo. Y vuelta a empezar. De nuevo nerviosismo, dudas y una buena dosis de tranquilizantes mientras el Barça esperaba a que apareciese Leo. En realidad, es como esperar al camarero con la cuenta en un restaurante de postín o visitar el buzón día tras día buscando una multa al intuir un flash mientras volvías a casa del trabajo. Puede tardar un mundo, la espera puede resultar insoportable, pero siempre llega.

La película de siempre

En esta ocasión tardó 79 minutos. Alba, Neymar Suárez… todos o casi todos pasaron por caja y se fueron con las manos vacías. Se acumulaban las oportunidades, aumentaba la incertidumbre. Y entonces llegó el momento. Apareció la falta, la acción a balón parado. La película de siempre, el ‘Pretty Woman’ de navidades, el Roscón del día de Reyes. La estrategia y Messi, Leo y la estrategia. Y se acabó. Iraizoz lo volvió a sufrir. El argentino buscó, una vez más, el lado del portero. Esta vez fue abajo, pegada al palo. Allí brotó un billete hacia cuartos de final. Y a otra cosa.

Neymar rozó el gol de la noche y el Barça tuvo hasta unos minutos de tensa diversión. Fútbol, que es al final de lo que trata todo este tinglado. Así funciona esto, que diría Piqué. Y lo demás, ruido.

Cristiano Ronaldo “The Best”

  • Cristiano: “Entiendo que los jugadores del Barça no hayan venido”
  • Cinco madridistas en el mejor once del año

No podía ser otro. El primer ‘The Best’ de la historia fue a parar a las manos de Cristiano Ronaldo, que corona un año inolvidable con el recién estrenado premio de la FIFA para designar al mejor futbolista de 2016.

‘The Best’ pone la guinda al año perfecto de Cristiano Ronaldo, que lo ha ganado casi todo. Comenzando por la Undécima y la Eurocopa y acabando con la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes para firmar un póker al alcance sólo de los elegidos.

Cristiano se impuso en la votación a Messi y Griezmann y confirmó su supremacía en el mundo del fútbol después de mostrar su cuarto Balón de Oro hace un par de días en el Bernabéu. Además del premio de ‘France Football’, Cristiano se ha llevado el trofeo a mejor jugador de la UEFA, el premio Di Stéfano, el mismo otorgado por MARCA y ‘La Gazzetta dello Sport y el que sumó como presente en el once ideal elegido por todos los jugadores del planeta fútbol.

Ahí no queda la cosa. Cristiano fue máximo goleador de la Champions que ganó el Madrid en Milán, fue el mejor goleador internacional para la IFFHS y también se llevó el Globe Soccer, el World Soccer y el trofeo que le acredita como el Deportista Europeo del Año, entre otras consideraciones.

15965111_10151174533114953_5023083421769869156_n

‘Simply The Best’. 2016 ha sido el año de Cristiano Ronaldo y también el del Real Madrid, que copó con cinco futbolistas el once de FIFA. Sergio Ramos, Marcelo, Kroos y Modric compartieron once con el mejor: ‘The Best’ CR7.

Votación a ‘The Best’ como mejor jugador

  1. Cristiano Ronaldo (34,54%)
  2. Messi (26,42%)
  3. Griezmann (7,53%)
  4. Neymar (6,23%)
  5. Luis Suárez (5,11%)
  6. Bale (4,62%)
  7. Mahrez (2,20%)
  8. Buffon (1,85%)
  9. Iniesta (1,69%)
  10. Kroos (1,25%)
  11. Alexis Sánchez (1,19%)
  12. Lewandowski (0,93%)
  13. Modric (0,89%)
  14. Özil (0,86%)
  15. Vardy (0,81%)
  16. Neuer (0,80%)
  17. Sergio Ramos (0,70%)
  18. Ibrahimovic (0,50%)
  19. Pogba (0,47%)
  20. De Bruyne (0,46%)
  21. Kanté (0,40%)
  22. Kun Agüero (0,38%)

-Marca

El Barça fracasa

Las opciones de este Barça en la Liga se hicieron añicos en el nuevo estadio de La Cerámica. Se rompieron con un gol de Sansone y puede que ni la MSN ni Luis Enrique logren recomponerlas. A no ser que Messi se lo tome como algo personal. . Los azulgrana se lo tomaron con calma y respondieron sólo cuando se vieron con el agua al cuello. Ahí les echó una mano también Iglesias Villanueva para añadir más picante al partido. Y ahí apareció Messi para rescatar un punto insuficiente. Las aspiraciones al título son ya mínimas en este Barça tan frágil como un jarrón de porcelana.

Pronto se empina la cuesta de enero para este Barça. Su defensa está de rebajas y el resto no andan mucho más acertados. Especialmente Neymar, que ha convertido su problema del gol en el problema del Barça. En los pocos momentos que los de Luis Enrique encontraron soluciones al entramado defensivo amarillo apareció Neymar, atascado y errático como nunca en la definición. Lo del brasileño ya empieza a tener un componente psicológico. Preocupante.

Si Messi no desequilibra nadie ofrece un plan B. Así de sencillo. André Gomes es un alma en pena que pasea la camiseta azulgrana con una parsimonia que desespera. Luis Enrique insiste en el portugués pero las oportunidades se acaban. En el renombrado estadio de La Cerámica ofreció otra pésima actuación. Y ya van unas cuantas.

El Barcelona se apoderó del balón desde el inicio, también porque el Villarreal lo quiso, y se acomodó sobre un ritmo pausado al que acostumbra en las últimas fechas el equipo azulgrana. Marcha lenta y fragilidad defensiva. Ocurrió en Vigo, durante 45 minutos en Sevilla y en otros tantos campos. Neymar mandaba al limbo la primera a los ocho minutos en un mano a mano con Asenjo y sumó otra oportunidad fallada a la media hora, cuando se confió a la hora de empujar a la red un pase inmejorable de Suárez.

Mientras el brasileño echaba por tierra el trabajo en los últimos metros, Pato ponía a prueba la inseguridad de Mascherano, un día más retratado con espacios. El Villarreal se acercaba poco pero cuando lo hacía desnudaba al Barça con una facilidad pasmosa.

En su tercer acercamiento de la noche lo dejó literalmente en cueros. Mascherano se olvidó de su espalda, Pato midió genial los tiempos del contragolpe y Sansone hizo el resto. Una buena definición y la habitual presencia fantasma de Ter Stegen, que no falla pero tampoco decide. Pocos recuerdan una mano decisiva del alemán.

Se esfumaba la Liga y despertó el Barça, que tocó a zafarrancho. Casi todo lo que no hizo hasta entonces el equipo de Luis Enrique lo mostró para buscar la remontada. Velocidad, desborde… pero sin acierto. Y hasta sin fortuna. Messi se encontró con una parada de Bruno Soriano, que se disfrazó de Asenjo, e Iglesias Villanueva miró para otro lado. Sólo así se entiende que no viese una acción tan clara.

Fue una mano al cuello del Barça, que sumó otra ocasión única en un mágico disparo de Messi que se fue al palo. El partido había entrado en un estado de histeria al que el colegiado contribuyó con demasiada trascendencia. Se comió otra mano de Mascherano y poco después una tercera de Bruno.

Al menos cuando el partido se iba por el desagüe apareció Messi, desatascador en mano, para succionar un punto con un libre directo soberbio. Tan bonito como insuficiente en la carrera por la Liga. Esa que para el Barça, de aquí al final, será muy cuesta arriba.