Entradas

leBron James se killa con los aficionados que queman camisas de un jugador

LeBron James está furioso con la idea de que los aficionados quemen la camiseta de un jugador, y lo dejó saber en al despotricar en Twitter el jueves.

James publicó cinco tuits sobre el tema, defendiendo a su nuevo compañero Isaiah Thomas, quien fue cambiado a los Cavaliers el martes por la noche como parte de un acuerdo que envió a Kyrie Irving a los Boston Celtics.

Ha habido imágenes en los medios sociales de los aficionados de los Celtics quemando la camiseta de Thomas en respuesta al cambio. Y hubo videos de los aficionados al Utah Jazz haciendo lo mismo con las camisetas de Gordon Hayward en julio, después de que el agente libre anunciara que firmaría con los Celtics.

Thomas había surgido como el rostro de los Celtics desde que llegó en la fecha límite de cambios en febrero de 2015.

Los Celtics también enviaron a Jae CrowderAnte Zizic y una selección desprotegida de primera ronda del sorteo de 2018 en la transacción.

El martes, James retuiteó una respuesta de un fanático de los Cavs al cambio. En ese video, el fan muestra una camiseta de Irving tirada en el suelo y luego coloca un letrero en la parte superior de la camiseta diciendo: “Muchas gracias”.

James no es ajeno a este tipo de negatividad después de dejar un equipo y haberlo experimentado de primera mano cuando dejó Cleveland en 2010 y al Miami Heat en 2014.

Después de la salida de Cleveland después de “The Decision” en 2010, las imágenes de los aficionados quemando su camiseta circularon en las redes sociales, y lo mismo ocurrió -en menor medida- cuando salió de Miami para regresar a Cleveland cuatro años después.

Adam Reisinger de ESPN, contribuyó con esta nota.

¡Golden State campeón en 5 juegos!

Los Warriors se coronaron campeones de la NBA por segunda vez en tres años, tras vencer 129-120 a los Cavaliers en el Oracle Arena de Oakland, California

Los Golden State Warriors vencieron 129-120 a los Cleveland Cavaliers y se coronaron campeones de la NBA en el Oracle Arena de Oakland, California. Steph Curry y Kevin Durant fueron las figuras.

Con 39 puntos del astro Kevin Durant y 34 de Stephen Curry, los Golden State Warriors vencieron este lunes a los Cleveland Cavaliers 129-120 para alzar la corona en la final de la NBA al llevarse la serie por 4-1.

Guiados por un colosal Durant, los Warriors lograron este lunes la quinta corona en la historia de la franquicia y la segunda en tres años.

Golden State conquistó la serie al mejor de siete por 4-1, reclamando el trono que perdieron ante los Cavaliers hace un año y completó una carrera de 16-1 en los playoffs, el mejor porcentaje de victorias de un campaña en la historia de la NBA.

Los guerreros también ganaron títulos en 1947 y 1956 cuando el equipo estaba instalado en Filadelfia y tomó la corona en 1975 y 2015 cuando se basó en el área de la Bahía de San Francisco.

Era también el primer título de la NBA de la carrera para Durant, que salió de Oklahoma City en julio pasado para ensamblar a los ´Guerreros´ con esperanzas de lograr su primera corona.

– Durant, MVP –

Durant, elegido finalmente MVP (Jugador Más Valiioso) de la final, había perdido la final de 2012 con el Thunder ante los Miami Heat, cuando la actual estrella de Cleveland, LeBron James, ganó su primer título de la NBA.

Parecía que iba a ser un partido reñido cuando el primer cuarto terminó 37-33 a favor de los Cavaliers, que tuvieron en ese tramo a un inspirado LeBron con 16 puntos, mientras que los ´Guerreros´ tuvieron a Curry como el mejor con 12 unidades en ese momento.

Empero, el segundo cuarto fue un paseo para los anfitriones al ganarlo fácil 38-23 con un Durant de guía ofensivo con 21 puntos, seguido de Curry con 20.

Fue así como los Warriors se fueron al descanso intermedio con una ventaja ya de 11 puntos (71-60).

En el tercero la batalla arreció y la ventaja de los Warriors se redujo a cinco tantos (98-93) con un LeBron (27 puntos) que no bajaba la bandera en el duelo personal contra Durant (28) en un esfuerzo titánico de ambos jugadores.

El cuarto, sobre todo al final, fue una ofensiva desbordada de los campeones que sellaron en el último minuto con dos encestes de Curry, el primero un triple que sentenció la victoria.

LeBron terminó con 41 puntos y 13 rebotes, seguido de Kyrie Irving (26) y J.R. Smith (25).

LeBron llegó a su séptima serie final consecutiva de playoffs y octava en general.

Los Cavaliers trataron de convertirse en el primer equipo en remontar de 3-0 para ganar una serie de playoffs de la NBA.

El año pasado, los Cavaliers tuvieron la mayor recuperación en la historia de la final de la NBA, cuando remontaron un balance adverso de 3-1 para derrotar a los Warriors en siete partidos para su primera corona de la NBA, pero este año no se produjo la hazaña.

Cavaliers y Wizards regalan quiza el mejor partido del año

Un campeón enfurecido con sus estrellas al máximo rendimiento y en tiempo extra fue lo necesario para romper la gran racha de los Wizards en casa. Los Cavaliers sacaron un épico triunfo de su visita a la capital, rompiendo la serie de 17 victorias consecutivas de Washington en el Verizon Center, imponiéndose por 135-140, ante un rival que merece consideración de alternativa en el Este.

Tras empezar la temporada con un 2-8, los Wizards se han metido de lleno en el grupo de equipos que aspiran a derrocar a LeBron James de su posición de dominador absoluto de la Conferencia. Este lunes quedaron claro los motivos. Una espléndida distribución de balón, liderada por John Wall (22 puntos y 12 asistencias), y un Bradley Beal (41 puntos y 8 asistencias) de vuelta a su mejor forma, pusieron contra las cuerdas a los Cavs durante casi todo el partido.

Duelo de titanes

Y no fue un partido menor de Cleveland. LeBron James terminó con 32 puntos, 17 asistencias (récord de carrera NBA), 7 rebotes, 2 tapones y 2 robos antes de salir eliminado en el tiempo extra. El alero fue el de las mejores noches, con algunos pases maravillosos y una canasta para forzar la prórroga imposible. Su combinación con Kevin Love (39 puntos, con 6/10 en triples, y 12 rebotes) fue especial durante toda la noche, ideal en un partido bajo la sombra de la rumorología de traspasos.

Secundarios como Otto Porter (25 puntos, 5/7 en triples) o Tristan Thompson (22 puntos y 12 rebotes) dieron al partido una profundidad extra. El intercambio de canastas fue constante durante todo el partido, más fruto de la inspiración y la calidad de sus finalizadores que de debilidades defensivas. Y nadie se vino abajo tampoco en los minutos decisivos. Bradley Beal metía a los Wizards igualados en el último minuto, con Markieff Morris poniéndoles por delante. A 3 segundos del final, Washington parecía tenerlo hecho con un 120-117 a favor.

Una maravilla de final

Pero Kevin Love y LeBron James se sacaron una de las mejores canastas de la temporada. El ala-pívot mostró sus dotes de quarterback con un gran saque de fondo a la cancha contraria, y James remataba con un triple a la desesperada y a la media vuelta que entraba contra tablero. Suficiente para forzar cinco minutos más de un partido que se hizo corto.

En el tiempo extra, LeBron James era eliminado por quinta vez en su carrera NBA. Y fue entonces cuando emergió la otra pata del “Big Three” de Cleveland. Kyrie Irving, algo discreto en el resto del partido, se marcó una prórroga casi perfecta, recordando al jugador decisivo de las últimas Finales. El base anotó 11 de sus 24 punto sen los cinco minutos finales, sentenciando un partido que dejó las mejores sensaciones posibles a ambos equipos. Los Cavs se llevaron el triunfo, los Wizards la condición de serio peligro en el Este.