Entradas

LeBron James no se comprometería con los Cavs

La superestrella de Cleveland Cavaliers, LeBron James, según los informes, no se comprometería con el equipo más allá de la temporada 2017-18 de la NBA cuando el propietario Dan Gilbert le preguntó acerca de sus planes a largo plazo durante las negociaciones comerciales que finalmente enviaron a Kyrie Irving a Boston Celtics.

Jackie MacMullan de ESPN.com proporcionó la actualización el miércoles. James tiene una opción de jugador que podría convertirlo en un agente libre sin restricciones al final de la temporada.

En septiembre, el nativo de Ohio de 33 años confirmó su intención de terminar su carrera en Cleveland, pero apuntó que volvería a evaluar la situación después de que terminara la temporada.

“No ha cambiado”, dijo James a los periodistas. “Y es por eso que me siento aquí hoy, todavía con este uniforme, aún listo para llevar a esta franquicia a un campeonato, ponernos en una posición en la que podamos tener éxito”.

Agregó: “Cada vez que puedo ser agente libre o mi contrato termina, me acercaré a él cuando llegue el verano. Al final del día tengo un contrato y cumpliré esa obligación, como siempre he hecho “.

Mientras tanto, Jeff Zillgitt de USA Today informó en noviembre que los Philadelphia 76ers se unirían a un grupo de pretendientes potenciales que incluye a Los Angeles Lakers, San Antonio Spurs y Houston Rockets si LeBron deja Cleveland por segunda vez.

La relación entre James y Gilbert podría jugar un papel clave en el proceso de toma de decisiones.

Gilbert escribió una infame carta abierta a los fanáticos de los Cavaliers en 2010 después de que el futuro miembro del Salón de la Fama firmó con los Miami Heat en 2010. James le dijo a Mark Anthony Green de GQ en octubre que sentía que la carta era racial.

En la misma entrevista, LeBron dijo que le dará a la ciudad de Cleveland “pasión, compromiso e inspiración”, pero que “no le debe nada a nadie”.

leBron James se killa con los aficionados que queman camisas de un jugador

LeBron James está furioso con la idea de que los aficionados quemen la camiseta de un jugador, y lo dejó saber en al despotricar en Twitter el jueves.

James publicó cinco tuits sobre el tema, defendiendo a su nuevo compañero Isaiah Thomas, quien fue cambiado a los Cavaliers el martes por la noche como parte de un acuerdo que envió a Kyrie Irving a los Boston Celtics.

Ha habido imágenes en los medios sociales de los aficionados de los Celtics quemando la camiseta de Thomas en respuesta al cambio. Y hubo videos de los aficionados al Utah Jazz haciendo lo mismo con las camisetas de Gordon Hayward en julio, después de que el agente libre anunciara que firmaría con los Celtics.

Thomas había surgido como el rostro de los Celtics desde que llegó en la fecha límite de cambios en febrero de 2015.

Los Celtics también enviaron a Jae CrowderAnte Zizic y una selección desprotegida de primera ronda del sorteo de 2018 en la transacción.

El martes, James retuiteó una respuesta de un fanático de los Cavs al cambio. En ese video, el fan muestra una camiseta de Irving tirada en el suelo y luego coloca un letrero en la parte superior de la camiseta diciendo: “Muchas gracias”.

James no es ajeno a este tipo de negatividad después de dejar un equipo y haberlo experimentado de primera mano cuando dejó Cleveland en 2010 y al Miami Heat en 2014.

Después de la salida de Cleveland después de “The Decision” en 2010, las imágenes de los aficionados quemando su camiseta circularon en las redes sociales, y lo mismo ocurrió -en menor medida- cuando salió de Miami para regresar a Cleveland cuatro años después.

Adam Reisinger de ESPN, contribuyó con esta nota.

¡Golden State campeón en 5 juegos!

Los Warriors se coronaron campeones de la NBA por segunda vez en tres años, tras vencer 129-120 a los Cavaliers en el Oracle Arena de Oakland, California

Los Golden State Warriors vencieron 129-120 a los Cleveland Cavaliers y se coronaron campeones de la NBA en el Oracle Arena de Oakland, California. Steph Curry y Kevin Durant fueron las figuras.

Con 39 puntos del astro Kevin Durant y 34 de Stephen Curry, los Golden State Warriors vencieron este lunes a los Cleveland Cavaliers 129-120 para alzar la corona en la final de la NBA al llevarse la serie por 4-1.

Guiados por un colosal Durant, los Warriors lograron este lunes la quinta corona en la historia de la franquicia y la segunda en tres años.

Golden State conquistó la serie al mejor de siete por 4-1, reclamando el trono que perdieron ante los Cavaliers hace un año y completó una carrera de 16-1 en los playoffs, el mejor porcentaje de victorias de un campaña en la historia de la NBA.

Los guerreros también ganaron títulos en 1947 y 1956 cuando el equipo estaba instalado en Filadelfia y tomó la corona en 1975 y 2015 cuando se basó en el área de la Bahía de San Francisco.

Era también el primer título de la NBA de la carrera para Durant, que salió de Oklahoma City en julio pasado para ensamblar a los ´Guerreros´ con esperanzas de lograr su primera corona.

– Durant, MVP –

Durant, elegido finalmente MVP (Jugador Más Valiioso) de la final, había perdido la final de 2012 con el Thunder ante los Miami Heat, cuando la actual estrella de Cleveland, LeBron James, ganó su primer título de la NBA.

Parecía que iba a ser un partido reñido cuando el primer cuarto terminó 37-33 a favor de los Cavaliers, que tuvieron en ese tramo a un inspirado LeBron con 16 puntos, mientras que los ´Guerreros´ tuvieron a Curry como el mejor con 12 unidades en ese momento.

Empero, el segundo cuarto fue un paseo para los anfitriones al ganarlo fácil 38-23 con un Durant de guía ofensivo con 21 puntos, seguido de Curry con 20.

Fue así como los Warriors se fueron al descanso intermedio con una ventaja ya de 11 puntos (71-60).

En el tercero la batalla arreció y la ventaja de los Warriors se redujo a cinco tantos (98-93) con un LeBron (27 puntos) que no bajaba la bandera en el duelo personal contra Durant (28) en un esfuerzo titánico de ambos jugadores.

El cuarto, sobre todo al final, fue una ofensiva desbordada de los campeones que sellaron en el último minuto con dos encestes de Curry, el primero un triple que sentenció la victoria.

LeBron terminó con 41 puntos y 13 rebotes, seguido de Kyrie Irving (26) y J.R. Smith (25).

LeBron llegó a su séptima serie final consecutiva de playoffs y octava en general.

Los Cavaliers trataron de convertirse en el primer equipo en remontar de 3-0 para ganar una serie de playoffs de la NBA.

El año pasado, los Cavaliers tuvieron la mayor recuperación en la historia de la final de la NBA, cuando remontaron un balance adverso de 3-1 para derrotar a los Warriors en siete partidos para su primera corona de la NBA, pero este año no se produjo la hazaña.

Cavaliers contra la pared

Era el partido que tenían que ganar. Era el que les daba la esperanza de llevar esto, al menos a un quinto partido. Era la inyección de motivación ante su público. Era el título el que estaba en juego.

Cleveland jugó al máximo nivel posible, presentó su mejor versión en estas Finales y perdió.

Tan cerca…

Al final del tercer cuarto, Cavaliers no solamente había ganado por primera ocasión el tercer periodo en las Finales sino que logró llevar el partido al punto de tener la mayor ventaja para ellos en esta serie (94-87). Estaban muy cerca de ganar el primero; de repetir lo del año pasado donde en el tercero de la serie despertaron para ganar el título y regresar de un 1-3 en contra.

Estaban a poco menos de tres minutos de cerrar una gran victoria en casa y dejar a un lado lo ocurrido en Oakland con el dominio de Warriors. Era la noche para #DefendTheLand (Defender el Territorio) y la ventaja. Pero en un abrir y cerrar de ojos, los Guerreros de la Bahía lanzaron un último ataque y fue letal. Once puntos sin respuesta. Golden State se puso 3-0.

…Y tan lejos

En minutos la arena se enmudeció. Una vez más Kevin Durant el villano. Por tercera ocasión el camino al vestidor para los Cavs fue con la mirada al suelo con las interrogantes de lo que había pasado, de cómo detenerlos, qué había fallado, de qué se tiene que decir en el vestidor después de un gran juego y una derrota más.

Las respuestas las pueden encontrar en la teoría, pero no las pueden llevar a la práctica. No pueden ejecutar el plan de juego diseñado, y no por que no quieran, sino porque el equipo que está enfrente es mejor, es superior, tiene más armas. Se podrá dar pelea, se podrá ganar una batalla, pero no la guerra. No hay como se pueda Defender el Territorio ante estos Guerreros con un arsenal de miedo.

Camino a la perfección…

Un año atrás fueron 73 victorias en la temporada regular, pero su paso a las Finales tuvo errores, pequeños, pero suficientes para ver desfilar a los Cavaliers con el trofeo. El mensaje y la lección fue clara y contundente. Quieren un título inmaculado. Perfecto.

Ligaron su victoria 15 en estos playoffs sin derrota (la racha más larga en la historia de la NBA). Han superado a sus rivales por una diferencia promedio de 16.1 (están en camino a que sea un récord en la historia). Han ganado 6 partidos de playoffs por 20 puntos o más (empatados con la mayor cantidad de todos los tiempos en playoffs).

Ataque ráfaga…

Ha sido una de las claves para que Warriors tenga la serie a su favor. La ofensiva en transición ha sido letal para Cleveland. En el tercer juego, Golden State anotó 40 puntos. Su promedio en casa es de 25 y de visita de 18, en ambos son de los mejores en la Liga.

Fue así de rápido como los Guerreros atacan a sus enemigos. En cuestión de 2 minutos con 45 segundos pueden anotar 11 puntos sin respuesta del adversario. En un abrir y cerrar de ojos Durant tomó el balón, recorrió unos metros y detrás de una línea sumó tres puntos para su equipo… “splash”… Los Guerreros de la Bahía tenían moribundos al ejército contrario.

Un LeBron historico se cita con los Warriors en la Final

La estrella de Cleveland rompe y supera el récord histórico de puntos de Michael Jordan y los Cavaliers llegan a su tercera final consecutiva

Cuando llegue la hora de hacer balance, LeBron James pondrá sobre la mesa tres anillos de campeón, cuatro trofeos de MVP, siete Finales seguidas y el honor de ser el máximo anotador en la historia de los playoffs. Como mínimo de momento, pues a sus 32 años aún no se adivina cuándo empezará la cuesta abajo, si es que algún día llega a verse. James lideró el empuje de los Cavaliers con 35 puntos en la victoria decisiva sobre los Boston Celtics (102-135) y deja listas las Finales soñadas: por tercer año consecutivo, Cleveland y los Golden State Warriors pelearán por el anillo.Antes de empezar la temporada, LeBron James confesó en ‘Sports Illustrated’ su mayor motivación.

“Ese fantasma que estoy persiguiendo. El fantasma que jugó en Chicago”. El alero de Akron no hablaba de cimas estadísticas como la que alcanzó en el tercer cuarto contra los Celtics, ni de anillos. Ni siquiera de cuestionar quién fue el mejor jugador de la historia, sino de legado. Michael Jordan como espejo y estímulo inagotable. Inmerso en esa persecución, ya lleva ocho Finales en 14 temporadas, las últimas siete seguidas. Es el único que lo ha conseguido sin jugar en los Celtics de los años sesenta.Con sólo 32 años LeBron ya es el máximo anotador histórico en playoffs (5995) aunque, como subraya, los puntos no sean lo que mejor defina su juego.

“No quiero que me pongan la etiqueta de anotador. Puedo meterla, sí, pero soy un generador. Soy el tipo que siempre se alegró del éxito de su equipo y sus compañeros”. Un portentoso director de orquesta que disfruta de la mejor plantilla que haya tenido. Un equipo diseñado para explotar todo lo que es capaz de provocar en una defensa rival. Incluso una tan bien armada como la de los Celtics. En Boston, los Cavaliers rompieron su récord de anotación en un cuarto (43 en el primer periodo) y anotaron más puntos al descanso que cualquier otro equipo en playoffs en los últimos 14 años (75). Sólo con la explosión del primer acto ya habían reventado la moral de los Celtics, demasiado tiernos todavía para poder competir con un equipo que desde el verano pasado sólo tiene una cosa en la cabeza: volver a encontrarse en las Finales con los Golden State Warriors.

Tercer asalto entre Warriors y CavaliersNunca en la historia la NBA repitió el mismo cartel tres años seguidos y éste promete ser el mejor hasta la fecha. En 2015, Kevin Love estaba lesionado y Kyrie Irving cayó en el primer partido. En 2016, la (merecida) sanción a Draymond Green volteó la dinámica de una serie que los Warriors dominaban por 3-1. En 2017, los Warriors llegan con un cuarteto de ensueño (Curry, Thompson, Durant, Green) y los Cavs, con la mejor plantilla que haya rodeado jamás a LeBron James. Después de avanzar sin piedad por cada lado del cuadro, escribirán otro capítulo de la que ya es la rivalidad de este década.El dominio ha sido tal que todavía habrá que esperar una semana para que empiecen las Finales. La NBA siempre deja margen por si una eliminatoria necesita los siete partidos para resolverse, pero Warriors y Cavaliers han tomado la vía rápida. Golden State es el primer equipo de la historia que llega a las Finales con un balance de 12-0 (hubo otros que llegaron invictos, pero no bajo el actual formato). Cleveland sólo ha perdido uno, el tercero de la serie contra Boston.

Los Celtics necesitaron el mejor partido de la carrera de Marcus Smart y uno de los peores en playoffs de LeBron James para llevárselo.Desde el primer día de la temporada los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers han llevado una trayectoria de colisión. Perfilan ya el contorno de una rivalidad histórica que desde el próximo 1 de junio vivirá su tercer acto.

Los Cavs pueden dar descanso al ‘Big Three’ ante los Thunder

El entrenador de los Cleveland Cavaliers, Tyronn Lue, ha reconocido públicamente que LeBron James, Kyrie Irving y Kevin Love podrían descansar y perderse por decisión técnica y no lesión el partido de la franquicia de esta noche ante Oklahoma City, algo que en años anterior siempre se interpretó como una decisión polémica cuando Gregg Popovich descansaba a la vez a sus principales estrellas en los Spurs.

“Es probable que les demos descanso, puede ser. Todavía no estoy seguro pero es bastante probable, no estoy totalmente seguro todavía”, dijo Lue al respecto. El entrenador ya hizo lo mismo el pasado 14 de diciembre cuando los Cavaliers jugaron en Memphis.

Este encuentro ante los Thunder será el cuarto en cinco noches, todos ellos fuera de casa. Además, los Cavaliers ya disputaron un partido anoche, con los tres principales jugadores en pista más de 35 minutos, por lo que un descanso para ellos puede antojarse necesario, especialmente para un LeBron James que a sus 32 años está jugando casi 38 minutos por partido.

La dura gira de los Cavaliers

Estos últimos tres partidos de la franquicia de Cleveland han sido muy exigentes, ya que además de haber sido disputados en poco espacio de tiempo, en ninguno de ellos han logrado una victoria fácil que les haya permitido bajar el ritmo y dosificar sus energías.

En el primero de todos ellos, en el Madison Square Garden, los Cavs obtuvieron una victoria 111-104 con LeBron James jugando 40 minutos. Es cierto que Irving no estuvo disponible para este partido por su reciente lesión en el muslo, por lo que el base no tiene tanta carga de partidos acumulados últimamente aunque puede necesitar el descanso para no recaer de la lesión.

En el segundo partido, la franquicia de Ohio disputó un durísimo encuentro ante Washington Wizards que tuvo que ser decidido en la prórroga tras un magistral triple de LeBron James sobre la bocina cuando todo parecía perdido. Ninguno de los dos equipos se amilanó y dejaron un espectáculo memorable en los últimos minutos del partido que a buen seguro pasó factura a los de Cleveland.

En el tercero, anoche, los Cavaliers necesitaron de ocho triples de Kyle Korver y 132 puntos de sus jugadores para vencer a Indiana Pacers fuera de casa.

El viaje desde Indiana hasta Oklahoma no es especialmente largo dadas las distancias en Estados Unidos (1200 kilómetros), pero parece ser que Lue dará descanso a sus estrellas en el que es el último encuentro de esta gira fuera de casa de los Cavaliers

Cavaliers y Wizards regalan quiza el mejor partido del año

Un campeón enfurecido con sus estrellas al máximo rendimiento y en tiempo extra fue lo necesario para romper la gran racha de los Wizards en casa. Los Cavaliers sacaron un épico triunfo de su visita a la capital, rompiendo la serie de 17 victorias consecutivas de Washington en el Verizon Center, imponiéndose por 135-140, ante un rival que merece consideración de alternativa en el Este.

Tras empezar la temporada con un 2-8, los Wizards se han metido de lleno en el grupo de equipos que aspiran a derrocar a LeBron James de su posición de dominador absoluto de la Conferencia. Este lunes quedaron claro los motivos. Una espléndida distribución de balón, liderada por John Wall (22 puntos y 12 asistencias), y un Bradley Beal (41 puntos y 8 asistencias) de vuelta a su mejor forma, pusieron contra las cuerdas a los Cavs durante casi todo el partido.

Duelo de titanes

Y no fue un partido menor de Cleveland. LeBron James terminó con 32 puntos, 17 asistencias (récord de carrera NBA), 7 rebotes, 2 tapones y 2 robos antes de salir eliminado en el tiempo extra. El alero fue el de las mejores noches, con algunos pases maravillosos y una canasta para forzar la prórroga imposible. Su combinación con Kevin Love (39 puntos, con 6/10 en triples, y 12 rebotes) fue especial durante toda la noche, ideal en un partido bajo la sombra de la rumorología de traspasos.

Secundarios como Otto Porter (25 puntos, 5/7 en triples) o Tristan Thompson (22 puntos y 12 rebotes) dieron al partido una profundidad extra. El intercambio de canastas fue constante durante todo el partido, más fruto de la inspiración y la calidad de sus finalizadores que de debilidades defensivas. Y nadie se vino abajo tampoco en los minutos decisivos. Bradley Beal metía a los Wizards igualados en el último minuto, con Markieff Morris poniéndoles por delante. A 3 segundos del final, Washington parecía tenerlo hecho con un 120-117 a favor.

Una maravilla de final

Pero Kevin Love y LeBron James se sacaron una de las mejores canastas de la temporada. El ala-pívot mostró sus dotes de quarterback con un gran saque de fondo a la cancha contraria, y James remataba con un triple a la desesperada y a la media vuelta que entraba contra tablero. Suficiente para forzar cinco minutos más de un partido que se hizo corto.

En el tiempo extra, LeBron James era eliminado por quinta vez en su carrera NBA. Y fue entonces cuando emergió la otra pata del “Big Three” de Cleveland. Kyrie Irving, algo discreto en el resto del partido, se marcó una prórroga casi perfecta, recordando al jugador decisivo de las últimas Finales. El base anotó 11 de sus 24 punto sen los cinco minutos finales, sentenciando un partido que dejó las mejores sensaciones posibles a ambos equipos. Los Cavs se llevaron el triunfo, los Wizards la condición de serio peligro en el Este.