Entradas

La condición que Neymar puso para fichar por el Real Madrid

Varios medios españoles han circulado rumores sobre​ una posible llegada de Neymar al club blanco que nunca han parado, y mucho después de que Florentino Pérez dijera públicamente que no es un secreto para nadie sus esfuerzos por intentar contratarle. Lo quieren vestir de blanco sí o sí antes que llegue el Mundial de Rusia.

La primicia viene desde Diario Gol, quienes pudieron conocer de primer mano la única condición que Neymar le puso al equipo blanco para llegar a la capital española, pero cumplírsela podría ser un problema, dado que el jugador ha puesto varias “condiciones” para fichar por el club blanco.

Aparte de un salario estratosférico como el que le pagan actualmente en el PSG, el astro brasileño habría dicho a Florentino que solo llegará al Real Madrid el día que CR7 ya no esté, debido a que quiere ser la estrella del equipo.

Cristiano Ronaldo es el ídolo de la afición y probablemente el mejor jugador de la historia del Real Madrid, tiene aún un largo contrato y el amor de todos en la capital española, por lo que, a no ser que CR7 quisiera salir del club, esta condición parece imposible de cumplir por parte de la directiva merengue ya que para muchos madridistas, CR7 es el símbolo sagrado que no se puede tocar.

Real Madrid se toma unos días

Los jugadores del Real Madrid disfrutan de siete días de vacaciones tras caer derrotados en el clásico del Santiago Bernabéu ante el Barcelona, en un plan que no varió por el resultado Zinedine Zidane, con el 30 de diciembre en sesión vespertina, como el momento de regreso al trabajo.

Una semana para desconectar y recargar pilas tendrán los jugadores del Real Madrid, desde que acabó el clásico hasta la sesión de tarde con la que se volverán a entrenar el 30 de diciembre, aunque con un plan personalizado de trabajo para los días navideños para no descuidar la forma física.
Poco después del final del partido ante el Barcelona, a primera hora de la tarde del sábado, las cuentas oficiales de los jugadores ya mostraban los viajes a sus lugares de origen. El primero Theo Hernández, en un jet privado junto a su familia.

En la vuelta a los entrenamientos, del 30 de diciembre, se celebrará la jornada de puertas abiertas que suele dedicar el club blanco a sus aficionados cada navidad. Sin coste para los socios pero con entradas que deberán recoger en las taquillas del Santiago Bernabéu del 26 al 28 de diciembre.

Antes de que acabe el 2017, la plantilla del Real Madrid comenzará a preparar el partido de Copa del Rey en Soria ante el Numancia del día 4, con dos entrenamientos el 30 y 31 de diciembre, y ya no descansará. El día de año nuevo se entrenará por la tarde.

Sergio Ramos, capitán leyenda

Con la última Champions suma 18 títulos

Sergio Ramos ha experimentado de un tiempo a esta parte la indescriptible sensación de ser el que levante los títulos del Real Madrid como portador del brazalete que es. Sus brazos han aupado al cielo dos Champions, una Supercopa de Europa y un Mundial de clubes, a la espera de que la Federación entregue la Liga conquistada. Cinco títulos, que se suman a los 13 logrados con anterioridad y que le colocan en una posición de privilegio de cara a ser el madridista más laureado de la historia del club blanco.

Sus números

Quinto madridista que más ha ganado de la historia, está a sólo cinco del líder, Gento
Camacho, con 19, el siguiente que sería superado por el de Camas
Con seis títulos en juego con el Madrid en curso 17/18, el reto de Sergio pasa por batir también a Casillas y Sanchís, que tienen 21.
68 goles lleva el central en sus 12 temporadas con el Madrid. 11 de ellos en Europa.
522 partidos ha jugado el de Camas con la camiseta blanca. Está a tan sólo cinco de Roberto Carlos.
3.988 minutos ha disputado Ramos esta campaña entre LaLiga, la Champions, la Copa, el Mundialito y la Supercopa.
Porque Ramos tiene a tiro poder retirarse con un récord que le elevaría a lo más alto del Olimpo blanco… y por mucho tiempo. Ser el jugador con más títulos en su palmarés como jugador del Real Madrid, sumando los campeonatos de clubes y de selecciones. El capitán ha ganado cuatro Ligas, dos Copas, dos Supercopas de España, tres Champions, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de clubes, además de una otras dos Eurocopas y un Mundial con la selección. Esos 18 entorchados se quedan a cinco del récordman de los laureados, Francisco Gento, con 23.

Teniendo en cuenta que los blancos disputarán el próximo curso seis títulos y que Sergio tiene 31 años, el camero está muy cerca de acabar su carrera, dentro de unos años, porque le queda cuerda para rato, en lo más alto de los campeones blancos. Ramos ha completado 12 temporadas en el Real Madrid por las 18 de Gento. Aunque antes de cazar a Gento, el central debe adelantar antes a Sanchís, con 21, (18 ejercicios) y a su ex capitán, Casillas (21 en 16).

Tanto Ramos como Iker suman tres títulos con la selección a su palmarés con el Madrid que les benefician respecto a sus competidores en este hall of fame, ya que son los únicos de este club que han sido campeones dentro del gran ciclo triunfante de La Roja. Iker sumó nueve títulos en el Madrid antes de la llegada de su viejo compañero de capitanía en 2005. En España, dos Ligas y dos Supercopas; en Europa, dos Champions y una Supercopa, a lo que se suma la Intercontinental del 98.

Sergio, en su momento quizás de mayor plenitud futbolística y de madurez, ha enlazado dos Champions y un doblete (que el Madrid no conseguía desde 1959) en una temporada en la que ha ganado cuatro títulos, lo que le ha valido para adelantar a Camacho y Hierro, por ejemplo, que se quedaron ambos en 17 copas cada uno, y empatar con Chendo, que antes que delegado sumó 18 entorchados (17 temporadas). Cerca de Sanchís e IkerSi el Madrid logra encadenar las dos Supercopas y el Mundial de clubes, igualará a Sanchís e Iker y se quedará a dos de Gento. Un récord más para Sergio, que seguramente incluso antes de retirarse pueda convertirse en Mister títulos blanco.

Sergio está a punto de renovar hasta 2021: confirmado por FlorentinoLa temporada 2017-18 vendrá con un pan debajo del brazo para Sergio Ramos. Está apalabrada su ampliación de contrato con el Real Madrid, como confimó el presidente blanco, Florentino Pérez, durante una reciente entrevista en MARCA. El nuevo vínculo entre el capitán y el club de Chamartín llegará hasta el 30 de junio de 2021, es decir, un año más de lo que tenía firmado en su anterior renovación. El club quiere premiar así su trayectoria y su compromiso para con la entidad madridista, así como su innegable ascendente en el vestuario del equipo madridista, en el que ejerce de líder espiritual.

Jornada perfecta para el Real Madrid

El fútbol, y sobre todo cuando anda el Real Madrid por en medio, es una montaña rusa. El jueves, tras la eliminación de la Copa en Balaídos, todo era negro. Hoy, todo es blanco. Porque la jornada liguera no le ha podido ir mejor al Real Madrid, que vuelve a poner más tierra de por medio con todos sus rivales. Goleó el Madrid, más líder, y pincharon todos sus perseguidores. No ganaron ni el segundo, ni el tercero, ni el cuarto, ni el quinto… “Mejor, imposible”, señalaban desde el Bernabéu.

La jornada perfecta empezó el sábado a las 16.15, con el empate del Atlético en Mendizorroza. Cuanto más lejos estén los rojiblancos, pesadilla liguera del Madrid en los últimos años, mejor para los blancos. Y los de Simeone ya están a 10 puntos, que pueden ser 13 si el Madrid gana el encuentro aplazado por el Mundial de Clubes, que se disputará el próximo 22 de febrero, en Mestalla. Ese día, fecha de Champions, se puede decidir la Liga.

Porque el Barça, que se acostó ayer a cuatro puntos, puede quedarse a siete si el Madrid hace sus deberes ante el Valencia. Los de Luis Enrique quitaron presión a los de Zidane empatando en el Villamarín ante el Betis. Un 1-1 que en Valdebebas, donde estaban concentrados los jugadores del Madrid, se celebró casi como una victoria propia. Ni el empate de Suárez en el 90′ amargó un poquito el tropiezo culé. De saltar al césped del Bernabéu por detrás del Barcelona a poder acostarse a cuatro, como así fue.

La plantilla, encantada

Y tras los tropiezos del Atlético y el Barcelona… llegó el del Sevilla, que cayó ante el Espanyol por 3-1. Los de Sampaoli podían haberse puesto líderes de haber sumado los tres puntos, pero sucumbieron en el peor momento. Ahora están empatados a puntos con el Barça, pero el Madrid ya se les va a cuatro…

Con estos resultados y tras el triunfo del Real Madrid, normal que la afición saliera del Bernabéu haciendo cuentas y que los futbolistas blancos sientan que tienen la Liga en sus manos. “La Liga depende sólo de nosotros porque si ganamos todos los partidos seremos campeones”, dijo Casemiro nada más acabar el encuentro.”Estamos muy contentos por la victoria porque sabíamos lo que había pasado en la jornada. Ahora toca seguir trabajando porque queda mucho por delante”, añadió Varane, admitiendo que el equipo había disfrutado con la jornada redonda. “Es importante estar cuatro puntos por delante de todos, tenemos que aprovechar y seguir ahí al final para ganar la Liga”, dijo también Kovacic.
Pendientes de la Copa

Pese a la importante renta que tienen, los jugadores del Madrid confían en seguir metiendo distancia con sus perseguidores en las próximas semanas. Y es que no hay mal que por bien no venga, admitía ayer Zidane, y la eliminación copera les va a permitir ahora preparar muy bien los encuentros de Liga mientras que dos de sus principales rivales -Barça y Atlético- pelean en unas durísimas semifinales. “Nos habría gustado estar ahí, pero es el lado positivo y ahora tendremos más descanso”.

El Madrid se desborona

La flor del Real Madrid perdió un pétalo en Balaídos. El Celta rompió el sueño del triplete blanco con un partido de esperanza y desesperación a partes iguales para la afición madridista, que creyó en una nueva machada de los suyos hasta el final y que al mismo tiempo se tiraba de los pelos al ver el desastre organizativo y de combinación que perpetraban los de Zidane. Hasta el último segundo. Ambas cosas.

La alineación dejó abierta una incógnita que el pitido final no fue capaz de resolver. ¿Cómo iba a jugar el Real Madrid? Parece que con tres centrales, con Casemiro como encargado de sacar el balón. Si la decisión fue de Zidane o de los jugadores del Celta, quienes le flotaban como a un mal triplista, está por ver.

Luego está lo de Danilo. ¿De qué jugó? De buscador de redención. En defensa actuaba de lateral; en ataque, de todo. Sabía, desde el partido de ida, que una fotografía de héroe en Balaídos le daría cierto cuartelillo de cara a la afición. Corrió, se multiplicó, lo intentó… pero lo que quedará de él es el gol en propia puerta que condenó al Real Madrid y un despeje a la remanguillé que evitó el último ataque de su equipo que le condenó a él. Definitivamente, no tiene estrella.

El Celta no jugó bien, pero hizo lo que tenía que hacer. Sin llegar a atrincherarse, aguantó las oleadas sin que su castillo de piedra se convirtiese en arena. Soltó un par de embestidas y fueron suficientes. Aprovechó los huecos, gigantescos, de un Madrid desmelenado y desorientado, para fabricar jugadas cerca de la frontal blanca. Y un par de ellas acabaron en la red. Más que suficiente. Aprovechó el paso de un cometa, un día de mala suerte del Madrid. El gol de Danilo y el remate al palo de Cristiano dan fe de ello.

Esa doble ocasión de Ronaldo, travesaño y palo, fue de lo único potable en la primera mitad de un Real Madrid que volvió a acusar la baja de Modric. Nadie quiso poner su nombre a la escritura del solar que dejó huérfano el croata en el centro del campo, incomunicando la defensa y el ataque de un equipo que, con Luka, tiene fibra óptica, y sin él son dos yogures y un hilo. La estrategia del mogollón, la del patio de colegio, no funcionó en Balaídos.

En uno de esos vaivenes del equipo blanco, Nacho se tiró al suelo a por un balón que no se sabe por qué no tocó, el mismo que le cayó a Guidetti en boca de gol, el mismo que Casilla rechazó y el mismo que Danilo, desbocado en una carrera hacia su portería que no llevaba a ninguna parte, introdujo en su red al borde del descanso.

La segunda parte fue exactamente lo que se esperaba, con el Madrid al galope, un galopar torpe, y un Celta que sobrevivía jugada a jugada, ola a ola, pero las ondiñas son propiedad local y las saben navegar bien. Cristiano se desquitó con un latigazo de falta directa a la red y el guión pareció escrito, pero Ramos, en la suya, de cabeza, para encargar otra estatua, la mandó fuera.

Fueron los peores minutos de un Celta que no salía de la cueva, que no sacaba bien el balón y que aún así era capaz de distraer la bola en sus pies un buen rato mientras los rivales se miraban preguntándose a quién le tocaría presionar y quién no estaba colocado en su sitio. Superado sin necesidad de oxígeno ese tramo, cazó la que llevaba esperando todo el partido. Wass dejó malherida la eliminatoria desde la frontal en el 85′ en una gran combinación celeste.

Lucas se empeñó en reanimarla con un gol de cabeza en el 90′, pero el Madrid se autodestruyó en una serie de despropósitos finales. Se apagó el sueño madridista del triplete, un pétalo se secó y deja mácula en la blanca flor.

El Madrid pierde en tres días lo mismo que en todo el año pasado

El Real Madrid nunca remontó un 1-2 en Copa

Del domingo al miércoles el Real Madrid ha igualado el registro de derrotas que tuvo durante todo el año pasado. Los increíbles números de Zidane de 2016, en los que sólo perdió dos encuentros (Atlético de Madrid y Wolfsburgo) ya han sido igualados en apenas 18 días de 2017.

La postrera y dura derrota en el Pizjuán ha cambiado el paso a un Real Madrid que tres días después ha vuelto a perder, en esta ocasión en Copa del Rey ante el Celta.

Dos seguidas

Además, es la primera vez que el Real Madrid dirigido por el técnico francés suma dos derrotas seguidas. El conjunto blanco, entonces con Benítez, acumuló dos partidos seguidos perdiendo el 8 de noviembre de 2015 contra el Sevilla (3-2) y luego, el 21 de noviembre contra el Barça (0-4). El Real Madrid de los 40 partidos sin perder suma dos derrotas consecutivas.

-Diario Marca

Sevilla tira de épica para tumbar la racha del ‘invencible’ Real Madrid

El Sevilla acabó con la racha triunfal del Real Madrid -40 partidos consecutivos sin conocer la derrota- y se llevó el triunfo en un partido épico. Cristiano Ronaldo hizo el primer gol de penalti, Sergio Ramos marcó en propia puerta en el 85′ y Jovetic, que entró en la segunda parte, anotó el gol definitivo para el cuadro de Sampaoli en el último minuto.

Veamos el video aca:

La racha que no tiene fin

El equipo de Zidane suma 40 partidos sin perder, récord absoluto en España

El récord de imbatibilidad que tenía el Barcelona de Luis Enrique de 39 partidos consecutivos sin peder ya es historia. Se lo ha arrebatado el Real Madrid, que con el empate in extremis conseguido este jueves ante el Sevilla en el Sánchez-Pizjuán, suma ya 40 encuentros seguidos invicto.La última derrota del conjunto blanco fue el 6 de abril de 2016 frente al Wolfsburgo en Champions. Desde entonces no conoce la derrota. Comenzó la racha tres días después de caer en Alemania ganando al Eibar en Liga en el Bernabéu. Desde entonces suma 31 victorias y 9 empates. Durante este periodo de tiempo ha ganado la Champions, la Supercopa de Europa y el Mundialito de Clubes.

Veamos el resumen de los goles versus el Sevilla en copa del Rey:

Diario Marca.

Cristiano Ronaldo “The Best”

  • Cristiano: “Entiendo que los jugadores del Barça no hayan venido”
  • Cinco madridistas en el mejor once del año

No podía ser otro. El primer ‘The Best’ de la historia fue a parar a las manos de Cristiano Ronaldo, que corona un año inolvidable con el recién estrenado premio de la FIFA para designar al mejor futbolista de 2016.

‘The Best’ pone la guinda al año perfecto de Cristiano Ronaldo, que lo ha ganado casi todo. Comenzando por la Undécima y la Eurocopa y acabando con la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes para firmar un póker al alcance sólo de los elegidos.

Cristiano se impuso en la votación a Messi y Griezmann y confirmó su supremacía en el mundo del fútbol después de mostrar su cuarto Balón de Oro hace un par de días en el Bernabéu. Además del premio de ‘France Football’, Cristiano se ha llevado el trofeo a mejor jugador de la UEFA, el premio Di Stéfano, el mismo otorgado por MARCA y ‘La Gazzetta dello Sport y el que sumó como presente en el once ideal elegido por todos los jugadores del planeta fútbol.

Ahí no queda la cosa. Cristiano fue máximo goleador de la Champions que ganó el Madrid en Milán, fue el mejor goleador internacional para la IFFHS y también se llevó el Globe Soccer, el World Soccer y el trofeo que le acredita como el Deportista Europeo del Año, entre otras consideraciones.

15965111_10151174533114953_5023083421769869156_n

‘Simply The Best’. 2016 ha sido el año de Cristiano Ronaldo y también el del Real Madrid, que copó con cinco futbolistas el once de FIFA. Sergio Ramos, Marcelo, Kroos y Modric compartieron once con el mejor: ‘The Best’ CR7.

Votación a ‘The Best’ como mejor jugador

  1. Cristiano Ronaldo (34,54%)
  2. Messi (26,42%)
  3. Griezmann (7,53%)
  4. Neymar (6,23%)
  5. Luis Suárez (5,11%)
  6. Bale (4,62%)
  7. Mahrez (2,20%)
  8. Buffon (1,85%)
  9. Iniesta (1,69%)
  10. Kroos (1,25%)
  11. Alexis Sánchez (1,19%)
  12. Lewandowski (0,93%)
  13. Modric (0,89%)
  14. Özil (0,86%)
  15. Vardy (0,81%)
  16. Neuer (0,80%)
  17. Sergio Ramos (0,70%)
  18. Ibrahimovic (0,50%)
  19. Pogba (0,47%)
  20. De Bruyne (0,46%)
  21. Kanté (0,40%)
  22. Kun Agüero (0,38%)

-Marca

Golpe en la mesa del Madrid más coral

El Real Madrid ha encarrilado su pase a los cuartos de final de la Copa del Rey tras derrotar por 3-0 al Sevilla en la ida de su eliminatoria de octavos. Gran partido del Madrid más solidario, que superó con claridad a un Sevilla fallón que además se vio perjudicado por Mateu Lahoz. Los pupilos de Sampaoli tendrán la ocasión de reivindicarse la próxima semana, cuando los blancos visiten el Pizjuán por partida doble, tanto en Liga como en Copa.

MARCA- El Real Madrid es un señor equipo. Partidos como el de este miércoles lo certifican, porque supo sobreponerse a sus numerosas bajas para superar con claridad a un rival tan serio como el Sevilla de Jorge Sampaoli.

Es más, fue el momento del Madrid más coral y solidario, que en ausencia de su famoso tridente sacó adelante con brillantez un encuentro que parecía destinado al sufrimiento.

 

Zidane apostó al fin por James y el colombiano recogió el pañuelo firmando un encuentro más que notable coronado con dos tantos. Fue el momento de la reconciliación con un Bernabéu que le despidió entre vítores.

También brilló la defensa, con Nacho y Varane tirando de oficio y dos laterales que fueron dos puñales durante los noventa minutos. Colosal Marcelo, que trajo por la calle de la amargura a la zaga nervionense.

 

El Sevilla en cambio estuvo lejos de su mejor versión, aunque gran parte de la culpa la tuvo el extraordinario despliegue físico de un Madrid que presionó hasta el pitido final de Mateu. Esto, por cierto, fue lo mejor que hizo el colegiado valenciano, que intentó con ahínco colarse en el primer párrafo de esta crónica con un arbitraje marca de la casa. Pero ya ven, se va a quedar con las ganas.

Que este señor siga destrozando los verdes prados del fútbol español debería ser delito, pero ya saben que lo que dice la lógica y el fútbol rara vez van de la mano. Maldito el día en el que Mourinho le dedicó aquellos envenenados piropos, porque el pobre hombre acabó creyéndoselo y desde entonces no ha dado pie con bola.

 

En un partido de guante blanco, sin mayores complicaciones, firmó un primer tiempo que debería entrar con todos los honores en la antología del disparate del arbitraje español. Si no me creen, vean y deleítense con el penalti que tuvo a bien pitar justo antes del descanso. Fue su obra maestra, porque antes hubo más. Tarjetas a tutiplén por leves protestas y una falta ignorada justo antes del córner que da lugar al cero a dos.

Pero volvamos al fútbol y no perdamos más tiempo con este trencilla de papel cuché. Decíamos, y eso no debería estar en entredicho más allá de los groseros errores del valenciano, que el Madrid fue mejor de cabo a rabo.

 

El Sevilla avisó primero con un peligroso disparo de Correa que se fue a saque de esquina, pero fue un espejismo, porque los de Zidane se fueron apropiando poco a poco del terreno de juego con una asfixiante presión que dio sus frutos a los 11 minutos, cuando Casemiro recuperó el esférico en ataque tras un comprometido pase de Mercado a N’Zonzi y James aprovechó la tesitura para clavar su disparo junto a la cepa del palo derecho.

El tanto afianzó al Madrid en su idea de partido y poco después Modric estuvo cerca de firmar el golazo de la noche con una tijera que se perdió rozando el poste derecho. A estas alturas, los merengues estaban desatados y al Sevilla le costaba horrores dar tres pases seguidos.

 

De todos modos, hubo que esperar a la media hora para que se viese un segundo tanto de los locales. Éste llegó en un saque de esquina que vino precedido de una más que posible falta de Morata sobre Rami en un salto. Todo ello no debe restar méritos al inapelable cabezazo de Varane, que se coló entre los espigados jugadores sevillistas como un cuchillo.

Con el marcador decantado, fue el momento del Sevilla, que gozó de dos clarísimas ocasiones, una de ellas además por partida doble, que no llegaron a buen puerto por la falta de puntería de Correa, Iborra y Vitolo y la pericia de Casilla a la hora de tapar huecos.

Del segundo tanto de James poco que añadir. El colombiano empujó a Mariano y éste no pudo evitar hacer lo propio con Modric, que cayó al suelo reclamando una pena máxima tan inexistente como definitiva, porque el tres a cero fue una losa de la que el Sevilla no logró reponerse.

Con el encuentro sentenciado y Mateu algo más calmado, discurrió una segunda parte que aportó poca cosa al devenir del encuentro, más allá de algunos detalles y contadas ocasiones que no variaron el rumbo de lo visto en los 45 minutos iniciales.

El pitido final supuso un respiro para todos los contendientes, porque el Madrid había sacado con nota un difícil examen y el Sevilla deseaba pasar página tras una noche tan aciaga. Queda la vuelta pero esto parece sentenciado. Eso sí, la mejor noticia será que Mateu lo verá -si es que lo ve- por la tele.