Entradas

A Westbrook no le preocupa la defensa de los Rockets

Esta noche es el segundo duelo entre los Thunder y los Rockets, y con la idea de evitar que los de Houston lleguen a ponerse 2-0, Russell Westbrook tiró de orgullo en la conferencia de prensa de ayer y expresó que no está preocupado por la buena defensa que pueda realizar Patrick Beverley sobre él.

“Nunca me preocupo por lo que otros jugadores hagan. No me molesta, lo he visto ya todo”, empezó comenzando la estrella de Oklahoma. Es consciente de que el base de los Rockets seguirá empleándose duro para poder minimizar la producción ofensiva de Westbrook, pero confía en que su juego será suficiente para superar esa barrera.

“Patrick es un buen defensor en su equipo, pero yo no me preocupo por nadie. No me preocupo por cómo están defendiendo”, siguió. “Puedo hacer casi lo que quiera”.

En el primer partido, Westbrook acabó con 22 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias, pero en su debe personal estuvieron las nueve pérdidas de balón que acumuló, algo que sin duda habrá de limar si quiere evitar que los Thunder se dejen llevar en el marcador. “Mi opinión sobre cómo defienden el resto de equipos es diferente a la que se tiene en los medios. Realmente no sé lo que hay que decir. No sé cuáles son los criterios para evaluar una buena defense”, terminó Westbrook.

Westbrook y Harden, un mes para encumbrar

Dos protagonistas. Uno se llevó en diciembre el reconocimiento a Jugador del Mes por el Oeste, el otro lo hizo justo 30 días antes. En unos pocos días tiene pinta de ser cosa de ambos ver quien se lo vuelve a llevar; esta vez, claro está, por febrero. Porque el mes natural que llevan los señores James Harden y Russell Westbrook es para aplaudir y luego vitorear.

Harden

Es cierto que el hecho de ser el mes más corto del año y tener el break del All-Star de por medio les ha beneficiado, pero eso no es óbice para dejar de valorar lo que está haciendo La Barba. Una temporada sensacional y arranque de 2017 que no desmerece.

Entre unas cosas y otras, los Houston Rockets sólo han tenido que vestirse de corto en nueve ocasiones este mes. Hoy, día 28, concluye febrero, y los de Mike D’Antoni no juegan, así que estadística cerrada y que pasamos a valorar.

Indica NBA.com Stats, que Harden se ha convertido en el tercer jugador en 40 años que es capaz de promediar más de 30 puntos y más de 10 asistencias en un mes de calendario. El escolta con el eurostep más mortífero de la liga ha promediado lo siguiente en dichos nueve encuentros: 30,9 puntos y 10,4 asistencias. Esto lo ha logrado en 37 minutos por noche sobre el parqué.

Sus promedios no han sido los mejores en el lanzamiento en tiros de campo (39,5%) pero por el contrario se ha encontrado en su mejor momento de la temporada desde el triple (37,9%). En cuanto al resultado colectivo de tal estadística individual, su equipo no se puede quejar; 6 victorias por 3 derrotas este mes.

Westbrook

Si la sorpresa con Harden es escasa, con éste es ya inexistente. Ambos lo habían logrado ya en un tramo de 10 partidos, pero ahora lo redondean con el añadido del calendario y su treintena. Partiendo de la base de que West promedia a día de hoy un triple-doble de 31 puntos, 10,3 asistencias y 10,6 rebotes, añadir cualquier alabanza al respecto de este post sobra.

Sin embargo, se da la casualidad de que este febrero es también su primer mes natural de este curso en el que logra rebasar el 30/10, ya que en los meses anteriores, en una u otra categoría, se quedaba a las puertas.

De hecho a día de hoy el base de OKC, en 34,6 minutos por choque, planea sobre los 30 puntos (32,4) pero no supera las 10 asistencias en sus diez partidos jugados en febrero, sino que las iguala; exactamente 10. Hoy, ante Utah Jazz, podrá hacer dos cosas: unirse a Harden en la lista de los que logran tal proeza esta temporada, o perder una nueva oportunidad.

No obstante, no sería ningún trauma, ya que lo logró en el pasado, uniéndose al minúsculo elenco que conformaban Oscar Robertson y él… y ahora también Harden.

Russell Westbrook estropea la fiesta a los Knicks

Día de celebraciones en los Knicks. Durante el miércoles, dos jugadores de su plantilla recibieron la noticia de su viaje a New Orleans para el All-Star, con Carmelo Anthony jugando el partido grande por Kevin Love y Willy Hernangómez el Rising Stars Challenge por Emmanuel Mudiay. Pero, en Oklahoma City, las sonrisas se fueron pronto. Un extraordinario Russell Westbrook dejó a New York más lejos de Playoffs, dándole la victoria a Oklahoma City por 116-105.

Buen arranque de Melo

Eso sí, Carmelo Anthony pareció estar inspirado tras conocer su regreso al All-Star, tras quedarse originalmente fuera. El alero metió 19 de sus 30 puntos en el primer cuarto, con solo un fallo en sus 12 primeros minutos. De su mano, los Knicks se escaparon en el marcador, llegando a ir 17 arriba en Oklahoma City durante la primera mitad. Pero, de la mano de un Westbrook impecable anotando y distribuyendo, la diferencia se desvanecia rápidamente antes del descanso.

Westbrook sumaría su 27º triple-doble de la temporada con una actuación letal: 38 puntos, 14 rebotes, 12 asistencias y 3 robos de balón. Con Victor Oladipo (21 puntos) y el sorprendente Jerami Grant (13 puntos desde el banquillo) haciendo también daño en la débil defensa de los Knicks, el equipo de Billy Donovan tomó de lleno el control del partido. Y si bien New York se mantuvo a una distancia razonable, el final de Russell Westbrook desbarató cualquier intento de remontada.

Imparable Westbrook

11 puntos del base en los últimos 9 minutos de partido, sumada a la incapacidad de New York para conseguir buenas acciones defensivas con regularidad, fueron suficientes para asegurar el triunfo. Oklahoma City se marcha al parón del All-Star con su estrella en plena forma y cómodamente situados en la zona de playoffs pese a unos últimos partidos algo decepcionantes, esperando al regreso de un jugador clave en la segunda unidad como Enes Kanter.

Por su parte, los Knicks siguen sin poder celebrar un día perfecto, quedándose 12º del Este a cuatro victorias del 8º (Detroit). Con sus opciones de playoffs cada vez más difuminadas y con la relación entre Carmelo Anthony y el presidente Phil Jackson dinamitada, los próximos días pueden ser más que activos en el mercado de traspasos para New York.

Los Warriors ganan en el caliente regreso de Durant a OKC

La vuelta de Kevin Durant a Oklahoma City por primera vez desde su fichaje por los Warriors tuvo de todo, menos emoción en el resultado. Golden State se impuso por 114-130 en un duelo dominado desde el principio por el vendaval ofensivo del equipo de Steve Kerr, pese a un Russell Westbrook especialmente motivado en el lado de los Thunder. Pero la atracción principal estuvo en el recibimiento que tanto aficionados como jugadores le brindaron a Kevin Durant.
La noche del “cupcake”

El alero no se libró de unos abucheos que arrancaron tan pronto como salió a la cancha del Chesapeake Arena para calentar. Pero, de forma particular, una palabra estuvo especialmente de moda en Oklahoma City: “cupcake”. Durante su etapa en los Thunder, el pívot Kendrick Perkins llamaba así a quien consideraba especialmente blando, refiriéndose a la magdalena decorada como un pequeño pastel especialmente popular en Estados Unidos.

Una broma recurrente que acabó sobrepasando al vestuario y que acabó por ser un ataque al carácter de Kevin Durant, gracias a una aparentemente inocente foto que Russell Westbrook colgó en su cuenta de Instagram tras el fichaje de su ex-compañero por Golden State.

KD vs. Russ

Hubo carteles, cantos de “cupcake” dedicados a Durant y hasta una niña que apareció directamente disfrazada como tal. En la cancha, pero, nadie pareció especialmente blando. Kevin Durant jugó otro excelente partido en ataque, superando rápidamente la presión especial que recibía siendo el máximo anotador de su equipo con 34 puntos (12/21 en tiros de campo), 9 rebotes y 3 asistencias. Tanto Stephen Curry como Klay Thompson (26 puntos cada uno) se bastaron para que los Warriors nunca perdieran el control del partido.

Por delante, Russell Westbrook se echaba a su equipo a la espalda, terminando con 47 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias, aunque a costa de 11 pérdidas. Solo Victor Oladipo (20 puntos) y Steven Adams (13) supusieron en ocasiones un peligro real a la defensa de Golden State. Tras el primer descanso de Westbrook en el primer cuarto, los Warriors navegaron sin problemas hasta la victoria.

Calentando el próximo asalto

Eso sí, la tensión nunca se disipó entre Kevin Durant y sus ex-compañeros. Tanto Russell Westbrook como Andre Roberson tuvieron enganchones verbales y no tan verbales con Durant. La sangre nunca llegó al río, pero dejó a las claras el amor perdido después de que sus caminos se dividieran el pasado mes de julio.

El premio para la acción tonta del día es para: Westbrook

Russell Westbrook, uno de los jugadores más valorados de la NBA, protagonizó una de las jugadas más tontas que se han visto durante esta temporada en el partido que enfrentó a su equipo contra los Warriors de Golden State y que acabaron perdiendo los Thunder por 100-121.

El base del conjunto de Oklahoma se despistó -tal y como el mismo reconoció posteriormente- cuando su compañero Victor Oladipo empezó la acción pasándole la pelota y él decidió dar cinco pasos sin botar el balón ni una sola vez.

Los árbitros, como era de esperar, no pudieron pasar por alto esta jugada y tuvieron que sancionar al jugador. Westbrook se sorprendió de sus pasos casi tanto como los espectadores que se encontraban en el Oracle Arena, en Oakland.

Después, el base de 28 años se echó las manos a la cabeza indicando que no entendía qué se le había pasado por la cabeza para cometer ese absurdo error.

A pesar de la escandalosa jugada, Russell Westbrook protagonizó un buen partido ante Kevin Durant, su ex compañero. Y aunque no pudo evitar la derrota de su equipo, logró su 21º triple-doble de la temporada, además de dejar el detalle de un monstruoso mate que Durant, precisamente, no fue capaz de parar.